MISA DIARIA DE CAMINANDO CON JESUS

Www.caminando-con-jesus.org            www.caminando-con-maria.org

Página de PEDRO SERGIO ANTONIO DONOSO BRANT, 18 años en Internet

799PX-~1

La edición de la Misa Diaria, Reflexión Bíblica, Lectio Divina y Santoral, enviada por correo por sistema de grupos, es las más antigua de Internet, comenzó en el año 1998 y hoy llega a más de 23.500 suscriptores de 56 países distintos. Se envía desde Santiago de Chile. Si desea suscribirse o comunicar algo, escriba al correo electrónico: caminandoconjesus@vtr.net

Este subsidio está publicado todos los días en la página WEB en este link: MISA DIARA

      Cantidad de visitas acumuladas desde el año 2003 al ENLACE Misa Diaria:   Contador Gratis 

Está permitido el re-envío, la copia y la publicación de esta página, solo ruego indicar el autor y las fuentes de origen.

Suscriptores: 23.519

Fecha: 07-02-2016

Edición Nº 4.579

LITURGIA DE LA HORAS

facebook

 

Para ver la Misa celebrada en la Parroquia María Virgen Madre de Madrid España, por los Franciscanos de María., Pinchar este link; MISA DIARIA POR VIDEO o en este linkhttp://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1  

Misa en EWTN: http://www.ewtn.com/espanol/index.asp

Domingo V Semana T.O

 

“NO TEMAS, DE AHORA EN ADELANTE SERÁS PESCADOR DE HOMBRES”.

La grandeza de Pedro en este pasaje evangélico consiste en no fiarse de sí mismo, de su propio juicio, de su «experiencia». Humanamente hablando, como pescador experimentado, tenía razones de sobra para oponerse a la orden de Jesús: “Maestro, hemos trabajado la noche entera y no hemos sacado nada”, sin embargo, deja sus conocimientos y su experiencia a un lado para apoyarse en la palabra de Jesús, “pero si Tú lo dices, echaré las redes”. Muchas dificultades en nuestra vida de fe provienen de aquí: nos aferramos a nuestras «experiencias», muchas veces mal hechas, en lugar de fiarnos pura y simplemente de la palabra de Cristo.

Es precisamente este salto de fe el que capacita a Pedro para colaborar eficazmente con Cristo. Primero ha tenido que pasar por la experiencia de un fracaso: a pesar de muchos esfuerzos,  no han sacado nada”. Y desde esa experiencia de su pobreza puede abrirse a recibir una gran redada, una pesca abundante, pero como don, como gracia. Sólo así Jesús puede decirle: “No temas, de ahora en adelante serás pescador de hombres”. .

Y es que para colaborar con Cristo en su misión y en su tarea no bastan las cualidades humanas. Para ser instrumento de Cristo y de su obra hace falta «perder pie» y caminar en la fe, apoyado en la humildad. Es también está la experiencia de Pedro –“Aléjate de mí, Señor, porque soy un pecador”–, que va unida al asombro por la grandeza de Cristo y por su capacidad de realizar acciones que sobrepasan infinitamente las posibilidades humanas. 

Para ver la Reflexión completa de las 3 lecturas y el salmo de la Liturgia de este domingo pinchar este link: (Enlace): PALABRA DE DIOS

 

I. RITOS INICIALES

ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 94, 6-7

Vengan, inclinémonos para adorar a Dios, doblemos la rodilla ante el Señor que nos creó; porque él es nuestro Dios.

ACTO PENITENCIAL

·         Tú, que eres nuestra fuerza. Señor, ten piedad

·         Tú, que eres nuestra esperanza. Cristo, ten piedad

·         Tú, que nos das tu alegría y tu paz. Señor, ten piedad

SE DICE GLORIA A DIOS.

Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso. Señor, Hijo único, Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre; tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra suplica; tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque sólo tú eres Santo, sólo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén. Se dice Gloria

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, cuida a tu familia con incansable bondad, y, ya que sólo en ti ha puesto su esperanza, defiéndela siempre con tu protección. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

II. LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA Is 6, 1-8

Los israelitas, desde los tiempos del desierto, guardaban la creencia en espíritus buenos y malos. Algunos de ellos se mostraban en forma de serpientes ardientes. Aquí el Señor se manifiesta rodeado de serafines con rostro humano. Isaías recibe su misión: Será el portavoz del Señor. Sin embargo, el pueblo en vez de creer, se endurecerá.

Lectura del libro de Isaías.

El año de la muerte del rey Ozías, yo vi al Señor sentado en un trono elevado y excelso, y las orlas de su manto llenaban el Templo. Unos serafines estaban de pie por encima de Él. Cada uno tenía seis alas. Y uno gritaba hacia el otro: «Santo, santo, santo es el Señor de los ejércitos! Toda la tierra está llena de su gloria». Los fundamentos de los umbrales temblaron al clamor de su voz, y la Casa se llenó de humo. Yo dije: «Ay de mí, estoy perdido! Porque soy un hombre de labios impuros, y habito en medio de un pueblo de labios impuros; y mis ojos han visto al Rey, el Señor de los ejércitos!» Uno de los serafines voló hacia mí, llevando en su mano una brasa que había tomado con unas tenazas de encima del altar. Elle hizo tocar mi boca, y dijo: «Mira: esto ha tocado tus labios; tu culpa ha sido borrada y tu pecado ha sido expiado». Yo oí la voz del Señor que decía: « ¿A quién enviaré y quién irá por nosotros?» Yo respondí: «Aquí estoy: envíame!»

Palabra de Dios.

SALMO Sal 137, 1-5.7-8

El Salmo 137, que hace eco al texto de la vocación de Isaías, nos convida a celebrar, nosotros también, la trascendencia y la cercanía del Dios vivo.

R. Te cantaré, Señor, en presencia de los ángeles.

Te doy gracias, Señor, de todo corazón, porque has oído las palabras de mi boca. Te cantaré en presencia de los ángeles y me postraré ante tu santo Templo. R.

Daré gracias a tu Nombre por tu amor y tu fidelidad. Me respondiste cada vez que te invoqué y aumentaste la fuerza de mi alma. R.

Que los reyes de la tierra te bendigan al oír las palabras de tu boca, y canten los designios del Señor, porque la gloria del Señor es grande. R.

Tu derecha me salva. El Señor lo hará todo por mí. Tu amor es eterno, Señor, no abandones la obra de tus manos! R.

SEGUNDA LECTURA 1 Cor 15, 1-11

San Pablo recuerda a sus discípulos el conocimiento único que hace feliz a la humanidad: Cristo resucitado, es el corazón del mensaje cristiano. No se trata de un cuento o de una novela, sino de un acontecimiento plasmado en la historia de la humanidad. Algunos piensan que todo termina con la muerte, por eso hay que con formarse con el momento presente. Sin la resurrección futura, la vida no tendría sentido.

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto.

Hermanos, les recuerdo la Buena Noticia que yo les he predicado, que ustedes han recibido y a la cual permanecen fieles. Por ella son salvados, si la conservan tal como yo se la anuncié; de lo contrario, habrán creído en vano. Les he trasmitido en primer lugar, lo que yo mismo recibí:

Cristo murió por nuestros pecados, conforme a la Escritura. Fue sepultado y resucitó al tercer día, de acuerdo con la Escritura. Se apareció a Cefas y después a los Doce. Luego se apareció a más de quinientos hermanos al mismo tiempo, la mayor parte de los cuales vive aún, y algunos han muerto. Además, se apareció a Santiago y a todos los Apóstoles. Por último, se me apareció también a mí, que soy como el fruto de un aborto. Porque yo soy el último de los Apóstoles, y ni siquiera merezco ser llamado Apóstol, ya que he perseguido a la Iglesia de Dios. Pero por la gracia de Dios soy lo que soy, y su gracia no fue estéril en mí, sino que yo he trabajado más que todos ellos, aunque no he sido yo, sino la gracia de Dios que está conmigo. En resumen, tanto ellos como yo, predicamos lo mismo, y esto es lo que ustedes han creído.

Palabra de Dios.

ALELUYA Mt 4,19

Aleluya. Síganme, y Yo los haré pescadores de hombres”, dice el Señor. Aleluya.

EVANGELIO Lc 5, 1-11

En el bien conocido relato de la pesca milagrosa, Jesús dirige su primer llamado a Pedro y a los demás. Hasta el momento, ellos habían sido discípulos lejanos del Maestro. Pero desde ahora, después de haber descubierto el poder de su Palabra, están preparados para seguirlo más de cerca. Por eso, dejaron todo y lo siguieron.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

En una oportunidad, la multitud se amontonaba alrededor de Jesús para escuchar la Palabra de Dios, y Él estaba de pie a la orilla del lago de Genesaret. Desde allí vio dos barcas junto a la orilla del lago; los pescadores habían bajado y estaban limpiando las redes. Jesús subió a una de las barcas, que era de Simón, y le pidió que se apartara un poco de la orilla; después se sentó, y enseñaba a la multitud desde la barca. Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: «Navega mar adentro, y echen las redes». Simón le respondió: «Maestro, hemos trabajado la noche entera y no hemos sacado nada, pero si Tú lo dices, echaré las redes». Así lo hicieron, y sacaron tal cantidad de peces, que las redes estaban a punto de romperse. Entonces hicieron señas a los compañeros de la otra barca para que fueran a ayudarlos. Ellos acudieron, y llenaron tanto las dos barcas, que casi se hundían. Al ver esto, Simón Pedro se echó a los pies de Jesús y le dijo: «Aléjate de mí, Señor, porque soy un pecador. El temor se había apoderado de él y de los que lo acompañaban, por la cantidad de peces que habían recogido; y lo mismo les pasaba a Santiago y a Juan, hijos de Zebedeo, compañeros de Simón. Pero Jesús dijo a Simón: «No temas, de ahora en adelante serás pescador de hombres». Ellos atracaron las barcas a la orilla y, abandonándolo todo, lo siguieron.

Palabra del Señor.

EL CREDO

Creo en Dios Padre todopoderoso. Creador del cielo y de la tierra. Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor; que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos; al tercer día resucitó de entre los muertos; subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre todopoderoso; desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos.

Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los Santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne, y la vida eterna. Amén.

ORACIÓN DE LOS FIELES

Señor, eterno es tu amor, (Sal 137,8) no cese la labor de tus manos en medio de tu Iglesia.

Escucha nuestra oración.

·         Tu santidad, Dios nuestro, llena toda la tierra. (Is 6,3), Pero, Tú, Señor, quieres que llene primero nuestra vida. ¡Haz que cada una de nuestras jornadas te dé gloria!

·         Tú preguntas: ¿Quién será nuestro mensajero? (Is, 6,8), Pero Tú, Señor, nos llamas a todos a dar testimonio de tu Evangelio. Concédenos ser fieles en este testimonio.

·         Tú estableces algunos de entre nosotros como “pescadores de hombres” (Lc 5,10), para echar la red de tu Palabra. Guárdalos en el gozo de tu servicio.

Señor, extiende tu mano para salvarnos. No abandones la obra de tu amor. El poder de tu amor lo ha hecho todo por nosotros (Sal 137,8), por medio de tu Hijo Jesucristo, nuestro Salvador y nuestro hermano.

III. LITURGIA EUCARÍSTICA

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Señor y Dios nuestro, que has creado los frutos de la tierra para sostener nuestra fragilidad, haz que estos dones se conviertan en sacramento de Vida Eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO DOMINICAL DURANTE EL AÑO

RITO DE COMUNIÓN

PADRE NUESTRO

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

LA PAZ

Señor Jesucristo, que dijiste a tus apóstoles: “La paz os dejo, mi paz os doy”. No tengas en cuenta nuestros pecados, sino la fe de tu Iglesia, y, conforme a tu palabra, concédele la paz y la unidad. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

CORDERO

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, danos la paz.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Cfr. Sal 106, 8-9

Den gracias al Señor por su misericordia y por sus maravillas en favor de los hombres, porque El sació a los que sufrían sed y colmó de bienes a los hambrientos.

O bien: Mt 5, 4.6

Felices los afligidos, porque serán consolados. Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, que nos hiciste compartir el mismo pan y el mismo cáliz, concédenos vivir de tal manera que, unidos en Cristo, demos fruto con alegría para la salvación del mundo.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

IV. RITO DE CONCLUSION

BENDICION

Canto final

 

  REFLEXIÓN BÍBLICA

 

"No temas, de ahora en adelante serás pescador de hombres"

Lc 5, 1-11

Autor: Pedro Sergio Antonio Donoso Brant


1.   SE AMONTONABA ALREDEDOR DE EL PARA ESCUCHAR SU PALABRA

Estando Jesús de pie a la orilla del lago de Genesaret, la multitud se amontonaba alrededor de El para escuchar su Palabra, mensaje de verdad, de vida y esperanza, es por ese motivo que las gentes se apresuraba a oírla. Podemos suponer que las gentes buscaban la posibilidad de conseguir algo, de ver u oír algo nuevo, pero no solo eso es lo que ha levantado expectativas en el pueblo que se agrupa a su alrededor, la Palabra de Jesús seduce, cautiva, encanta, hay entonces gran interés para escuchar su mensaje.

En efecto la gente estaba ansiosa de oír la Palabra de Dios, ellos tenían hambre, sed de justicia y hambre de la Palabra. En este párrafo del Evangelio, se dice lo que se hace, pero no se dice cuál es la enseñanza especifica de Jesús a las gentes que se agrupaban junto a Él. Pero fijémonos en esta expresión: algunas versiones de este Evangelio, dicen que la gente se agolpaba, otras que se amontonaban, ambas son sinónimos de aglomerar o acumular, su Palabra entonces era absolutamente atractiva. Así es, como la gente rodea de tal forma a Jesús, que no le deja moverse libremente. “Entonces desde allí vio dos barcas junto a la orilla del lago”; los pescadores habían bajado y estaban limpiando las redes. Jesús subió a una de las barcas, que era de Simón (Pedro), y le pidió que se apartara un poco de la orilla; después se sentó, y enseñaba a la multitud desde la barca.

2.   "NAVEGA MAR ADENTRO, Y ECHEN LAS REDES"

Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: "Navega mar adentro, y echen las redes". Con estos hechos aprendemos cómo Pedro llega a ser el discípulo que es de Jesús, como ha sido elegido, como Jesús le confía el ministerio y como lo llama para que lo siga. En efecto, Jesús le está encargando a Pedro su misión de discípulo, y es un cometido de tipo universal, no solo debe pescar gente de su misma nacionalidad, en este caso pescar “israelitas”, sino “personas” de todos los orígenes y razas, lo que constituirá el nuevo pueblo de Dios, que estará integrado por judíos y paganos, y así sucederá con el tiempo, como ocurrió en esta pesca, abundante.

Simón le respondió: "Maestro, hemos trabajado la noche entera y no hemos sacado nada, pero si tú lo dices, echaré las redes". En efecto Jesús es el líder, él tiene el primer puesto, El dirige, Él tiene influencia sobre todos, Él sirve y entrega. Cuando las cosas se hacen sin la dirección de Jesús son distintas, como lo que le sucedió a Pedro y a su grupo, que se había pasado toda la noche trabajando mucho y afanosamente, pero sin embargo no habían pescado nada, pero cuando las cosas se hacen como señala Jesús, todo cambia. Importante lo que hace Pedro, inmediatamente acoge la petición del Señor, y puestos a la obra, “así lo hicieron, y sacaron tal cantidad de peces, que las redes estaban a punto de romperse”.

Siguiendo la orden de Jesús, el resultado es una pesca abundante a pesar de no ser la hora apropiada; tan abundante que tuvieron que hacer señas a los compañeros de la otra barca para que fueran a ayudarlos. Ellos acudieron, y “llenaron tanto las dos barcas, que casi se hundían”.

3.   ADENTRO DE NOSOTROS, EN NUESTRAS PROFUNDIDADES, EN NUESTRA INTIMIDAD

Seguro que cuando Pedro hecho las redes al mar, a pesar de que durante la noche no había pescado, lo hizo con fe en su Maestro, así aprendemos que siempre debemos echar las redes en nombre de Jesús, siempre confiados en su palabra.

El navegar mar adentro, también es adentro de nosotros, en nuestras profundidades, en nuestra intimidad, en nuestro corazón, morada del Señor, fuera de todo bullicio, para oír solo a Dios. En el silencio para oírlo plenamente. Porque cuando el corazón esta despojado de todo, está mejor preparado para darle cabida a Dios. En la abstracción o separación de toda la realidad que nos rodea menos lo que es de Dios, el alma queda en sus mejores condiciones, y solo así es cuando podemos oír la Palabra del Señor.

4.   CON JESÚS Y BAJO SU DIRECCIÓN, LAS REDES SE LLENAN EN ABUNDANCIA.

¿Estamos preparados para echar las redes al mar? Cuando hemos remado mar adentro, cuando hemos sido capaces de penetrar en la soledad de nuestro interior, esa es la hora de echar las redes. Cuando nuestro corazón ha penetrado en nosotros mismos, es entonces cuando trabajamos con Cristo y echamos las redes en su nombre. Sin Él, nos fatigaremos inútilmente, sin frutos, si pescar lo que deseamos, pero con Jesús y bajo su dirección, las redes se llenan en abundancia.

5.   "NO TEMAS, DE AHORA EN ADELANTE SERÁS PESCADOR DE HOMBRES".

Así fue, como al ver este resultado abundante, bajo la orientación del Señor, Simón Pedro se echó a los pies de Jesús y le dijo: "Aléjate de mí, Señor, porque soy un pecador". El temor se había apoderado de él y de los que lo acompañaban, por la cantidad de peces que habían recogido; y lo mismo les pasaba a Santiago y a Juan, hijos de Zebedeo, compañeros de Simón. Pero Jesús dijo a Simón: "No temas, de ahora en adelante serás pescador de hombres".

Entonces, ellos atracaron las barcas a la orilla y, “abandonándolo todo, lo siguieron”. La parábola en acción de la pesca milagrosa le dice a Pedro y a los otros lo que va a ser su vida apostólica en adelante en nombre de Jesucristo. Y no sólo Pedro, sino el que los otros lo dejaron todo, es la vocación que aquí late en todo el fondo del pasaje, y porque no relata que dejando todas las cosas, no sólo se fueron con El, sino que mucho más: lo “siguieron”. La llamada fue eficaz. Aquel día tomó Cristo definitivamente sus cuatro primeros discípulos.

6.   HAY QUE HACERLO TODO POR EL SEÑOR, SOLO EL DA SENTIDO A NUESTRAS OBRAS.

Ser discípulo implica, llegado el caso, “dejarlo todo”. Puesto que los discípulos se hacen miembros de una comunidad guiada por Jesús, las personas llamadas al discipulado tienen que estar preparadas para abandonar sus cosas y no separarse de Jesús, vivir estrechamente unidos a Él, todo cambia con El, eso fue lo que le ocurrió a Pedro, echo las redes en nombre de Jesús y pesco en abundancia.

Jesús nos quiere ver a su lado, pero no para ser visto por los hombres, sino para ser visto por Dios, para agradar a Dios, y para hacernos saber cómo trabajar para que los demás se salven.

Pero hay que hacerlo todo por el Señor, solo El da sentido a nuestras obras. Trabajemos con Jesús, en la oración y la contemplación, Él nos dirá dónde y cómo echar las redes, porque así como las gentes se agolpaban para oír al Señor, es necesario que nosotros oigamos y la meditemos la Palabra de Dios para saberla como transmitirla y para que nuestra pesca sea fructífera

El Señor les Bendiga

Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

PARA LA LECTIO DIVINA  (3)

 

“LO QUE AGRADA A DIOS EN MI PEQUEÑA ALMA ES LA CONFIANZA CIEGA QUE TENGO EN SU MISERICORDIA” (Santa Teresita de Lisieux).

Rema mar adentro y echad las redes para pescar. Jesús se fija en nosotros/as, su palabra nos elige. Jesús nos invita a remar hacia lo más íntimo del corazón. Sin interioridad y verdad no hay posibilidad de persona nueva y de nueva creación. Quiere que crucemos el umbral que nos separa de nosotros mismos. Orar es dejar entrar a Jesús en nuestra vida y que actúe en ella. Entra en mi barca, Señor. Contigo, todo puede cambiar en mi vida. Tú eres el camino y la verdad de mi vida.

Nos hemos pasado la noche bregando y no hemos pescado nada. Ir más allá. Orar es ir más allá de nuestras experiencias limitadas de la realidad. La nada no es el final, puede ser el comienzo de lo inesperado de Dios. Gracias a Jesús, nuestro pecado puede convertirse en espacio de intimidad, nuestras frustraciones y fracasos en plenitud alborozada, nuestras manos desalentadas en manos capaces de sembrar semilla en el campo. Pero “somos tan caros y tan tardíos de darnos del todo a Dios… que no acabamos de disponernos” (Santa Teresa) para que Dios haga maravillas. Más allá de mi debilidad está tu fuerza, Señor; más allá de mi nada, tu amor.

Por tu palabra, echaré las redes. ¿Cómo ir más allá de los datos, tan cargados de desconfianza, que la realidad nos aporta? ¿Cómo dejar fuera el escepticismo? El mediodía no es tiempo de pesca y la noche ha sido estéril, pero la palabra de Jesús rompe nuestras lógicas y abre a la sorpresa; tiene poder de transformar, de dar un sentido nuevo a la vida. Orar es confiar, es entrar sin miedo en un abandono confiado, es hacer un silencio grande para oír la voz poderosa de Jesús, que llama a lo que no es para que sea. Tu palabra le abre futuro a mi vida. Confío en ti.  

Apártate de mí, Señor, que soy un pecador. No es fácil convivir con Jesús cuando somos tan distintos, pero Él nos sorprende y, sobre nuestra vulnerabilidad, construye el misterio de la Iglesia. Ocultando la verdad de lo que somos, no crecemos por dentro y se acobarda el ánimo para todo lo bueno. Someto mi vida a la luz de tu presencia, Señor. Te confieso mi pecado y Tú me confiesas tu amor.

Y, dejándolo todo, lo siguieron. ¡Qué sorprendentes son los caminos de Jesús! Él nos guía hasta poder decirle: “Aquí estoy, envíame”. ¡Qué locura de amor la de Jesús! El seguimiento brota de la gratitud ante la misericordia entrañable de Jesús que nos ha querido a su lado. “Si no conocemos que recibimos, no despertamos a amar” (Santa Teresa). Sí, Jesús, voy a Ti. Envíame si Tú quieres. Sea lo que sea, te doy las gracias.

ORACION (3)

 

Pidamos a la Santísima Virgen, que en su vida terrena transcurrió más años con su Hijo que sin Él, que sepamos crecer en la familiaridad con Cristo, en este cotidiano contacto con Él, por medio de una mirada atenta a la realidad, por medio de la oración constante. Que sepamos fijarnos en este “pero” que entró en el mundo, para no dejarlo jamás. Y unidos a él, unidos a Pedro, decimos también nosotros hoy y siempre: «Fiat mihi secundum verbum tuum – Señor, que se haga en mí según tu palabra», «Señor, en tu nombre echaré las redes». Amén.

 

SANTORAL (4)

 

BEATO PIO IX

EL PAPA LARGO EN NOMBRES Y EN AÑOS DE PONTIFICADO: 31 AÑOS. EL SEGUNDO DESPUES DE SAN PEDRO QUE DURO ENTRE 34 Y 37.

SUS ORIGENES

Giovanni María Giambattista Pietro Pellegrino Isidoro Mastai Ferretti Sollazzi nació en Senigallia, Italia, 13 de mayo de 1792, el noveno hijo del conde Girolamo Mastai Ferretti y de su esposa Caterina Sollazzi. Quiso pertenecer a la Guardia Noble de la Santa Sede, pero fue rechazado por su epilepsia y estudió teología en el seminario de Roma. Fue ordenado sacerdote en abril de 1819, y fue nombrado rector del Instituto Tata Giovanni de Roma, hasta que fue enviado a Chile y a Perú como secretario del nuncio apostólico, Giovanni Muzi. Regresó a Roma para dirigir el hospital de San Michele y para ocupar el cargo de canónigo de Santa María in Via Lata.

ARZOBISPO DE SPOLETO

Consagrado arzobispo de Spoleto, destacó por haber conseguido la amnistía para los participantes en una fallida revolución que en 1831 se había extendido a aquella ciudad, por lo que ganó fama de liberal. Al año siguiente fue trasladado al obispado de Imola, manteniendo el cargo de arzobispo ad personam. Gregorio XVI lo nombró cardenal in pectore. En 1840 fue proclamado cardenal del título de Santos Pedro y Marcelino.

ELEGIDO SUCESOR DE PEDRO

Al morir Gregorio XVI, en un momento de ambiente político inestable en Italia, varios cardenales extranjeros decidieran no asistir al Cóclave. A su comienzo, sólo estaban presentes 46 de los 62 cardenales. El cónclave, se celebró en el palacio del Quirinal de Roma, entonces y se dividieron los cardenales en conservadores y liberales. Los conservadores apoyaban a Luigi Lambruschini, cardenal obispo de Sabina y secretario de Estado Gregorio XVI. Los liberales apoyaban alternativamente a dos candidatos: a Tommaso Pasquale Gizzi, cardenal del título de Santa Pudenziana, y al cardenal Mastai Ferretti. En la primera votación, Mastai Ferretti obtuvo quince votos y los demás votos fueron para Lambruschini y Gizzi. Muchos pensaban que si Lambruschini no resultaba elegido, lo sería Gizzi.Por fin los liberales y moderados decidieron votar por Mastai Ferretti, contra la mayor parte de los gobiernos de Europa. El segundo día del cónclave, el 16 de junio de 1846, Mastai Ferretti fue elegido papa. Como era de noche, sólo lo anunció la fumata blanca. Muchos católicos asumieron que Gizzi había sido escogido como sucesor de San Pedro. De hecho, hubo celebraciones en su ciudad natal, Ceccano, y sus ayudantes, según la tradición, quemaron sus hopalandas cardenalicias.

FUE PROCLAMADO AL DIA SIGUIENTE

A la mañana siguiente, se anunció la elección del cardenal Mastai Ferretti. Cuando el nuevo papa apareció en el balcón, el clima fue jubiloso. Mastai Ferretti escogió el nombre de Pío IX en honor de Pío VII. A las pocas horas de su elección llegó a Roma Karl Kajetan Gaisruck, cardenal arzobispo de Milán, con el veto del emperador Fernando I de Austria-Hungría a la elección de Mastai Ferretti, pero los hechos ya se habían consumado.

Pío IX fue coronado el 21 de junio por el cardenal Ludovico Gazzoli. Inmediatamente nombró a Gizzi secretario de Estado. Los liberales europeos aplaudieron su elección como Sumo Pontífice.

SUMO PONTIFICE

Pío IX era un hombre culto y de ideas liberales. Cuando salió elegido, proclamó amnistía para los presos con delitos políticos e instituyó La Consulta, que ofrecía algo más de libertad para los ciudadanos de los Estados Pontificios. Por sus propósitos liberalizadores tuvo que pugnar arduamente con la curia romana, hasta el punto que en dos años tuvo siete secretarios de Estado.

SERVIR A LA IGLESIA

La única ambición de Pío IX, servir a la Iglesia, se arraigaba en una fe pro­funda y en una ardiente piedad. Sus adver­sarios han criticado lo que llamaban su "misti­cismo", la tendencia a remitirse en todo a la acción de la divina Providencia. Pero no puede sino admirarse su total confian­za en Dios, su preocupación por no adoptar ninguna decisión importante sin antes invocar a la Virgen, el tiempo que siempre concedió al rezo en su vida. Escrupulosamente fiel a su meditación cotidiana, gustaba de recitar su breviario de rodillas, rezar largamente ante el Santo Sacramento y entrar en las iglesias en el curso de sus paseos. la afirmación de Manning: "Es la persona más sobrenatural que nunca haya visto", por la observación de Talbot: "El santo padre es un hombre excelente, pero no es un santo; tiene sus debilidades." En todo caso, no cabe duda que no solamente su fervor, que constituía la admiración de cuantos le veían oficiar, respondía al estado de sus sentimientos íntimos, sino que su preocu­pación dominante fue siempre y ante todo la de actuar como sacerdote, en hombre de Iglesia, responsable ante Dios de la defensa de los valores cristianos, amenazados por el aumento de la impiedad, del laicismo y del racionalismo.

SU CELO

No fue por ambición personal por lo que alentó, cada vez más abiertamente, los pro­gresos de la corriente ultramontana, sino porque veía en ello la condición para la res­tauración y expansión de la vida católica allí donde las intervenciones gubernativas en la vida de la Iglesia amenazaban con ahogar el ardor apostólico, y el mejor medio para inte­grar a todas las fuerzas vivas del catolicismo y que éstas pudiesen reaccionar contra la ola ascendente del liberalismo anticristiano.

PASTOR DE ALMAS

Fue un hombre excelente, como decía Talbot; un hombre que, sin ser un genio, no estaba falto de talento ni de carácter; fue, sobre todo, un pastor de almas, celoso y cuidadoso. Al menos, tal nos aparece Pío IX. Emilio Ollivier, nos sitúa al papa con sus cualidades: Su vida es de una santidad edificante, su alma de una pureza angélicas. Es desintere­sado. Su inteli­gencia es de una encantadora espontaneidad. Capta rápidamente las ideas, pero son otros quienes las han fraguado. Es sagaz, pero otros fueron profundos. Ve con propiedad el aspecto de las cosas que se le muestran. Siempre influido, nunca es dominado, aunque, debido a la movilidad de sus impresiones, no experimenta durante mucho tiempo una misma influencia. Es cauto en los asuntos importantes. Corrige por su buena disposi­ción y la amabilidad de su acogida, los consejos que un círculo íntimo y apasionado le dan, aunque en ocasiones, otros no dieron crédito a las pasiones de su corte. Pero el Papa no conoce el odio.

UN PAPA POPULAR

Cuantos se aproximaron a Pío IX confesaban la fascinante atracción que dimanaba de su persona y a la que contribuían muchos elementos: una gran prestancia, un aire de aristócrata, junto a una gran sencillez -"noble y digno con desen­voltura; desenvuelto con dignidad", decía Spada-; una voz musical, hechizante, que secundaba maravillosamente sus dotes innatas de orador.

HUIDA A GAETA

Durante las revoluciones de 1848 en Roma se proclamó la república y el papa tuvo que huir a Gaeta, en el reino de las Dos Sicilias, disfrazado de monje. Cuando sus territorios le fueron restituidos por los franceses volvió con ideas menos liberales.

LOS PROTESTANTES

En 1853 se reconcilió con las monarquías protestantes de los Países Bajos e Inglaterra, que permitieron el restablecimiento en sus países de la jerarquía católica.

Siguió encaminado al repliegue doctrinal y a la preservación de los Estados Pontificios, amenazados por la unificación de los territorios italianos que estaba llevando a cabo el reino de Piamonte.

EL SYLLABUS

En 1864 promulgó la encíclica Quanta cura con el Syllabus, y sus ochenta proposiciones condenatorias de las doctrinas más progresistas del momento. Anatematizó el panteísmo, el naturalismo, el nacionalismo, el indiferentismo, el latitudinarismo, el socialismo, el comunismo, el liberalismo, las sociedades secretas, el biblismo, y la autonomía de la sociedad civil. Además, rechazaba la existencia de una ética natural (en contraposición a la moral católica), no permitía el matrimonio civil y no toleraba oposición alguna al poder temporal de los papas.

EL DOGMA DE LA INMACULADA

Con la encíclica Ineffabilis Deus de 8 de diciembre de 1854 proclamó el dogma de la Inmaculada Concepción, que en 1830, al entregarle la Medalla Milagrosa a Catalina Labouré, proclamaba: “¡Oh María sin pecado concebida!” Y 24 años después, Pío IX definió el dogma, en 1854. Fue un Cardenal de la Iglesia: Lambruschini, quien viendo al papa Pío IX, hoy ya Beato, triste y abatido por los conflictos que azotaban a la Iglesia, le aconsejó apresurar la definición. Cuatro años después, el 25 de marzo de 1858, la Virgen le dirá en Lourdes a Bernadette, “Soy la Inmaculada Concepción”. Para honor de la Santa e Indivisible Trinidad, para honor y decoro e la Virgen Madre, para exaltación de la fe católica y aumento de la cristiana religión, por la autoridad de Nuestro Señor Jesucristo, de. los bienaventurados apóstoles Pedro y Pablo y por la nuestra,

—Declaramos, pronunciamos y definimos que la doctrina que afirma que la bienaventurada Virgen María fue preservada y totalmente exenta de la mancha del pecado original desde el primer instante de su concepción, por un privilegio y gracia singular de Dios omnipotente y en vista de los méritos de Jesucristo, salvador del género humano, es una doctrina revelada, y por consiguiente, debe ser firme y constantemente creída por todos los fieles.

(Bula lneffabilis Deus, 8 diciembre 1854.)

También convocó el Concilio Vaticano I (1869-1870, que, quedó inconcluso por la guerra, y definió la infalibilidad pontificia para sus pronunciamientos ex cathedra -circunstancia que se ha producido sólo en cuatro ocasiones- y la constitución apostólica Pastor aeternus de 18 de julio de 1870 que fortalece el primado romano. El concilio también recogió las tesis del Syllabus, y mediante la constitución Dei Filius (De fide catholica) dio rango supremo al ultramontanismo romano.

LOS ESTADOS TEEMPORALES DE LA IGLESIA

El esfuerzo de Pío IX tanto por reafirmar su primado como para conservar los Estados de la Iglesia fue inútil y dejó tocado el prestigio del papado; el 20 de septiembre de 1870 el ejército piamontés entró en Roma y puso fin a la soberanía de los Papas que había durado más de mil años.Pío IX se negó a reconocer el reino de Italia, a establecer relaciones diplomáticas con él, rechazó las garantías personales que se ofrecían y excomulgó al rey Víctor Manuel II de Saboya. Mediante la bula Non Expedit prohibió a los católicos toda participación activa en la política italiana, incluido el sufragio. Los últimos años de su pontificado los vivió Pío IX aislado en el Vaticano. Su papado había sido uno de los más largos y más convulsos de la historia.

SU MUERTE

Falleció el 7 de febrero de 1878. Sepultado en las Grutas Vaticanas, en 1881, fue trasladado a la basílica romana de San Lorenzo fuori le mura. Su lápida sepulcral lleva la sucinta frase "Ossa et ceneres Pii IX papae" (Huesos y cenizas del papa Pío IX). Su cuerpo se conserva incorrupto.

BEATIFICACIÓN

El papa Juan Pablo II le proclamó Beato el 3 de septiembre de 2000. Su conmemoración se celebra litúrgicamente el 7 de febrero, aniversario de su muerte.

COMPARACIONES VANAS

La beatificación de Pio IX ha sido muy controvertida y se ha comparado desfavorablemente para él la figura de Juan XXIII, contra el testimonio del mismo Juan XXIII, que el 8 de diciembre de 1960, se presentó a sí mismo como un imitador de Pío IX con estas palabras: «¡Su figura se eleva ante nosotros y nos guía! Nos propone el camino justo y nosotros, con la ayuda de Dios, queremos imitarle y le imitaremos siguiendo en nuestro ministerio apostólico: con calma, con mansedumbre, con paciencia inexpugnable, con seguridad, ardor y con la esperanza de la victoria espiritual, independientemente de lo que suceda». A diferencia de lo que afirman quienes contraponen el Concilio Vaticano II al Vaticano I, Juan XXIII era un gran defensor del Concilio Vaticano I.

TESTIMONIO DEL BEATO JUAN XXIII

El 24 de noviembre de 1960, comentando las actas del primer Sínodo diocesano romano, Juan XIII, que pronto cumpliría los ochenta años, dijo: «En este día, sintiendo alrededor de nuestra humilde persona el eco de tantas buenas palabras de auspicio para que se prolongue la vida que el Señor nos ha concedido, pensemos en nuestro venerado predecesor, Pío IX, de gloriosísima y santa memoria, que precisamente a nuestra edad, al terminar su 79 año de vida, como nos sucede ahora, se preparó para la apertura inmediata del Concilio Vaticano I, que tanto beneficio debería aportar a la Iglesia en el mundo entero a nivel espiritual y pastoral». El Papa Roncalli no se cansó nunca de indicar a Pío IX como ejemplo: «Oh grande Pío IX -dijo al inicio del Concilio Vaticano II,- amable y fuerte, custodio inflexible de la verdad y previdente apóstol de los tiempos modernos! ¡Qué ejemplo sigue dándonos de auténtica grandeza, de constancia tenaz, de luminosa prudencia, de consuelo y aliento en nuestras humildes pero generosas empresas!».

JESUS MARTI BALLESTER

 

FUENTES DE LA PAGINA

 

La Pagina de la Misa Diaria, esta preparada y es enviada por Pedro S. A. Donoso Brant ocds, desde Santiago de Chile, como un servicio de apostolado, amor por Nuestro Señor Jesucristo y por la Iglesia. Les ruego su oración, para que pueda mantenerse este servicio y subsidio, dando gracias a nuestro Dios que tanto nos ama.

Nota: Para la Liturgia de la Palabra, utilizo “Liturgia Cotidiana” de Ediciones San Pablo, para el estudio y comentario de la Palabra, utilizo los textos de la Biblia Nácar-Colunga, (SBNC) y/o Biblia de Jerusalén (SBJ),

(3) Para la Lectio Divina, Lectio Divina para cada día del año, de Giorgio Zevini y Pier Giordano Cabra (Eds.) y/o, Intimidad Divina, Fr. Gabriel de Santa M. Magdalena ocd,

(4) Santoral preparado por la Parroquia de la Sagrada Familia de Vigo.

ESTA PERMITIDO EL RE-ENVIO, LA COPIA Y LA PUBLICACIÓN DE ESTA PAGINA, SOLO DEBE INDICARSE EL AUTOR Y LAS FUENTES DE ORIGEN

Nota sobre la publicidad: La publicidad que pueda aparecer debajo de esta pagina, no es de responsabilidad de Caminando con Jesús. Este es un servicio gratuito, no recibe ningún tipo de ayuda económica y no la busca, gratuito hemos recibido mucho, gratuito queremos dar todo lo mejor que podamos, pero sin en esa publicidad no podría llegar hasta sus correos este servicio, que hoy ya llega a mas de 19.000 correos.

 

Suscríbete a Misa Diaria

 

en  http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria/alta

o

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus/alta

O

Escribe a caminandoconjesus@vtr.net

 

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus 

http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria 

http://www.egrupos.net/grupo/montecarmelo

 

Por favor, no enviar cadenas, presentaciones que excedan en más de 1Mb, correos sin asunto (no se abre).  El correo cuenta con servicio automático para rechazar spam, y no recibe, correos reenviados o correos sin datos de quien los envía.

Si no desea seguir recibiendo este correo por favor avíseme para retirarlo del listado.

 

 

www.caminando-con-jesus.org     www.caminando-con-maria.org

caminandoconjesus@vtr.net

Contador Gratis

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

““-