PEREGRINACIÓN A TIERRA SANTA

CASA DE SAN JOSE

 AGOSTO DE 2010

 

CASA DE SAN JOSÉ. Debajo de la iglesia y de los restos cruzados y bizantinos, se puede observar la cisterna de la casa de la Sagrada Familia, a su regreso de Egipto, convertida por la primera comunidad judeocristiana en baptisterio. En esta casa, Jesús aprendió a hablar y a caminar. Aquí creció “en edad, en sabiduría y en gracia”, obedeciendo a José y a María.

¡San José, guardián de Jesús y casto esposo de María, tú empleaste toda tu vida en el perfecto cumplimiento de tu deber. Tú mantuviste a la Sagrada Familia de Nazaret con el trabajo de tus manos. Protege bondadosamente a los que se vuelven a ti. Tú conoces sus aspiraciones y sus esperanzas. Ellos se dirigen a ti porque saben que tú los comprendes y proteges. Tú también supiste de pruebas, cansancio y trabajo. Pero, aun dentro de las preocupaciones de la vida, tu alma estaba llena de profunda paz, debido al íntimo trato que gozaste con el Hijo de Dios que te fue confiado. Amén.

Beato Juan XXIII

Interior del Templo

 

Bella imagen pintada en el Presbiterio del Templo

Este Vitreaux esta bajo la Iglesia, San José recibe a María

Otro Vitreaux, la Buena Muerte de san José

la cisterna de la casa de la Sagrada Familia

Mural de la Casa de san José en el templo

 

 

Es sorprendente cuántos favores me ha hecho Dios por medio de San José, de los peligros que me ha librado, así de cuerpo como de alma. A otros Santos parece les dio el Señor gracia para socorrer en una necesidad, a este glorioso Santo tengo experiencia que socorre en todas y que quiere el Señor darnos a entender que así como le fue sujeto en la tierra, así en el cielo hace cuanto le pide. Querría yo persuadir a todos fuesen devotos de este glorioso Santo, por la gran experiencia que tengo de los bienes que alcanza de Dios. No he conocido persona que le sea devota, que no la vea más aprovechada en la virtud; porque ayuda en gran manera a las almas que a él se encomiendan.

Santa Teresa de Jesús

 

Junto a Anita

Miguel Angel y Trini, en la parte superior de la cisterna

 

Renovación del matrimonio

Oración. Oh Dios, que escogiste a San José para ser el padre adoptivo de tu hijo y el casto esposo de María, concédenos imitar las virtudes de este varón justo, es especial la obediencia a tu voluntad, cumplimiento de los deberes religiosos, amor familiar, espíritu de trabajo y profunda humildad.

Mis amigos

 

Pedro Sergio Antonio Donoso Brant, ocds

www.caminando-con-jesus.org