Caminando con Jesus www.caminando-con-jesus.org Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

 

SAN FRANCISCO DE SALES

INTRODUCCIÓN A LA VIDA DEVOTA

 

VIDA DE SAN FRANCISCO DE SALES

ÍNDICE

CAPÍTULO

TÍTULO

PRIMERA PARTE DE LA INTRODUCCIÓN

Capítulo I

Descripción de la verdadera devoción

Capítulo II

Propiedad y excelencia de la devoción

Capítulo III

Que la devoción es conveniente a toda clase de vocaciones y profesiones

Capítulo IV

De la necesidad de un director para entrar y avanzar en la devoción

Capítulo V

Que es menester comenzar por la purificación del alma

Capítulo VI

De la primera purificación, que es la de los pecados mortales

Capítulo VII

De la segunda purificación, que es la del afecto al pecado

Capítulo VIII

De como se ha de hacer esta segunda purificación

Capítulo IX

Meditación 1ª: De la creación

Capítulo X

Meditación 2ª: Del fin para el cual hemos sido creados

Capítulo XI

Meditación 3ª: De los beneficios de Dios

Capítulo XII

Meditación 4ª: De los pecados

Capítulo XIII

Meditación 5ª: De la muerte

Capítulo XIV

Meditación 6ª: Del juicio

Capítulo XV

Meditación 7ª : Del infierno

Capítulo XVI

Meditación 8ª: El paraíso

Capítulo XVII

Meditación 9ª : A manera de elección del paraíso

Capítulo XVIII

Meditación l0ª: A manera de elección que el alma hace de la vida devota

Capítulo XIX

Cómo se ha de hacer la confesión general

Capítulo XX

Promesa auténtica para grabar en el alma la resolución de servir a Dios y concluir los actos de penitencia

Capítulo XXI

Conclusión para esta primera purificación

Capítulo XXII

Qué es necesario purificarse del afecto al pecado venial

Capítulo XXIII

Qué hemos de purificarnos del afecto a las cosas inútiles y peligrosas

Capítulo XXIV

Qué hemos de purificarnos de las malas inclinaciones

SEGUNDA PARTE DE LA INTRODUCCIÓN

DIFERENTES AVISOS PARA ELEVACIÓN DEL ALMA A DIOS, MEDIANTE LA ORACIÓN Y LOS SACRAMENTOS

Capítulo I

De la necesidad de la oración

Capítulo II

Breve método para meditar, y primeramente de la presencia de Dios, primer punto de la preparación

Capítulo III

De la invocación, segundo punto de la preparación

Capítulo IV

De la proposición del misterio, tercer punto de la preparación

Capítulo V

De las consideraciones, segunda parte de la meditación

Capítulo VI

De los afectos y propósitos, tercera parte de la meditación

Capítulo VII

De la conclusión y ramillete espiritual

Capítulo VIII

Algunos avisos útiles sobre la meditación

Capítulo IX

De las sequedades que nos vienen en la meditación

Capítulo X

La oración de la mañana

Capítulo XI

De la oración de la noche y del examen de conciencia

Capítulo XII

El retiro espiritual

Capítulo XIII

De las aspiraciones, oraciones, jaculatorias y buenos pensamientos

Capítulo XIV

De la santa misa y cómo se ha de oír

Capítulo XV

De otros ejercicios públicos y en común

Capítulo XVI

Que es menester honrar e invocar a los santos

Capítulo XVII

Cómo se ha de escuchar y leer la palabra de Dios

Capítulo XVIII

Cómo se han de recibir las inspiraciones

Capítulo XIX

De la santa confesión

Capítulo XX

De la comunión frecuente

Capítulo XXI

Cómo se ha de comulgar

TERCERA PARTE DE LA INTRODUCCIÓN

MUCHOS AVISOS SOBRE EL EJERCICIO DE LAS VIRTUDES

Capítulo I

De la elección que conviene hacer en cuanto al ejercicio de las virtudes

Capítulo II

Continuación del mismo razonamiento sobre la elección de las virtudes

Capítulo III

De la paciencia

Capítulo IV

De la humildad exterior

Capítulo V

De la humildad más interior

Capítulo VI

Que la humildad hace que amemos nuestra propia abyección

Capítulo VII

Cómo se ha de conservar el buen nombre practicando, a la vez, la humildad

Capítulo VIII

De la amabilidad para con el prójimo y de los remedios contra la ira

Capítulo IX

De la dulzura con nosotros mismos

Capítulo X

Que es menester tratar los negocios con cuidado, pero sin afán ni inquietud

Capítulo XI

De la obediencia

Capítulo XII

De la necesidad de la castidad

Capítulo XIII

Avisos para conservar la castidad

Capítulo XIV

De la pobreza

Capítulo XV

Cómo ha de practicar la pobreza real el que es rico de hecho

Capítulo XVI

Manera de practicar la pobreza de espíritu

Capítulo XVII

De la amistad y, en primer lugar, de la que es mala y frívola

Capítulo XVIII

Los amoríos

Capítulo XIX

De la verdadera amistad

Capítulo XX

De la diferencia entre la amistad verdadera y las amistades falsas

Capítulo XXI

Advertencia y remedios contra las malas amistades

Capítulo XXII

Algunas otras advertencias sobre las amistades

Capítulo XXIII

De los ejercicios de la mortificación exterior

Capítulo XXIV

De las conversaciones y de la soledad

Capítulo XXV

De la decencia en los vestidos

Capítulo XXVI

Del hablar, y primeramente cómo hay que hablar con Dios

Capítulo XXVII

De la honestidad en las palabras y del respeto debido a las personas

Capítulo XXVIII

De los juicios temerarios

Capítulo XXIX

De la maledicencia

Capítulo XXX

Algunos otros avisos acerca del hablar

Capítulo XXXI

De los pasatiempos y recreaciones, y, en primer lugar, de las que son lícitas y laudables

Capítulo XXXII

De los juegos prohibidos

Capítulo XXXIII

De los bailes y pasatiempos que son peligrosos

Capítulo XXXIV

Cuándo se puede jugar y bailar

Capítulo XXXV

Que es necesario ser fiel en las ocasiones grandes y en las pequeñas

Capítulo XXXVI

Que es menester tener el criterio justo y razonable

Capítulo XXXVII

Los deseos

Capítulo XXXVIII

Aviso a las personas casadas

Capítulo XXXIX

De la honestidad del tálamo nupcial

Capítulo XL

Aviso a las viudas

Capítulo XLI

Una palabra a las vírgenes

 

CUARTA PARTE DE LA INTRODUCCIÓN

LOS AVISOS NECESARIOS CONTRA LAS TENTACIONES MÁS ORDINARIAS

Capítulo I

Que no hay que hacer caso de las palabras de los hijos del mundo

Capítulo II

Que es menester tener buen ánimo

Capítulo III

De la naturaleza de las tentaciones y de la diferencia que hay entre el sentir la tentación y el consentir en ella

Capítulo IV

El sentir y el consentir; dos bellos ejemplos acerca de este punto

Capítulo V

Aliento para el alma que se encuentra tentada

Capítulo VI

De qué manera la tentación y la delectación pueden ser pecado

Capítulo VII

Remedio contra las grandes tentaciones

Capítulo VIII

Que es menester resistir a las tentaciones pequeñas

Capítulo IX

Cómo se han de remediar las pequeñas tentaciones

Capítulo X

Cómo se ha de robustecer el corazón contra las tentaciones

Capítulo XI

De la inquietud

Capítulo XII

De la tristeza

Capítulo XIII

De los consuelos espirituales y sensibles y cómo hay que conducirse en ellos

Capítulo XIV

De las sequedades y esterilidades espirituales

Capítulo XV

Confirmación y aclaración de lo que hemos dicho, con un ejemplo notable

QUINTA PARTE DE LA INTRODUCCIÓN

EJERCICIOS Y AVISOS PARA RENOVAR EL ALMA Y CONFIRMARLA EN LA DEVOCIÓN

Capítulo I

Que cada año conviene renovar los buenos propósitos con los ejercicios siguientes

Capítulo II

Consideración sobre el inmenso beneficio que Dios nos hace al llamarnos a su servicio, según la promesa ya citada

Capítulo III

Del examen de nuestra alma sobre el avance en la vida devota

Capítulo IV

Examen del estado de nuestra alma con relación a Dios

Capítulo V

Examen de nuestro estado con relación a nosotros mismos

Capítulo VI

Examen del estado de nuestra alma con relación al prójimo

Capítulo VII

Examen sobre los afectos de nuestra alma

Capítulo VIII

Afectos que es menester excitar después del examen

Capítulo IX

Consideraciones oportunas para renovar nuestros buenos propósitos

Capítulo X

Primera consideración: de la excelencia de nuestras almas

Capítulo XI

Segunda consideración: de la excelencia de las virtudes

Capítulo XII

Tercera consideración: del ejemplo de los santos

Capítulo XIII

Cuarta consideración: del amor que Jesucristo nos tiene

Capítulo XIV

Quinta consideración: del amor eterno de Dios a nosotros

Capítulo XV

Afectos generales sobre las anteriores resoluciones, y conclusión del ejercicio

Capítulo XVI

De los sentimientos que es menester conservar después de este ejercicio

Capítulo XVII

Respuesta a dos objeciones que pueden hacerse acerca de esta «Introducción»

Capítulo XVIII

Tres últimos e importantes avisos para esta «Introducción»

p.s.donoso@vtr.net