Caminando con Jesus

Pedro Sergio Antonio Donoso Brant ocds

PAGINA DEDICADA A TERESITA DE LISIEUX

 

SANTA TERESA DEL NIÑO JESUS

Teresa de Lisieux

TEMAS PARA LEER DEDICADO A SANTA TERESITA DE LISIEUX Y LA SANTA FAZ

 

“FIESTA DE SANTA TERESA DEL NIÑO JESÚS”

P. Jesus Marti Ballester

SANTA TERESA DEL NIÑO JESÚS DOCTORA DE LA IGLESIA

P. Jesus Marti Ballester

TERESA DE LISIEUX, UN MILAGRO DE AMOR Y SABIDURÍA

P. Jesus Marti Ballester

UNA NUEVA DOCTORA PARA UN NUEVO MILENIO

P. Jesus Marti Ballester

EL EVANGELIO DE SAN JUAN EN LOS ESCRITOS DE TERESA DE LISIEUX

P. Silvio José Báez OCD

LA CENTRALIDAD DE LA EUCARISTÍA EN LA VIDA Y DOCTRINA DE SANTA TERESA DEL NIÑO JESÚS

P. Eduardo Sanz de Miguel, OCD

TERESA DE LISIEUX

HISTORIA DE UNA MISIÓN

Hans Urs von Balthasar

TERESA: ALEGRÍA DE DIOS EN EL HOGAR 

(1873-1888)

P. Julio Cesar Gonzalez Carretti OCD

LA CIENCIA DEL AMOR DIVINO

SANTA TERESA DE LISIEUX Y LOS PAPAS

LIBROS DE TERESITA PARA LEER DIRECTAMENTE

CARTAS

MANUSCRITOS

POESIA

ORACIONES

LIBROS DE TERESITA PARA LEER EN PDF

HISTORIA DE UN ALMA

ULTIMAS CONVERSACIONES

ESCRITOS VARIOS

POESIAS

 

Festividad: 1 de octubre

Doctora de la Iglesia

Fecha de canonización:

17 mayo de 1925 por el Papa Pío XI

Nacionalidad: francesa

 

Patrona: misiones de Africa, enfermos de SIDA, pilotos de aviación, floristas, jardineros, Francia, enfermos, misiones en general, restauración de la libertad religiosa en Rusia, Rusia.

 

TERESA DE LISIEUX

En el segundo día de enero del año 1873, nace en Alencon, Francia, Teresa Martin, hija de Luis Martin y Celia Guérin quienes dos días después la bautizan con los nombres de Maria Francisca Teresa en la  Iglesia de Nôtre-Dame.

 

Fue canonizada por Pío XI el 17 de mayo de 1925, y el mismo Papa, el 14 de diciembre de 1927, la proclamó Patrona Universal de las Misiones, junto con San Francisco Javier.

 

Su doctrina y su ejemplo de santidad han sido recibidos con gran entusiasmo por todas las categorías de fieles de este siglo, y también más allá de la Iglesia Católica y del Cristianismo.

 

Con ocasión del Centenario de su muerte, el Papa Juan Pablo II la declaró Doctora de la Iglesia por la solidez de su sabiduría espiritual, inspirada en el Evangelio, por la originalidad de sus intuiciones teológicas, en las cuales resplandece su eminente doctrina, y por la acogida en todo el mundo de su mensaje espiritual, difundido a través de la traducción de sus obras en una cincuentena de lenguas diversas. La ceremonia del nombramiento tuvo lugar el 19 de octubre de 1.997, precisamente en el domingo en el que se celebra la Jornada Mundial de las Misiones

Image of floral bouquet

 

Para leer la cronología completa de la vida de Teresita

Cronologia

 

 

 

 

ORACIÓN A SANTA TERESITA PARA OBTENER UNA GRACIA

 

¡Oh Santa Teresita del Niño Jesús, modelo de humildad, de confianza y de amor! Desde lo alto de los cielos deshoja sobre nosotros esas rosas que llevas en tus brazos: la rosa de humildad, para que rindamos nuestro orgullo y aceptemos el yugo del Evangelio; la rosa de la confianza, para que nos abandonemos a la Voluntad de Dios y descansemos en su Misericordia; la rosa del amor, para que abriendo nuestras almas sin medida a la gracia, realicemos el único fin para el que Dios nos ha creado a su Imagen: Amarle y hacerle amar Tú que pasas tu Cielo haciendo bien en la tierra, ayúdame en esta necesidad y concédeme del Señor lo que Te pido si ha de ser para gloria de Dios y bien de mi alma. Así sea.

Rezar un Padre Nuestro.

ORACIÓN PARA PEDIR UN FAVOR

¡Santa Teresita! Vengo a tus plantas lleno de confianza a pedirte favores. La Cruz de la vida me pesa mucho y no encuentro más que espinas entre sus brazos. ¡Florecitas de Jesús! Envía sobre mi alma una lluvia de flores de gracia y de virtud, para que pueda subir el Calvario de la vida embriagado en sus perfumes. Mándame una sonrisa de tus labios de cielo y una mirada de tus hermosos ojos... Que valen más tus caricias que todas las alegrías que el mundo encierra. ¡Dios mío! Por intercesión de Santa Teresita dáme fuerza para cumplir con mi deber y concédeme la gracia que en esta oración te pido.

Amén

AMOR

En cuanto a mí, no conozco otro medio para llegar a la perfección que el amor...¡Amar! ¡Qué bien hecho está para eso nuestro corazón!... (Carta 87)

Vivir de amor es darse sin medida,

sin reclamar salario aquí en la tierra.

¡Ah, yo me doy sin cuento, bien segura

de que en amor el cálculo no entra! (Poesía 17)

Amar es darlo todo, darse, incluso, a sí mismo. (Poesía 54)

¡Oh, qué bella es nuestra religión! En lugar de encoger nuestros corazones (como cree el mundo), los eleva y ensancha, y los hace capaces de amar, de amar con un amor casi infinito, puesto que ha de continuar después de esta vida mortal. (Carta 145)

¡Oh, Amado mío, así es como se consumirá mi vida!... No tengo otro modo de probarte mi amor que arrojando flores, es decir, no desperdiciando ningún pequeño sacrificio, ninguna mirada, ninguna palabra, aprovechando las más pequeñas cosas y haciéndolas por amor... (Manuscrito B, 4 r°)

No le rehusemos el menor sacrificio, ¡es tan grande todo en la religión!... ¡Recoger un alfiler por amor puede convertir a un alma! ¡Qué misterio! ¡Ah, solo Jesús puede dar tal valor a nuestras acciones, amémosle, pues, con todas nuestras fuerzas! (Carta 143)

Sentí, en una palabra, que entraba en mi corazón la caridad, la necesidad de olvidarme de mí misma por complacer a los demás. ¡Desde entonces fui dichosa!... (Manuscrito A, 45 v°)

Para no ser juzgada en absoluto, quiero tener siempre pensamientos caritativos, pues Jesús dijo: 'No juzguéis, y no seréis juzgados.' (Manuscrito C, 13 r°)

El amor todo lo puede: las cosas más imposibles no le parecen difíciles. Jesús no mira tanto la grandeza de las obras, ni siquiera su dificultad, cuanto el amor con que tales obras se hacen... (Carta 40)

Comprendí que sin el amor, todas las obras son nada, aun las más brillantes. (Manuscrito A, 81 v°)

Comprendí que si la Iglesia tenía un cuerpo compuesto de diferentes miembros, no le faltaría el más necesario, el más noble de todos. Comprendí que la Iglesia tenía un corazón, y que este corazón estaba ardiendo de amor. (Manuscrito B, 3 v°)

Comprendí que sólo el amor era el que ponía en movimiento a los miembros de la Iglesia; (...) que el amor encerraba todas las vocaciones, que el amor lo era todo, que el amor abarcaba todos los tiempos y todo los lugares... en una palabra, ¡que el amor es eterno!... (Manuscrito B, 3 v°)

LLUVIA DE ROSAS

 

A Santa Teresita le encantaban las rosas. Su vida se estaba consumiendo y sabía que su misión no había hecho más que empezar mientras se disponía a entrar en la vida eterna con Dios. Ella explicaba que "Después de mi muerte, haré caer una lluvia de rosas.", es decir, que proporcionaría una lluvia de favores y beneficios, para que la gente amara más a Dios.

 

POR LAS MISIONES

Oh Santa Teresita del Niño Jesús, que has sido justamente proclamada Patrona de las Misiones de todo el mundo: acuérdate de los ardentísimos deseos de mostrarte, cuando vivías en la tierra, de querer plantar la Cruz de Jesucristo en todas las naciones, y anunciar el Evangelio hasta la consumación de los siglos. Te suplicamos que ayudes, según tu promesa, a los sacerdotes, a los misioneros y a toda la Iglesia. Así sea.

Santa Teresita del Niño Jesús ¡Ruega por nosotros!

Image of floral bouquet

 

 

ORACIÓN
AL NIÑO JESÚS

Yo soy el Jesús de Teresa

¡Oh, Niñito Jesús, mi único tesoro!,
me abandono a tus divinos caprichos.
No quiero otra alegría que la de hacerte sonreír.

Imprime en mí tu gracia y tus virtudes infantiles, a fin de que el día de mi nacimiento en el cielo los ángeles y los santos reconozcan en mí a tu pequeña esposa : Teresa del Niño Jesús

Oración 14

 

ESCRIBE JESUS MARTI BALLESTER

 

SANTA TERESA DEL NIÑO JESÚS Y SU CAMINITO

Se llama caminito porque prescinde de los caminos extraordinarios, y demuestra el estado de infancia ante Dios y porque es corto en cuanto renuncia a distancias que se pueden medir. No es caminito porque es el que recorren las personas imperfectas. La misión de santa Teresa del Niño Jesús será enseñar su caminito: "Presiento que voy a entrar en el descanso, pero sobre todo presiento que mi misión va a comenzar: la misión de hacer amar a Dios como yo le amo, de entregar mi caminito a las almas". El caminito de Teresa es el primer mandamiento cumplido con toda verdad. Tras la anestesia puedes cortar lo que quieras. El amor de Dios adormece los apetitos. Ella nos cuenta que cuando ve a su Dios mendigo de amor no lo puede resistir. El crucifijo del patio le mendiga sacrificios. Pero su amor es tan delicado que quiere ser "imitación de la humilde violeta, que derrama su aroma sin que las criaturas sepan de dónde viene el perfume. Lo ha aprendido en su Maestro y consanguíneo, San Juan de la Cruz. Para no afligirle no llorará delante de Dios. « ¿Llorar delante de Dios? No, para no entristecerle». Por lo mismo sonreirá durante las disciplinas. Quiere coger a Jesús por el Corazón. Si un niño se echa al cuello de su madre... todo lo consigue. Y esto vale para todos, aunque fuera una gran pecadora como Magdalena o el buen ladrón.

 

EL AMOR LA LLEVA A OFRECERSE VICTIMA DE AMOR

Yo soy sólo una niña impotente y débil; sin embargo mi misma debilidad me da la audacia de ofrecerme como víctima de vuestro amor. Antiguamente sólo las hostias puras y sin tacha eran aceptadas por el Dios fuerte y poderoso; para satisfacer a la Divina Justicia eran necesarias víctimas perfectas. Pero a la ley del temor ha sucedido la del Amor y el amor me ha escogido por holocausto, a mí, débil e imperfecta criatura. ¿Esta elección no es acaso digna del amor?». Yo creo que si todas las almas recibieran tales favores (los que ella ha recibido), Dios no sería temido por nadie.

 

 

 

LAS NECESIDADES DE NUESTRO TIEMPO

El Papa Pablo VI, en carta dirigida al obispo de Bayeux - Lisieux, con motivo del Centenario del nacimiento de santa Teresa, quiso que el mensaje de la Santa de Lisieux, fuera expuesto de acuerdo con las necesidades espirituales de nuestro tiempo. "Formulando estos votos con un corazón ardiente, os alentamos, querido hermano en el Episcopado, a emplear todos los medios para que el mensaje de la Santa de Lisieux sea expuesto nuevamente, meditado, profundizado, de acuerdo con las necesidades de nuestro tiempo... (Ecclesia, 20 enero 1973, Pág. 11). Las necesidades de nuestro tiempo...unos se secularizan porque no encuentran aún bastante clara la identidad del sacerdocio... Otros apenas si tienen tiempo para las pequeñas tareas sin brillo, pensando que son ellos los que forjan la historia de la Iglesia... Otros, en busca de novedades, resucitan errores ya viejos en la historia multisecular de la Iglesia... Las necesidades de nuestro tiempo... Lo que está necesitando la Iglesia de hoy es el programa que Teresa del Niño Jesús nos propone: su caminito de infancia espiritual. A lo que menos nos resignamos es a ser niños. Ya somos muy mayores. Y se proclamará con voz ahuecada llena de soberbia que hemos llegado a la mayoría de edad. Con tanto como hoy se sabe... Con las cumbres tan altas que ha alcanzado a estas horas la inteligencia del hombre... hacernos niños... Y sin embargo Jesús nos dice: "Si no os hiciereis como niños no entraréis en el Reino de los Cielos» (Mt 18,3). Pero hacernos niños supone dar un golpe mortal a la soberbia en que se está destruyendo la vida humana. Dar valor a las cosas pequeñas. Porque no son las cosas las que tienen valor sino el amor con que están vivificadas. Dios no necesita nuestras deslumbrantes obras, nuestras retóricas huecas... Lo que Dios busca es nuestro amor. Y el amor puro puede vivificarlo todo: desde las recepciones de un Jefe de Estado hasta la acción tan trivial de pelar patatas en la cocina. He ahí las necesidades de nuestro tiempo. Esta es la llaga que con dedo certero señaló el Papa Pablo VI cuando pidió "que el mensaje de santa Teresa fuera propuesto de acuerdo con las necesidades de nuestro tiempo". Es el amor por lo pequeño, el cuidado de lo más opaco, la atención a las cosas más insignificantes, que son las que constituyen en mayor número la vida humana, lo que hay que hacer y además, hacerlo por amor de Dios. En eso es maestra Santa Teresa.

 

LOS BUISSONNETS (1877 - 1888)

En noviembre de 1877, poco después de la muerte de la Sra. Martin, la familia se instala en Lisieux, en una casa alquilada que está situada a las afueras de la ciudad, en la carretera de Pont-l'Eveque y en la callejuela "Camino del Paraíso". Teresa Martin pasará en ella once años de su vida, hasta su entrada en el Carmelo.

La primera impresión que siente el peregrino cuando llega a los Buissonnets es una impresión de tranquilidad , de paz. En este espacio apacible uno se imagina a Teresita feliz de vivir, rodeada del cariño de su padre, de sus hermanas y de su perro Tom.

Es verdad que Teresa nos dice, al contarnos sus recuerdos de infancia, que su vida en los Buissonnets fue " verdaderamente feliz"; pero no olvidemos que la misma Teresa escribe, refiriéndose al periodo de su vida que se extiende "desde los cuatro años y medio hasta los catorce,"que fue el más doloroso" de su existencia.

En efecto, en los Buissonnets ,Teresa perdió sucesivamente a sus dos hermanas mayores cuando entraron en el Carmelo y que habían sido para ella como una segunda madre después del fallecimiento de la Sra. Martin.

Lo anterior no nos impide decir que esta casa rodeada de árboles fue " el dulce nido" de la infancia de Teresita. La visita a las diferentes habitaciones nos permite imaginar algunos episodios de su infancia y adolescencia:

 

La chimenea de la cocina evoca la gran gracia de Navidad en 1886

El comedor en el que tuvo lugar la última comida de Teresa antes de su entrada en el Carmelo

 

La habitación de su hermana María donde fue curada por la Virgen, el domingo 13 de mayo de 1883

La habitación de su hermana Leonia, en la que están expuestos los juguetes de Teresita, nos recuerda que su piedad no le impedía le gustase mucho saltar a la comba

EL grupo escultórico del jardín nos hace pensar en el valor con el que pidió a su padre, el 29 de mayo de1887, en la fiesta de Pentecostés, permiso para entrar en el Carmelo lo más pronto posible.

 

FUENTES: SANTUARIO DE LISIEUX

VER ENLACE MAS ABAJO

 

 

BASILICA DE LISIEUX

Enlace a la pagina del Santuario de Lisieux

http://therese-de-lisieux.cef.fr/esp/accueilesp.htm

 

EL SEÑOR

Así como el sol alumbra a los cedros y al mismo tiempo a cada florecilla en particular, como si sola ella existiese en la tierra, del mismo modo se ocupa nuestro Señor particularmente de cada alma, como si no hubiera otras. (Manuscrito A, 3 r°)

¡Ah, qué verdad es que sólo Dios conoce el fondo de los corazones!... ¡Qué cortos son los pensamientos de las criaturas!... (Manuscrito C, 19 v°)

Al entregarse a Dios, el corazón no pierde su ternura natural; antes bien, esta ternura crece haciéndose más pura y más divina. (Manuscrito C, 9 r°)

Jesús nos enseña que basta llamar para que se nos abra, buscar para encontrar, y tender humildemente la mano para recibir lo que se pide... (Manuscrito C, 35 v°)

Jesús baja todos los días del Cielo, no para permanecer en el copón de oro, sino para encontrar otro cielo que le es infinitamente más querido que el primero: ¡el cielo de nuestra alma, hecha a su imagen, templo vivo de la adorable Trinidad!... (Manuscrito A, 48)

Vos obráis como Dios, que nunca se cansa de escucharme cuando le cuento con toda sencillez mis penas y mis alegrías, como si él no las conociese... (Manuscrito C, 32)

Puedes, por lo tanto, como nosotras, ocuparte de "la única cosa necesaria", es decir, que aun entregándote con entusiasmo a las obras exteriores, tengas por único fin complacer a Jesús, unirte más íntimamente a él.

 

 

 

 

 

 

 

TERESITA DE LISIEUX, FAMILIA DE SANTIDAD

(Presentación en PDF)

Otras presentaciones en YOUTUBE del Padre Eduardo Sanz de Miguel

http://www.youtube.com/watch?v=RlENJUQ3f74

 

http://www.youtube.com/watch?v=LNDXlTgCDaw

 

http://www.youtube.com/watch?v=NF79dTC45Es

 

 

 

¿ QUÉ ES EL "CAMINITO" ?

 El mensaje que quiere transmitir Teresita es que la espiritualidad es sencilla y la llama "caminito". Es decir, ella nos enseña que Dios está en todas partes, en toda situación y toda persona y en los sencillos detalles de la vida. Su "caminito" nos enseña que hay que hacer las cosas habituales de la vida con extraordinario amor. Una sonrisa, una llamada de teléfono, animar a una persona, sufrir en silencio, tener siempre palabras optimistas y otras tantas acciones hechas con amor. Estos son los ejemplos de su espiritualidad. La acción más diminuta, hecha con amor, es más importante que grandes acciones hechas para gloria personal. Teresa nos invita a unirnos a su infancia espiritual, es decir, a su "caminito".

Image of floral bouquet

¿DE DÓNDE LE VIENE A SANTA TERESITA EL SOBRENOMBRE DE "LA FLORECILLA"?

A Santa Teresita le gustaba mucho la naturaleza y mediante ella explicaba que la Presencia Divina estaba en todas partes y que todo estaba relacionado con el Amor de Dios. Teresita se veía como la florecilla de Jesús porque era como una de las múltiples florecillas silvestres que se pueden encontrar en el campo, que pasan desapercibidas para la gente, pero que crecen dando gloria a Dios. Esta es la forma en que ella se explicaba ante el Señor, pero floreciendo donde Dios la había plantado.

Teresa pensaba que era como la flor más pequeña del bosque, sobreviviendo y floreciendo a través de todas las estaciones del año. Por la gracia de Dios, ella sabía que era más fuerte de lo que aparentaba. Siguiendo la tradición Carmelita, Teresa veía al mundo como el jardín de Dios, y a cada persona como un tipo de flor distinta.

Image of floral bouquet

¿CUÁNDO SE CELEBRA SU FIESTA?

La iglesia Católica celebra su fiesta el 1 de Octubre, aunque ella murió el 30 de Septiembre a las 19:20 h. Anteriormente, se celebraba el día 3 de Octubre.

 

 

DECIA TERESA

FRASES DE SANTA TERESITA

"Para mí, la Oración es un impulso del corazón, una simple mirada dirigida al cielo, un grito de agradecimiento y de amor, tanto en medio del sufrimiento como en medio de la alegría. En una palabra es algo grande, algo sobrenatural que me dilata el alma y me une a JESÚS."

"No poseo el valor para buscar plegarias hermosas en los libros; al no saber cuales escoger, reacciono como los niños; le digo sencillamente al buen Dios lo que necesito, y Él siempre me comprende."

"Lo que me impulsa a ir al Cielo es el pensamiento de poder encender en amor de Dios una multitud de almas que le alabarán eternamente."

"Mi caminito es el camino de una infancia espiritual, el camino de la confianza y de la entrega absoluta."

"Quisiera yo también encontrar un ascensor para elevarme hasta Jesús, porque soy demasiado pequeña para subir la dura escalera de la perfección".

"En el lavadero mi compañera de trabajo sacudía la ropa con tal fuerza que me salpicaba de jabón la cara. Esto me hacía sufrir, pero jamás le dije nada al respecto, y así ofrecía este pequeño sacrificio por los pecadores."

"Yo nunca aconsejo nada a nadie sin haberme encomendado a la Virgen Santísima. Ella es la que hace que las palabras que digo tengan eficacia en los que las escuchan".

"La vida es un instante entre dos eternidades."

"¡Qué grande es el poder de la oración!. Se diría que es una reina que en todo momento tiene acceso directo al rey y puede conseguir todo lo que le pide."

"La Santísima Virgen me demuestra que nunca deja de protegerme. Enseguida que la invoco, tanto si me sobreviene una inquietud cualquiera, un apuro, inmediatamente recurro a ella, y siempre se hace cargo de mis intereses como la más tierna de las Madres."

"Se sabe muy bien que la Santísima Virgen es la Reina del Cielo y de la Tierra, pero es más Madre que Reina."

"¡ Oh María ¡. Si yo fuese la Reina del Cielo y Vos fueseis Teresa, yo querría ser Teresa a fin de que Vos fueseis la Reina del Cielo."

"Después de mi muerte, haré caer una lluvia de rosas."

"Voy a pasar mi cielo haciendo el bien en la tierra."

"Yo no muero, entro en la vida."

Image of floral bouquet

 

 

OFRENDA DEL DÍA

 

Dios mío,

os ofrezco todas las acciones que haga hoy

por las intenciones del Sagrado Corazón de Jesús y para su gloria :

quiero santificar los latidos de mi corazón,

mis pensamientos, mis más sencillas obras,

uniéndolo todo a sus méritos,

y reparar mis faltas arrojándolas

en el horno ardiente de su amor misericordioso.

 

Dios mío,

os pido para mí y para los que amo

la gracia de cumplir perfectamente vuestra santa voluntad,

de aceptar por vuestro amor las alegrías y las penas de esta vida pasajera,

para que un día podamos reunirnos todos en el cielo para siempre.

Amén.

 

Oración n°10

 

ACTO DE OFRENDA

AL AMOR MISERICORDIOSO

 

Ofrenda de mí misma como víctima de holocausto

al amor misericordioso de Dios

¡Oh, Dios mío, Trinidad bienaventurada, deseo amaros y haceros amar, trabajar por la glorificación de la santa Iglesia salvando a las almas que están en la tierra y librando a las que sufren en el purgatorio ! Deseo cumplir perfectamente vuestra voluntad y llegar al grado de gloria que me habéis preparado en vuestro reino. En una palabra, deseo ser santa, pero siento mi impotencia, y os pido, ¡oh, Dios mío!, que vos mismo seáis mi santidad.

Puesto que me habéis amado hasta darme vuestro único Hijo para que fuese mi Salvador y mi Esposo, los tesoros infinitos de sus méritos son míos; os los ofrezco gustosa, suplicándoos que no me miréis sino a través de la Faz de Jesús y en su corazón abrasado de amor.

Os ofrezco también todos los méritos de los santos (de los que están en el cielo y de los que están en la tierra), sus actos de amor y los de los santos ángeles. Por último, os ofrezco, ¡oh bienaventurada Trinidad!, el amor y los méritos de la Santísima Virgen, mi Madre querida; a ella le confío mi ofrenda, rogándole que os la presente.

Su divino Hijo, mi Esposo amadísimo, en los días de su vida mortal nos dijo: "¡Todo lo que pidiereis a mi Padre en mi nombre os lo concederá!" Estoy, pues, segura de que escucharéis mis deseos. Lo sé, ¡oh, Dios mío!, cuanto más queréis dar, tanto más hacéis desear. Siento en mi corazón deseos inmensos, y os pido confiadamente que vengáis a tomar posesión de mi alma. ¡Ah! No puedo recibir la sagrada Comunión con la frecuencia que deseo; pero, Señor, ¿no sois vos todopoderoso,... Permaneced en mí como en el tabernáculo, no os alejéis nunca de vuestra pequeña hostia...

Quisiera consolaros de la ingratitud de los malos, y os suplico que me quitéis la libertad de disgustaros. Si por debilidad caigo alguna vez, que vuestra mirada divina purifique en seguida mi alma, consumiendo todas mis imperfecciones, como el fuego, que todo lo trasforma en sí...

Os doy gracias, ¡oh, Dios m¡oh, Dios mío!, por todos los favores que me habéis concedido, en particular por haberme hecho pasar por el crisol del sufrimiento. En el último día os contemplaré con alegría, llevando el cetro de la cruz. Puesto que os habéis dignado darme en lote esta cruz preciosa, espero parecerme a vos en el cielo y ver brillar sobre mi cuerpo glorificado los sagrados estigmas de vuestra pasión...

Después del destierro de la tierra espero ir a gozar de vos en la patria, pero no quiero trabajar solo por vuestro amor, con el único fin de complaceros, de consolar a vuestro Sagrado Corazón y de salvar almas que os amen eternamente.

En la tarde de esta vida, compareceré delante de vos con las manos vacías, pues no os pido, Señor, que contéis mis obras. Todas nuestras justicias tienen manchas a vuestros ojos. Quiero, por eso, revestirme de vuestra propia justicia, y recibir de vuestro amor la posesión eterna de vos mismo. No quiero otro trono ni otra corona que a vos, ¡oh, Amado mío!...

Nada es el tiempo a vuestros ojos. Un solo día es como mil años; podéis, pues, en un instante prepararme a comparecer delante de vos...

A fin de vivir en un acto de perfecto amor, yo me ofrezco como victima de holocausto a vuestro amor misericordioso, suplicándoos que me consumáis sin cesar, dejando que se desborden en mi alma las olas de ternura infinita que están encerradas en vos, para que así llegue yo a ser mártir de vuestro amor, ¡oh, Dios mío!...

Que este martirio, después de haberme preparado a comparecer delante de vos, me haga por fin morir, y que mi alma se lance sin demora al eterno abrazo de vuestro misericordioso amor...

Quiero, ¡oh, Amado mío!, renovaros esta ofrenda a cada latido de mi corazón, un número infinito de veces, hasta que habiéndose desvanecido las sombras, ¡pueda yo repetiros mi amor en un cara a cara eterno!...

María Francisca Teresa del Niño Jesús y de la Santa Faz, rel. carm. ind.

subir

 

caminandoconjesus@vtr.net