MISA DIARIA DE CAMINANDO CON JESUS

799PX-~1

"La Eucaristía es fuente y culmen de toda la vida cristiana"

(LG 11)

Página de Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

 

La edición de la Misa Diaria, Reflexión Bíblica, Lectio Divina y Santoral, enviada por correo por sistema de grupos, es las más antigua de Internet, comenzó en el año 1998 y hoy llega a más de 23.000 suscriptores.

Si desea suscribirse o comunicar algo, escriba al correo electrónico: caminandoconjesus@vtr.net  

Este subsidio está publicado todos los días en la página WEB en este link: MISA DIARA

Cantidad de visitas acumuladas desde el año 2003 al ENLACE Misa Diaria:   Contador Gratis

facebook

Páginas WEB:                            www.caminando-con-jesus.org            www.caminando-con-maria.org

Suscriptores: 23.609

Fecha: 11-02-2017

Edición Nº MD 4.756

LITURGIA DE LA HORAS

 

Nuestra Señora de Lourdes

En el 1858 la Virgen María hizo la primera de sus 18 apariciones a la niña Bernardita Soubirous en Lourdes (Francia), pidiéndole que los sacerdotes le edificaran allí un santuario y que rezara el Rosario por la conversión de los pecadores. La Señora le dijo: ‘Yo soy la Inmaculada Concepción”, y añadió: ‘No te haré feliz en este mundo, sino en el otro”. Millones de personas acuden a Lourdes en busca de perdón, millares de enfermos recobran allí la salud física y muchos más recuperan la fe, pidiendo la confesión y recibiendo la comunión.

Te saludo María,  Hija amada del Padre Eterno.

Te saludo María,  Madre admirable del Hijo.

Te saludo, María,  Esposa fiel de Espíritu Santo.

Te saludo, mi alegría, mi gloria,  mi corazón y mi alma.

Amén.

(San Luis M.Grignon de Montfort - S.XVIII).


ANTÍFONA DE ENTRADA

Te saludamos, santa Madre de Dios, porque diste al mundo al Rey que gobierna para siempre el cielo y la tierra.

ORACIÓN COLECTA

Padre misericordioso, ayúdanos en nuestra debilidad, para que, al celebrar a la Madre inmaculada de tu Hijo, su intercesión nos libre de todo pecado. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos.

LECTURA Gn 3, 9-24

Lectura del libro del Génesis. Después que el hombre y la mujer comieron del árbol que Dios les había prohibido, el Señor Dios llamó al hombre y le dijo: « ¿Dónde estás?». «Oí tus pasos por el jardín, respondió él, y tuve miedo porque estaba desnudo. Por eso me escondí». Él replicó: « ¿Y quién te dijo que estabas desnudo? ¿Acaso has comido del árbol que Yo te prohibí?». El hombre respondió: «La mujer que pusiste a mi lado me dio el fruto y yo comí de él». El Señor Dios dijo a la mujer: ¿Cómo hiciste semejante cosa?». La mujer respondió: «La serpiente me sedujo y comí». Y el Señor Dios dijo a la serpiente: «Por haber hecho esto, maldita seas entre todos los animales domésticos y entre todos los animales del campo. Te arrastrarás sobre tu vientre, y comerás polvo todos los días de tu vida. Pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu descendencia y la suya. Ella te aplastará la cabeza y tú le acecharás el talón». Y el Señor dijo a la mujer: «Multiplicaré los sufrimientos de tus embarazos; darás a luz a tus hijos con dolor. Sentirás atracción por tu marido, y él te dominará». Y dijo al hombre: «Porque hiciste caso a tu mujer y comiste del árbol que yo te prohibí, maldito sea el suelo por tu culpa. Con fatiga sacarás de él tu alimento todos los días de tu vida. Él te producirá cardos y espinas y comerás la hierba del campo. Ganarás el pan con el sudor de tu frente, hasta que vuelvas a la tierra, de donde fuiste sacado. ¡Porque eres polvo y al polvo volverás!». El hombre dio a su mujer el nombre de Eva, por ser ella la madre de todos los vivientes. El Señor Dios hizo al hombre y a su mujer unas túnicas de pieles y los vistió. Después el Señor Dios dijo: «El hombre ha llegado a ser como uno de nosotros en el conocimiento del bien y del mal. No vaya a ser que ahora extienda su mano, tome también del árbol de la vida, coma y viva para siempre». Entonces expulsó al hombre del jardín del Edén, para que trabajara la tierra de la que había sido sacado. Y después de expulsar al hombre, puso al oriente del jardín del Edén a los querubines y la llama de la espada zigzagueante, para custodiar el acceso al árbol de la vida. Palabra de Dios.

COMENTARIO: Después que Adán y Eva cayeron en la trampa del Tentador, “disfrazado” de serpiente, vienen las maldiciones. Dios maldice a la serpiente (vv. 14-15), a la mujer (v. 16), al hombre (vv. 17-19). Para el autor estas maldiciones son las que explican las dificultades y desdichas de la vida presente. Pero todo está mezclado: lo propio de la naturaleza humana y lo que son consecuencias del pecado. Sin embargo, en esta antigua narración, se abre paso una esperanza: el mal será vencido un día, gracias a la descendencia de la Mujer. La historia de la salvación se pone en camino. Se abre, pues, ante el hombre la posibilidad de replantear sus “orígenes”. En el orden de la historia no hay fatalidad.

SALMO Sal 89, 2-6. 12-13

R. ¡Tú has sido nuestro refugio, Señor!

Antes que fueran engendradas las montañas, antes que nacieran la tierra y el mundo, desde siempre y para siempre  Tú eres Dios. R.

Tú haces que los hombres vuelvan al polvo, con sólo decirles: «Vuelvan, seres humanos». Porque mil años son ante tus ojos como el día de ayer, que ya pasó, como una vigilia de la noche. R.

Tú los arrebatas, y son como un sueño, como la hierba que brota de mañana: por la mañana brota y florece, y por la tarde se seca y se marchita.  R

Enséñanos a calcular nuestros años, para que nuestro corazón alcance la sabiduría. ¡Vuélvete, Señor! ¿Hasta cuándo...? Ten compasión de tus servidores. R.

ALELUYA Mt 4, 4

Aleluya. El hombre no vive solamente de pan, sino también de toda palabra que sale de la boca de Dios. Aleluya.

EVANGELIO Mc 8, 1-10

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

En esos días, volvió a reunirse una gran multitud, y como no tenían qué comer, Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: --Me da pena esta multitud, porque hace tres días que están conmigo y no tienen qué comer. Si los mando en ayunas a sus casas, van a desfallecer en el camino, y algunos han venido de lejos--. Los discípulos le preguntaron: --¿Cómo se podría conseguir pan en este lugar desierto para darles de comer?--. Él les dijo: --¿Cuántos panes tienen ustedes?--. Ellos respondieron: --Siete--. Entonces él ordenó a la multitud que se sentara en el suelo, después tomó los siete panes, dio gracias, los partió y los fue entregando a sus discípulos para que los distribuyeran. Ellos los repartieron entre la multitud. Tenían, además, unos cuantos también los repartieran. Comieron hasta saciarse y todavía se recogieron siete canastas con lo que había sobrado. Eran unas cuatro mil personas. Luego Jesús los despidió. En seguida, subió a la barca con sus discípulos y fue a la región de Dalmanuta.

Palabra del Señor.

COMENTARIO: Marcos nos ofrece un segundo relato de una multiplicación de los panes. El contexto misionero del pasaje invita a leerlo subrayando la mención de los siete cestos de restos. En la vida del Maestro el acontecimiento fue, sin duda, único, pero la comunidad primitiva le presta gran interés en razón de sus resonancias eucarísticas. La Eucaristía reúne a los “ya reunidos” en vista a reunir a aquellos que aún no lo están.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Escucha, Señor, la oración de tu pueblo y acepta nuestras ofrendas, para que, por intercesión de la santísima Virgen María, Madre de tu Hijo, sea atendido todo deseo y escuchada toda petición. Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO 1 DE LA VIRGEN MARÍA,

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Cfr. Lc 11, 27

Feliz la Virgen María, que llevó en su seno al Hijo del Padre eterno.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Después de recibir los sacramentos celestiales, te suplicamos, Dios nuestro, que cuantos nos alegramos en la celebración de la santísima Virgen María, a ejemplo suyo, colaboremos dignamente en el misterio de nuestra redención. Por Jesucristo, nuestro Señor.

  REFLEXIÓN BÍBLICA

 

“Me da pena esta multitud, porque hace tres días que están conmigo y no tienen qué comer”

Mc. 8, 1-10

Autor: Pedro Sergio Antonio Donoso Brant


1.           LO HABÍAN DEJADO TODO POR IR TRAS SU PALABRA, ALIMENTO DE VIDA Y SALVACIÓN.

La gente seguía a Jesús sin preocuparse de sus necesidades de alimentación, ellos estaban cautivados por la Palabra del Señor, las multitudes sentían por las enseñanzas de Cristo un atractivo irresistible. Además ellos tenían muchas necesidades de sanación y curación de enfermedades, entonces abrigaban esperanzas en el Señor

Este seguir a Jesús, es un gran ejemplo para aquellos que están pendiente de sus intereses materiales y el de sus economías, cuestiones que les impiden sacrificarse por Cristo, en este fragmento del Evangelio, nos encontramos con gente que lo habían dejado todo por ir tras su palabra, alimento de vida y salvación.

2.           EL SEÑOR, PRIMERO CURA A LOS ENFERMOS Y LUEGO SE PREOCUPA POR TODOS

La multitud se admiraba, todos glorificaban a Dios. Presentemos también las obras que hace el Señor en nosotros, seamos ejemplo de vida mediante el camino recto, con una vida sana y alegre espiritualmente para que muchas personas se entusiasmen en seguir a Jesús y glorifiquen a Dios.

Jesús, hallándose otra vez rodeado de una gran muchedumbre, observo a los que le seguían, él con su natural inclinación de hacer el bien, llamó a sus discípulos, para decirles que tiene compasión de estas gentes, porque hace ya tres días que perseveran con El, y no tienen qué comer: y no quiere despedirlas en ayunas, para no desfallezcan en el camino. El Señor, primero cura a los enfermos y luego se preocupa por todos y les da de comer. Esto es lo maravilloso, Él nos muestra como ama a los hombres, como se preocupa por los que lo siguen, y como da de comer al necesitado. Cristo, nos muestra una humanidad impresionante, una sensibilidad absoluta por todos, caridad que es el amor por el cual El dará en su día todo de sí en la cruz

3.           JESÚS, LLAMA A SUS COLABORADORES Y CUENTA CON ELLOS.

Así como los discípulos reciben de manos de Jesús los panes para distribuirlos entre las personas, así es como él nos quiere, que todo alimentos que recibamos de Él, sea compartido, para que más gente se alimente de los beneficios que otorga el Señor. En muchas ocasiones Dios se servirá de nosotros, para que llevemos a nuestro prójimo el Pan Divino, la Palabra del Señor, alimento indispensable de nuestra vida.

El gran ejemplo de este fragmento del Evangelio, es la misericordia de Jesús, él se compadece y socorre a la gente necesitada. El Señor Jesús, nos enseña que siempre debemos tener compasión por el que sufre, y que debemos socorrer con sinceridad al que está afligido, es decir, con obras de amor, de verdad y de caridad. Recordemos, que el que no ama a su hermano, no ama a Dios.

4.           SI TRABAJAMOS POR EL REINO DE DIOS, LO DEMÁS SE NOS DARÁ POR AÑADIDURA.

El seguir a Jesús, nos compromete a valores cristianos que no podemos dejar de lado, por duro que sean a veces, por muy sacrificados que parezcan. En efecto, no seremos buenos cristianos, si solo estamos dispuestos a seguir a Jesús mientras no nos perjudiquen nuestros intereses materiales, malos apóstoles seremos si tenemos miedo a la abnegación porque nuestros deberes no podrían producir pérdidas materiales.

El Señor es dueño de todo, Él nos ha prometido que si trabajamos por el Reino de Dios, lo demás se nos dará por añadidura.

Qué triste es saber que hay mucha gente con hambre, pero es más triste saber que hay muchos cristianos que no logran compadecerse de este mal. Pero también es alegre saber que muchos queremos sentir la misma compasión de Cristo por el necesitado, para llevar pan, aliento, vestido y auxilio al que lo necesita, cuanto más caridad pongamos en el mundo, más amor tendremos entre las gentes.

5.           NINGUNO QUE ACUDA A DIOS, QUEDARÁ DESAMPARADO

Cristo se dio cuenta que los apóstoles no podía hacer mucho para socorrer a tanta gente, pero les pidió que se pusieran a colaborar, el resto lo haría el por su cuenta. Es así, Dios no nos pedirá nada más allá de nuestras fuerzas, pero debemos estar dispuestos a poner todo lo que podamos, con cariño y generosidad.

Ninguno que acuda a Dios, quedará desamparado, así lo hizo Cristo con la gente, que no solo comió lo que necesitaba, además, después de saciarse, sobró y el mismo Jesús les pidió que recogieran lo sobrado.

 El Señor les Bendiga

Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

PARA LA LECTIO DIVINA  (3)

 

DARSE CUENTA DE QUÉ VIVEN: DE LA MISERICORDIA

En el relato genesíaco del pecado de Adán y Eva el asunto que está en juego, sobre todo, es el hecho de comer. « ¿Has comido acaso del árbol del que te prohibí comer?», es la pregunta que dirige Dios al primer hombre. El árbol, en efecto, había parecido a la mujer «bueno para comer» (3,6). Comer, como alguien ha dicho, es un sinónimo de vivir. ¿Qué comemos? ¿De qué vivimos? ¿De nuestro conocimiento o de la misericordia de Dios? ¿De lo que nosotros mismos nos procuramos con nuestro esfuerzo, con el robo, o de lo que el Señor nos da gratuitamente?

El hombre y la mujer pueden comer de todos los árboles en el huerto del Edén: todo les ha sido dado. Sólo un árbol les está prohibido (lo que no representa nada con respecto al todo), pero la dinámica del pecado hace aparecer la única cosa secundaria y desdeñable como si fuera la principal, como si, a falta de ella, lo demás no fuera nada. Se olvida la misericordia de Dios en nombre de algo que queremos conquistar nosotros, que queremos procurarnos sólo nosotros, poco importa de qué se trate (el árbol prohibido tiene un nombre distinto para cada uno).

El problema que aparece en la sección evangélica de los panes es también el de comer, pero la perspectiva está invertida. No se trata de procurarse el pan, no se puede saciar el hambre en un desierto. Sólo es posible acoger un don, producto de la misericordia y la compasión, que se multiplica en partes iguales para todos. La situación del desierto, el estar desprovistos de todo, se convierte en la ocasión para volver a lo esencial, para comprender de qué vivimos verdaderamente. Tampoco Adán y Eva, expulsados del huerto, padecen una medida punitiva; simplemente, vuelven a darse cuenta de qué viven: de la misericordia.

A fin de cuentas, es Dios, y sólo él, quien «sacia el hambre de todo ser vivo» (cf. Sal 145,16). Es maravilloso experimentar que es sólo Dios quien calma nuestra hambre, de una manera sorprendente. También lo es experimentar que ni siquiera teníamos el coraje de admitirlo y que eso lancinaba nuestro corazón. Por otra parte, el alimento que él nos da es sobreabundante; es puro don, es fruto de un gesto gratuito que expresa la gratuidad de su amor por nosotros. Nosotros sólo tenemos que aceptar y comer su alimento.

ORACION (3)

 

Que tu misericordia, Padre, nos acompañe

siempre y en todas partes, en el huerto y en el desierto,

porque sólo de ella tenemos necesidad.

Haz que nunca sintamos la tentación de pensar

que algo es más importante que tu misericordia:

ni nuestra necesidad de conocer,

ni nuestro deseo de triunfar,

ni nuestras ganas de sobresalir.

En el huerto, cuando es posible todo sueño,

nos resulta fácil dejarnos seducir.

Llévanos al desierto, tierra sin refugio,

para comprender de qué vive el hombre.

Padre nuestro, precisamente en el pecado

aprendemos tu compasión.

SANTORAL (4)

 

NUESTRA SEÑORA DE LOURDES

El 8 de diciembre de 1854 el Papa Pío IX había definido el dogma de la Inmaculada Concepción de la Virgen María. Como queriendo indicar que el cielo ratificaba lo que había hecho en la tierra el Vicario de Jesucristo, el 11 de febrero de cuatro años después -1858 - la Virgen María se aparecía a la hija de unos humildes molineros, Bernadette Soubirous, de 14 años.

Nació el 1844 y fue la mayor de seis hermanos. Era una chica sencilla, sin apenas preparación ni cultura pues sus padres, sumamente pobres, no pudieron enviarla a hacer estudios especiales.

Un día va con su hermana y una amiga a buscar leña seca. Cuando ella se dispone a atravesar un brazo del río Gave, escucha de repente como un fuerte viento, que la obliga a levantar la cabeza.

En la abertura de la roca de Massabielle se alza ante su vista una joven, inmóvil y silenciosa "tan bella que cuando se la ha visto una vez se querría morir para volverla a ver". El vestido blanco, un cinturón azul, y el rosario entre los dedos.

«Me saludó, inclinando la cabeza creyendo engañarme, me restregué los ojos; pero alzándolos, vi de nuevo a la joven, que me sonreía y me hacía señas de que me acercase. Pero yo no me atrevía. Y no es que tuviera miedo, porque cuando una tiene miedo, huye; y yo me hubiera quedado allí, mirándola, toda la vida. Entonces se me ocurrió rezar, y saqué el rosario. Me arrodillé. Vi que la joven se santiguaba... Mientras yo rezaba, ella iba pasando las cuentas de su Rosario, sin decir nada. Y cuando yo dije: Gloria al Padre..., también Ella lo dijo. Terminado el Rosario me sonrió otra vez, se elevó un poco, y desapareció».

Esta cita de Massabielle se repetiría 18 veces. En la sexta, el 21 de febrero, «dirigió un momento la mirada por encima de mi cabeza, para recorrer el mundo. Después, volviéndola llena de dolor sobre mí, me dijo: "Ruega a Dios por los pecadores". Igualmente, varias veces después: Penitencia, penitencia. En la undécima, este encargo: Vete a decir a los sacerdotes que hagan construir aquí una capilla.

Y dos días más tarde: Deseo que se venga aquí en procesión.

El 4 de marzo una madre sumerge a su hijo enfermo en el manantial nuevo que se ha abierto al lado de la gruta; y proclama la primera su alegría, al sentir sano a su hijo.

El 25 de marzo «viéndola tan amable, le pregunté su nombre. Me sonrió. Se lo volví a preguntar, y volvió a sonreírse. Insistí de nuevo, y me dijo: "Soy la Inmaculada Concepción". El 16 de julio, más hermosa que nunca, sonriendo con dulzura inefable, inclinó la cabeza en señal de despedida y desapareció".

Desde entonces Lourdes, a pesar de las dificultades, se presentó pronto como una cita mundial de la plegaria eucarística, ante la Virgen; por los cuerpos, y, sobre todo, por las almas.

Al aparecérsele la Virgen Inmaculada a Bernadette Soubirous en aquel ambiente del siglo XIX, en el que la incredulidad y el materialismo dominaban por todas partes, quiso convertir a Lourdes en un signo evangélico. A los pocos años se iba a ver afluir allá a cuantos andaban en busca de perdón, de la salud de cuerpo y alma y a los pobres que llegaban para escuchar la Buena Nueva. Desde entonces, y gracias al desarrollo de los medios de comunicación, la Gruta de Massabielle se ha convertido en un lugar privilegiado de reunión para los cristianos de todas las naciones, que gozan allí de la  experiencia del amor vivido entre hermanos y sellan su unidad en la Eucaristía.

María, en la que la Iglesia reconoce la imagen de la Ciudad santa recibe así el honor junto a la ribera del Gave de una inmensa multitud que prefigura a su vez a la nueva Jerusalén, abierta no sólo a los cristianos, sino también a aquellos que proceden de los más lejanos horizontes: peregrinos musulmanes o budistas, incrédulos atraídos por la huella de lo misterioso...

Quien la visita una vez sale con el firme propósito de volver una y más veces para poder experimentar la presencia sobrenatural que allí se respira. Son muchos los milagros que desde la Gruta de Massabielle obra la Virgen María en cuantos acuden a Ella.

VIAJE A LOURDES (TESTIMONIO)

FUENTES DE LA PAGINA

 

La Pagina de la Misa Diaria, esta preparada y es enviada por Pedro S. A. Donoso Brant ocds, desde Santiago de Chile, como un servicio de apostolado, amor por Nuestro Señor Jesucristo y por la Iglesia. Les ruego su oración, para que pueda mantenerse este servicio y subsidio, dando gracias a nuestro Dios que tanto nos ama.

Nota: Para la Liturgia de la Palabra, utilizo “Liturgia Cotidiana” de Ediciones San Pablo, para el estudio y comentario de la Palabra, utilizo los textos de la Biblia Nácar-Colunga, (SBNC) y/o Biblia de Jerusalén (SBJ),

(3) Para la Lectio Divina, Lectio Divina para cada día del año, de Giorgio Zevini y Pier Giordano Cabra (Eds.) y/o, Intimidad Divina, Fr. Gabriel de Santa M. Magdalena ocd,

(4) Santoral preparado por la Parroquia de la Sagrada Familia de Vigo.

ESTA PERMITIDO EL RE-ENVIO, LA COPIA Y LA PUBLICACIÓN DE ESTA PAGINA, SOLO DEBE INDICARSE EL AUTOR Y LAS FUENTES DE ORIGEN

 

Suscríbete a Misa Diaria

 

en  http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria/alta

o

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus/alta

O

Escribe a caminandoconjesus@vtr.net

 

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus 

http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria 

http://www.egrupos.net/grupo/montecarmelo

 

Por favor, no enviar cadenas, presentaciones que excedan en más de 1Mb, correos sin asunto (no se abre).  El correo cuenta con servicio automático para rechazar spam, y no recibe, correos reenviados o correos sin datos de quien los envía.

Si no desea seguir recibiendo este correo por favor avíseme para retirarlo del listado.

 

www.caminando-con-jesus.org     www.caminando-con-maria.org

caminandoconjesus@vtr.net

Contador Gratis

 

Nota sobre la publicidad: La publicidad que pueda aparecer debajo de esta pagina, no es de responsabilidad de Caminando con Jesús. Este es un servicio gratuito, no recibe ningún tipo de ayuda económica y no la busca, gratuito hemos recibido mucho, gratuito queremos dar todo lo mejor que podamos, pero sin en esa publicidad no podría llegar hasta sus correos este servicio, que hoy ya llega a mas de 19.000 correos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

““-