Misa Diaria, Ciclo C

MISA DIARIA DE CAMINANDO CON JESUS

"La Eucaristía es fuente y culmen de toda la vida cristiana" (LG 11)

cid:image001.jpg@01D09552.19F974A0

Página de Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

21 años en Internet

 

La edición de la Misa Diaria, Reflexión Bíblica, Lectio Divina y Santoral, enviada por correo por sistema de grupos, es las más antigua de Internet, comenzó en el año 1998 y hoy llega a más de 23.680 suscriptores de 56 países distintos. Se envía desde Santiago de Chile. Si desea suscribirse o comunicar algo, escriba al correo electrónico:  caminandoconjesus@vtr.net

Este subsidio está publicado todos los días en la página WEB en este link: MISA DIARIA

facebook

    WEB:   www.caminando-con-jesus.org      www.caminando-con-maria.org       www.santateresadelosandes.cl

Suscriptores: 23.700

Fecha: 21-11-2019

Edición Nº4.704

Cantidad de correos abiertos acumulados a la fecha:  Contador Gratis 

 

La presentación de la Santísima Virgen

De esta fiesta sólo hay referencias en libros apócrifos, de modo especial en el Protoevangelio de Santiago. Según estos relatos, María nace en Jerusalén, cerca del Templo, primogénita de sus ancianos y santos padres Joaquín y Ana, que no habían podido tener hijos. Agradecidos a Dios, se la consagran llevándola al Templo para que, como otros niños judíos anteriores: Daniel, Joás, Ana..., sea educada en la fe, en la meditación de las Escrituras y en la oración. En el Templo María, sin saberlo, prepara toda su persona para acoger al Hijo de Dios. En el 453 se dedica a la Presentación de María la Iglesia de Santa María la Nueva, edificada junto al Templo de Jerusalén. La fiesta es acogida con gozo también por la Iglesia ortodoxa. El emperador bizantino Manuel 1 (1143-1180) la hace obligatoria en todo su imperio. Es una celebración ecuménica perenne. El Vaticano 11(1962-1965) la considera como fiesta de la virginidad de María consagrada a Dios.


ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Jdt 13,23.25

El Señor, el Dios altísimo, te ha bendecido a ti, Virgen María, más que a todas las mujeres de la tierra. El ha engrandecido tanto tu nombre, que los hombres no dejarán de alabarte.

ORACIÓN COLECTA

Señor, celebrando la gloriosa conmemoración de la santísima Virgen María, te pedimos, por su intercesión, que también nosotros merezcamos participar de la plenitud de tu gracia. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

LECTURA 1Mac 2, 15-29

COMENTARIO: No comprendemos bien cómo una guerra puede recibir el calificativo de «santa». Pero Matatías la invoca en su resistencia contra Antíoco Epífanes en defensa de las tradiciones religiosas nacionales. Matatías y los suyos huyen a la montaña y se hacen guerrilleros, defendiendo sus derechos y su fe desde las convicciones profundas que les inspira su fidelidad al Señor. La defensa de los indefensos puede plantearse como una exigencia inaplazable de la caridad solidaria. Jesús, sin embargo, prefirió su muerte a la de los otros.

Lectura del primer libro de los Macabeos.

En aquellos días: Los delegados del rey Antíoco, encargados de imponer la apostasía, llegaron a la ciudad de Modín para exigir que se ofrecieran los sacrificios. Se presentaron muchos israelitas, pero Matatías y sus hijos se agruparon aparte. Entonces los enviados del rey fueron a decirle: “Tú eres un jefe ilustre y gozas de autoridad en esta ciudad, respaldado por hijos y hermanos. Sé el primero en acercarte a ejecutar la orden del rey, como lo han hecho todas las naciones, y también los hombres de Judá y los que han quedado en Jerusalén. Así tú y tus hijos serán contados entre los amigos del rey y gratificados con plata, oro y numerosos regalos”. Matatías respondió en altavoz: “Aunque todas las naciones que están bajo el dominio del rey lo obedezcan y abandonen el culto de sus antepasados para someterse a sus órdenes, yo, mis hijos y mis hermanos nos mantendremos fieles a la Alianza de nuestros padres. El Cielo nos libre de abandonar la Ley y los preceptos. Nosotros no acataremos las órdenes del rey desviándonos de nuestro culto, ni a la derecha ni a la izquierda”. Cuando acabó de pronunciar estas palabras un judío se adelantó a la vista de todos, para ofrecer un sacrificio sobre el altar de Modín, conforme al decreto del rey. Al ver esto, Matatías se enardeció de celo y se estremecieron sus entrañas, y dejándose llevar por una justa indignación, se abalanzó y lo degolló sobre el altar. Ahí mismo mató al delegado real que obligaba a ofrecer los sacrificios y destruyó el altar. Así manifestó su celo por la Ley, como lo había hecho Pinjás con Zimrí, hijo de Salú. Luego comenzó a gritar por la ciudad con todas sus fuerzas:

“Todo el que sienta celo por la Ley y quiera mantenerse fiel a la Alianza, que me siga”. Y abandonando todo lo que poseían en la ciudad, él y sus hijos huyeron a las montañas. Entonces muchos judíos, amantes de la justicia y el derecho, se retiraron al desierto para establecerse allí.

Palabra de Dios.

SALMO Sal 49, 1-2.5-6. 14-15

R. El que va por el buen camino verá al Señor.

El Dios de los dioses, el Señor, habla para convocar a la tierra desde la salida del sol hasta el ocaso. El Señor resplandece desde Sión, que es el dechado de toda hermosura. R.

“Reúnanme a mis amigos, a los que sellaron mi Alianza con un sacrificio”. ¡Que el cielo proclame su justicia, porque el Señor es el único Juez! R.

“Ofrece al Señor un sacrificio de alabanza y cumple tus votos al Altísimo; invócame en los momentos de peligro:

Yo te libraré, y tú me glorificarás”. R.

ALELUYA Cfr. Sal 94, 7. 8

Aleluya. Escuchen la voz del Señor, no endurezcan su corazón. Aleluya.

EVANGELIO Lc 19, 41-44

COMENTARIO: El Maestro lloró sobre Jerusalén ante un destino que conoce y es inevitable. Será arrasada y habrá llanto, dolor y luto. Respetuoso con la libertad llora su impotencia. Sabe que han decidido matarlo en la ciudad de sus desvelos y trabajos. A pesar de todo, Jerusalén vive eternamente como la ciudad santa donde el Redentor derramó su sangre para salvación del mundo. Y sigue siendo el símbolo de la reunión universal de la humanidad entera rescatada por su sangre. ¿Quién puede decir que conoce y acepta la venida del Señor? Las sugerencias del Espíritu pueden llegar de diversas partes y «el que a ustedes oye, es a mí a quien oye».

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Cuando Jesús estuvo cerca de Jerusalén y vio la ciudad, se puso a llorar por ella, diciendo: “Si tú también hubieras comprendido en este día el mensaje de paz! Pero ahora está oculto a tus ojos. Vendrán días desastrosos para ti, en que tus enemigos te cercarán con empalizadas, te sitiarán y te atacarán por todas partes. Te arrasarán junto con tus hijos, que están dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, porque no has sabido reconocer el tiempo en que fuiste visitada por Dios”.

Palabra del Señor.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Señor, en esta fiesta de la Madre de tu Hijo, te ofrecemos, con alegría el sacrificio de alabanza, y te pedimos que gracias a este sagrado intercambio, se aumenten en nosotros los frutos de tu redención. Por Jesucristo nuestro Señor.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Cfr. Lc 1,48

Me llamarán bienaventurada todas las generaciones porque Dios miró con bondad la pequeñez de su servidora.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, después de haber recibido los divinos sacramentos, te suplicamos humildemente que quienes veneramos a la Virgen María en esta fiesta podamos participar del Banquete celestial. Por Jesucristo nuestro Señor.

  REFLEXIÓN BÍBLICA

 

“no has sabido reconocer el tiempo en que fuiste visitada por Dios”.

Lc 19, 41-44:

Autor: Pedro Sergio Antonio Donoso Brant


 1.      SI HUBIERAS COMPRENDIDO EN ESTE DÍA EL MENSAJE DE PAZ

Al bajar el monte de los Olivos, ya acercándose a Jerusalén, y contemplarla, y enfrente el templo herodiano, Jesús se puso a llorar a causa de la ciudad. Probablemente le acompañaban sus discípulos y gentes galileas y algunos judíos. Nos sorprendemos ver a Jesús llorando, esto constituye un signo no sólo de su auténtica humanidad, sino también de su plena participación en el drama de una humanidad a la que le cuesta trabajo entrar en el proyecto salvífico de Dios, al que incluso se resiste en ocasiones. Jesús nos salva no sólo con su omnipotencia divina, sino también con su debilidad humana.

2.      SI TÚ (SI JERUSALÉN) TAMBIÉN HUBIERAS COMPRENDIDO EN ESTE DÍA EL MENSAJE DE PAZ

Jesús veía lo que le aguardaba a él y a la ciudad: “Si tú (Si Jerusalén) también hubieras comprendido en este día el mensaje de paz”, esto es, si hubiese conocido en este día, como extrema tabla de salvación, ¡toda la misión de paz mesiánica que Jesús le traía!. Pero eran muchas las pasiones que estaban en juego contra de él.

Ciertamente la paz, es el don mesiánico por excelencia, y Jesús ha venido a proclamarla para todos y a ofrecerla a cada uno. Es por tanto necesario abrirse a ella y acogerla como don para poder seguir la huella detrás de Jesús hasta el final de su trayecto.

3.      ES LA CATÁSTROFE DE JERUSALÉN DEL AÑO 70.

Jesús profetiza: Vendrán días desastrosos para ti, en que tus enemigos te cercarán con empalizadas, te sitiarán y te atacarán por todas partes. Te arrasarán junto con tus hijos, que están dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra

Es la historia de un pueblo que esperaba al Mesías para su gloria y su paz, cuando éste llegó, lo van a crucificar. Es lo que el Señor ve y por lo que derrama sus lágrimas. Pero con ellas, como garantía de su verdad, da la profecía de su castigo. Es la catástrofe de Jerusalén del año 70. La descripción de esta catástrofe por el historiador judío Flavio Josefo y la arqueología han probado la verdad del  mensaje profético del Señor

4.      EL TIEMPO PROVIDENCIAL EN EL QUE DIOS VISITA A SU PUEBLO

Dice el Señor: “Todo ello por porque no has sabido reconocer el tiempo en que fuiste visitada por Dios”. “La visita de Dios” es una frase frecuente en el Antiguo Testamento para indicar castigos o premios. El tiempo de su visita, es todo el período mesiánico de Jesucristo, tiempo de enseñanza y milagros, en Galilea y Judea, en sus consecuencias en Jerusalén, y, más en concreto, en sus visitas de enseñanzas y milagros mesiánicos en Jerusalén.

El tiempo del que habla Jesús es el kairós, es decir, es el momento preciso u oportuno, también llamado el tiempo providencial en el que Dios visita a su pueblo para liberarlo y para introducirlo en su Reino. Con estos dos elementos aclara Jesús la finalidad de su martirio, ahora próximo.

5.      EL SOLLOZO DE JESÚS CONTIENE UNA REFLEXIÓN Y PRESENTA UNA MOTIVACIÓN

El sollozo de Jesús contiene una reflexión contenida en las palabras: “Pero ahora está oculto a tus ojos”, (por Dios), que, con unos términos intensos y fuertes, atribuyen directamente a Dios, es decir estamos frente a una actitud pasiva del conocimiento de Dios, y esta realidad depende de la libre decisión de los hombres.

También este lamento presenta una motivación y la expresan las palabras “Si tú también hubieras comprendido en este día”, que corresponden a una afirmación: ni has comprendido ni quieres comprender. Sin embargo lo que más importa es destacar dos elementos positivos que caracterizan el lamento de Jesús: la paz y el tiempo de la visita.

El Señor les Bendiga

Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

PARA LA LECTIO DIVINA  (3)

 

SE TRATA DEL DÍA EN EL QUE HEMOS DE DECIDIR SI ESTAMOS “CON ÉL” O “CONTRA ÉL”

El cuadro apocalíptico de la destrucción de Jerusalén, castigada por su infidelidad, se contrapone a la figura ejemplar de Matatías, que escoge la lucha armada contra el opresor antes que transgredir la ley del Señor. Se trata de unas imágenes crudas, imágenes que nuestra sensibilidad tiende a rechazar: la ciudad santa, cegada por una decisión divina que la condena de una manera inexorable; el gesto sanguinario de Matatías, que golpea con la misma violencia contra el altar profanado y contra los profanadores... Ahora bien, por encima del lenguaje, es el radicalismo de la decisión de fe lo que cuenta.

El «día de la salvación» y el «día del juicio» coinciden: es el día de la elección absoluta, día que corresponde en nuestro caso a toda la vida y se condensa en el instante de la muerte. Se trata del día en el que hemos de decidir si estamos “con él” o “contra él”, y no valen medias tintas, componendas, vacilaciones, distinciones. La persecución es gracia siempre que se convierta en ocasión de un testimonio de fe. El Señor «visita» para salvar. Si su visita se transforma en condena, es sólo obra nuestra.

ORACION (3)

 

Lloraste por tu ciudad, Señor. Lloraste por tu gente.

Señor, que yo te encuentre como amigo junto a mí en el día de tu «visita». Que yo no cierre ni el corazón ni la mente, de suerte que no sea capaz de leer en los acontecimientos el signo de tu voluntad. Haz que te reconozca presente en los hermanos, a lo largo de los caminos y en los acontecimientos de este mundo atormentado, para que el juicio no recaiga sobre mí como recayó sobre la ciudad que fue incapaz de reconocer a tus profetas.

 Haz que yo opte siempre por ti, incluso cuando esta opción exija una buena dosis de valor.

Haz que no pierda ni la confianza ni la esperanza aunque se presenten graves obstáculos a la manifestación de mi fe.

SANTORAL

PRESENTACIÓN DE LA VIRGEN EN EL TEMPLO

Padre Jesús Martí Ballester

1. Los imagineros religiosos representaron en los retablos de los templos el momento en que María, dejando el regazo de la casa paterna, sube las gradas del Templo y es recibida por el Sumo Sacerdote; arriba el pontífice de barba venerable, con la mitra en la cabeza, extiende las manos y sonríe acogedor; y en el fondo, la anciana madre, de frente arrugada, con gesto de pena. Estudiando la Escritura, aprendiendo las lecciones que escuchan a los rabinos, y los cantos para las ceremonias; sirviendo al templo, hilando el efod del sumo sacerdote, cosiendo los velos del altar, y limpiando los vasos de las ofrendas, pasaban los mejores años de su vida muchas hijas de Israel. Allí creció Ana la profetisa; y allí, la hija de Rangel, cuando declinaba su vida y empezaba a pensar que había esperado en vano, vio a aquella niña graciosa, parienta del sacerdote Zacarías.

2. Jamás ojos tan puros habían mirado aquellos pórticos majestuosos. La vieja sacerdotisa, al ver aquel lirio primaveral de los jardines de Nazareth, recordó las palabras del salmista: "Escucha, hija, y mira, e inclina el oído; olvido tu pueblo y la casa de tu padre, porque el Rey ha deseado tu hermosura". En verdad que ennoblecía ya al mundo aquella criatura, a quien "El Señor estableció al principio de sus tareas, al comienzo de sus obras antiquísimas. Aquella criatura que podía decir: "En un tiempo remotísimo fui formada, antes de comenzar la tierra. Antes de los océanos fui engendrada, antes de los manantiales de las aguas. Todavía no estaban encajados los montes, antes de las montañas fui engendrada. No había hecho aún la tierra y la hierba ni los primeros terrones del orbe. Cuando colocaba el cielo, allí estaba yo; cuando trazaba la bóveda sobre la faz del Océano; cuando sujetaba las nubes en la altura y fijaba las fuentes abismales. Cuando ponía un límite al mar, y las aguas no traspasan su mandato; asentaba los cimientos de la tierra, junto él, aprendiz, yo era su encanto cotidiano, todo el tiempo jugaba en su presencia: jugaba con la bola de la tierra, disfrutaba con los hombres. Por tanto, hijos míos, escuchadme: dichosos los que siguen mis caminos; escuchad mis avisos y seréis sensatos, no los rechacéis; dichoso el hombre que me escucha, velando en mi portal cada día, guardando las jambas de mi puerta" (Prov 8,22); si esa criatura había nacido ya, era seguramente aquella niña tan dulce, tan pura, tan graciosa, que estaba aquí pisando los umbrales del lugar sagrado con el mismo amoroso respeto de Moisés ante la zarza ardiendo. Como el lirio entre las espinas, así era ella entre sus compañeras. Tal vez les hacía aquella pregunta que pone en sus labios el Cantar de los Cantares: "Por las cabras y los cervatillos de los montes os conjuro hijas de Jerusalén, que me digáis si habéis visto al Amado, porque muero de amor.”

3. María buscaba al Amado sin cesar, le descubría jubilosa y le adoraba con humildad en aquellos muros santificados, en aquellas prescripciones alegóricas del mosaico, en aquellos textos misteriosos de los salmistas y que comentaban los doctores de la ley; y en las palabras inspiradas del anciano Simeón. Todo le hablaba del Mesías, del más hermoso de los hijos de los hombres, de aquel cuyo nombre es admirable. Y su pequeño corazón en llamas, se unía a Él, le llamaba con ansias y sin saber que iba a ser su madre, se hacía ya su esposa. “Como el manzano entre los árboles de la selva, así es mi Amado entre los jóvenes... Brotan las flores en la vega; ya ha llegado el tiempo de la poda; el arrullo de la tórtola se deja oír en los campos; apuntan los frutos en la higuera y las viñas en flor difunden perfume". (Cant 2,12). La joven nazarena encendía la hoguera de su amor y consumía la llama de su vida en anhelos que alborozaban su carne virginal.

4. Noches de meditación abrasada, días de trabajo abnegado, súbitas iluminaciones, palabras como luces en la penumbra de un silencio recatado, gracia, obediencia, amor y trabajo, esto fue la vida de María durante aquellos años en que en la presencia de Yahvé, se preparaba para recibir el gran mensaje. El evangelio nada dice de aquella doncellez consagrada en el servicio del templo. Pero nos lo dice la tradición y la recogen los evangelios apócrifos. Ya en el siglo VI cantaba el poeta bizantino: “El templo purísimo, el tesoro sagrado de la divina gloria, la mansa oveja, la virgen inestimable llega hoy a la casa del Señor; la gracia del Espíritu va con ella, los ángeles cantan su gloria: es el tabernáculo de los Cielos. Recíbela, dice Ana al gran sacerdote, guárdala con cuidado, ponla en lo más profundo del santuario inaccesible, porque es el fruto de mis oraciones, es el don de Dios, es el tabernáculo del Altísimo-

FUENTES DE LA PAGINA

 

La Página de la Misa Diaria, está preparada y es enviada por Pedro S. A. Donoso Brant, desde Santiago de Chile, como un servicio de apostolado, amor por Nuestro Señor Jesucristo y por la Iglesia. Les ruego su oración, para que pueda mantenerse este servicio y subsidio, dando gracias a nuestro Dios que tanto nos ama.

Nota: Para la Liturgia de la Palabra, utilizo “Liturgia Cotidiana” de Ediciones San Pablo, para el estudio y comentario de la Palabra, utilizo los textos de la Biblia Nácar-Colunga, (SBNC) y/o Biblia de Jerusalén (SBJ),

(3) Para la Lectio Divina, Lectio Divina para cada día del año, de Giorgio Zevini y Pier Giordano Cabra (Eds.) y/o, Intimidad Divina, Fr. Gabriel de Santa M. Magdalena ocd,

(4) Santoral preparado por la Parroquia de la Sagrada Familia de Vigo.

ESTA PERMITIDO EL RE-ENVIO, LA COPIA Y LA PUBLICACIÓN DE ESTA PAGINA, SOLO DEBE INDICARSE EL AUTOR Y LAS FUENTES DE ORIGEN

No responda este correo, si desea comunicarse, escriba a caminandoconjesus@vtr.net

 

Suscríbete a Misa Diaria

en  http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria/alta   o

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus/alta o

Escribe a caminandoconjesus@vtr.net

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus

http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria

http://www.egrupos.net/grupo/montecarmelo

Por favor, no enviar cadenas, presentaciones que excedan en más de 1Mb, correos sin asunto (no se abre).  El correo cuenta con servicio automático para rechazar spam, y no recibe, correos reenviados o correos sin datos de quien los envía.

Si no desea seguir recibiendo este correo por favor avíseme para retirarlo del listado al correo caminandoconjesus@vtr.net

www.caminando-con-jesus.org

www.caminando-con-maria.org

caminandoconjesus@vtr.net

Contador Gratis

 

Nota sobre la publicidad: La publicidad que pueda aparecer debajo de esta pagina, no es de responsabilidad de Caminando con Jesús. Este es un servicio gratuito, no recibe ningún tipo de ayuda económica y no la busca, gratuito hemos recibido mucho, gratuito queremos dar todo lo mejor que podamos, pero sin en esa publicidad no podría llegar hasta sus correos este servicio, que hoy ya llega a más de 23.000 correos

 

 

 

 

 

““-