Misa Diaria, Ciclo C

MISA DIARIA DE CAMINANDO CON JESUS

"La Eucaristía es fuente y culmen de toda la vida cristiana" (LG 11)

Página de Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

21 años en Internet

 

La edición de la Misa Diaria, Reflexión Bíblica, Lectio Divina y Santoral, enviada por correo por sistema de grupos, es las más antigua de Internet, comenzó en el año 1998 y hoy llega a más de 23.680 suscriptores de 56 países distintos. Se envía desde Santiago de Chile. Si desea suscribirse o comunicar algo, escriba al correo electrónico:  caminandoconjesus@vtr.net

Este subsidio está publicado todos los días en la página WEB en este link: MISA DIARA

Cantidad de correos abierto acumulados a la fecha:  Contador Gratis

facebook

www.caminando-con-jesus.org            www.caminando-con-maria.org          www.santateresadelosandes.cl

Suscriptores: 23.681

Fecha: 17-10-2019

Edición N.º MD 7.701

 

San Ignacio de Antioquia

Fue el segundo sucesor de san Pedro como obispo de Antioquia (Siria). Se decía de él que era un «hombre de fuego», haciendo honor a su nombre. Fue un gran pastor, de agudísimo ingenio, apasionado por Cristo y por el hombre. Siguiendo el ejemplo de san Pedro, centró su vida y su iglesia en Cristo Eucaristía. Cuando el emperador Trajano (98-117) organizó festejos en Roma por su victoria en Dacia, decretó que los cristianos debían ser uno de los mejores espectáculos, condenándolos a las fieras en el circo. Fueron arrestados los principales jerarcas cristianos, y entre ellos Ignacio, que fue conducido a Roma encadenado, en un largo calvario, con ochenta años y enfermo. En el trayecto fue acogido por varias comunidades cristianas y escribió siete cartas llenas de fe y caridad, invitando a los cristianos a huir del pecado, guardarse de la herejía gnóstica y conservar la unidad. Y a quienes intentaban salvarlo del martirio, les decía: «Espero encontrar a las fieras bien dispuestas. Las acariciaré para que me devoren de un bocado». «Si muero, ustedes no pierden nada; pero yo pierdo a Dios si me salvo de ellas». «Inciten a las fieras para que sean mi tumba y no dejen restos de mi cuerpo, y así mis funerales no serán una carga para nadie». Llegó a Roma en el 107, y a los pocos días se encaminó radiante hacia el Coliseo para ser triturado por las fieras, que le merecieron la corona del martirio y la gloria eterna, como era su ardiente deseo.


ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Gál 2, 19-20

Estoy crucificado con Cristo, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Vivo en la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí.

ORACIÓN COLECTA

Dios todopoderoso y eterno, que honras a tu Iglesia con el testimonio de los santos mártires, haz que el martirio de san Ignacio de Antioquia, que hoy celebramos, así como fue para él causa de eterna gloria, sea para nosotros motivo de constante protección. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

LECTURA Rom 3, 21-30

COMENTARIO: Todos han pecado, los judíos y los paganos, y todos están privados de la presencia de Dios. Con todo, Dios salva (nos devuelve su rostro) “gratuitamente”, sin distinción de razas, gracias a la fe en Jesucristo (nueva Ley, que supera a la antigua). Dios no es sólo Dios para los judíos. No hay motivos para jactarse.

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Hermanos: Sabemos que la justicia de Dios, atestiguada por la Ley y los Profetas, se ha manifestado independientemente de la Ley. Por la fe en Jesucristo, viene la justicia de Dios para todos los que creen. Porque no hay ninguna distinción: todos han pecado y están privados de la gloria de Dios, pero son justificados gratuitamente por su gracia, en virtud de la redención cumplida en Cristo Jesús. Él fue puesto por Dios como instrumento de propiciación por su propia sangre, gracias a la fe. De esa manera, Dios ha querido mostrar su justicia: en el tiempo de la paciencia divina, pasando por alto los pecados cometidos anteriormente, y en el tiempo presente, siendo justo y justificando a los que creen en Jesús. ¿Qué derecho hay entonces para gloriarse? Ninguno. Pero, ¿en virtud de qué ley se excluye ese derecho? ¿Por la ley de las obras? No, sino por la ley de la fe. Porque nosotros estimamos que el hombre es justificado por la fe, sin las obras de la Ley. ¿Acaso Dios es solamente el Dios de los judíos? ¿No lo es también de los paganos? Evidentemente que sí, porque no hay más que un solo Dios.

Palabra de Dios.

SALMO Sal 129, 1-4,  5-6

R. ¡En ti se encuentra la misericordia, Señor!

Desde lo más profundo te invoco, Señor. ¡Señor, oye mi voz! Estén tus oídos atentos al clamor de mi plegaria. R.

Si tienes en cuenta las culpas, Señor, ¿quién podrá subsistir? Pero en ti se encuentra el perdón, para que seas temido. R.

Mi alma espera en el Señor, y yo confío en su palabra. Mi alma espera al Señor, más que el centinela la aurora. R.

ALELUYA Jn 14, 6

Aleluya. «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí», dice el Señor. Aleluya.

EVANGELIO Lc 11, 47-54

COMENTARIO: Con dos lamentaciones acaban, en Lucas, los “ayes” contra los escribas, fariseos y doctores de la Ley. Se los acusa de haberse constituidos en los propietarios del saber sobre Dios, identificándolo con sus propias perspectivas e intereses. Cuando un grupo religioso se cierra demasiado en sí mismo y, con ello al Espíritu Santo (presencia de Dios en nosotros), se corre el mismo riesgo de estos que en nombre de su fe hasta mataron a los profetas.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús dijo a los fariseos ya los doctores de la Ley: «¡Ay de ustedes, que construyen los sepulcros de los profetas, a quienes sus mismos padres han matado! Así se convierten en testigos y aprueban los actos de sus padres: ellos los mataron y ustedes les construyen sepulcros. Por eso la Sabiduría de Dios ha dicho: “Yo les enviaré profetas y apóstoles: matarán y perseguirán a muchos de ellos”. Así se pedirá cuenta a esta generación de la sangre de todos los profetas, que ha sido derramada desde la creación del mundo: desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, que fue asesinado entre el altar y el santuario. Sí, les aseguro que a esta generación se le pedirá cuenta de todo esto. ¡Ay de ustedes, doctores de la Ley, porque se han apoderado de la llave de la ciencia! No han entrado ustedes, y a los que quieren entrar, se lo impiden». Cuando Jesús salió de allí, los escribas y los fariseos comenzaron a acosarlo, exigiéndole respuesta sobre muchas cosas y tendiéndole trampas para sorprenderlo en alguna afirmación.

Palabra del Señor.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta con agrado, Señor, la ofrenda de nuestro servicio tú, que recibiste a san Ignacio, trigo de Cristo, como pan purificado por los sufrimientos del martirio Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN

Soy trigo de Cristo, y deseo ser triturado por los dientes de las fieras para convertirme en pan purificado.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Te pedimos, Padre, que el pan celestial que hemos recibido en la fiesta de san Ignacio de Antioquia, nos dé fuerzas para que, de palabra y de obra, nos manifestemos siempre como auténticos cristianos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

  REFLEXIÓN BÍBLICA

 

¡Ay de ustedes!

Lc 11, 47-54

Autor: Pedro Sergio Antonio Donoso Brant


1.        ¡AY DE USTEDES!

En el Evangelio de hoy, Jesús continua condenando fuertemente a los doctores de la ley, escribas que eran expertos en la interpretación de la ley, estos eran en su mayoría de la secta de los fariseos, a quien también Jesús les habla con mucha claridad, y los siguen considerando hipócritas, y ellos no dejan de fingir cualidades distintas a las que verdaderamente aparentan tener.

Cuando leemos este Evangelio según San Mateo, (Mt, 23, 27.32) Jesús habló diciendo: ¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que parecen sepulcros blanqueados: hermosos por fuera, pero por dentro llenos de huesos de muertos y de podredumbre!, este fragmento de Lucas dice; «¡Ay de ustedes, que les construyen sepulcros a los profetas que los padres de ustedes asesinaron! . Jesús les habla así porque no quiere una fe que solo es apariencia, esto es que está por fuera, tiene el aspecto de algo, pero no es, entonces lo que Él quiere y exige, es una fe “en espíritu y en verdad”. Este es el empeño, el interés que pone Jesús en hacerle ver a los escribas y fariseos y a todo el que oiga, que para dirigirse a Dios, es necesario e imprescindible tener santidad interior.

2.        JESÚS LES HACER VER  LOS FARISEOS SU ARROGANCIA INTELECTUAL Y RELIGIOSA

Estos fariseos, doctores de la Ley que vivieron en los tiempos de Jesús no eran mejores que sus padres. Jesús los desenmascara por su falsedad haciéndoles ver que su admiración por los profetas es hipocresía ya que en el momento que el Señor les habla, no están dispuestos a escuchar las llamadas de Dios, del mismo modo como lo hicieron sus padres en el pasado. Del mismo modo que los profetas fueron rechazados y muertos por ser embarazosos, así también es rechazado ahora Jesús.

Los sabios que construyen los sepulcros de los profetas, a quienes sus mismos padres han matado, no por ello se convierten en seguidores de los mismos, como quieren dar a entender y tal vez ellos mismos crean, sino en cómplices de quienes los mataron.

“Dios no envió a su Hijo al mundo para condenarlo, sino para salvarlo por medio de él” (Jn 3,17). Sin embargo, “Dios va a pedir cuentas a esta generación de la sangre de todos los profetas vertida desde la creación del mundo”, porque «el que no cree en él ya está condenado, por no haber creído en el Hijo único de Dios» (Jn 3,18).

Jesús les hacer ver  los fariseos su arrogancia intelectual y religiosa, ellos aun disponiendo de los herramientas necesarias, no han sido capaces de reconocer el camino que conduce a Dios, indicado por la Ley y por los profetas, más aún, empeorándolo,  lo han hecho inaccesible también al pueblo, privando a los preceptos y las normas de su real significado.

3.        TAMBIÉN ENTRE NOSOTROS AÚN HAY MUCHOS FARISEOS

Jesús, con su excelente pedagogía, aprovecha la costumbre que se tenía de blanquear los sepulcros con cal, costumbre muy remota que existe hasta hoy día, recordemos que el tocar un muerto producía impureza, al pintar las sepulturas de blanco, se podían identificar para no tropezarse con ellas. Con todo, Jesús, les hace a los escribas y fariseos tropezarse con la verdad.

La verdad era que los fariseos a la vista de todos aparecían como hombres muy estrictos y observadores de la Ley, pero con esas apariencias tapaban y encubrían una forma de vida contrariamente a los que decían. Es así como al igual que pintar la sepulturas con cal es una costumbre que se mantiene hasta hoy para que aparenten limpias, también entre nosotros aún hay muchos fariseos que aparentan lo que en verdad no son.

Es así como en Jesús nos hizo abrir los ojos para ver cómo los fariseos, blanqueados semejantes a los sepulcros, en alta voz hablaban de su bondad, y sin embargo por dentro eran abundantes en malignidad.

4.        PARECEN JUSTOS DELANTE DE LOS HOMBRES, PERO POR DENTRO ESTÁN LLENOS DE HIPOCRESÍA Y DE INIQUIDAD

Jesús de los escribas y fariseos nos dice: “Así también son ustedes: por fuera parecen justos delante de los hombres, pero por dentro están llenos de hipocresía y de iniquidad”. Los fariseos hicieron merito suficientes para que Jesús los regañara desaprobando su conducta, por su rechazo del Mesías, al que perseguían con oscuros propósitos, como darle muerte, algo que ellos estaban acostumbrado, porque con su forma de ser había dado muerte a hombres justos y a profetas.

En efecto así nos señala Jesús haciéndoles ver a los fariseos, que de esa manera atestiguan contra ellos mismos que son hijos de los que mataron a los profetas, para que colmen entonces la medida de sus padres!

5.        APARENTAR LOS QUE NO SENTIMOS EN LA FE

Así es, como también tenemos que tener mucho cuidado, en caer en las mismas faltas de aquellos fariseos, esto es, aparentar los que no sentimos en la fe y ser exigente en todo lo que así está escrito sin ser capaces de ver con el espíritu, con la verdad, con natural inclinación de hacer el bien, con espíritu de santidad y con auténtica piedad.

No está bien decirle o hacerle de manera intencionada y generalmente desmedida lo que se cree que puede agradar a otra persona por el solo hecho de hacerle creer algo que no es cierto, eso es hipocresía. La palabra Hipocresía tiene su origen griego en el término para denominar a los actores teatrales, profesionales en representar una actitud de vida que no es la suya.

Jesús desenmascara y pone al descubierto, a los hipócritas, Él no se deja engañar por las apariencias, al contrario y para mayor muestra de sinceridad él hace ver manifiestamente la maldad y la corrupción donde exista.

6.        LO MÁS IMPORTANTE NO ES LO QUE OTROS PIENSEN DE NOSOTROS, SINO LO QUE DIOS PIENSA

En nuestra reflexión, miremos nuestra vida exterior, qué imagen damos, tal vez de una apariencia correcta, tal vez ejemplar y casi santa, celosos del cuidado religioso, observante de todos los precepto, lleno de valores morales, todo eso parece fantástico, y es bueno llevar con un ejemplo de vida que motive a los demás a llevar una igual, sin embargo, lo más importante no es lo que otros piensen de nosotros, sino lo que Dios piensa de nosotros, a los demás podríamos hacerles creer o engañar, pero al Señor, NO.

El Ideal de Dios, es que vayamos por el mundo haciendo el Bien, pero no hace ninguna falta que nos vean hacer otros el bien, o que lo hagamos para que otros lo vean, como cuando oramos en silencio, sabemos que Dios no oye, sabemos que a Dios no le podemos ocultar nada, menos lo que hay en el fondo de nuestro corazón.

Un viejo refrán popular dice “Haz el bien sin mirar a quien”, porque el bien hay que hacerlo desinteresadamente. Decía San Alberto Hurtado: Pero Está muy bien no hacer el mal, pero está muy mal no hacer el bien.

El Señor les Bendiga

Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

PARA LA LECTIO DIVINA  (3)

 

NO SOMOS RESPONSABLES SÓLO DE NOSOTROS MISMOS

¡Qué contraste entre la conmovida contemplación del grandioso proyecto de salvación «ideado» y puesto pacientemente en práctica por la benevolencia de Dios y las violentas y dramáticas invectivas de Jesús contra los doctores de la Ley y sus padres, que opusieron siempre un firme rechazo a las llamadas divinas. La Iglesia, sometiendo a confrontación estas «obstinaciones», nos lanza por lo menos una doble llamada.

El plan de la salvación es maravilloso: contemplémoslo; con ello obtendremos un profundísimo consuelo y alegría, que serán nuestra fuerza para los inevitables momentos de dificultad y para los tiempos -a menudo largos- de crecimiento y maduración, que con facilidad someten a una dura prueba nuestra perseverancia, aunque son necesarios para que se realice en nosotros el plan de Dios; ahora bien, también hemos de estar vigilantes, porque muchos a quienes Dios lo confió antes que a nosotros, en vez de colaborar, le opusieron resistencia y perdieron de vista la meta. ¡Que no nos suceda lo mismo a los que escuchamos esta palabra!

La segunda llamada es: No somos responsables sólo de nosotros mismos. Dios nos ha revelado a los cristianos el misterio de su voluntad, a saber: que todos los hombres se salven en Cristo, para que nosotros manifestemos este misterio y todos puedan entrar en él. Eso significa, por una parte, vigilar para no escandalizar con nuestros comportamientos y respetar a los que son diferentes, sin pretender imponer nuestra fe o nuestras formas culturales, a fin de convertirnos para los otros en lugar de encuentro con Cristo, y, por otra, significa también no escondernos, sino tener el valor de mostrarnos y actuar claramente como cristianos, a fin de llegar a ser vehículos de su amor.

ORACION (3)

 

Bendito seas, Dios, que, en tu Hijo amado, nos has dado «la redención por medio de su sangre» y nos invitas a contemplar en ella tu gran amor de Padre. Nuestro corazón debería estar repleto de gratitud, pero no somos demasiado capaces de darte las gracias, sobre todo por un acontecimiento que parece tan alejado de nosotros y de nuestra vida. Tal vez nos sintamos también algo incómodos: ¿qué podemos darte nosotros a cambio? Nuestro amor es débil: tenemos miedo hasta del menor sufrimiento, tenemos deseos de amarte, pero eso no basta. Sólo tenemos para ofrecerte nuestros pecados: acéptalos y ejerce sobre ellos tu misericordia.

SANTORAL

 

SAN IGNACIO DE ANTIOQUÍA 107

San Ignacio de Antioquía firmaba el 24 de agosto la carta que escribía, hacia el año 110, a los cristianos de Roma, a la Iglesia «que preside en la caridad», suplicándoles que no hicieran valer su dignidad para alejarle del martirio: «Dejadme que reciba la luz pura. Mi deseo terreno ha quedado crucificado, y ya no queda en mí sino un agua pura que murmura: Ven hacia el Padre», «Contentaos con pedir que tenga fuerza, a fin de que sea cristiano no sólo de nombre, sino en la realidad». Antes de los dos meses - el 17 de octubre, si atendemos al Martirologio oriental - era «molido por los dientes de las fieras a fin de llegar a ser blanco pan de Cristo». Al tratar de Ignacio de Antioquía no es que se hable de él, se le escucha, puesto que confió a las páginas que escribió camino de su martirio uno de los más hermosos cantos que jamás hayan salido de un espíritu humano. Himno de amor a Cristo y a su Iglesia; Ignacio nunca separa ambas cosas. Para él la señal infalible del amor de los bautizados hacia el Señor y la presencia del Espíritu en ellos consiste en la unidad de cada una de las Iglesias en torno a su obispo, y la de todas ellas en la única Iglesia: «No tenéis que tener sino un solo sentir con vuestro obispo», escribe a los Efesios. Les felicita, por otra parte, pues se encuentran estrechamente unidos, «como la Iglesia lo está con Jesucristo y Jesucristo con su Padre, dentro de la armonía de la unidad universal.» Muy famoso entre los primeros mártires, quizá sirio de origen, probablemente discípulo de los apóstoles, y el cristiano de mayor reputación en tierras de Oriente después de la muerte de san Juan. Por eso debió de ser llamado como obispo a la sede de Antioquía, que había presidido el propio san Pedro.

Una tradición supone que era el mismo niño que en el capítulo dieciocho de san Mateo llama Jesús para ponerle como ejemplo ante sus discípulos: «En verdad os digo que si no os volvierais y os hiciereis como niños ... »; pero esto, además de ser incomprobable, huele demasiado a leyenda piadosa de la más cándida hagiografía.

La verdad de san Ignacio no está en esta identificación ni en otros episodios más que dudosos, sino en el hecho bien documentado de su largo viaje hasta la muerte, después de su condena, desde Antioquía a Roma, pasando por las costas de Asia Menor y Grecia, con una parada en Esmirna.

Su destino era morir en el circo romano para celebrar los triunfos del emperador Trajano en la Dacia, y en el curso de la navegación escribe cartas que son uno de los testimonios más impresionantes de la fe ante el martirio que nos ha legado la Iglesia primitiva; en especial la que dirige a los fieles de Roma, pidiéndoles que no intercedan por él a fin de que «nada me impida ahora alcanzar la herencia que me está reservada».

FUENTES DE LA PAGINA

 

La Página de la Misa Diaria, está preparada y es enviada por Pedro S. A. Donoso Brant, desde Santiago de Chile, como un servicio de apostolado, amor por Nuestro Señor Jesucristo y por la Iglesia. Les ruego su oración, para que pueda mantenerse este servicio y subsidio, dando gracias a nuestro Dios que tanto nos ama.

Nota: Para la Liturgia de la Palabra, utilizo “Liturgia Cotidiana” de Ediciones San Pablo, para el estudio y comentario de la Palabra, utilizo los textos de la Biblia Nácar-Colunga, (SBNC) y/o Biblia de Jerusalén (SBJ),

(3) Para la Lectio Divina, Lectio Divina para cada día del año, de Giorgio Zevini y Pier Giordano Cabra (Eds.) y/o, Intimidad Divina, Fr. Gabriel de Santa M. Magdalena ocd,

(4) Santoral preparado por la Parroquia de la Sagrada Familia de Vigo.

ESTA PERMITIDO EL RE-ENVIO, LA COPIA Y LA PUBLICACIÓN DE ESTA PAGINA, SOLO DEBE INDICARSE EL AUTOR Y LAS FUENTES DE ORIGEN

No responda este correo, si desea comunicarse, escriba a caminandoconjesus@vtr.net

 

Suscríbete a Misa Diaria

en  http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria/alta   o

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus/alta o

Escribe a caminandoconjesus@vtr.net

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus

http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria

http://www.egrupos.net/grupo/montecarmelo

Por favor, no enviar cadenas, presentaciones que excedan en más de 1Mb, correos sin asunto (no se abre).  El correo cuenta con servicio automático para rechazar spam, y no recibe, correos reenviados o correos sin datos de quien los envía.

Si no desea seguir recibiendo este correo por favor avíseme para retirarlo del listado al correo caminandoconjesus@vtr.net

www.caminando-con-jesus.org

www.caminando-con-maria.org

caminandoconjesus@vtr.net

Contador Gratis

 

Nota sobre la publicidad: La publicidad que pueda aparecer debajo de esta pagina, no es de responsabilidad de Caminando con Jesús. Este es un servicio gratuito, no recibe ningún tipo de ayuda económica y no la busca, gratuito hemos recibido mucho, gratuito queremos dar todo lo mejor que podamos, pero sin en esa publicidad no podría llegar hasta sus correos este servicio, que hoy ya llega a más de 23.000 correos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

““-