Misa Diaria

MISA DIARIA DE CAMINANDO CON JESUS

"La Eucaristía es fuente y culmen de toda la vida cristiana" (LG 11)

cid:image001.jpg@01D09552.19F974A0

Página de PEDRO SERGIO ANTONIO DONOSO BRANT

1 7 años en Internet

La edición de la Misa Diaria, Reflexión Bíblica, Lectio Divina y Santoral, enviada por correo por sistema de grupos, es las más antigua de Internet, comenzó en el año 1998 y hoy llega a más de 23.400 suscriptores de 56 países distintos. Se envía desde Santiago de Chile. Si desea suscribirse o comunicar algo, escriba al correo electrónico:  caminandoconjesus@vtr.net

Este subsidio está publicado todos los días en la página WEB en este link: MISA DIARA

facebook

www.caminando-con-jesus.org   

www.caminando-con-maria.org

LITURGIA DE LA HORAS

MISA DIARIA POR VIDEO FRANCISCANOS DE MARIA

MISA DIARIA EN EWTN

Suscriptores: 23.481

Fecha: 28-11-2015

Edición Nº 4.510

Visita N° Contador Gratis

I DOMINGO DE ADVIENTO

ADVIENTO

 

Con el Adviento comienza un nuevo año litúrgico. Este año lo llamamos ciclo “C”, y leeremos habitualmente, el evangelio de san Lucas. El color litúrgico del Adviento es el morado. Durante este tiempo se suprime el Gloria que retomaremos solemnemente en la Misa de Nochebuena.

 

ESTÁ POR LLEGARLES LA LIBERACIÓN”

“Estará a salvo Judá”. Es notable que la mayor parte de los textos bíblicos de la liturgia de Adviento nos hablen de la salvación del pueblo entero; “Yo cumpliré la promesa que pronuncié acerca de la casa de Israel y la casa de Judá”. (Primera lectura). Hemos de ensanchar nuestro corazón y dejar que se dilate nuestra esperanza al empezar el Adviento. Debemos evitar reducir o empequeñecer la acción de Dios: nuestra mirada debe abarcar a la Iglesia entera, que se extiende por todo el mundo. No podemos conformarnos con menos de lo que Dios quiere darnos.

“Él fortalezca sus corazones en la santidad y los haga irreprochables delante de Dios”,  (Segunda lectura). Lo mismo hemos de tener presente en cuanto a la intensidad de la esperanza. Si Cristo viene no es sólo para mejorarnos un poco, sino para hacernos partícipes de la santidad misma de Dios. Y esta obra suya de salvación quiere ser tan poderosa que se manifestará ante todo el mundo que él es nuestra santidad, que no somos santos por nuestras fuerzas, sino por la gracia suya, hasta el punto de que a la Iglesia se le pueda dar el nombre de “El Señor es nuestra justicia”.

“Está por llegarles la liberación”. Toda venida de Cristo es siempre liberadora, redentora. Viene para arrancamos de la esclavitud de nuestros pecados. Por eso, nuestra esperanza se convierte en deseo apremiante, en anhelo incontenible, exactamente igual que el prisionero que contempla cercano el día de su liberación. La auténtica esperanza nos pone en marcha y desata todas nuestras energías.

Para ver la Reflexión completa de las 3 lecturas y el salmo de la Liturgia de este domingo pinchar este link: (Enlace): PALABRA DE DIOS

 

I.  RITOS INICIALES

ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 24, 1-3

A ti, Señor, elevo mi alma: Dios mío, yo pongo en ti mi confianza. ¡Que no tenga que avergonzarme ni se rían de mí mis enemigos! Ninguno de los que esperan en ti tendrá que avergonzarse.

ACTO PENITENCIAL

(Después de la invitación del celebrante y de un momento silencio).

·         Tú viniste a cumplir la promesa del Padre.  Señor, ten piedad.

·         Tú vendrás con poder y gloria al final de la historia.  Cristo, ten piedad.

·         Tú vienes a nosotros en cada pobre y enfermo.  Señor, ten piedad.

ORACIÓN COLECTA

Dios todopoderoso y eterno, te rogamos que la práctica de las buenas obras nos permita salir al encuentro de tu Hijo que viene hacia nosotros, para que merezcamos estar en el Reino de los cielos junto a Él. Que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

II. LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA Jer 33, 14-16

El profeta Jeremías presenta la promesa de Dios que se ha cumplido en Jesús. El profeta anuncia que la salvación vendrá ciertamente de un descendiente de David, como siempre se había pensado; pero habiendo muerto la dinastía davídica, son introducidas nuevas perspectivas. La salvación vendrá a la vez del rey y del templo. La acción que «justificará» al pueblo será la acción de un príncipe y la acción de un sacerdote. Es una etapa importante en la evolución del mesianismo judío hacia un reino más cualitativo que político.

Lectura del libro de Jeremías.

Llegarán los días -oráculo del Señor- en que Yo cumpliré la promesa que pronuncié acerca de la casa de Israel y la casa de Judá: En aquellos días y en aquel tiempo, haré brotar para David un germen justo, y él practicará la justicia y el derecho en el país. En aquellos días, estará a salvo Judá y Jerusalén habitará segura. Y la llamarán así: “El Señor es nuestra justicia”.

Palabra de Dios.

SALMO SaI 24, 4-5. 8-10. 14

Frente a la promesa de Dios, el salmo pide que el Señor nos muestre los caminos para ir su encuentro. Participamos de esta oración, aclamando: A ti, Señor, elevo mi alma.

R. A ti,  Señor; elevo mi alma.

Muéstrame, Señor, tus caminos, enséñame tus senderos. Guíame por el camino de tu fidelidad; enséñame, porque tú eres mi Dios y mi salvador. R.

El Señor es bondadoso y recto: por eso muestra el camino a los extraviados; El guía a los humildes para que obren rectamente y enseña su camino a los pobres. R.

Todos los senderos del Señor son amor y fidelidad, para los que observan los preceptos de su alianza. El Señor da su amistad a los que lo temen y les hace conocer su alianza. R.

SEGUNDA LECTURA 1Tes 3,12-4,2

Para prepararnos a venida de Jesús san Pablo nos exhorta a crecer en el amor mutuo y hacía los demás. Pablo está preocupado por el crecimiento de la fe y de la caridad en esta joven comunidad. Esto da lugar a una excelente definición de la santidad, ya que lejos de verla como un estado estático adquirido de una vez por todas, Pablo la considera como un lento crecimiento, hecho de riesgos y de aventuras, de fracasos y de avances, de acciones para transformar el mundo y para reformarse a sí mismo en la esperanza de compartir la vida divina después de la manifestación del Señor.

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Tesalónica.

Hermanos: Que el Señor los haga crecer cada vez más en el amor mutuo y hacia todos los demás, semejante al que nosotros tenemos por ustedes. Que Él fortalezca sus corazones en la santidad y los haga irreprochables delante de Dios, nuestro Padre, el Día de la Venida del Señor Jesús con todos sus santos. Amén. Por lo demás, hermanos, les rogamos y les exhortamos en el Señor Jesús, que vivan conforme a lo que han aprendido de nosotros sobre la manera de comportarse para agradar a Dios. De hecho, ustedes ya viven así: hagan mayores progresos todavía. Ya conocen las instrucciones que les he dado en nombre del Señor Jesús.

Palabra de Dios.

ALELUYA SaI 84, 8

Aleluya. ¡Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación! Aleluya.

EVANGELIO Lc 21, 25-28. 34-36

 Jesús describe su vuelta gloriosa al final del mundo animándonos a esperar la liberación. Lucas pinta la caída de Jerusalén como una catástrofe cósmica: el lugar ocupado por esta ciudad en el universo religioso del creyente era tan importante que no se podía imaginar su ruina sin pensar en el fin del mundo. Los cristianos deberían saber interpretar «las noches oscuras» de la historia como signos de liberación. Y tras esta interpretación optimista deberían buscar afanosamente el modo concreto de insertarse en el que resulte el más eficaz y honesto proceso de liberación humana.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús dijo a sus discípulos: Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra, los pueblos serán presa de la angustia ante el rugido del mar y la violencia de las olas. Los hombres desfallecerán de miedo ante la expectativa de lo que sobrevendrá al mundo, porque los astros se conmoverán. Entonces se verá al Hijo del hombre venir sobre una nube, lleno de poder y de gloria. Cuando comience a suceder esto, tengan ánimo y levanten la cabeza, porque está por llegarles la liberación. Tengan cuidado de no dejarse aturdir por los excesos, la embriaguez y las preocupaciones de la vida, para que ese día no caiga de improviso sobre ustedes como una trampa, porque sobrevendrá a todos los hombres en toda la tierra. Estén prevenidos y oren incesantemente, para quedar a salvo de todo lo que ha de ocurrir. Así podrán comparecer seguros ante el Hijo del hombre.

Palabra del Señor.

EL CREDO

Creo en Dios Padre todopoderoso. Creador del cielo y de la tierra. Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor; que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos; al tercer día resucitó de entre los muertos; subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre todopoderoso; desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos.

Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los Santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne, y la vida eterna. Amén.

ORACIÓN DE LOS FIELES

A cada intención, pedimos: Ayúdanos a salir a tu encuentro ¡Ven, Señor Jesús!

·         Para que la Iglesia pueda anunciar la esperanza de mayor justicia a todos los hombres. Oremos.

·         Para que los gobernantes logren establecer una equidad en la distribución de la renta nacional. Oremos.

·         Para que la venida de Jesús reconforte y anime a los y angustiados. Oremos.

·         Para que nuestra comunidad parroquial prepare la de Jesús saliendo al encuentro de los más necesitados. Oremos.

Presentación de las ofrendas; Cristo, muerto y resucitado para nuestra salvación, es nuestra es nuestra gran ofrenda al Padre. Unidos a él, presentamos al señor el propósito de preparar su venida en un clima De alegre austeridad.

III. LITURGIA EUCARÍSTICA

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Dios nuestro, acepta los dones que recibimos de ti y ahora te presentamos; que esta ofrenda realizada en el tiempo presente, sea para nosotros anticipo de la salvación eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio; Queremos acudir al encuentro de Cristo que viene. Por eso con las  aclamaciones y el canto participamos en la gran acción de gracias que recita el celebrante porque “en Jesucristo se han cumplido las promesas del Padre”.

PREFACIO DE ADVIENTO, I

LAS DOS VENIDAS DE CRISTO

El siguiente prefacio se dice: en las Misas del tiempo de Adviento, desde el primer domingo de Adviento hasta el 16 de diciembre.

El Señor esté con ustedes.

Y con tu espíritu.

Levantemos el corazón.

Lo tenemos levantado hacia el Señor.

Demos gracias al Señor, nuestro Dios.

Es justo y necesario.

Realmente es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo, Señor nuestro.

Quien, al venir por primera vez en la humildad de nuestra carne, dio cumplimiento al antiguo designio y nos abrió el sendero de la salvación. Y así, cuando venga por segunda vez, en el esplendor de su grandeza, revelando su obra plenamente realizada, alcanzaremos los bienes prometidos que ahora aguardamos en vigilante espera.

Por eso, con los ángeles y los arcángeles, los tronos y las dominaciones, y con toda la milicia del ejército celestial, cantamos un himno a tu gloria, diciendo sin cesar: Santo, Santo, Santo...

Durante la consagración, de rodillas, "a no ser que lo impida la estrechez del lugar, la aglomeración de la concurrencia o cualquier otra causa razonable". Terminada la consagración y la elevación del cáliz, con la genuflexión del sacerdote, hasta el final de la misa: de pie.

RITO DE COMUNIÓN

PADRE NUESTRO

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

LA PAZ

Señor Jesucristo, que dijiste a tus apóstoles: “La paz os dejo, mi paz os doy”. No tengas en cuenta nuestros pecados, sino la fe de tu Iglesia, y, conforme a tu palabra, concédele la paz y la unidad. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

CORDERO

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, danos la paz.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Sal 84, 13

El mismo Señor nos dará sus bienes y nuestra tierra producirá sus frutos.

Comunión: Jesucristo nos ofrece el alimento de su Cuerpo para caminar a su encuentro y mantener viva la esperanza de su retorno. Con alegría, marchemos a participar de Cena del Señor.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Te pedimos, Padre, que fructifique en nosotros la celebración de los santos misterios con los que tú nos enseñas a amar y adherirnos a los bienes eternos, mientras peregrinamos en medio de las realidades transitorias de esta vida. Por Jesucristo, nuestro Señor.

IV. RITOS DE CONCLUSIÓN

Bendición

Con la alegría de haber iniciado el hacia el Señor que viene, nos retiramos cantando.

Canto final

 

  REFLEXIÓN BÍBLICA

 

“se verá al Hijo del Hombre venir sobre una nube, lleno de poder y de gloria”

Lucas 21, 25-28. 34-36

Autor: Pedro Sergio Antonio Donoso Brant


1.    LA VENIDA DEL HIJO DEL HOMBRE

El relato del evangelio de este primer domingo de adviento, nos trae un discurso apocalíptico de Jesús. Primero este discurso se centra en la venida del “Hijo del hombre”, que ha sido humillado y ha padecido por toda la humanidad y al que Dios luego ha resucitado de entre los muertos, reconociéndolo como Hijo, salvador de la humanidad. El cristiano espera el día de su manifestación “lleno de poder y de gloria”, espera que aparezca, plenamente visible, su victoria sobre el mal y su señorío universal.

En este relato Lucas expresa que el día del “Hijo del hombre” se anunciará con ciertos signos: “Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra, los pueblos serán presa de la angustia ante el rugido del mar y la violencia de las olas”. No se trata de manifestaciones que nos permitan calcular con anticipación el momento de la venida de Jesús. Se trata, por el contrario, de acontecimientos que se darán siempre, en cualquier tiempo. De hecho, siempre sucederán catástrofes naturales o desórdenes y acontecimientos dolorosos, lo cual indica que el hombre siempre debe estar a la espera de la venida de Jesús.

Cristo nos anuncia lo que sucederá cuando se cumpla el tiempo de las naciones. Entonces, pues, cuando se acabe, vendrá el día en el que en vez de astros luminosos brillará Cristo como el lucero y Rey de un siglo nuevo, será tanto el brillo de su poder y de su gloria, que el sol que brilla ahora, y la luna y las demás estrellas, se eclipsarán a la venida de mayor luz, la Luz de Cristo.

2.    ESTÁ POR LLEGARLES LA LIBERACIÓN”

Los incrédulos habrán de atenerse a las consecuencias de la maldad que les rodea, los creyentes recibirán en compensación el gozo eterno. Porque para los que crean, se acerca la salvación y ya se le aproxima la esperanza. El que cree, irá con la frente en alto al encuentro con el Señor, a quien ha amado y por quien ha vivido, por quien ha sufrido o ha sido perseguido.

Con todo, se darán dos modos de leer los signos, el del que espera con miedo el final de un mundo encaminado a la desaparición y la nada, “Los hombres desfallecerán de miedo ante la expectativa de lo que sobrevendrá al mundo, porque los astros se conmoverán”, de ahí la angustia, el miedo, y la del que, creyendo, no minimiza el mal, pero a pesar de todo "levanta la cabeza" y abre el corazón a la esperanza porque está seguro, “porque está por llegarles la liberación”

Después de todo, los buenos y los malos han sufrido de la misma manera. Los hombres han temblado y temblamos porque vivimos en un mundo alterado, donde los vicios están a vista y paciencia de todos, donde las virtudes pasan por exámenes rigurosos. Todos estamos pasmado por las alteraciones de este mundo, todos nos conmovemos y nos preguntamos a cada noticia que nos llega, ¡Oh Dios!, como es posible que esto suceda, como es posible que no exista amor y que hayan hombres que ensucian la creación de Dios con la maldad, que hay dentro del corazón de algunos que no trepidan en provocar un mal, una guerra, o un abuso desmedido de los inocentes.

3.    SE VERÁ AL HIJO DEL HOMBRE VENIR SOBRE UNA NUBE

Frente a este mundo angustiante, tenemos la mejor de todas las esperanzas, Jesús nos anuncia que; “Entonces se verá al Hijo del Hombre venir sobre una nube, lleno de poder y de gloria. Es decir, si la vida en la tierra ha estado llena de sufrimientos, humillaciones y persecuciones, ahora triunfara la Verdad, como triunfo glorioso de las humillaciones y persecuciones nuestro amado Cristo, que subió a los cielos para estar al lado del Padre. Luego vendrá el día en que volverá glorioso y triunfante sobre todos los que han sido sus enemigos, para ellos habrá castigo y para los que lo han seguido consuelo y alegría.

Estamos en este mundo en una etapa de prueba, no nos dejemos aplastar por ellas, el Señor nos dice; “Cuando comience a suceder esto, tengan ánimo y levanten la cabeza, porque está por llegarles la liberación.” Por tanto, levantemos la vista, abramos nuestro corazón a la esperanza, pase lo que pase, aunque parezcan difíciles de superar, porque al final seremos liberados y nos llegará la gloria, la resurrección, veremos la luz y gozaremos de una felicidad eterna.

4.    ESTÉN PREVENIDOS”

En la segunda parte el relato nos destaca dos puntos importantes, “Estén prevenidos”.  Es así como preciso tener cuidado con lo que embota el corazón y apaga la esperanza. Hay que vigilar -y aquí aparece la añadidura de la preciosa invitación a la oración- para evitar la perversa fascinación del mal y estar lúcidos para esperar al único que da sentido a nuestra historia: “al Hijo del hombre”

En efecto, el Señor quiere que tengamos cuidado, “Tengan cuidado de no dejarse aturdir por los excesos, la embriaguez y las preocupaciones de la vida”, esta es una advertencia, para que no nos dejemos sorprender, especialmente por las desproporciones y luego nos pide que estemos prevenidos, es decir avisados, para que ese día no caiga de improviso sobre ustedes como una trampa, porque sobrevendrá a todos los hombres en toda la tierra”.

Lo que Jesús nos pide es que nos alejemos de los males y que seamos serios, decorosos, como también comedidos al hablar y al actuar en todo, es decir seamos moderados y utilicemos los regalos de la virtud de la templanza, y que por nuestro bien estemos vigilantes. Pero al decir: “Estén prevenidos”,  es decir, cuidado, también nos dice que somos nosotros los responsables de nuestra conducta, es decir a nosotros nos compete cuidarnos.

Si miramos a nuestro alrededor, sabemos que hay muchos excesos e imprudencias que hacen vacilar la fe y nos inducen o nos provocan, por esos nos dice que “no nos dejemos aturdir”. Aturdirse, es confundirse y desconectarse de la realidad como cristianos, es también pasar de la luz a la oscuridad. No dejarse aturdir, es no dejarse confundir y no desconectarse de nuestra forma de ser de cristianos cuidando de caer en excesos.

5.    OREN INCESANTEMENTE

Dentro de todo esto, Jesús le da mucha importancia a la oración, y nos dice; “oren incesantemente”, es decir primero nos advierte en contra de los males y luego nos dice cómo ponerle remedio.

Atesoremos la recomendación de Jesús a sus discípulos acerca de su venida; “Estén prevenidos y oren incesantemente”, es decir, vigilemos y en todo tiempo, cuidémonos constantemente, velemos sin descanso, tengamos puestos los cinco sentidos en todo momento para quedar a salvo de todo lo que ha de ocurrir” y, “Así podrán comparecer seguros ante el Hijo del hombre”.

Roguemos para no nos suceda nada malo, y también hemos de pedir para impedir lo que ha de venir, todo esto porque él no ama y entonces nos advierte para que nos protejamos.

Jesús ha de venir, pero no nos ha dicho cuándo, pero el día que venga, vendrá de improviso. A muchos nos sorprenderá, y no va a ser bueno si estamos llevando una vida descuidada y perezosa. Pero a los que estén practicando una vida laboriosa y trabajando para el bien, esto es, no estemos haciendo una vida ociosa, habrá reconocimiento.

Cuidemos este tiempo de espera, no nos dejemos caer en tentaciones, con la recomendación que nos ha dejado Jesús, “oren para que nos caigan en tentación”, (Mt 26,41), No caigamos en la tentación ni en la comodidad ni en el placer mundano. Es decir que las cosas temporales no nos hagan descuidar las espirituales. Así como muchas cosas nos son necesarias para vivir y no podemos prescindir de ella como los alimentos, tampoco podemos prescindir de las cosas espirituales, estas son aún más necesarias. Si no nos alimentamos nuestro cuerpo desfallece, si no rezamos, desfallece el alma.

Si bien es cierto, que trabajar para vivir, es una obligación, no es menos cierto que como cristianos orar también lo es. Pero trabajar sin fe es desalentador y trabajar con una oración en los labios aumenta la eficacia.

6.    OREMOS EN AMOR Y AMISTAD

Oremos amando al amado Dios, San Juan de la Cruz decía: “El mirar de Dios es amar”, Carlos de Foucalud decía: “Mientras más se ama, mejor se reza”. Dios nos ama con mucha fidelidad, y lo mejor, es que nos ama más, cuando más estamos necesitado de Él, cuando muchas veces todos nos han dejado solo en nuestras dificultades, él no nos abandona.

Oremos sintiendo su amistad. Es un trato amistoso, Dios y yo. Como nos enseñó Santa Teresa de Jesús, “Tratar de amistad, estando muchas veces a solas, con quien sabemos nos ama”. Dios es nuestro amigo. Estemos preparados. Si estamos listos, sentiremos lo que es estar con un amigo, entonces ya no estaremos tan preocupados de lo que vamos a decir en este tiempo y disfrutaremos como es estar en un verdadero clima de amistad divina.

“¿De qué le servirá al hombre ganar el mundo entero si pierde su alma? ¿Y qué podrá dar el hombre a cambio de su vida (alma)? Mt 16:26

Vivamos unidos en la oración

Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

 

PARA LA LECTIO DIVINA  (3)

 

UNA INVITACIÓN A ESPERAR LA VENIDA DEL SEÑOR CON CARIDAD Y JUSTICIA

Sin duda, tenemos momentos en que nos centramos en los graves problemas que nos afectan directamente, o a nuestra familia o comunidad. La comunidad creyente con frecuencia precisa echar mano de los consejos más ordinarios, como los que da Pablo a los tesalonicenses. Todos necesitamos fortalecer nuestra fidelidad cotidiana al estilo que nos marca el evangelio, conscientes de que, aunque no tengamos problemas graves, no debemos vivir con una fe encogida ni debemos dar por supuesta la caridad.

Las lecturas bíblicas son una invitación a esperar la venida del Señor con caridad y justicia. El amor del que habla Pablo es un amor "desbordante": «os haga crecer y rebosar». Si ponemos límites o diques a nuestro amor, no es amor; nuestra caridad cristiana debe encontrar su mejor imagen en la de un río cuyas aguas no se pueden contener.

Además se trata de un amor "recíproco", visible dentro de la Iglesia, y un amor "a todos", expresando así también amor hacia el exterior. No olvidemos que está llamada a la caridad se da para una Iglesia donde las relaciones con la ciudad no son fáciles. Nuestra caridad con los más próximos y con los lejanos tiene una misma procedencia y una puede ser, hoy para nosotros, la medida de la autenticidad de la otra.

Además es un amor que se debe manifestar más si se desempeña un ministerio en la comunidad; Pablo ha dado ejemplo: «Lo mismo que nosotros os amamos».

Finalmente, aparece la caridad que nos lleva a una fe sólida y a la santidad, una solidez que resiste hasta la venida de Cristo: «Para que cuando Jesús nuestro Señor se manifieste, os encuentre interiormente fuertes e irreprochables » (l Tes 3,13). Reconocemos y confesamos que Jesús es el Señor, sabiendo que su señorío se extiende ya ahora en el mundo donde nos encontramos viviendo su amor.

 

ORACION (3)

 

“A ti, Señor, levanto mi alma”: al comienzo del adviento renace en mí la esperanza de volver a caminar por tus sendas que con frecuencia he abandonado. Tu invitación a levantar la cabeza para ver la cercana liberación es lo que mueve mi esperanza. Por eso, a ti levanto mi alma. La promesa de tu venida sostenga de nuevo mi compromiso por obrar el bien.

“Señor, enséñame tus caminos”: al pedirte que endereces mi camino, comprendo que no puedo nada si tú mismo no me enseñas tus caminos. No sólo eso, tú mismo eres el Camino, tú eres el “germen de justicia” capaz de hacer justos nuestros caminos, tú eres el único por el que pueda decidir de nuevo gastar mis días en la caridad.

“Enseñas el camino justo a los pecadores”: Quiero ser sincero, Señor. Ante tu promesa siento todavía más fuerte el tirón de mis distracciones y los afanes que embotan el corazón, observo la capa opresora de males que afligen al mundo en el que vivo y que nos llevan con frecuencia a contentarnos con una vida ordinaria, sin relieve.

Ábrenos a la esperanza, para que no dejemos de pensar noblemente y para que, en definitiva, podamos agradarte.

 

SANTORAL

 

SAN SATURNINO 250

El santo de las canciones infantiles, san Serenín, es también el que da su nombre a una de las iglesias románicas más hermosas del mundo, Saint-Sernin de Toulouse o Tolosa del Languedoc, ciudad de la que fue el primer obispo.

La tradición le supone griego, nacido en Patras, pero naturalmente es un disparate colosal creer que le bautizó san Juan Bautista, que fue discípulo de los apóstoles y que era uno de los que asistieron a la Santa Cena (hubo ciertos hagiógrafos no muy respetuosos con la cronología). Lo que sí es posible es que a comienzos del siglo III el papa san Fabián le enviase a la Galia.

De su vida se sabe muy poco, pero se cree que misionó en su amplio territorio a ambos lados del Pirineo y que mandó a su discípulo Honesto para evangelizar Pamplona; también se cree que el propio san Saturnino visitó la capital navarra y que fue maestro del san Fermín pamplonés.

Más seguras parecen las referencias a su muerte, en la época de la persecución de Decio: los sacerdotes paganos de Tolosa le atribuyeron el mutismo de sus ídolos, que habían dejado de emitir oráculos, y cuando el obispo pasaba cerca del templo de Júpiter la muchedumbre se apoderó de él y le ató a un toro que iba a ser inmolado. El animal echó a correr arrastrando al mártir que quedó con la cabeza destrozada.

En torno a sus reliquias se construyó primero una abadía y luego la basílica actual, que visitaban todos los peregrinos de Santiago, y así fue como su culto se extendió por España y todo el norte de Francia.

 

FUENTES DE LA PAGINA

 

La Página de la Misa Diaria, está preparada y es enviada por Pedro S. A. Donoso Brant, desde Santiago de Chile, como un servicio de apostolado, amor por Nuestro Señor Jesucristo y por la Iglesia. Les ruego su oración, para que pueda mantenerse este servicio y subsidio, dando gracias a nuestro Dios que tanto nos ama.

Nota: Para la Liturgia de la Palabra, utilizo “Liturgia Cotidiana” de Ediciones San Pablo, para el estudio y comentario de la Palabra, utilizo los textos de la Biblia Nácar-Colunga, (SBNC) y/o Biblia de Jerusalén (SBJ),

(3) Para la Lectio Divina, Lectio Divina para cada día del año, de Giorgio Zevini y Pier Giordano Cabra (Eds.) y/o, Intimidad Divina, Fr. Gabriel de Santa M. Magdalena ocd,

(4) Santoral preparado por la Parroquia de la Sagrada Familia de Vigo.

ESTA PERMITIDO EL RE-ENVIO, LA COPIA Y LA PUBLICACIÓN DE ESTA PAGINA, SOLO DEBE INDICARSE EL AUTOR Y LAS FUENTES DE ORIGEN

No responda este correo, si desea comunicarse, escriba a caminandoconjesus@vtr.net

 

Suscríbete a Misa Diaria

en  http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria/alta   o

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus/alta o

Escribe a caminandoconjesus@vtr.net

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus

http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria

http://www.egrupos.net/grupo/montecarmelo

Por favor, no enviar cadenas, presentaciones que excedan en más de 1Mb, correos sin asunto (no se abre).  El correo cuenta con servicio automático para rechazar spam, y no recibe, correos reenviados o correos sin datos de quien los envía.

Si no desea seguir recibiendo este correo por favor avíseme para retirarlo del listado al correo caminandoconjesus@vtr.net

www.caminando-con-jesus.org

www.caminando-con-maria.org

caminandoconjesus@vtr.net

Contador Gratis

 

Nota sobre la publicidad: La publicidad que pueda aparecer debajo de esta pagina, no es de responsabilidad de Caminando con Jesús. Este es un servicio gratuito, no recibe ningún tipo de ayuda económica y no la busca, gratuito hemos recibido mucho, gratuito queremos dar todo lo mejor que podamos, pero sin en esa publicidad no podría llegar hasta sus correos este servicio, que hoy ya llega a más de 23.000 correos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

““-