MISA DIARIA DE CAMINANDO CON JESUS

799PX-~1

Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

 

Página de Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

20 años en Internet

La edición de la Misa Diaria, Reflexión Bíblica, Lectio Divina y Santoral, enviada por correo por sistema de grupos, es las más antigua de Internet, comenzó en el año 1998 y hoy llega a más de 23.700 suscriptores. Si desea suscribirse o comunicar algo, escriba al correo electrónico: caminandoconjesus@vtr.net  

Cantidad de visitas acumuladas al ENLACE  Misa Diaria:

Contador Gratis

Páginas WEB:                            www.caminando-con-jesus.org            www.caminando-con-maria.org

Suscriptores: 23.729

11-03-2018

Edición Nº MD 5.134

LITURGIA DE LA HORAS

facebook

 

DOMINGO IV DE CUARESMA

2Cron 36,14-16.19-23; Ef 2,4-10; Jn 3,14-21

bcu4Mirar al Crucificado

Toda Cuaresma converge hacia el Crucificado. Él es el signo que el Padre levanta en medio del desierto de este mundo. Y se trata de mirarle a Él. Pero de mirarle con fe, con una mirada contemplativa y con un corazón contrito y humillado. Es el Crucificado quien salva. El que cree en Él tiene vida eterna. En Él se nos descubre el infinito amor de Dios, ese amor increíble, desconcertante.

Este amor es el que hace enloquecer a san Pablo. Estando muertos por los pecados, Dios nos ha hecho vivir, nos ha salvado por pura gracia. Es este amor gratuito, inmerecido, el que explica todo. Es este amor el que nos ha salvado, sacándonos literalmente de la muerte. Nos ha resucitado. Ha hecho de nosotros criaturas nuevas. Este es el amor que se vuelca sobre nosotros en esta Cuaresma. Esta es la gracia que se nos regala.

A la luz de tanto amor y tanta misericordia entendemos mejor la gravedad enorme de nuestros pecados, que nos han llevado a la muerte y al pueblo de Israel le llevaron al destierro. Entendemos que las expresiones de la primera lectura no son exageradas y se aplican a nosotros en toda su cruda y dolorosa realidad: hemos multiplicado las infidelidades, hemos imitado las costumbres abominables de los gentiles, hemos manchado la casa del Señor, nos hemos burlado de los mensajeros de Dios, hemos despreciado sus palabras...

Que Dios es rico en misericordia no significa que nuestros pecados no tengan importancia. Significa que su amor es tan potente que es capaz de rehacer lo destruido, de crear de nuevo lo que estaba muerto. La conversión a la que la cuaresma nos invita es una llamada a asomarnos al abismo infernal de nuestro pecado y al abismo divino del amor misericordioso de Cristo y del Padre. Leer más en este link: Domingo IV de Cuaresma

Para ver la Reflexión completa de las 3 lecturas y el salmo de la Liturgia de este domingo pinchar este link: (Enlace): PALABRA DE DIOS

 

I.- RITOS INICIALES

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Is 66, 10-11

Alégrese, Jerusalén, y que se congreguen cuantos la aman. Compartan su alegría los que estaban tristes, vengan a saciarse con su felicidad.

ACTO PENITENCIAL

·    ¡Señor!. A pesar de nuestras infidelidades y abominaciones, tú nos amas. Señor, ten piedad.

·    ¡Cristo!. Cuando estábamos muertos a causa de nuestros pecados, tú nos amaste. Cristo, ten piedad.

·    ¡Señor!. Porque nos amas, no viniste a juzgar al mundo sino a salvarlo, Señor ten piedad.

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que reconcilias maravillosamente al género humano por tu Palabra hecha carne; te pedimos que el pueblo cristiano se disponga a celebrar las próximas fiestas pascuales con una fe viva y una entrega generosa. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

II.- LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA 2Crón 36, 14-16. 19-23

A pesar de que multiplicaron sus infidelidades y abominaciones, Dios buscó la manera de salvar al pueblo de Israel.

Lectura del segundo libro de las Crónicas.

Todos los jefes de Judá, los sacerdotes y el pueblo multiplicaron sus infidelidades, imitando todas las abominaciones de los paganos, y contaminaron el Templo que el Señor se había consagrado en Jerusalén. El Señor, el Dios de sus padres, les llamó la atención constantemente por medio de sus mensajeros, porque tenía compasión de su pueblo y de su Morada. Pero ellos escarnecían a los mensajeros de Dios, despreciaban sus palabras y ponían en ridículo a sus profetas, hasta que la ira del Señor contra su pueblo subió a tal punto, que ya no hubo más remedio. Los caldeos quemaron la Casa de Dios, demolieron las murallas de Jerusalén, prendieron fuego a todos sus palacios y destruyeron todos sus objetos preciosos. Nabucodonosor deportó a Babilonia a los que habían escapado de la espada, y éstos se convirtieron en esclavos del rey y de sus hijos hasta el advenimiento del reino persa. Así se cumplió la palabra del Señor, pronunciada por Jeremías: “La tierra descansó durante todo el tiempo de la desolación, hasta pagar la deuda de todos sus sábados, hasta que se cumplieron setenta años”. En el primer año del reinado de Ciro, rey de Persia, para que se cumpliera la palabra del Señor pronunciada por Jeremías, el Señor despertó el espíritu de Ciro, el rey de Persia, y éste mandó proclamar de viva voz y por escrito en todo su reino: “Así habla Ciro, rey de Persia: El Señor, el Dios del cielo, me ha dado todos los reinos de la tierra y él me ha encargado que le edifique una Casa en Jerusalén, de Judá. Si alguno de ustedes pertenece a ese pueblo, ¡que el Señor, su Dios, lo acompañe y que suba!”.

Palabra de Dios.

COMENTARIO

El cronista hace el balance de la historia del reino de Judá. La dinastía davídica no ha sido el signo privilegiado del Señor que se esperaba. El Señor no cesa de dar oportunidades para que el pueblo se convierta.

Pero ni cesan las abominaciones ni se hace caso a los enviados. Consecuencia: el cautiverio en Babilonia. Pero, ni la opresión ni la liberación suceden en ausencia del Señor. Él se revela como liberador por donde no se lo espera. Y vuelve a sacar de su fuente inagotable el amor que devuelva al pueblo a la Jerusalén reconstruida.

SALMO Sal 136, 1-6

El grito angustiado que se escucha en el salmo refleja la tristeza del hombre alejado de Dios. Participamos de esta oración, aclamando: ¡Que no me olvide de ti, ciudad de Dios!

R. ¡Que no me olvide de ti, ciudad de Dios!

Junto a los ríos de Babilonia, nos sentábamos a llorar, acordándonos de Sión. En los sauces de las orillas teníamos colgadas nuestras cítaras. R.

Allí nuestros carceleros nos pedían cantos, y nuestros opresores, alegría: “¡Canten para nosotros un canto de Sión!” R.

¿Cómo podríamos cantar un canto del Señor en tierra extranjera? Si me olvidara de ti, Jerusalén, que se paralice mi mano derecha. R.

Que la lengua se me pegue al paladar si no me acordara de ti, si no pusiera a Jerusalén por encima de todas mis alegrías. R.

SEGUNDA LECTURA Ef 2, 4-10

San Pablo entona un canto al amor misericordioso de Dios.

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Éfeso. Hermanos: Dios, que es rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, precisamente cuando estábamos muertos a causa de nuestros pecados, nos hizo revivir con Cristo – ¡ustedes han sido salvados gratuitamente!– y con Cristo Jesús nos resucitó y nos hizo reinar con él en el cielo. Así, Dios ha querido demostrar a los tiempos futuros la inmensa riqueza de su gracia por el amor que nos tiene en Cristo Jesús. Porque ustedes han sido salvados por su gracia, mediante la fe. Esto no proviene de ustedes, sino que es un don de Dios; y no es el resultado de las obras, para que nadie se gloríe. Nosotros somos creación suya: fuimos creados en Cristo Jesús, a fin de realizar aquellas buenas obras, que Dios preparó de antemano para que las practicáramos.

Palabra de Dios.

COMENTARIO

“Muertos por los pecados, salvados por pura gracia”. La condición humana es una condición de debilidad y el pecado conduce a la muerte. Para Pablo sólo la iniciativa de Dios, gratuita y misericordiosa, nos hace “revivir con Cristo”, y esta vida es ya una verdadera resurrección, aunque no se haya manifestado claramente. El Dios de los cristianos no es un producto de la imaginación, ni una proyección de los deseos insatisfechos del hombre, ya que es él quien tiene la iniciativa en el diálogo que entabla con el hombre.

ACLAMACIÓN Jn 3, 16

Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único, para que todo el que crea en él tenga Vida eterna.

EVANGELIO Jn 3, 14-21

El signo más grande del amor del Padre es Jesucristo quien no vino para condenar al mundo Sino para salvarlo.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

Dijo Jesús: De la misma manera que Moisés levantó en alto la serpiente en el desierto, también es necesario que el Hijo del hombre sea levantado en alto, para que todos los que creen en él tengan Vida eterna. Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él, no es condenado; el que no cree, ya está condenado, porque no ha creído en el Nombre del Hijo único de Dios. En esto consiste el juicio: la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron las tinieblas a la luz, porque sus obras eran malas. Todo el que obra mal odia la luz y no se acerca a ella, por temor de que sus obras sean descubiertas. En cambio, el que obra conforme a la verdad se acerca a la luz, para que se ponga de manifiesto que sus obras han sido hechas en Dios.

Palabra del Señor.

COMENTARIO

Este pasaje es la prolongación del diálogo del Maestro con el anciano Nicodemo, que nos hace comprender por qué un conocimiento perfecto de las Escrituras y de los signos realizados por Jesús, no bastan para penetrar el misterio de Cristo. Creer en Jesucristo es reconocer en él el Enviado del Padre; es reconocer que la salvación integral del hombre está unida a un nacimiento de lo alto (Jn 3,7), a una filiación, a una dependencia radical del Señor.

CREDO

Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un sólo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajo del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo Bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.

ORACIÓN DE LOS FIELES

A cada intención, pedimos: Ayúdanos a aceptar tu misericordia.

·      Por la Iglesia en los países de misión: para que pueda anunciar con libertad la misericordia de Dios. Oremos.

·      Por los pueblos divididos por el odio: para que ablanden sus corazones mirando a un Dios rico en misericordia. Oremos.

·      Por los agobiados por sus culpas morales: para que se con pecados, venzan de que Dios y Jesús los aman. Oremos.

·      Por nuestra comunidad parroquial: para que nuestras acciones muestren al barrio el corazón misericordioso de Dios. Oremos.

III.- LITURGIA EUCARÍSTICA

Presentación de las ofrendas: Cristo estuvo presente en su palabra, pronto estará también en Su Eucaristía. Junto al pan y el vino, ofrezcamos al Señor un Corazón dispuesto a abandonar las infidelidades aceptando su amor misericordioso.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Te presentamos con alegría, Señor, estos dones para la salvación eterna; ayúdanos a celebrarlos con fidelidad y a ofrecerlos dignamente por la redención del mundo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio (Cuaresma I): Nuestro Dios es rico en misericordia. Por eso junto al celebrante demos gracias al Señor, nuestro Dios, porque envió a Jesús no a condenar sino a salvar al mundo.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Sal 121, 3-4

Jerusalén, construida cual ciudad bien compacta y armoniosa. Allí suben las tribus, las tribus del Señor a celebrar tu nombre, Señor.

Comunión: Hermanos: Jesús que no vino a condenar sino a salvar al mundo, se ofrece en la eucaristía para nuestra salvación. Con alegría, vayamos a recibir el Pan de Vida.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

IÓN            Padre, que iluminas a todo hombre que viene a este mundo, te pedimos que alumbres nuestros corazones con el esplendor de tu gracia, para que nuestros pensamientos sean dignos de ti y aprendamos a amarte de todo corazón. Por Jesucristo, nuestro Señor.

IV.- DE CONCLUSIÓN

Canto final

Alegres, porque nos sentimos amados por un Dios rico en misericordia, nos retiramos cantando.

  REFLEXIÓN BÍBLICA

 

Porque Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.

Jn 3, 14-21

Autor: Pedro Sergio Antonio Donoso Brant


 1.    LA SERPIENTE DEL DESIERTO

Dijo Jesús: De la misma manera que Moisés levantó en alto la serpiente en el desierto, también es necesario que el Hijo del hombre sea levantado en alto, para que todos los que creen en él tengan Vida eterna.  Esta reflexión que hace San Juan, tiene como base la escena de la serpiente de bronce en el desierto, relato del Libro Números 21.5-9. Sucedió que a los reclamos de los hijos de Israel en el desierto, Dios envía contra ellos serpientes venenosas, cuyas mordeduras eran punzantes y febriles y causantes de muerte. Y así luego reconociendo el pueblo su pecado, pide perdón. Luego Dios ordena a Moisés hacer una serpiente de bronce y ponerla bien a la vista, sobre un asta. Y todos cuantos, habiendo sido mordidos, la mirasen, sanarían.

Pero ya el autor del libro de la Sabiduría comentaba: “El que se volvía a mirarla no era curado por lo que veía, sino por ti, Salvador (Yahvé) de todos” (Sab 16:7). Por eso, el mismo autor llama a aquella serpiente de bronce “símbolo de salvación” (Sab 16:6). Aquella imagen era una ordenación “característica” hecha por Dios, en el Antiguo Testamento, de la plena realidad de Cristo en la cruz.

2.    ES NECESARIO QUE EL HIJO DEL HOMBRE SEA LEVANTADO EN ALTO

Si el recuerdo “característico” de la escena de Moisés en el desierto se hace ahora, lo es para recordar el fragmento y diferenciar la superioridad de la obra de Cristo, verdadero Liberador y Redentor, sobre el primer liberador, Moisés; “Porque la Ley fue dada por medio de Moisés; la gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo.” (Juan (SBJ) 1;17)

En el Libro de Génesis, (Gen 3:1), se nos ha relatado que el pecado fue introducido por la seducción de la gran serpiente, tal como lo expone san Juan (Jn 8:44),  esta serpiente es el diablo. Aquí en el relato mosaico, los hombres se encuentran “mordidos” por la serpiente, y están condenados a la muerte. Pero Dios dispone el plan salvador de ellos. Análogamente a la serpiente de bronce, levantada en alto, así “es necesario que el Hijo del hombre sea levantado en alto”. Se comprende que san Juan utiliza esta expresión “levantar”, para decir “elevación” a la cruz, sea para expresar la “glorificación” de Cristo (Jn 8:28). Pero, en el evangelista, la muerte de Cristo, su “elevación” a la cruz, es un paso a su “glorificación”: glorificación en la manifestación de su divinidad en su resurrección, en su ascensión. Ver a Cristo “elevado,” que es “verle” como Hijo de Dios. El Mismo Jesús dijo: “Cuando hayáis levantado al Hijo del hombre, entonces sabréis que Yo Soy, y que no hago nada por mi propia cuenta; sino que, lo que el Padre me ha enseñado, eso es lo que hablo”. (Juan (SBJ) 8, 28)

3.    PARA QUE TODOS LOS QUE CREEN EN ÉL TENGAN VIDA ETERNA

En esta parte, San Juan, nos da la razón de esto, y es; “para que para que todos los que creen en él tengan Vida eterna”. Es, por tanto, a Cristo, así “levantado” o “elevado” en la cruz, como es necesario “verle” y “creer” en El para tener la “vida eterna.”  Por eso, a la “visión” de la serpiente de bronce corresponde aquí otro modo de visión, que es la “fe” en El. Sólo esta fe en ver a Cristo levantado en la cruz y muerto como Mesías e Hijo de Dios da la “vida eterna.” Es éste un misterio fundamental.

El Antiguo Testamento ofrecía una vida larga a los que cumplían sus preceptos, más el Evangelio ofrece vida eterna.

Escribe San Agustín. “Debe observarse que explica lo mismo respecto del Hijo de Dios que lo anunciado respecto del Hijo del hombre exaltado en la cruz, diciendo: "Para que todo aquél que crea en El". Porque el mismo Redentor y Creador nuestro, el Hijo de Dios existente antes de todos los siglos, ha sido hecho Hijo del hombre por los siglos de los siglos, a fin de que quien por el poder de su divinidad nos había creado para gozar de la felicidad de la vida eterna, El mismo nos redimiese por medio de la fragilidad humana para que alcanzáramos la vida que habíamos perdido”. (Catena aurea ES 12316). Y en realidad el mundo conseguirá la vida eterna por el Hijo de Dios, porque para esto precisamente vino al mundo.

4.    DIOS AMÓ TANTO AL MUNDO, QUE ENTREGÓ A SU HIJO ÚNICO

Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna, es decir el Fin de la Obra de Cristo es la Salvación de los Hombres.

Ante la “elevación” de Cristo en la cruz, como realidad ahora en el Nuevo Testamento de la serpiente de bronce del desierto, san Juan nos muestra la obra destacada del amor del Padre por el “mundo.”. Sin embargo aquí, pues, el contraste está entre el “amor” profundo que el Padre demostró al “mundo” malo con la prueba suprema que le dio. Pues “entregó a su Hijo único”. Este no sólo se “encarnó,” no sólo fue “enviado,” sino que lo dio, que en el contexto es: lo entregó a la muerte.

Pero la muerte de este “su Hijo único”, tiene una finalidad salvadora para ese “mundo” malo. Y es que todo el que “crea en El,” valorarlo como el Hijo de Dios, pero entregándosele como a tal, “tenga la vida eterna.”

5.    PORQUE DIOS NO ENVIÓ A SU HIJO PARA JUZGAR AL MUNDO, SINO PARA QUE EL MUNDO SE SALVE POR ÉL

San Juan, destaca que el Padre no envió a su Hijo para “juzgar” al mundo, sino para que éste sea salve por El. Se podría pensar que esto es una gran alegría para todos los que vivimos sumergidos en toda clase de faltas y pecados, desidia, abandono de nuestra fe, abusando de la infinita misericordia que nos tiene el Señor. Y es así, como a muchos les queda más cómodo pensar que el infierno no existe, que no tenemos un Dios castigador y por tanto Él nos perdona todos los pecados. No obstante lo anterior, no debemos olvidar sobre las dos venidas de Cristo, la que ya hizo y la que habrá de venir, como reza nuestra profesión de fe, el credo, “Desde allí va a venir a juzgar a vivos y muertos”. Ciertamente, en la primera venida, Cristo no vino para juzgar lo que los hombres habían hecho, sino para perdonarlo. Más la segunda será no para perdonar sino para juzgar.

Escribe san Juan Crisóstomo: “Respecto de la primera dice: "No he venido para juzgar al mundo", porque es compasivo, no juzga, sino que antes perdona los pecados por medio del bautismo y después por la penitencia. Porque si no lo hubiera hecho así todos estarían perdidos, pues que todos pecaron y necesitan de la gracia de Dios (Rm 34,23) Y para que alguno no creyese que podía pecar impunemente, habla de los castigos reservados a los que no creen: "Ya está juzgado" dijo antes. Más el que cree en Él no es juzgado. El que cree, dijo, no el que investiga. ¿Qué será, pues, si lleva una vida corrompida? Y con mayor razón, diciendo San Pablo que estos no son fieles. Dice, además: "Confiesan que conocen a Dios, y lo niegan con las obras" (Tt 1,16); pero esto significa que el que cree no será juzgado, pero que sufrirá el castigo de sus obras; sin embargo no padecerá por causa de infidelidad.” (Catena aurea ES 12316). El que cree en El y se identifica con El, el juicio será distinto.

6.    LA LUZ VINO AL MUNDO, Y LOS HOMBRES PREFIRIERON LAS TINIEBLAS A LA LUZ

En esto consiste el juicio: la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron las tinieblas a la luz, porque sus obras eran malas. San Juan, inconscientemente nos está estableciendo en los “hombres” un juicio condenatorio por su actitud ante Cristo. El juicio consiste en que “la Luz vino al mundo.” Es la encarnación de Cristo. Con su venida al mundo se establece un juicio, consistente en su actitud ante El. Este juicio, o mejor dicho de otra manera, esta “condenación,” consiste en “no creer en el nombre del Hijo único de Dios. Este es un juicio personal que se realiza en lo íntimo del alma de cada uno. Más adelante, san Juan lo vuelve a aclarar, “Estas han sido escritas para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre. (Juan (SBJ) 20,31)

El que “no cree” en la filiación divina de Cristo, Hijo único de Dios ya “está condenado”, no obstante tiene la posibilidad de que no sea así si hay un cambio de idea y se pasa a creer. Por tanto está en nosotros separarnos de Cristo-Luz y quedar en las tinieblas o reconocer a Cristo-Luz, el mismo Jesús nos lo ha dicho; “Yo soy la luz del mundo; el que me siga no caminará en la oscuridad, sino que tendrá la luz de la vida.  (Juan (SBJ) 8,12)

Es bueno tener en conciencia por qué los hombres que obran mal, detestan la luz, y es porque ellos están con disposición a pecar y esto es porque a quien le agrada el pecado, le estorba la luz que lo descubre, es decir, moralmente hablando, prefieren mejor las tinieblas que la luz aquellos que por envidia o simplemente porque no son buenos, persiguen, calumnian y hacen mal a los que les enseñan la verdad. Sin embargo, el que obra la verdad, viene a la luz.

El Señor les Bendiga

Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

(SBJ= Sagrada Biblia de Jerusalén)

 

PARA LA LECTIO DIVINA  (3)

 

EL TIEMPO CON JESÚS, VIVIDO MINUTO A MINUTO, ADQUIERE UN SIGNIFICADO NUEVO.

La Palabra nos invita ante todo a reflexionar sobre la vida humana como viaje de regreso a la casa del Padre, viaje no individual, sino como pueblo, como humanidad: no podemos quedarnos indiferentes con la suerte de nuestros hermanos. La Iglesia -cada cristiano- siente que debe vivir cada vez más en Cristo para poder dar vida a quien yace "en las tinieblas y sombra de muerte". Teniendo la mirada fija en él, la comunidad cristiana puede alimentar la lámpara de la esperanza. Pues Cristo, sacerdote y víctima, es el documento con el que el Padre celestial nos declara su amor infinito, nos revela su designio de salvación y nos invita a acoger su don. Deseamos la vida, pero estamos rodeados por la realidad de muerte. Para que crezca la vida, es preciso insertarnos en la fuente de la vida que es Cristo, es necesario hacer de la vida presente un don.

El tiempo con Jesús, vivido minuto a minuto, adquiere un significado nuevo. Él se presenta como elevado en la cruz, pero también como glorificado en el sufrimiento. En él se nos brinda la visión concreta y desconcertante del amor de Dios. Si tenemos los ojos fijos en el Crucificado, poco a poco, como fuente viva, brotará en nosotros el testimonio del Espíritu: Cristo "me amó y se entregó por mí" (Gál 2,20). Y esta fuente no dejará nunca de borbollar su canto de amor en el que confluyen lágrimas de arrepentimiento y lágrimas de alegría. Por pura gracia estamos salvados mediante la fe, por gracia, por gracia...

ORACION (3)

 

Jesús, sacerdote eterno, que sabes compadecerte de nuestras enfermedades, que has sido probado en todo, tenemos los ojos puestos en ti: somos tuyos, acógenos. Déjanos oír hoy tu voz, tu Palabra, para que no se endurezcan nuestros corazones. Haz que también nosotros nos dejemos herir por el amor y el dolor para adherirnos con fe a la santísima voluntad del Padre.

Tú has sido fiel hasta la cruz para abrirnos el camino del santuario del cielo, donde habrá plena paz. Haznos sentir hoy, cada vez con más intensidad, la urgencia de llegar a ser santos, totalmente dados a los demás para ayudarles, confortarles, ser para ellos fieles compañeros de camino. No es mérito nuestro el haberte encontrado y conocido: es don de tu gracia, que siempre nos renueva y nos sorprende; que todos los hombres puedan leer en nuestro rostro el gozo de pertenecerte, el anhelo de anunciarte, el deseo de vivir para siempre en la Jerusalén celestial, en el seno de la Santísima Trinidad.

SANTORAL (4)

 

SANTOS VICENTE, RAMIRO Y COMPAÑEROS, mártires S. VI

 

Jesús había prevenido a sus discípulos que nunca faltaría en la Iglesia la persecución. "Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán. Si fuerais del mundo, el mundo no os odiaría. Pero, como no sois del mundo, el mundo os perseguirá". Así se ha cumplido siempre. Después de las persecuciones romanas, los herejes persiguieron a los católicos.

En el siglo VI dominaban en Galicia los suevos, que se habían inficionado de la herejía arriana. San Vicente era abad del monasterio de San Clodio, en la ciudad de León, y acérrimo defensor de la divinidad de Jesucristo. Este era el punto cardinal de la reñida controversia entre católicos y arrianos.

Reunieron un conciliábulo los herejes en la ciudad y citaron a Vicente con el ánimo de obligarle a abrazar la herejía. El abad se presentó, pero después de proclamar su fe y atacar la herejía, afirmó que no creía en otra fe que en la definida en el concilio de Nicea, y por ella estaba dispuesto a derramar su sangre, si fuera necesario.

Irritados los arrianos que no esperaban tanta valentía, descargaron contra él todo su furor y violencia, lo azotaron horriblemente y lo encerraron en un hediondo calabozo. Vicente, como ya les sucedió a los apóstoles y a tantos mártires, se sentía dichoso de sufrir por Jesucristo.

Lo sacaron del calabozo para ver si después de los tormentos cedía y se adhería al arrianismo. Pero al ver aquella invencible fortaleza, lo condenaron a muerte, que se ejecutaría a la puerta del monasterio, para que vieran los monjes lo que a ellos les esperaba si seguían aquella conducta. Así lo cumplieron puntualmente sus verdugos. El santo abad murió confesando valientemente su fe en la divinidad de Jesucristo.

No había quedado satisfecha la sed de sangre de aquellos herejes, sino que resolvieron acabar con todos los monjes del monasterio de San Clodio. Ramiro había quedado como superior del monasterio y estaba dispuesto a seguir los pasos de su santo abad. Pero no sabía la disposición de los demás monjes. Había notado diversas actitudes y estaba preocupado.

Ramiro, en tan críticas circunstancias, les habló de una doble posibilidad. Los que se sintieran fuertes, habían de prepararse para el martirio, los pusilánimes podían retirarse a las montañas.

Pero yo os ruego, les dijo, que no perdáis la corona que se nos presenta ni os prive de la visita del Señor respeto alguno del mundo. No os acobarde, hermanos, el furor de los herejes, ni os aterren las crueldades que ejecutan con los defensores de la divinidad de Jesucristo, puesto que está con nosotros el mismo Señor, que nos eligió para combatir contra los enemigos de la fe católica, para que, triunfando de ellos con su divina asistencia, reinemos por todas las eternidades en las moradas del Señor.

Se retiraron los demás monjes a las montañas de Galicia, y Ramiro con doce intrépidos religiosos se pusieron en oración, dispuestos a dar la vida por su fe en Jesucristo. No se hicieron esperar los herejes. Bien armados y con sed de sangre y llenos de violencia, se presentaron en el monasterio. Los monjes se pusieron a cantar con fervor el símbolo niceno, poniendo especial fervor y entusiasmo en las palabras que afirman la divinidad de Jesucristo. El Señor les fortalecía interiormente a todos ellos. Esto exasperó más aún a los arrianos. Arremetieron furiosos contra ellos y los mataron a cuchilladas. Así, rezando y cantando, marcharon Jubilosos al paraíso a recoger la gloriosa corona del martirio

 

FUENTES DE LA PAGINA

 

La Pagina de la Misa Diaria, esta preparada y es enviada por Pedro S. A. Donoso Brant ocds, desde Santiago de Chile, como un servicio de apostolado, amor por Nuestro Señor Jesucristo y por la Iglesia. Les ruego su oración, para que pueda mantenerse este servicio y subsidio, dando gracias a nuestro Dios que tanto nos ama.

Nota: Para la Liturgia de la Palabra, utilizo “Liturgia Cotidiana” de Ediciones San Pablo, para el estudio y comentario de la Palabra, utilizo los textos de la Biblia Nácar-Colunga, (SBNC) y/o Biblia de Jerusalén (SBJ),

(3) Para la Lectio Divina, Lectio Divina para cada día del año, de Giorgio Zevini y Pier Giordano Cabra (Eds.) y/o, Intimidad Divina, Fr. Gabriel de Santa M. Magdalena ocd,

(4) Santoral preparado por la Parroquia de la Sagrada Familia de Vigo.

ESTA PERMITIDO EL RE-ENVIO, LA COPIA Y LA PUBLICACIÓN DE ESTA PAGINA, SOLO DEBE INDICARSE EL AUTOR Y LAS FUENTES DE ORIGEN

 

 

Suscríbete a Misa Diaria

 

en  http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria/alta

o

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus/alta

O

Escribe a caminandoconjesus@vtr.net

 

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus 

http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria 

http://www.egrupos.net/grupo/montecarmelo

 

Por favor, no enviar cadenas, presentaciones que excedan en más de 1Mb, correos sin asunto (no se abre).  El correo cuenta con servicio automático para rechazar spam, y no recibe, correos reenviados o correos sin datos de quien los envía.

Si no desea seguir recibiendo este correo por favor avíseme para retirarlo del listado.

 

 

www.caminando-con-jesus.org     www.caminando-con-maria.org

caminandoconjesus@vtr.net

Contador Gratis

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nota sobre la publicidad: La publicidad que pueda aparecer debajo de esta página, no es de responsabilidad de Caminando con Jesús. Este es un servicio gratuito, no recibe ningún tipo de ayuda económica y no la busca, gratuito hemos recibido mucho, gratuito queremos dar todo lo mejor que podamos, pero sin en esa publicidad no podría llegar hasta sus correos este servicio, que hoy ya llega a más de 21.000 correos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

““-