Pastoral de Espiritualidad

Frailes Carmelitas Descalzos

LA FONTE

Providencia-Santiago de Chile

 

ADIOS A LA NOCHE VIEJA E INICIO DEL NUEVO AÑO

 

Luego de las lecturas bíblicas:

a.- 1Jn.1,1-4: La Palabra de la Vida

b.- Jn. 20, 2-8: Vio y creyó.

Adiós a la Noche Vieja ¿Qué me traerá el año que comienza? ¡Lo que Tú quieras, Señor!

I Balance de fin de año

En fin de año se reúnen las familias cristianas, para despedir juntos el año que termina y recibir el que empieza. Es una oportunidad para hacer un balance de nuestra vida y reflexionar en lo que hemos hecho y lo que dejamos de hacer. Debemos ir a la Iglesia a dar gracias a Dios por el año que termina y pedir ayuda para el año que comienza.  En familia, se puede platicar acerca de cómo ha sido el año para cada uno y los propósitos que se tienen para el próximo.

II Algunas pautas para reflexionar:

a -¿Qué cosas buenas he hecho este año para mí?

b -¿Qué obras buenas he hecho por los demás?

c -¿Con qué no cumplí de la mejor manera?

d -¿ En qué puedo mejorar mi vida?

e -¿Cuánto aumentó mi amor a Dios y a la Iglesia?

f -¿Cómo he cumplido con mi vocación (como hijo de familia, como padre de familia, como esposo, como cristiano?

g -¿Qué propósitos tengo para el siguiente año?

III Sugerencias para despedir la Noche Vieja:

Cada miembro de la familia escribe en un papel la actitud que va a tratar de mejorar el próximo año, después queman todos los papeles juntos, en una fogata. También, pueden decir en voz alta a lo que se comprometen, como miembro de la Iglesia, para hacer que Cristo esté cada día más presente en la comunidad.

a) Al despedir el Año Viejo.

Hoy terminas de escribir un capítulo más de la historia de tu vida. Cuando naciste, este libro era todo tuyo. Te lo puso Dios en tus manos. Podías escribir en él lo que quisieras: un poema, una pesadilla, una aventura, una blasfemia, o una oración. Podías… ahora ya no puedes, ya no es tuyo, ya lo has escrito, ahora es de Dios. Te lo va a leer Dios, en el día mismo en que te mueras, con todos sus detalles. Ya no puedes corregirlo, ha pasado al dominio de la eternidad. Piensa unos momentos en esta Noche Vieja. Toma tu libro y hojéalo despacio. Deja pasar sus páginas entre tus manos y entre tu conciencia. ¡Ten el gusto de leerlo a ti mismo! Lee todo. Repite aquellas páginas de tu vida en las que pusiste tu mejor estilo, no te olvides de que uno de tus mejores maestros, si tienes la conciencia bien formada, eres tú mismo. Lee también aquellas páginas que nunca quisieras haberlas escrito. ¡No!... ¡no intentes arrancarlas!, es inútil. Ten valor para leerlas. Son Tuyas. No puedes arrancarlas… pero puedes anularlas cuando escribas las páginas siguientes. Si lo haces así, seguramente Dios las pasará de corrido cuando lea tu libro en tu último día. Lee tu libro esta Noche Vieja. Hay en él trozos enteros de ti mismo.

Es un drama apasionante en el cual, el primer personaje eres tú: Tú en escena con Dios, con los hombres, con la vida. Tú lo has escrito con el instrumento asombroso de tu libertad sobre la superficie inmensa y movediza del mundo. Es un libro misterioso que en su mayor parte, la más interesante, no puede leerlo nadie más que tú y Dios.

Esta noche, cuando hayas terminado de leerlo… si te dan ganas de besarlo, bésalo. Si te dan ganas de llorar, llora fuerte sobre tu libro viejo, pero sobre todo… reza sobre tu libro viejo. Tómalo entre tus manos, levántalo hacia el cielo y dile a Dios sólo dos palabras: “gracias” y “perdón”. Después, dáselo a Cristo, no importa… así como esté, aunque tenga páginas negras… nunca olvides que Cristo sabe perdonar. Esta noche, Dios te entregará un libro nuevo. Es todo tuyo. Puedes escribir en él lo que quieras. Escribe el nombre de Jesús en la primera página. Después pídele que no te deje escribir a ti solo. Pídele que te lleve siempre de la mano y del corazón.

Luego de la Comunión:

1.-  Oración de agradecimiento

¡Gracias, Señor, por todo lo que en este año me diste!

¡Gracias por los días de sol y los nublados tristes!

¡Gracias por las noches tranquilas y por las inquietas horas obscuras!

¡Gracias por la salud y la enfermedad, por las penas y las alegrías!

¡Gracias por todo lo que me prestaste y después me pediste!

¡Gracias por la sonrisa amable y la mano amiga, por el amor y todo lo hermoso y dulce!

¡Por las flores y las estrellas y la existencia de los niños y de las almas buenas!

¡Gracias por la soledad, por el trabajo, por las dificultades y las lágrimas,

por todo lo que me acercó a Ti más íntimamente!

¡Gracias por tu presencia en el Sagrario y la gracia de tus Sacramentos!

¡Por haberme dejado vivir, gracias Señor!

2.- ¿Qué me traerá el año que comienza?

¡Lo que Tú quieras, Señor! Te pido fe para mirarte en todo; esperanza para no desfallecer; caridad perfecta en todo lo que haga, piense y quiera.

Dame paciencia y humildad. Dame desprendimiento y un olvido total de mí mismo.

Dame, Señor, lo que Tú sabes me conviene y yo no sé pedir: suficientes pruebas que me mantengan fuerte, suficientes tristezas que me mantengan humano, suficientes fracasos que me mantengan humilde, suficiente determinación para hacer cada día mucho mejor que ayer.¡Que pueda yo amarte cada vez más y hacerte amar por los que me rodean! ¡Derrama, Señor, tus gracias sobre mí y todos los que quiero, para que en este año que empieza, tengamos siempre el corazón alerta, el oído atento, las manos y mente muy activa y el pie dispuesto para extender tu Reino!

Y LA BENDICION DE DIOS TOPODEROSO: PADRE, HIJO Y ESPÍRITU SANTO DESCIENDA SOBRE VOSOTROS Y OS ACOMPAÑE SIEMPRE.

ORACIÓN DE FIN DE AÑO E INICIO DEL NUEVO

Señor, Dios, dueño del tiempo y de la eternidad, tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro. Al terminar este año quiero darte gracias por todo aquello que recibí de TI.

Gracias por la vida y el amor, por las flores, el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto fue posible y por lo que no pudo ser. Te ofrezco cuanto hice en este año, el trabajo que pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos y lo que con ellas pude construir. Te presento a las personas que a lo largo de estos meses amé, las amistades nuevas y los antiguos amores, los más cercanos a mí y los que estén más lejos, los que me dieron su mano y aquellos a los que pude ayudar, con los que compartí la vida, el trabajo, el dolor y la alegría.

Pero también, Señor hoy quiero pedirte perdón, perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado, por la palabra inútil y el amor desperdiciado. Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho, y perdón por vivir sin entusiasmo. También por la oración que poco a poco fui aplazando y que hasta ahora vengo a presentarte. Por todos mis olvidos, descuidos y silencios nuevamente te pido perdón.

En los próximos días iniciaremos un nuevo año y detengo mi vida ante el nuevo calendario aún sin estrenar y te presento estos días que sólo TÚ sabes si llegaré a vivirlos. Hoy te pido para mí y los míos la paz y la alegría, la fuerza y la prudencia, la claridad y la sabiduría. Quiero vivir cada día con optimismo y bondad llevando a todas partes un corazón lleno de comprensión y paz. Cierra Tú mis oídos a toda falsedad y mis labios a palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes. Abre en cambio mi ser a todo lo que es bueno que mi espíritu se llene sólo de bendiciones y las derrame a mi paso. Cólmame de bondad y de alegría para que, cuantos conviven conmigo o se acerquen a mí encuentren en mi vida un poquito de TI. Danos un año feliz y enséñanos a repartir felicidad.

Amén.

Fr. Julio González Carretti