MISA DIARIA DE CAMINANDO CON JESUS

799PX-~1

"La Eucaristía es fuente y culmen de toda la vida cristiana"

(LG 11)

Página de Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

19 años en Internet, para ayudar a evangelizar el corazón de los hombres desde Santiago de Chile.

 

La edición de la Misa Diaria, Reflexión Bíblica, Lectio Divina y Santoral, enviada por correo por sistema de grupos, es las más antigua de Internet, comenzó en el año 1998 y hoy llega a más de 23.600 suscriptores.

Si desea suscribirse o comunicar algo, escriba al correo electrónico: pedrodonosobrant@caminandoconjesus.cl

Este subsidio está publicado todos los días en la página WEB en este link: MISA DIARA

Cantidad de visitas acumuladas desde el año 2003 al ENLACE Misa Diaria:   Contador Gratis

facebook

Páginas WEB:                            www.caminando-con-jesus.org            www.caminando-con-maria.org

Suscriptores: 23.609

Fecha: 21-02-2017

Edición Nº MD 4.766

LITURGIA DE LA HORAS

 

ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Sal 12,6

Señor, yo confío en tu misericordia: que mi corazón se alegre porque me .salvaste. Cantaré al Señor, porque me ha favorecido.

ORACIÓN COLECTA

Concédenos, Dios todopoderoso, qué, meditando sin cesar las realidades espirituales, llevemos a la práctica, en palabras y obras, cuanto es de tu agrado. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos

LECTURA Ecli 2, 1-11

Lectura del libro del Eclesiástico.

Hijo, si te decides a servir al Señor, prepara tu alma para la prueba. Endereza tu corazón, sé firme, y no te inquietes en el momento de la desgracia. Únete al Señor y no te separes, para que al final de tus días seas enaltecido. Acepta de buen grado todo lo que te suceda, y sé paciente en las vicisitudes de tu humillación. Porque el oro se purifica en el fuego, y los que agradan a Dios, en el crisol de la humillación. Confía en él, y él vendrá en tu ayuda, endereza tus caminos y espera en él. Los que temen al Señor, esperen su misericordia, y no se desvíen, para no caer. Los que temen al Señor, tengan confianza en él, y no les faltará su recompensa. Los que temen al Señor, esperen sus beneficios, el gozo duradero y la misericordia. Fíjense en las generaciones pasadas y vean: ¿Quién confió en el Señor y quedó confundido? ¿Quién perseveró en su temor y fue abandonado? ¿Quién lo invocó y no fue tenido en cuenta? Porque el Señor es misericordioso y compasivo, perdona los pecados y salva en el momento de la aflicción.

Palabra de Dios.

COMENTARIO: La desdicha se lanza sobre el justo, al igual que sobre el impío. Pero el que se confía al Señor y vive en el temor de Dios puede afrontar la prueba con la certeza de que Dios lo acompaña en ella y lo purifica para el día de la retribución. Una confianza semejante no ha sido nunca defraudada en el pasado. Comprendámoslo bien: temer a Dios en la prueba es aceptar su compañía en lo más íntimo de nuestra libertad y descubrir en la angustia un Dios tierno y amoroso.

SALMO Sal 36, 3-4. 18-19. 27. 39-40

R. ¡Confía tu suerte al Señor!

Confía en el Señor y practica el bien; habita en la tierra y vive tranquilo: que el Señor sea tu único deleite, y él colmará los deseos de tu corazón. R.

El Señor se preocupa de los buenos, su herencia permanecerá para siempre; no desfallecerán en los momentos de penuria, y en tiempos de hambre quedarán saciados. R.

Aléjate del mal, practica el bien, y siempre tendrás una morada, porque el Señor ama la justicia y nunca abandona a sus fieles. R.

La salvación de los justos viene del Señor, él es su refugio en el momento del peligro; el Señor los ayuda y los libera, los salva porque confiaron en él. R.

ALELUYA Gál 6, 14

Aleluya. Yo sólo me gloriaré en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo está crucificado para mí, como yo lo estoy para el mundo. Aleluya.

EVANGELIO Mc 9, 30-37

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Jesús atravesaba la Galilea junto con sus discípulos y no quería que nadie lo supiera, porque enseñaba y les decía: -El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; lo matarán y tres días después de su muerte, resucitará-. Pero los discípulos no comprendían esto y temían hacerle preguntas. Llegaron a Cafarnaún y, una vez que estuvieron en la casa, les preguntó: -¿De qué hablaban en el camino?- Ellos callaban, porque habían estado discutiendo sobre quién era el más grande. Entonces, sentándose, llamó a los Doce y les dijo: - El que quiere ser el primero debe hacerse el último de todos y el servidor de todos-. Después, tomando a un niño, lo puso en medio de ellos y abrazándolo, les dijo: -El que recibe a uno de estos pequeños en mi Nombre, me recibe a mí y el que me recibe no es a mí al que recibe, sino a Aquél que me ha enviado-.

Palabra del Señor.

COMENTARIO: Por segunda vez, el Maestro anuncia a sus discípulos que la pasión se aproxima, y se dedica casi exclusivamente, en adelante, a su última formación. Pero, los Doce apenas comprenden mejor que la multitud las condiciones de entrada en el Reino. Para entrar en él el Mesías deberá pasar por el sufrimiento y los suyos han de hacerse servidores de todos. El servidor es como el niño, que acepta depender de otro, está disponible frente al futuro y no se halla encadenado por sistemas y teorías. En la sociedad judía es también un despreciado.

Y se hace necesario, aun, aceptar el desprecio para poder seguir al Maestro en su subida a Jerusalén.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Al celebrar estos misterios con la debida reverenda, te suplicamos, Señor, que los dones ofrecidos para tu gloria nos obtengan la salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN SaI 9,2-3

Proclamará todas tus maravillas; quiero alegrarme y regocijarme en ti y cantar himnos a tu nombre, Altísimo.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Dios todopoderoso, concédenos alcanzar la salvación eterna, cuyo anticipo hemos recibido en este sacramento. Por Jesucristo, nuestro Señor.

  REFLEXIÓN BÍBLICA

 

“El que recibe a uno de estos pequeños en mi Nombre, me recibe a mí”

San Marcos 9, 30-37:

Autor: Pedro Sergio Antonio Donoso Brant


1.    EL HIJO DEL HOMBRE VA A SER ENTREGADO EN MANOS DE LOS HOMBRES

Jesús atravesaba la Galilea junto con sus discípulos y no quería que nadie lo supiera, porque enseñaba y les decía: El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; lo matarán y tres días después de su muerte, resucitará.

Por segunda vez Jesús habla a los apóstoles de su muerte y de su resurrección. Van camino de Jerusalén, y quiere pasar inadvertido en su travesía por Galilea. Posiblemente quiere dedicar este viaje a la instrucción de los apóstoles, por lo que deseaba evitar manifestaciones tumultuosas de la turba.

Pero, aunque les habla de esto, ellos no entendían estas cosas, pero temían preguntarle. La no comprensión de ellos se explica porque no sabían compaginar a Jesús Mesías doliente con un Mesías triunfante y victorioso en conquistas, conforme estaba en el medio ambiente. Buena prueba histórica de la necesidad de reiterarles esta predicción. Pero ¿por qué temían preguntarle? Ellos saben que las predicciones del Maestro se cumplen, y tienen un presentimiento de aquel programa sombrío — sobre Él y sobre ellos — y evitan el insistir sobre él.

2.    ¿DE QUÉ HABLABAN EN EL CAMINO?

Entrando en Cafarnaúm, probablemente en casa de Pedro, les pregunta sobre las discusiones que los apóstoles traían entre sí en el camino, así es como les dice; ¿De qué hablaban en el camino? A su pregunta se callaron. Pues hablaban sobre quién sería el mayor en los puestos del reino. Era un tema de ambición, acaso por exigencia familiar, tan del estilo oriental (cf. Mc 10:35-45).

Es la mudez de los que se sienten culpables de ambición, es la típica competencia por el prestigio y por ejercer alguna autoridad sobre los demás, es el deseo de sentirse más grande que otros, todo una diferencia con Jesús,  porque mientras él se preocupaba de ser el Mesías –Siervo, sus discípulos especulan en quién pudiera ser el más grande. ¡Jesús trata de descender, ellos de ascender!

3.    EL QUE QUIERE SER EL PRIMERO DEBE HACERSE EL ÚLTIMO

Entonces, sentándose, llamó a los Doce y les dijo: El que quiere ser el primero debe hacerse el último de todos y el servidor de todos. Y la enseñanza que les hace es doble. Con una sentencia: el primero, que sea el último, naturalmente por la actitud de su espíritu. Pero también se hace la enseñanza con una parábola en acción. La grandeza a la que ha de aspirarse es a hacer las cosas por Dios. Así, abrazó a un niño, poniéndolo en medio de ellos como símbolo de lo pequeño y desvalido. Pero eso que es pequeño, si se lo protege en su nombre, se le hace a Él y al Padre que lo envió.

4.    LA IGLESIA, ES SERVIDORA DEL MUNDO

Los discípulos buscaban ser los primeros, entonces Jesús les enseña una nueva norma de valoración y, esta es para nosotros hoy , la Iglesia, es servidora del mundo, no es al contrario, es decir, el mundo no está para servir a la Iglesia, pero si la Iglesia para el mundo. La iglesia está para servir al mundo con un nuevo sentido de la vida, a la Iglesia le interesa un mundo mejor, un mundo donde exista y reine la justicia, la paz, un mundo de hombres buenos, un mundo de verdad y de amor. Por eso la Iglesia está interesada en servir y no en ser servida.

La iglesia somos todos, somos nosotros mismos, y debemos actuar como nos ha pedido Jesús, ser auténticos servidores, útiles a los demás, interesarnos por nuestros hermanos, no es fácil, pero eso es lo que nos instruyó con su ejemplo Jesús, No vine a ser servido, sino a servir.

5.    SER PRIMEROS EN EL REINO DE LOS CIELOS, ES SERVIR

Dice Jesús; El que quiere ser el primero debe hacerse el último de todos y el servidor de todos. Esta es su enseñanza, y esta es nuestra oportunidad para cumplir nuestra misión de servicio a nuestros hermanos.

Después, tomando a un niño, lo puso en medio de ellos y, abrazándolo, les dijo: El que recibe a uno de estos pequeños en mi Nombre, me recibe a mí, Ser primeros en el Reino de los Cielos, es servir, es inclinarse ante algo tan pequeño como un niño, es ver al Señor en todos y en ellos servirlo.

Dice Jesús; y el que me recibe no es a mí al que recibe sino a Aquel que me ha enviado. Porque conocer a Jesús, es conocer al Padre, amar a Jesús es amar al Padre, Servir a Jesús es servir al Padre. Jesús dijo: Nadie conoce al Hijo sino el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquellos a quienes el Hijo se lo quiera dar a conocer. (Mt, 11-27)

6.    UN CORAZÓN LIBRE DE AMBICIÓN

“El que recibe a uno de estos pequeños en mi Nombre” (Mc 9,37). “Por lo tanto, el que se haga pequeño como este niño, será el más grande en el Reino de los Cielos”. (Mt18, 4).

¿Por qué recibir los pequeños en nombre de Jesús?, ¿Porque ser como un niño y hacerse pequeño? El niño es un ser débil y humilde, que no posee nada, no tiene ambición, no conoce la envidia, no busca puesto privilegiados, no tiene nada que decir en la codicia de los adultos, el niño tiene conocimiento de su pequeñez y su debilidad. Es así como nos hace saber Jesús, que el más humilde será el más grande ante el Padre. “Bendito las almas de niños”, porque sus corazones están libres de ambición.

El niño al igual que el pobre recibe con alegría lo que se le entrega cuando su necesidad depende de los demás. Ese es el sentido de ese “hacerse como los niños”, hacerse humilde y sencillo de corazón, empequeñecido en la sociedad respecto a los puestos de jerarquía, esa es condición de Jesús para seguirlo, “El que no renuncie a sí mismo, no puede ser mi discípulo”

7.    EL QUE ME RECIBE, NO ES A MÍ AL QUE RECIBE, SINO A AQUÉL QUE ME HA ENVIADO.

Un camino seguro de encuentro con Nuestros Señor Jesucristo, y en El encontrarse con quien lo ha enviado, es siempre el de la humildad.

Ciertamente, si Dios valoriza enormemente la humildad, es porque es algo bueno, y no significa ser humilde no tener auto estima, o no tener ideas de superación, o no amarse a sí mismo. Al contrario, la humildad da mucha fuerza, en especial porque ella abre las puertas que Dios nos tiene para vivir en el Reino. “Soy manso y humilde de corazón”, nos ha dicho el Señor.

 “Saca todo afuera para que te rellenes de humildad”, me aconsejo en una ocasión mi papa siendo yo muy joven y pasando instantes de soberbia. ¿Y que se debe echar afuera?, la idea de que uno es mártir de las circunstancias, tener demasiados sentimientos de culpas, vivir buscando las simpatías de los demás, andar pretendiendo ser líder de todo, querer estar en todo para que otros piensen de ti como un gran colaborador. Hay una especie de soberbia en querer nosotros subir más alto, pues demasiado hace Dios permitiendo que nos acerquemos a él, siendo lo que somos (Santa Teresa de Jesús, V 12, 4; CN 2).

El Señor les Bendiga

Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

PARA LA LECTIO DIVINA  (3)

 

ES MUY GRANDE LA TENTACIÓN DE SER O HACERSE LÍDER.

Se trata de una tentación que aparece de una manera sutil y en forma de bien: al comienzo, tal vez ni siquiera nos damos cuenta, pero poco a poco nos va sugiriendo cosas cada vez más alejadas de la verdad de Cristo.

Charles de Foucauld oyó un día esta frase durante una homilía del padre Huvelin: “Jesucristo ha tomado el último puesto de tal modo que nadie podrá quitárselo jamás”. Estas palabras nos hieren y nos proporcionan consuelo al mismo tiempo, porque la experiencia humana de cada día nos lleva a decir que somos nosotros quienes debemos luchar con los condicionamientos y los bombardeos psicológicos que se nos presentan. Sin la humildad, esa virtud que nos permite reconocer a Otro fuera y por encima de nosotros, sólo conseguimos afirmar nuestras pasiones, que no conducen a la unión y al compartir, sino sólo a imposiciones que con el correr del tiempo no concuerdan ya con la sabiduría, don de Dios. Existe una sola pasión, y es aquella que sufrió Jesucristo por cada uno de nosotros, haciéndonos de nuevo niños en el espíritu, últimos en el mundo, pero grandes en su Reino. Jesús “rico como era, se hizo pobre por nosotros” y, de este modo, puso en tela de juicio la raíz del mal que reina dentro de nosotros: hacernos como él.

Imitar al Señor no significa repetir de manera servil los gestos que él realizó, sino confrontar lo que sale de nuestro corazón con lo que él dijo e hizo. La obediencia al Padre que lo envió le hizo libre de obrar por nosotros y en nosotros, para que no seamos esclavos de nuestras voluntades, sino libres de amar y de entregar a los otros lo que nosotros mismos recibamos.

ORACION (3)

 

Señor, estamos en deuda contigo por la vida que nos has dado con tu pasión, muerte y resurrección. No permitas que usemos los dones gratuitos que nos has dado para especular en perjuicio de los pobres o para hacernos grandes ante los otros.

Recuérdanos, cuando volvamos a ti humillados, lo que hemos tenido miedo de pedirte en los momentos de orgullo y de presunción. Ayúdanos a acoger y a dar antes de ser acogidos y recibir, para no presumir de hacer nuestra voluntad, sino la de nuestro Padre, tal como tú nos enseñaste.

SANTORAL (4)

 

SAN PEDRO DAMIANO 1007-1072

La santidad de Francisco de Sales es sonriente, no así la de Pedro Damiano. Si nos dejáramos guiar a veces por las apariencias nuestros errores serían enormes. La Divina Providencia sabe guiar nuestros pasos aunque en tantas ocasiones no lo sepamos apreciar. Así pensaría en el oscuro porvenir este niño, nacido en Ravena en 1007, que lo abandonan sus padres, que lleva vida de animalillo de muy pequeño, que cuando ya es mayorcillo un hermano suyo lo trata con inusitada crueldad y para que pueda comer lo envía a guardar sus cerdos...

Pero el Señor le dio un corazón de oro y unas cualidades nada comunes que después alguien sabrá apreciar. Va un día de camino y se encuentra una moneda de oro. Nunca había visto cosa tan preciosa. En lugar de comprarse algo útil o superfluo, entra en una Iglesia y con aquella moneda encarga que celebren una Misa por sus ya difuntos padres.

Un hermano suyo, que era arcipreste de Rávena, se encuentra con él y lo toma bajo su cuidado. Le hace que estudie y pronto descubre en él cualidades tan extraordinarias que muy pronto llega a escalar todos los más difíciles puestos, tanto en la cátedra como en la Iglesia. No pensarían los que le vieron llevar vida infrahumana y cuidando puercos que un día llegaría el papa Alejandro II a presentarlo al Episcopado de Francia como su Legado y les escribiría: "Os enviamos al que después de Nos tiene la mayor autoridad en la Iglesia Romana, a Pedro Damián, Cardenal Obispo de Ostia, que es como la pupila de nuestros ojos y el más firme baluarte de la Sede Apostólica...".

Sobresale tanto que a los 25 años es ya profesor en Parma y luego en Ravena.

A los 28 años se hace religioso en Fonteavellana; y por su prudencia y amor a la observancia es elegido prior. Con tal prestigio, que pronto el Papa Esteban IX le insiste a aceptar el cargo de cardenal y obispo del puerto de Roma; para que desde ese puesto colabore en la extirpación de las dos grandes calamidades del siglo XI: la simonía e intromisiones extrañas en los nombramientos eclesiásticos y la relajación de la disciplina en un sector del clero.

Vivió en un siglo que precisaba ante todo de personalidades enérgicas y de profetas vigorosos para arrancar a la Iglesia del engranaje feudal en que se había dejado prender: venalidad de los cargos eclesiásticos y decadencia en las costumbres del clero.

Le vemos como un fruto apasionado y terrible, apocalíptico casi, del año mil, penitente profeta en medio de los siglos oscuros; es un santo que visto de lejos asusta por su rigor y su ira, como un símbolo de intransigencia que reprocha con tremendos clamores los pecados del mundo, empezando por los de la Iglesia, roída por la simonía y el concubinato.

Como siempre, de cerca su figura se humaniza. Este modelo de austeridad que en su Libro de Gomorra traza un cuadro durísimo de la moral de sus contemporáneos, es también autor de conmovidos himnos, de páginas que a través del rudo latín del siglo Xl todavía transmiten un temblor de ternura. Y es su propia vida la que le muestra sometido por obediencia a deberes que estaban muy lejos de su ideal.

Que era la soledad de un monasterio, como el camaldulense de Fonte Avellana, por una de cuyas celdas renunció a la reputación de famoso profesor en Parma. Pero su saber y sus virtudes le fueron empujando a muchas actividades, fue prior, reformó la orden, hizo nuevas fundaciones, y aquel hombre con vocación eremítica se vio convertido por orden del papa en cardenal-obispo de Ostia y en legado pontificio.

Instrumento reformador de diversos papas - con quienes las relaciones no siempre fueron apacibles-, tuvo que intervenir en problemas de alta política eclesiástica, viajar mucho, predicar, ser consejero de reyes, escribir sobre una multitud de temas de teología y moral (León XII le declaró doctor de la Iglesia).

¡Pobre Pedro Damiano, que sólo suspiraba por volver a su celda! «¿Qué me importan los reyes y los concilios?» Adivinamos que estaba a punto de añadir irrespetuosamente: Y los papas.

Encargado de múltiples legaciones, tanto en Francia como en Alemania e Italia, trabajó hasta el agotamiento de sus fuerzas en la preparación de la renovación espiritual de la Iglesia.

Años después aún tuvo que ir a Alemania por el divorcio de un rey y reconciliar a su Rávena natal con el Pontífice. Murió en el camino de vuelta, refugiándose en el monasterio de Santa María de los Ángeles, en Faenza (1072), un año antes de que su amigo el monje Hildebrando se convirtiera en el papa Gregorio VII (él, tan mariano, que extendió la práctica de la consagración de los sábados a la Virgen), abrazando por fin una paz inasequible por la dureza del servicio que se le pedía.

 

FUENTES DE LA PAGINA

 

La Pagina de la Misa Diaria, esta preparada y es enviada por Pedro S. A. Donoso Brant ocds, desde Santiago de Chile, como un servicio de apostolado, amor por Nuestro Señor Jesucristo y por la Iglesia. Les ruego su oración, para que pueda mantenerse este servicio y subsidio, dando gracias a nuestro Dios que tanto nos ama.

Nota: Para la Liturgia de la Palabra, utilizo “Liturgia Cotidiana” de Ediciones San Pablo, para el estudio y comentario de la Palabra, utilizo los textos de la Biblia Nácar-Colunga, (SBNC) y/o Biblia de Jerusalén (SBJ),

(3) Para la Lectio Divina, Lectio Divina para cada día del año, de Giorgio Zevini y Pier Giordano Cabra (Eds.) y/o, Intimidad Divina, Fr. Gabriel de Santa M. Magdalena ocd,

(4) Santoral preparado por la Parroquia de la Sagrada Familia de Vigo.

ESTA PERMITIDO EL RE-ENVIO, LA COPIA Y LA PUBLICACIÓN DE ESTA PAGINA, SOLO DEBE INDICARSE EL AUTOR Y LAS FUENTES DE ORIGEN

 

Suscríbete a Misa Diaria

 

en  http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria/alta

o

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus/alta

O

Escribe a caminandoconjesus@vtr.net

 

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus 

http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria 

http://www.egrupos.net/grupo/montecarmelo

 

Por favor, no enviar cadenas, presentaciones que excedan en más de 1Mb, correos sin asunto (no se abre).  El correo cuenta con servicio automático para rechazar spam, y no recibe, correos reenviados o correos sin datos de quien los envía.

Si no desea seguir recibiendo este correo por favor avíseme para retirarlo del listado.

 

www.caminando-con-jesus.org     www.caminando-con-maria.org

caminandoconjesus@vtr.net

Contador Gratis

 

Nota sobre la publicidad: La publicidad que pueda aparecer debajo de esta pagina, no es de responsabilidad de Caminando con Jesús. Este es un servicio gratuito, no recibe ningún tipo de ayuda económica y no la busca, gratuito hemos recibido mucho, gratuito queremos dar todo lo mejor que podamos, pero sin en esa publicidad no podría llegar hasta sus correos este servicio, que hoy ya llega a mas de 19.000 correos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

““-