“LA PALABRA AMOR”

EL AMOR HUMANO EN LOS HOMBRES Y EL AMOR AL PROJIMO

El amor a través de la Biblia. El amor humano en los hombres, el amor al prójimo

Autor: Pedro Sergio Antonio Donoso Brant


El amor humano en los hombres, capítulo 1 al18. En esta primera parte, en la Biblia hallamos una amplia y significativa presentación del amor humano, el  amor como lo vieron y lo sintieron los hombres. En este artículo, la idea es hacer un recorrido por las Sagradas Escrituras y luego poder reflexionar cual es el amor humano que debe guiar mi vida, a la luz las verdades expuesta, porque la verdad nos hace libre, y “si decimos: No tenemos pecado, nos engañamos y la verdad no está en nosotros” (Juan 1,8). “Pues nada podemos contra la verdad, sino sólo a favor de la verdad”. (Corintios 13, 8).

El amor al prójimo, capitulo 19 al 41. En esta segunda parte, nos dedicamos a reflexionar sobre el amor al prójimo. El amor al prójimo, tiene una dimensión extraordinaria y en las Sagradas Escrituras, podemos hallar un inmensa preocupación por este amor, esta parte del artículo, busca motivar a descubrir cuanto se nos quiere revelar al respecto.

Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No existe otro mandamiento mayor que éstos”. (Marcos 12,31)

Los textos Bíblicos, están tomado de la Sagrada Biblia de Jerusalén, y es conveniente seguir este articulo con la Biblia a la vista, a fin de confrontar lo que se expone.

 

 

Contenido

1.      AMOR, UNA PALABRA TIERNA EN NUESTRO LENGUAJE. 1

2.      EL AMOR ES UNA REALIDAD DIVINA.. 1

3.      EL AMOR NATURAL. 2

4.      El AMOR FUENTE DE FELICIDAD.. 2

5.      EL AMOR EGOISTA.. 2

6.      AMOR DE HOMBRES A LA COMIDA.. 2

7.      AMOR DE AL DINERO. 3

8.      AMOR DE A LOS PLACERES. 3

9.      EL AMOR SEXUAL. 3

10.         AMOR PROHIBIDO.. 3

11.         AMOR CARNAL. 4

12.         AMOR LIBIDINOSO.. 4

13.         LA EMBRIAGUEZ DEL AMOR ERÓTICO. 4

14.         EL AMOR TENTADO Y LIBERTINO.. 5

15.         EL AMOR A SÍ MISMO. 5

16.         L AMOR AL MUNDO Y A SUS CONCUPISCENCIAS. 6

17.         EL AMOR HACIA LA PERDICION. 6

18.         GUARDARSE DEL PELIGRO DEL AMOR A LA PROPIA PERSONA.. 6

19.         TODO VIVIENTE AMA A SU SEMEJANTE. 7

20.         AMARÁS A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO”. 7

21.         LA RAZÓN DEL AMOR AL PRÓJIMO ES DE CARÁCTER HISTÓRICO-SALVÍFICO O SOBRENATURAL. 7

22.         ¿QUIÉN ES EL PRÓJIMO AL QUE HAY QUE AMAR?. 8

23.         EL AMOR AL PROJIMO QUE PIDE JESUS. 8

24.         AMAR AL PROJIMO ES EL CUMPLIMEINTO DE LA LEY. 9

25.         EL AMOR AL FORASTERO, LOS EMIGRANTES. 9

26.         NO AMAR A LOS ENEMIGOS Y LAS GUERRAS SANTAS DE ISRAEL. 9

27.         EL EXTERMINIO DE LAS POBLACIONES PAGANAS. 10

28.         LA SUPERACIÓN DEL ODIO A LOS ENEMIGOS. 10

29.         AMOR A LOS ENEMIGOS. 11

30.         NOBLE EJEMPLO DE AMOR A LOS PERSEGUIDORES. 11

31.         JESÚS PROHIBE FORMALMENTE EL ODIO A LOS ENEMIGOS. 11

32.         JESUS NOS PIDE AMAR A NUESTROS ENEMIGOS Y BENDECIRLOS. 12

33.         EL MODELO PERFECTO DE ESTE AMOR A LOS ENEMIGOS. 12

34.         JESUS INVITA A AMAR A LOS HERMANOS. 12

35.         JESUS AMA Y DA LA VIDA POR SUS AMIGOS. 13

36.         LOS CRISTIANOS DEBEN AMARSE LOS UNOS A LOS OTROS. 13

37.         AMOR SINCERO, CONCRETO Y PROFUNDO. 14

38.         EL AMOR CRISTIANO NO SE AGOTA EN EL SENTIMIENTO, SINO QUE HA DE CONCRETARSE EN LA AYUDA.. 14

39.         DAR GRACIAS A DIOS Y ORAR POR LOS AMIGOS. 14

40.         ESTAR ANIMADOS POR EL AMOR FRATERNO.. 15

41.         DIOS MORA EN EL CORAZÓN DEL QUE AMA A SU HERMANO, A SU AMIGO, A SU PRÓJIMO. 15

 

 

 

 

1.    AMOR, UNA PALABRA TIERNA EN NUESTRO LENGUAJE

Los términos amor, amar son de las palabras más comunes y más tiernas del lenguaje, accesibles a todos los hombres. No hay nadie en la tierra que no haya realizado o no realice la experiencia de la realidad significada por estos vocablos. En efecto, el hombre vive para amar y para ser amado; viene a la existencia por un acto de amor de sus padres y su vida está desde el comienzo bajo el ritmo de los gestos de ternura y de amor. El deseo más profundo de la persona es amar. El hombre crece, se realiza y encuentra la felicidad en el amor; el fin  de su existencia es amar.

2.    EL AMOR ES UNA REALIDAD DIVINA

Ciertamente, el amor es una realidad divina: ¡Dios es amor! El hombre recibe una chispa de este fuego celestial y alcanza el objetivo de su vida si consigue que no se apague nunca la llama del amor, reavivándola cada vez más al desarrollar su capacidad de amar. Por consiguiente, el amor es uno de los elementos primarios de la vida, el aspecto dominante que caracteriza a Dios y al hombre.

Un tema tan fundamental para la existencia no podía estar ausente en la Biblia. En realidad, el libro de Dios, que recoge y describe la historia de la salvación, reserva un lugar de primer plano al amor, describiéndolo con toda la gama de sus manifestaciones, desde la vertiginosa caridad del Padre celestial hasta las expresiones del amor humano en la amistad, en el don de sí, en el noviazgo, en el matrimonio, en la unión sexual. En efecto, la Sagrada Escritura narra cómo amó Dios al mundo y hasta qué punto se manifestó a sí mismo como amor; además, muestra cómo reaccionó el hombre ante tanta caridad divina y cómo vivió el amor. Así pues, la Biblia puede definirse justamente como el libro del amor de Dios y del hombre.

3.    EL AMOR NATURAL.

La Biblia es un cántico al amor de Dios a sus criaturas, y de manera especial a su pueblo; pero no ignora el amor del hombre en sus múltiples expresiones naturales y religiosas. En la Sagrada Escritura encontramos una interesante presentación del amor humano, que evidentemente no está separado de Dios y de su palabra, y que por tanto no debe ser considerado siempre como simplemente profano; pero este amor es vivido con sus manifestaciones de la existencia en la esfera natural, como la familia, la amistad, la solidaridad, aun cuando estas realidades sean consideradas como sagradas. Además, la Biblia habla también del amor egoísta, con sus manifestaciones eróticas. Así pues, por necesidad de una mayor claridad en nuestra exposición podemos y debemos distinguir entre el amor religioso o sobrenatural y el amor simplemente natural.

4.    El AMOR FUENTE DE FELICIDAD

El Eclesiastés, expresión de la sabiduría humana que ha conseguido dominar las pasiones, presenta el amor natural con cierto  despego, considerándolo como uno de los momentos importantes y una de las expresiones vitales de la existencia junto con el nacimiento y la muerte: “Su tiempo el amar, y su tiempo el odiar; su tiempo la guerra, y su tiempo la paz”.  (Eclesiastés (Qohélet) 3,8), para mostrar que todo es vanidad: ¡Vanidad de vanidades! - dice Cohélet -, ¡vanidad de vanidades, todo vanidad!  (Eclesiastés (Qohélet) 1,2) y que en el fondo el hombre no conoce, esto es, no realiza la experiencia profunda ni del amor ni del odio: “Pues bien, a todo eso he aplicado mi corazón y todo lo he explorado, y he visto que los justos y los sabios y sus obras están en manos de Dios. Y ni de amor ni de odio saben los hombres nada: todo les resulta”  (Eclesiastés (Qohélet) 9,1). No todos los autores del Antiguo Testamento, sin embargo, resultan tan pesimistas; más aún, algunos sabios presentan el amor como fuente de gozo y de felicidad. La siguiente sentencia sapiencial es muy significativa a este propósito: "Más vale un plato de legumbres, con cariño, que un buey cebado, con odio”. (Proverbios 15,17). El secreto de la felicidad humana radica en el amor, y no en la abundancia de bienes, en la riqueza o en el poder; por esta razón se declara bienaventurados a aquellos que mueren en el amor: “Felices aquellos que te vieron y que se durmieron en el amor, que nosotros también viviremos sin duda” (Eclesiástico (Sirácida) 48.11)

5.    EL AMOR EGOISTA

Pero no todas las manifestaciones concretas del amor humano llevan consigo gozo y felicidad, puesto que no siempre se trata de la actitud nobilísima de la apertura y del don de sí a otra persona; algunas veces los términos examinados indican placer, erotismo, pasión carnal, y por tanto egoísmo. No obstante, La Biblia conoce, igualmente, estas expresiones del amor humano.

6.    AMOR DE HOMBRES A LA COMIDA

En la historia de los patriarcas, cuando se describe la escena de la bendición de Jacob por parte de su padre, se habla varias veces del plato sabroso de carne, amado por Isaac “Luego me haces un guiso suculento, como a mí me gusta, y me lo traes para que lo coma, a fin de que mi alma te bendiga antes que me muera”.  (Génesis 27,4); “Ve al rebaño y tráeme de allí dos cabritos hermosos. Yo haré con ellos un guiso suculento para tu padre como a él le gusta”  (Génesis 27,9)

7.    AMOR DE AL DINERO.

En otros  pasajes bíblicos se alude  al amor al dinero. El profeta Isaías denuncia la corrupción de los jefes de Jerusalén, puesto que aman los regalos y corren tras las recompensas, cometiendo por ello abominaciones e injusticias: “Tus jefes, revoltosos y aliados con bandidos. Cada cual ama el soborno y va tras los regalos. Al huérfano no hacen justicia, y el pleito de la viuda no llega hasta ellos” (Isaías 1,23). Eclesiastés estigmatiza el hambre insaciable de dinero y de riquezas, el que ama esas realidades, nunca se ve pagado: “Quien ama el dinero, no se harta de él, y para quien ama riquezas, no bastas ganancias. También esto es vanidad”. (Eclesiastés (Qohélet)  5,9).

8.    AMOR DE A LOS PLACERES.

El sabio anónimo del libro de los Proverbios sentencia: "Se arruina el hombre que ama el placer, no será rico el aficionado a banquetes” (Proverbios 21,17) Por su parte, el Eclesiástico declara que el amor al oro es fuente de injusticia, y por tanto de perdición: “El que ama el oro no se verá justificado, el que anda tras el lucro se extraviará en él”. (Eclesiástico (Sirácida)  31,5).

9.    EL AMOR SEXUAL.

En el Antiguo Testamento, no sólo encontramos un lenguaje rico y variado sobre el amor sexual, no raras veces de carácter erótico, sino que se describen escenas de amor carnal y pasional. En estos casos el amor indica la atracción mutua de los sexos con una muestra evidente de su aspecto espontáneo e instintivo. No pocas veces, sin embargo, el vocabulario erótico es utilizado por los profetas en clave religiosa, para indicar la idolatría del pueblo de Dios.

En la historia de la familia de Jacob se nos informa de la pasión de Rubén, que se une sexualmente a una concubina de su padre: “Sucedió por entonces, mientras Israel residía en aquel país, que fue Rubén y se acostó con Bilhá, la concubina de su padre, e Israel se enteró de ello. Los hijos de Jacob fueron doce”. (Génesis (SBJ) 35,22), También se narra detalladamente la escena del enamoramiento de Siquén por Dina; éste raptó y violentó a la hija de Jacob, luego se enamoró de la joven y quiso casarse con ella; pero los hermanos de Dina, para vengar la afrenta, mataron con una estratagema a todos los varones de aquella ciudad cananea: “Dina, la hija que Lía había dado a Jacob, salió una vez a ver a las mujeres del país. Siquem, hijo de Jamor el jivita, príncipe de aquella tierra, la vio, se la llevó, se acostó con ella y la humilló. Su alma se aficionó a Dina, hija de Jacob, se enamoró de la muchacha y trató de convencerla. Siquem dijo a su padre Jamor: “Tómame a esta chica por mujer. “Jacob oyó que Siquem había violado a su hija Dina, pero sus hijos estaban con el ganado en el campo, y Jacob guardó silencio hasta su llegada.  Jamor, padre de Siquem, salió a donde Jacob para hablar con él. Los hijos de Jacob volvieron del campo al oírlo, y se indignaron los hombres y les dio mucha rabia la afrenta hecha por Siquem acostándose con la hija de Jacob: “Eso no se hace”…….. (Génesis 34 1-29).

10.  AMOR PROHIBIDO

Si la acción de Siquén es considerada como una infamia, ya que fue violada una doncella de Israel, la pasión de Amnón por su hermanastra Tamar es realmente aborrecible. Pero la acción violenta y carnal de Siquén dio origen a un amor profundo, mientras que en el caso del hijo de David el acto violento contra la hermana engendró el odio después de la satisfacción sexual, por lo que Tamar fue echada del lecho y de la casa después de sufrir la afrenta, a pesar de que le suplicó al hermano criminal que no cometiera tal infamia, peor aún que la primera: “Sucedió después que Absalón, hijo de David, tenía una hermana que era hermosa, llamada Tamar, y Amnón, hijo de David, se prendó de ella. Estaba Amnón tan atormentado que se puso enfermo, porque su hermana Tamar era virgen y le parecía difícil a Ammón hacerle algo….…... Amnón le dijo: “Estoy enamorado de Tamar, hermana de mi hermano Absalón”. Yonadab le dijo: “Acuéstate en tu lecho y fíngete enfermo y cuando tu padre venga en verte le dices: Que venga, por favor, mi hermana Tamar a darme de comer; que prepare delante de mí algún manjar para que lo vea yo y lo coma de su mano……… pero él la sujetó y le dijo: “Ven, acuéstate conmigo, hermana mía” Pero ella respondió: “No, hermano mío, no me fuerces, pues no se hace esto en Israel. No cometas esta infamia. ¿A dónde iría yo deshonrada?........  (Leer y confrontar 2 Samuel (SBJ) 13 1-18) El comportamiento desvergonzado de Amnón constituye uno de los ejemplos más elocuentes de un amor sexual pasional, sin el más mínimo elemento espiritual; se trata de un amor no humanizado, expresión únicamente libidinosa, y por tanto destinado a un desgraciado epílogo.

11. AMOR CARNAL

En la historia de la familia de David el autor sagrado no aprueba los amores de Salomón por las mujeres extranjeras; no tanto por su aspecto ético, es decir, el hecho de tener demasiadas mujeres y concubinas (en total, mil mujeres), sino más bien por las consecuencias religiosas de tales uniones, que fueron causa de idolatría y de abandono del Señor, el único Dios verdadero: “El rey Salomón amó a muchas mujeres extranjeras, además de la hija de Faraón, moabitas, ammonitas, edomitas, sidonias, hititas, de los pueblos de los que dijo el Señor a los israelitas: “No os uniréis a ellas y ellas no se unirán a vosotros, pues de seguro arrastrarán vuestro corazón tras sus dioses”, pero Salomón se apegó a ellas por amor; tuvo setecientas mujeres con rango de princesas y trescientas concubinas”.  (1 Reyes 11 1-13)

12. AMOR LIBIDINOSO

En este contexto de amor libidinoso hay que aludir a la pasión de la mujer de Putifar; esta egipcia, enamorada locamente de José, guapo de forma y de aspecto, le tentó varias veces, invitándole a unirse con ella. Ante las sabias respuestas del joven esclavo, el amor libidinoso se transformó en odio y en calumnia, por lo que fue la causa del encarcelamiento del casto hebreo: José era apuesto y de buena presencia. “Tiempo más tarde sucedió que la mujer de su señor se fijó en José y le dijo: •”Acuéstate conmigo”. Pero él rehusó y dijo a la mujer de su señor: “He aquí que mi señor no me controla nada de lo que hay en su casa, y todo cuanto tiene me lo ha confiado. ¿No es él mayor que yo en esta casa? Y sin embargo, no me ha vedado absolutamente nada más que a ti misma, por cuanto eres su mujer. ¿Cómo entonces voy a hacer este mal tan grande, pecando contra Dios?”. Ella insistía en hablar a José día tras día, pero él no accedió a acostarse y estar con ella. Hasta que cierto día entró él en la casa para hacer su trabajo y coincidió que no había ninguno de casa allí dentro. Entonces ella le tomó de la ropa diciéndole: “Acuéstate conmigo” Pero él, dejándole su ropa en la mano, salió huyendo afuera………  (Génesis (SBJ) 39, 6-20)

13. LA EMBRIAGUEZ DEL AMOR ERÓTICO.

Los libros sapienciales hablan en más de una ocasión del amor libertino, presentándolo en toda su fascinación, para invitar a mantenerse lejos de él, ya que es causa de muerte. La descripción de la seductora, la mujer infiel; la cortesana, astuta y bulliciosa, que invita al joven inexperto a embriagarse de amor con ella, se presenta como un boceto pictórico de gran valor artístico. Esta mujer sale de casa en medio de la noche y, acechando en las esquinas de la calle, aguarda al incauto, lo atrae hacia sí, lo abraza y le dirige palabras seductoras y que ha preparado su lechos con tapices, con finas telas de Egipto, ha perfumado su cama etc. y con expresiones acarameladas e insistentes embaucan al joven y lo seducen con el cumplido de sus labios; “Estaba yo a la ventana de mi casa y miraba a través de las celosías,  cuando ví, en el grupo de los simples, distinguí entre los muchachos a un joven falto de juicio…….pasaba por la calle, junto a la esquina donde ella vivía, iba camino de su casa.......de repente, le sale al paso una mujer, con atavío de ramera y astucia en el corazón……. en las calles como en las plazas, acecha por todas las esquinas. Ella lo agarró y lo abrazó, y desvergonzada le dijo: Tenía que ofrecer un sacrificio de comunión y hoy he cumplido mi voto….Ven, embriaguémonos de amores hasta la mañana, solacémonos los dos, entre caricias. Porque no está el marido en casa, está de viaje muy lejos;…..Con sus muchas artes lo seduce, lo rinde con el halago de sus labios……no se desvíe tu corazón hacia sus caminos, no te descarríes por sus sendero……porque a muchos ha hecho caer muertos, robustos eran todos los que ella mató…..Su morada es camino del seol, (Infierno) que baja hacia las cámaras de la muerte. Léase y confróntese (Pr 7,6-27).

14. EL AMOR TENTADO Y LIBERTINO

El Eclesiástico exhorta no solamente a estar en guardia ante los celos por la mujer amada, sino también a evitar la familiaridad con la mujer licenciosa y con la mujer ajena; sobre todo invita calurosamente a evitar a las prostitutas y a no dejarse seducir por la belleza de una mujer, ya que su amor quema como el fuego. No tengas celos de tu propia mujer, para no enseñarle a hacerte mal. No te entregues del todo a tu mujer, no sea que te llegue a dominar. No vayas al encuentro de una mujer prostituta, no sea que caigas en sus redes. Con cantadora no frecuentes el trato, para no quedar prendido en sus enredos. No te quedes mirando a doncella, para que no incurras en su propio castigo. A prostitutas no te entregues, para no perder tu herencia. No andes fisgando por los calles de la ciudad, ni divagues por sus sitios solitarios. Aparta tu ojo de mujer hermosa, no te quedes mirando la belleza ajena. Por la belleza de la mujer se perdieron muchos, junto a ella el amor se inflama como fuego. Junto a mujer casada no te sientes jamás, a la mesa con ella no te huelgues con vino, para que tu corazón no se desvíe hacia ella y en tu ímpetu te deslices a la ruina. (Si 9,1-9)

15. EL AMOR A SÍ MISMO.

En el Nuevo Testamento se pueden observar rigurosas advertencias a ponerse en guardia ante el amor desordenado a la gloria terrena, al egoísmo, a las ambiciones de este mundo. Jesús condena la actitud de los hipócritas, que sólo desean el aplauso y la vanagloria, que realizan obras de justicia con la única finalidad de obtener la admiración de los otros; “Por tanto, cuando hagas limosna, no lo vayas trompeteando por delante como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, con el fin de ser honrados por los hombres; en verdad os digo que ya reciben su paga”. (Mateo 6,2), “Y cuando oréis, no seáis como los hipócritas, que gustan de orar en las sinagogas y en las esquinas de las plazas bien plantados para ser vistos de los hombres; en verdad os digo que ya reciben su paga”. (Mateo 6,5); “Cuando ayunéis, no pongáis cara triste, como los hipócritas, que desfiguran su rostro para que los hombres vean que ayunan; en verdad os digo que ya reciben su paga”.  (Mateo 6,16). Este amor a la publicidad y a los primeros puestos es típico de los escribas y de los fariseos: “quieren el primer puesto en los banquetes y los primeros asientos en las sinagogas” (Mateo 23,6); “¡Ay de vosotros, los fariseos, que amáis el primer asiento en las sinagogas y que se os salude en las plazas!” (Lucas 11,43); “Guardaos de los escribas, que gustan pasear con amplio ropaje y quieren ser saludados en las plazas, ocupar los primeros asientos en las sinagogas, y los primeros puestos en los banquetes” (Lucas 20,46).

16. L AMOR AL MUNDO Y A SUS CONCUPISCENCIAS.

Todavía parece más severa la condenación del amor al mundo y a sus concupiscencias, es decir, la carne, la ambición y las riquezas; esta búsqueda ávida de las realidades mundanas para fomentar el egoísmo impide la adhesión al Dios del amor: "No améis al mundo ni lo que hay en él. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, las pasiones carnales, el ansia de las cosas y la arrogancia, no provienen del Padre, sino del mundo" (1Jn 2,15-16). El mundo ama y se deleita en esas realidades, expresión del egoísmo y de las tinieblas: “Su fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero, como no sois del mundo, porque yo al elegiros os he sacado del mundo, por eso os odia el mundo”. (Juan 15,19).

Santiago proclama que el amor al mundo, y particularmente el adulterio, hacen al hombre enemigo de Dios: “¡Adúlteros!, ¿no sabéis que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Cualquiera, pues, que desee ser amigo del mundo se constituye en enemigo de Dios” (Santiago 4,4).

17. EL AMOR HACIA LA PERDICION.

San Pablo deplora que Demás lo haya abandonado por amor al siglo presente, o sea, al mundo; “apartarán sus oídos de la verdad y se volverán a las fábulas. Tú, en cambio, pórtate en todo con prudencia, soporta los sufrimientos, realiza la función de evangelizador, desempeña a la perfección tu ministerio……. Apresúrate a venir a mí cuanto antes, porque me ha abandonado Demas por amor a este mundo y se ha marchado”. (2 Timoteo 4,10). El que se deja seducir por el mundo, expresión de la iniquidad, se encamina hacia la perdición, ya que no ha acogido el amor a la verdad, es decir, la palabra del evangelio; El autor de la segunda carta de Pedro presenta a los falsos profetas esclavos de la carne, sucios e inmersos en el placer; sufriendo daño en pago del daño que hicieron. Tienen por felicidad el placer de un día; hombres manchados e infames, que se entregan de lleno a los placeres mientras banquetean con vosotros. (2 Pedro 2,13). Estas personas egoístas serán excluidas de la Jerusalén celestial, es decir, del reino de la gloria divina, drásticamente lo expresa el Apocalipsis;  “¡Fuera los perros, los hechiceros, los impuros, los asesinos, los idólatras, y todo el que ame y practique la mentira!”  (Ap 22,15).

18. GUARDARSE DEL PELIGRO DEL AMOR A LA PROPIA PERSONA

En los evangelios Jesús invita a sus discípulos a guardarse del peligro del amor exagerado a la propia persona: el que pone su vida en primer lugar y la considera como el bien supremo que hay que salvaguardar a toda costa, aunque sea en contra de Cristo y de su palabra, ése está buscando su propia ruina: "El que ama su vida, la pierde; y el que odia su vida en este mundo, la guardará para una vida eterna”. (Juan 12,25). Para salvar la propia vida hay que estar dispuestos a perderla en esta tierra por el Hijo de Dios y por su evangelio; “Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mí y por el Evangelio, la salvará”. (Marcos 8,35). Los mártires de Cristo han hecho esta opción, y por eso viven en la gloria de Dios; Ellos lo vencieron gracias a la sangre del Cordero y a la palabra de testimonio que dieron, porque despreciaron su vida ante la muerte.” (Apocalipsis 12,11).

19. TODO VIVIENTE AMA A SU SEMEJANTE

En la Biblia hallamos expresiones de generosidad, altruismos o filantropía cuando trata el tema del amor al prójimo; sin embargo, el amor al prójimo tiene prevalentemente motivaciones religiosas; más aún, algunas veces se inserta en la experiencia salvífica del éxodo o se fundamenta en el amor del Hijo de Dios a todos los hombres. Tiene más bien un sabor desprendido la sentencia sapiencial del Eclesiástico (Si 13,15ss), “Todo viviente ama a su semejante, y todo hombre a su prójimo”, en donde el amor al prójimo se considera como un fenómeno natural.

Un aspecto análogo conserva la exhortación a amar a los esclavos juiciosos y a los siervos fieles: No maltrates al criado que trabaja fielmente, ni al jornalero que pone su empeño. Al criado prudente ame tu alma, y no le prives de la libertad. (Eclesiástico (Si) 7,20-21).

20. AMARÁS A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO”

Sin embargo, en otros pasajes la motivación del amor al prójimo es ciertamente de carácter sobrenatural, ya que esta actitud se presenta como un precepto del Señor: “No te vengarás ni guardarás rencor contra los hijos de tu pueblo. Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. (Levítico 19,18), o como lo expresa el Evangelio de Mateo: “Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo” Pues yo os digo: Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persigan” (Mateo 5,43-44) o “El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. (Mt 22,39), e incluso a veces el amor al hermano se fundamenta en el amor a Dios, por lo que este segundo mandamiento es considerado como semejante al primero sobre el amor al Señor (Mt 22,39).

A este propósito, Juan se expresa así en su primera carta: " Si alguno dice: Amo a Dios, y aborrece a su hermano, es un mentiroso; pues quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve. 21 Y hemos recibido de él este mandamiento: quien ama a Dios, ame también a su hermano." (1Jn 4,20-21). Más aún, el amor auténtico al prójimo depende del amor a Dios: "En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios: si amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos” (1Jn 5,2).

21. LA RAZÓN DEL AMOR AL PRÓJIMO ES DE CARÁCTER HISTÓRICO-SALVÍFICO O SOBRENATURAL.

En realidad, desde los textos más antiguos de la Sagrada Escritura la relación religiosa con Dios está íntimamente vinculada al comportamiento con el prójimo. El decálogo une los deberes para con el Señor: “Entonces pronunció Dios todas estas palabras diciendo: Yo, Yahveh, soy tu Dios….No habrá para ti otros dioses delante de mí……. porque yo Yahveh, tu Dios, soy un Dios celoso…..y tengo misericordia por millares con los que me aman y guardan mis mandamientos….. . No tomarás en falso el nombre de Yahveh, tu Dios; porque Yahveh no  y para con los hermanos: No darás testimonio falso contra tu prójimo. No codiciarás la casa de tu prójimo, ni codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni nada que sea de tu prójimo”. (Léase y confróntese (Ex 20,1-17) o como en libro del Deuteronomio 5,6-21).

Además, muchas veces el amor al prójimo en la Biblia se fundamenta en la conducta de Dios: hay que portarse con amor, porque el Señor ha amado a esas personas; que hace justicia al huérfano y a la viuda, y ama al forastero, a quien da pan y vestido. (Amad al forastero porque forasteros fuisteis vosotros en el país de Egipto.) (Dt 10,18ss); o como en el Evangelio de Mateo;  Pues yo os digo: Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persigan…… Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa vais a tener? ¿No hacen eso mismo también los publicanos?.....(Mt 5,44-48) o en el Evangelio de Lucas; “Más bien, amad a vuestros enemigos; haced el bien, y prestad sin esperar nada a cambio…..”; Lc 6,35s; y en Juan, como tan hermosamente pide Jesús: “Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: "Dame de beber", tú le habrías pedido a él, y él te habría dado agua viva”…(Jn 4,10s). No se trata, por consiguiente, de mera solidaridad humana o de filantropía, ya que la razón del amor al prójimo es de carácter histórico-salvífico o sobrenatural. Por tanto, en la Sagrada Escritura el hecho natural e instintivo del amor ha sido elevado a la esfera religiosa o sobrenatural e insertado en la alianza divina.

22. ¿QUIÉN ES EL PRÓJIMO AL QUE HAY QUE AMAR?

El primer problema necesario  resolver, cuando se habla del amor al "prójimo", corresponde al significado de este término. La cuestión difiere mucho de resultar ociosa, ya que semejante pregunta se la dirigió también a Jesús nada menos que un doctor de la ley; Pero él, queriendo justificarse, dijo a Jesús: Y ¿quién es mi prójimo?” (Lc 10,29). Para el Antiguo Testamento, el prójimo es el israelita, muy distinto del pagano y del forastero. En la Tórah encontramos el famoso precepto divino de amar al prójimo como así mismo, en paralelismo con la prohibición de vengarse contra los hijos del pueblo israelita; “No te vengarás ni guardarás rencor contra los hijos de tu pueblo. Amarás a tu prójimo como a ti mismo”  (Lev 19,18). El prójimo, en realidad, indica al hebreo; “Salió al día siguiente y vio a dos hebreos que reñían. Y dijo al culpable: ¿Por qué pegas a tu compañero?”  (Ex 2,13) o como en el Levítico: “Siendo juez no hagas injusticia, ni por favor del pobre, ni por respeto al grande: con justicia juzgarás a tu prójimo” (Lev 19,15)  y más adelante expone; No odies en tu corazón a tu hermano, pero corrige a tu prójimo, para que no te cargues con pecado por su causa” (Lev 19,17).

23. EL AMOR AL PROJIMO QUE PIDE JESUS

En los evangelios, cuando se habla del amor al prójimo, se cita a menudo el precepto de la ley mosaica; “honra a tu padre y a tu madre, y amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Mt 19,19) o “Este es el mayor y el primer mandamiento. El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas” (Mt 22,39) o como en el Evangelio de Marcos; “El segundo es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No existe otro mandamiento mayor que éstos”. (Marcos 12,31) o “y amarle con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a si mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios”. (Mc 12,33) y se presupone, al menos en el nivel del Jesús histórico, que el prójimo es el israelita.

No obstante lo anterior, en la parábola del buen samaritano queda superada la posición de que el prójimo es el israelita, ya que en ella el prójimo indica con toda claridad a un miembro de un pueblo enemigo; “Pero él, queriendo justificarse, dijo a Jesús: Y ¿quién es mi prójimo?.......... Jesús respondió: Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó…….. ¿Quién de estos tres te parece que fue prójimo del que cayó en manos de los salteadores?” (Léase y confróntese Lucas 10,29-36).

Jesús revolucionó el mandamiento de la ley mosaica que ordenaba el amor al prójimo y permitía el odio al enemigo; “Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo. Pues yo os digo: Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persigan”,  (Mt 5,43-44).

24. AMAR AL PROJIMO ES EL CUMPLIMEINTO DE LA LEY

En las cartas de los apóstoles no pocas veces se apela a la Sagrada Escritura para inculcar el amor al prójimo; “Si cumplís plenamente la Ley regia según la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, obráis bien” (Santiago 2,8). En este precepto del amor fraterno se ve el cumplimiento pleno de la ley; “Pues toda la ley alcanza su plenitud en este solo precepto: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.  (Gálatas 5,14) o como se expresa en Romanos; “Con nadie tengáis otra deuda que la del mutuo amor. Pues el que ama al prójimo, ha cumplido la ley”. (Romanos 13,8ss).

25. EL AMOR AL FORASTERO, LOS EMIGRANTES.

La ley de Moisés no ignora a los emigrados, a los que se establecen en medio de los israelitas, pero sin ser israelitas. Éstos tienen que ser amados, porque también los hijos de Jacob pasaron por la experiencia de la emigración en Egipto: “Cuando un forastero resida junto a ti, en vuestra tierra, no le molestéis”.  (Lev 19,33s). En efecto, Dios ama al forastero y le procura lo necesario para vivir; por eso también los israelitas, que fueron forasteros en tierras de Egipto, tienen que amar al forastero por orden del Señor; “que hace justicia al huérfano y a la viuda, y ama al forastero, a quien da pan y vestido. (Amad al forastero porque forasteros fuisteis vosotros en el país de Egipto.)  (Dt 10,18s). El autor de la tercera carta de Juan se congratula con Gayo por la caritativa acogida a los forasteros; “Querido, te portas fielmente en tu conducta para con los hermanos, y eso que son forasteros”.  (3Jn 5s).

26. NO AMAR A LOS ENEMIGOS Y LAS GUERRAS SANTAS DE ISRAEL

El Señor en el Antiguo Testamento no manda amar a los enemigos; más aún, en estos libros encontramos expresiones y actitudes realmente desconcertantes para los cristianos. Así, las órdenes de exterminar a los paganos y a los enemigos de Israel nos dejan muy desorientados y hasta escandalizados. Efectivamente, la historia del pueblo hebreo está caracterizada por guerras santas, en las que los adversarios fueron aniquilados en un auténtico holocausto, sin que quedara ningún superviviente ni entre los hombres ni entre los animales, en los libros de Éxodo, los ataques de Israel; “Vinieron los amalecitas y atacaron a Israel en Refidim. Moisés dijo a Josué: Elígete algunos hombres, y sal mañana a combatir contra Amalec. Yo me pondré en la cima del monte, con el cayado de Dios en mi mano. Josué cumplió las órdenes de Moisés, y salió a combatir contra Amalec” (confróntese Ex 17,8ss), o cuando Israel es atacado; “Israel envió mensajeros a decir a Sijón, rey de los amorreos: Quisiera pasar por tu tierra. No me desviaré por campos y viñedos, ni beberé agua de pozo. Seguiremos el camino real hasta que crucemos tus fronteras Pero Sijón negó a Israel el paso por su territorio; reunió toda su gente y salió al desierto, al encuentro de Israel, hasta Yahás, donde atacó a Israel” (Confróntese Número 21,21ss; 31,1ss)

27. EL EXTERMINIO DE LAS POBLACIONES PAGANAS

También nos desconcierta el aniquilamiento que se expone en el Deuteronomio; “Nos apoderamos entonces de todas sus ciudades y consagramos al anatema toda ciudad: hombres, mujeres y niños, sin dejar superviviente”. (Dt 2,34). En el libro de Josué, hallamos textos de mucha odiosidad al pagano; “Consagraron al anatema todo lo que había en la ciudad, hombres y mujeres, jóvenes y viejos, bueyes, ovejas y asnos, a filo de espada” (Josué 6,21), “Prendieron fuego a la ciudad con todo lo que contenía. Sólo la plata, el oro y los objetos de bronce y de hierro los depositaron el tesoro de la casa de Yahveh”. (Josué 6,24), “Entonces Josué tomó a Akán, hijo de Zéraj, con la plata, el manto y el lingote de oro, a sus hijos, sus hijas, su toro, su asno y su oveja, su tienda y todo lo suyo y los hizo subir al valle de Akor. Todo Israel le acompañaba” (Josué 8,24s). Más aún, la Biblia refiere cómo Dios ordenó a veces destinar al anatema, es decir, al exterminio, a todas las poblaciones paganas, sin excluir siquiera a los niños o a las mujeres encinta; “Porque de Yahveh provenía el endurecer su corazón para combatir a Israel, para ser así consagradas al anatema sin remisión y para ser exterminadas, como había mandado Yahveh a Moisés. Por entonces fue Josué y exterminó a los anaquitas de la Montaña, de Hebrón, de Debir, de Anab, de toda la montaña de Judá y de toda la montaña de Israel: los consagró al anatema con sus ciudades. No quedó un anaquita en el país de los israelitas” (Josué 11,20 1S 15,1-3). Además, el salmo 109 contiene fuertes implicaciones contra los acusadores del salmista que han devuelto mal por bien y odio por amor; “En pago de mi amor, se me acusa, y yo soy sólo oración; se me devuelve mal por bien y odio por mi amor: (Salmo 109 4-5). En otros lugares del AT se invoca la venganza divina contra los inicuos (Salmo 5,11 28,4s; 137,7ss; Jeremías 11,20 20,12, etc.).

28. LA SUPERACIÓN DEL ODIO A LOS ENEMIGOS

No obstante, incluso antes de la venida de Jesús se prescriben en la Tórah actitudes que suponen la superación del odio a los enemigos, puesto que se exige la ayuda a esas personas; “Si encuentras el buey de tu enemigo o su asno extraviado, se lo llevarás”. (Éxodo 23,4ss); “Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer, si tiene sed, dale de beber” (Proverbios 25,21). Además, en el AT algunos justos supieron perdonar y amar a las personas que los habían odiado y perseguido. Los modelos más claros y conmovedores de esta caridad los tenemos en el hebreo José y en David. El comportamiento del joven hijo de Jacob resulta verdaderamente evangélico y ejemplar. Fue odiado por sus hermanos, hasta el punto de que tramaron su muerte; en vez de ello fue vendido como esclavo a los madianitas; “Vieron sus hermanos cómo le prefería su padre a todos sus otros hijos, y le aborrecieron hasta el punto de no poder ni siquiera saludarle” (léase Gen 37,4 al 28ss). Cuando las peripecias de la vida lo llevaron al ápice de la gloria, hasta ser nombrado gobernador y virrey de todo el Egipto, pudo haberse vengado con enorme facilidad de sus hermanos. Por el contrario, después de haber puesto a prueba su amor a Benjamín, el otro hijo de su madre Raquel, se les dio a conocer, les perdonó, intentando incluso excusar su pecado, y les ayudó generosamente; Ya no pudo José contenerse delante de todos los que en pie le asistían y exclamó: Echad a todo el mundo de mi lado. Y no quedó nadie con él mientras se daba a conocer José a sus hermanos. (Y se echó a llorar a gritos, y lo oyeron los egipcios, y lo oyó hasta la casa de Faraón.) Léase Génesis del 45 1 al 50,19).

29. AMOR A LOS ENEMIGOS

También la historia de David parece muy edificante en esta cuestión del amor a los enemigos. En efecto, el joven pastor, después de haber realizado empresas heroicas en favor de su pueblo, fue odiado por Saúl por su prestigio en aumento; más aún, este rey intentó varias veces acabar con su vida y disparó contra él su lanza; “Blandió Saúl la lanza y dijo: Voy a clavar a David en la pared. Pero David le esquivó dos veces”. (1S 18,6-11), le persiguió y lo acorraló: “Se apoderó de Saúl un espíritu malo de Yahveh; estaba sentado en medio de la casa con su lanza en su mano y David tocaba. Intentó Saúl clavar con su lanza a David en la pared; esquivó David a Saúl y la lanza se clavó en la pared; huyó David y se puso a salvo. Aquella misma noche” (1S 19,9-10). En una ocasión, mientras Saúl le perseguía, se le presentó a David la ocasión de eliminar al rey de una simple lanzada. Pero el hijo de Jesé le respetó la vida, a pesar de que sus hombres le invitaban a vengarse de su rival; “Llegó a unos rediles de ganado junto al camino; había allí una cueva y Saúl entró en ella para hacer sus necesidades. David y sus hombres estaban instalados en el fondo de la cueva. Los hombres de David le dijeron: Mira, este es el día que Yahveh te anunció: Yo pongo a tu enemigo en tus manos, haz de él lo que te plazca” (1S 24,4-16 1S 26,6-20).

30. NOBLE EJEMPLO DE AMOR A LOS PERSEGUIDORES

Otro noble ejemplo de amor a los perseguidores nos lo ofreció igualmente David al final de su vida, con ocasión de la rebelión de su hijo Absalón; éste quería destronar a su padre, y para ello sublevó a todo el pueblo, obligando a David a huir de Jerusalén; “Al cabo de cuatro años dijo Absalón al rey: « Permíteme que vaya a Hebrón a cumplir el voto que hice a Yahveh. Porque tu siervo hizo voto cuando estaba en Guesur de Aram diciendo: Si Yahveh me permite volver a Jerusalén, daré culto a Yahveh en Hebrón. El rey le dijo «Vete en paz» Él se levantó y se fue a Hebrón”. (2S 15,7ss); persiguió luego al pequeño grupo que había permanecido fiel al rey y les atacó en la selva de Efraín. Allí el rebelde se quedó enredado con su cabellera en las ramas de una encina, y Joab, faltando a las órdenes dadas por David, lo mató clavándole tres dardos en el corazón;”. El rey ordenó a Joab, Abisay y a Ittay: « Tratad bien, por amor a mí, al joven Absalón. » Y todo el ejército oyó las órdenes del rey a todos los jefes acerca de Absalón…… Y tomando tres dardos en su mano los clavó en el corazón de Absalón” Léase 2Samule 18,1-15). Cuando el rey tuvo noticias de la muerte de su hijo tembló de emoción, explotó en lágrimas y lloró, gritando amargamente: " Entonces el rey se estremeció. Subió a la estancia que había encima de la puerta y rompió a llorar. Decía entre sollozos: “Hijo mío, Absalón; hijo mío, hijo mío, Absalón! ¡Quién me diera haber muerto en tu lugar, Absalón, hijo mío, hijo mío!” (2S 19,1). Este comportamiento desconcertante irritó profundamente a Joab, que reprochó a David amar a quienes lo odiaban; “porque amas a los que te aborrecen y aborreces a los que te aman; hoy has demostrado que nada te importan tus jefes ni tus soldados” (2S 19,7).

31. JESÚS PROHIBE FORMALMENTE EL ODIO A LOS ENEMIGOS

En el sermón de la montaña no sólo se anuncia la regla de oro: “Por tanto, todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédselo también vosotros a ellos; porque ésta es la Ley y los Profetas” (Mateo 7,12 y par), viviendo la cual se destruye toda enemistad, sino que se prohíbe formalmente el odio a los enemigos; más aún, Jesús ordena expresamente amar a esas personas, precepto realmente inaudito para un pueblo acostumbrado a lanzar maldiciones contra sus opresores y perseguidores. El pasaje de Mateo 5,43-48, forma el último de los seis mil paralelismos o antítesis de la amplia sección del sermón de la montaña, en, donde se recoge la nueva ley del reino de los cielos: “Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo. Pues yo os digo: Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persigan, para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa vais a tener? ¿No hacen eso mismo también los publicanos? Y si no saludáis más que a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de particular? ¿No hacen eso mismo también los gentiles? Vosotros, pues, sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial”. (Mt 5,43-48)

32. JESUS NOS PIDE AMAR A NUESTROS ENEMIGOS Y BENDECIRLOS

Al pedir Jesús “Pues yo os digo: Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persigan”  (Mt 5,44), nos está exigiendo el amor a los enemigos y se enfrenta con la práctica dominante y se inspira en la conducta del Padre celestial, que no excluye a nadie de su corazón y por eso concede a todos sus favores. En el Evangelio de Lucas, se no solo se nos reitera lo mismo, amar a los enemigos, sino que además rezar por ellos, bendecirlos y presentarle la otra mejilla, es decir estar siempre dispuesto a perdonarlos; “Pero yo os digo a los que me escucháis: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os odien, bendecid a los que os maldigan, rogad por los que os difamen. Al que te hiera en una mejilla, preséntale también la otra; y al que te quite el manto, no le niegues la túnica. A todo el que te pida, da, y al que tome lo tuyo, no se lo reclames. Y lo que queráis que os hagan los hombres, hacédselo vosotros igualmente. Si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? Pues también los pecadores aman a los que les aman. Si hacéis bien a los que os lo hacen a vosotros, ¿qué mérito tenéis? ¡También los pecadores hacen otro tanto! Si prestáis a aquellos de quienes esperáis recibir, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores prestan a los pecadores para recibir lo correspondiente. Más bien, amad a vuestros enemigos; haced el bien, y prestad sin esperar nada a cambio; y vuestra recompensa será grande, y seréis hijos del Altísimo, porque él es bueno con los ingratos y los perversos. Lc 6,27-35).

33. EL MODELO PERFECTO DE ESTE AMOR A LOS ENEMIGOS

El modelo perfecto de este amor a los enemigos y los perseguidores lo encontramos en la persona de Jesús, que no sólo no devolvía los insultos recibidos y no amenazaba a nadie durante su pasión; “el que, al ser insultado, no respondía con insultos; al padecer, no amenazaba, sino que se ponía en manos de Aquel que juzga con justicia”, (1Pedro 2,23), sino que desde la cruz suplicaba al Padre por sus verdugos, implorando para ellos el perdón; “Jesús decía: Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen”.  (Lucas 23,34). El primer mártir cristiano, el diácono Esteban, imitará a su maestro y Señor, orando por quienes lo lapidaban; “Mientras le apedreaban, Esteban hacía esta invocación: Señor Jesús, recibe mi espíritu. Después dobló las rodillas y dijo con fuerte voz: Señor, no les tengas en cuenta este pecado”.  (Hechos 7,59-60).

34. JESUS INVITA A AMAR A LOS HERMANOS

En el Nuevo Testamento, el amor cristiano se presenta como el ideal y el signo distintivo de los discípulos de Jesús. Éstos son cristianos sobre la base del amor: el que ama al hermano y vive para él demuestra que es un seguidor auténtico de aquel maestro que amó a los suyos hasta el signo supremo de dar su vida por ellos. El que no ama permanece en la muerte y no puede ser considerado de ningún modo discípulo de Cristo.

¡Amaos como yo os amo! Jesús invitó a los discípulos a una vida de amor fuerte y concreto, semejante a la suya. En sus discursos de la última cena encontramos interesantes y vibrantes exhortaciones sobre este tema. En el primero de estos grandes sermones, ya desde el principio, Jesús se preocupa del comportamiento de sus amigos en su comunidad durante su ausencia; por eso les dice: " Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros. Que, como yo os he amado, así os améis también vosotros los unos a los otros” (Juan 13,34s). Este precepto del amor es llamado "mandamiento nuevo", ya que nunca se había exigido nada semejante antes de la venida de Cristo. En efecto, Jesús exige de sus discípulos que se amen hasta el signo supremo del don de la vida, como lo hizo él; “Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado su hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo”. (Juan 13,1)

35. JESUS AMA Y DA LA VIDA POR SUS AMIGOS

Ciertamente, nadie tiene un amor más grande que el que ofrece su vida por el amigo; “Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos” (Juan 15,13). En el segundo discurso de la última cena el Maestro reanuda este tema en uno de sus trozos iniciales, centrados precisamente en el amor fraterno: " Este es el mandamiento mío: que os améis los unos a los otros como yo os he amado” …….. Esto os mando: amaos unos a otros" (Juan 15,12 y  Juan 15,17). Son diversos los preceptos que dio Jesús a sus amigos, pero el mandamiento específicamente "suyo" es uno solo: el amor mutuo entre los miembros de su familia.

36. LOS CRISTIANOS DEBEN AMARSE LOS UNOS A LOS OTROS

Juan, en su primera carta, se hace eco de esta enseñanza de Cristo: "Éste es el mensaje que habéis oído desde el principio: que nos amemos los unos a los otros" (1Juan 3,11) y en también; “que nos amemos unos a otros. Y en esto consiste el amor: en que vivamos conforme a sus mandamientos. Este es el mandamiento, como lo habéis oído desde el comienzo: que viváis en el amor”  Cf. 2Juan 5s) hasta el don de la vida, siguiendo el ejemplo del Hijo de Dios: “En esto hemos conocido lo que es amor: en que él dio su vida por nosotros. También nosotros debemos dar la vida por los hermanos”  (1Juan 3,16). Los cristianos deben amarse los unos a los otros, concretamente, según el mandamiento del Padre; “Y este es su mandamiento: que creamos en el nombre de su Hijo, Jesucristo, y que nos amemos unos a otros tal como nos lo mandó.”  (1Juan 3,23). A imitación de Dios, que manifestó su amor inmenso a la humanidad, enviando a la tierra a su Hijo unigénito, los miembros de la Iglesia tienen que amarse los unos a los otros: "Nosotros amamos porque él nos amó primero" (1Jn 4,19). En realidad, los cristianos tienen que inspirarse en su comportamiento en el amor del Señor Jesús, que llegó a ofrecer su vida por su Iglesia; “y vivid en el amor como Cristo os amó y se entregó por nosotros como oblación y víctima de suave aroma”. (Efesios5, 2).

El último día serán juzgados sobre la base del amor concreto a los hermanos: el que haya ayudado a los necesitados tomará posesión del reino; pero el que se haya cerrado en su egoísmo será enviado al fuego eterno, léase y confróntese Mateo 25,31-46.

37. AMOR SINCERO, CONCRETO Y PROFUNDO.

En los primeros escritos cristianos encontramos continuamente el eco de esta enseñanza de Jesús. Efectivamente, Pablo en sus cartas inculca en diversas ocasiones y en diferentes tonos el amor fraterno: el amor debe ser sincero y cordial: “Vuestra caridad sea sin fingimiento; detestando el mal, adhiriéndoos al bien; amándoos cordialmente los unos a los otros; estimando en más cada uno a los otros”; (Romanos 12,9-10). Los cristianos de Tesalónica demuestran que son modelos perfectos de ese amor sincero; “En todo momento damos gracia a Dios por todos vosotros, recordándoos sin cesar en nuestras oraciones. Tenemos presente ante nuestro Dios y Padre la obra de vuestra fe, los trabajos de vuestra caridad, y la tenacidad de vuestra esperanza en Jesucristo nuestro Señor. Conocemos, hermanos queridos de Dios, vuestra elección”;  (1Tesálocnica 1,3-4) “Nos acaba de llegar de ahí Timoteo y nos ha traído buenas noticias de vuestra fe y vuestra caridad; y dice que conserváis siempre buen recuerdo de nosotros y que deseáis vernos, así como nosotros a vosotros. Así pues, hermanos, hemos recibido de vosotros un gran consuelo, motivado por vuestra fe, en medio de todas nuestras congojas y tribulaciones”. (1Tesálonica 3,6-8), “En cuanto al amor mutuo, no necesitáis que os escriba, ya que vosotros habéis sido instruidos por Dios para amaros mutuamente. Y lo practicáis bien con los hermanos de toda Macedonia. Pero os exhortamos, hermanos, a que continuéis practicándolo más y más”, (1Tesálonica 4,9).

38. EL AMOR CRISTIANO NO SE AGOTA EN EL SENTIMIENTO, SINO QUE HA DE CONCRETARSE EN LA AYUDA

La generosidad a la hora de ofrecer a los necesitados bienes materiales es signo de amor auténtico; “Y del mismo modo que sobresalís en todo: en fe, en palabra, en ciencia, en todo interés y en la caridad que os hemos comunicado, sobresalid también en esta generosidad. No es una orden; sólo quiero, mediante el interés por los demás, probar la sinceridad de vuestra caridad”. (2Corintios 8,7-9s). Efectivamente, el amor cristiano no se agota en el sentimiento, sino que ha de concretarse en la ayuda, en el socorro, en el compartir; por eso el rico que cierra su corazón al pobre no está animado por el amor; “Si alguno que posee bienes de la tierra, ve a su hermano padecer necesidad y le cierra su corazón, ¿cómo puede permanecer en él el amor de Dios? Hijos míos, no amemos de palabra ni de boca, sino con obras y según la verdad”.  (1Juan 3,17-18s).

Como expresa San Juan, en realidad, el que sostiene que ama a un Dios que no ve y no ama al hermano a quien ve es un mentiroso, porque es incapaz de amar verdaderamente a Dios; Si alguno dice: « Amo a Dios », y aborrece a su hermano, es un mentiroso; pues quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve. Y hemos recibido de él este mandamiento: quien ama a Dios, ame también a su hermano. (1Juan 4,20-21. Pero también es verdad lo contrario: la prueba del auténtico amor a los hermanos la constituye el amor a Dios; “En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios: si amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos”.  (1Juan 5,2).

39. DAR GRACIAS A DIOS Y ORAR POR LOS AMIGOS

Los padres y los pastores de las Iglesias se alegran y dan gracias a Dios cuando constatan que el amor fraterno se vive entre los cristianos; “noche y día, me acuerdo de ti en mis oraciones”. (2Timoteo 1,3),  “Por eso, también yo, al tener noticia de vuestra fe en el Señor Jesús y de vuestra caridad para con todos los santos, no ceso de dar gracias por vosotros recordándoos en mis oraciones” (Efesios 1,15), “Damos gracias sin cesar a Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, por vosotros en nuestras oraciones”,  (Colosense 1,3s); “Sed perseverantes en la oración, velando en ella con acción de gracias; orad al mismo tiempo también por nosotros para que Dios nos abra una puerta a la Palabra, y podamos anunciar el Misterio de Cristo”,.“Y por encima de todo esto, revestíos del amor, que es el vínculo de la perfección. Y que la paz de Cristo presida vuestros corazones, pues a ella habéis sido llamados formando un solo Cuerpo. Y sed agradecidos”; (Colosense 3,14); Con el fin de llegar a una fraternidad sincera, amaos entrañablemente unos a otros; “para amaros los unos a los otros sinceramente como hermanos. Amaos intensamente unos a otros con corazón puro " (1Pedro 22)

40. ESTAR ANIMADOS POR EL AMOR FRATERNO

Todos los cristianos tienen que estar animados por el amor fraterno, pero de manera especial los ancianos; “que los ancianos sean sobrios, dignos, sensatos, sanos en la fe, en la caridad, en la paciencia, en el sufrimiento”, (Tito 2,2) este amor, aunque tiene como objeto específico a los miembros de la Iglesia, incluye el respeto para con todos; “Honrad a todos, amad a los hermanos, temed a Dios”,  (1Pedro 2,17), “Ante todo, tened entre vosotros intenso amor, pues el amor cubre multitud de pecados. Sed hospitalarios unos con otros sin murmurar. Que cada cual ponga al servicio de los demás la gracia que ha recibido, como buenos administradores de las diversas gracias de Dios”  (1Pedro 4,8-10).

Así, el que  el que está empapado por este amor fraterno permanece en la luz vive en comunión con Dios, que es luz; “Dios es Luz, en él no hay tiniebla alguna. Si decimos que estamos en comunión con él, y caminamos en tinieblas, mentimos y no obramos la verdad.  Pero si caminamos en la luz, como él mismo está en la luz, estamos en comunión unos con otros,  (1Juan 1,5-8)

41. DIOS MORA EN EL CORAZÓN DEL QUE AMA A SU HERMANO, A SU AMIGO, A SU PRÓJIMO.

Termino esta segunda parte, comentado que no cabe duda que Dios mora en el corazón del que ama a su hermano, a su amigo, a su prójimo. El amor se identifica realmente con Dios; es una realidad divina, una chispa del corazón del Padre comunicada a sus hijos, ante la cual uno se queda admirado, lleno de asombro. San Pablo exalta hasta tal punto esta virtud del amor que llega a colocarla por encima de la fe y de la esperanza, puesto que nunca podrá fallar: en la gloria del reino ya no se creará ni será ya necesario esperar, puesto que se poseerán las realidades divinas, pero se seguirá amando; más aún, la vida bienaventurada consistirá en contemplar y en amar (1Corintios 13). Por consiguiente, el que ama posee ya la felicidad del reino, puesto que vive en Dios, que es amor. La salvación eterna depende de la perseverancia en el amor; “Con todo, se salvará por su maternidad mientras persevere con modestia en la fe, en la caridad y en la santidad”. (1Timoteo 2,15). Dios, en su justicia, no se olvida del amor de los creyentes, concretado en el servicio; “Porque no es injusto Dios para olvidarse de vuestra labor y del amor que habéis mostrado hacia su nombre, con los servicios que habéis prestado y prestáis a los santos”. (Hebreos 6,10). Por eso los cristianos animados por el amor aguardan con confianza el juicio de Dios: “En esto ha llegado el amor a su plenitud con nosotros: en que tengamos confianza en el día del Juicio, pues como él es, así somos nosotros en este mundo. No hay temor en el amor; sino que el amor perfecto expulsa el temor, porque el temor mira el castigo; quien teme no ha llegado a la plenitud en el amor. Nosotros amemos, porque él nos amó primero”. (1Juan 4,17-19).

El Señor les Bendiga y les haga uno en el amor.

Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

Escrito de paso (vacaciones) en Colombia, Tiempo de Navidad, enero de 2011


Fuentes utilizadas para este articulo

Este artículo está apoyado en el Nuevo Diccionario de Teología Bíblica de Rossano, Ravasi y Girlanda, Editorial San Pablo, los textos Bíblicos están tomados de la Sagrada Biblia de Jerusalén (SBJ). Revisado por Anita Luz Núñez Farías.

Este tema está publicado en el Link de mi página WEB www.caminando-con-jesus.org ,  CRONICAS Y COMENTARIOS