Misa Diaria, Ciclo C

MISA DIARIA DE CAMINANDO CON JESUS

"La Eucaristía es fuente y culmen de toda la vida cristiana" (LG 11)

Página de Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

21 años en Internet

 

La edición de la Misa Diaria, Reflexión Bíblica, Lectio Divina y Santoral, enviada por correo por sistema de grupos, es las más antigua de Internet, comenzó en el año 1998 y hoy llega a más de 23.680 suscriptores de 56 países distintos. Se envía desde Santiago de Chile. Si desea suscribirse o comunicar algo, escriba al correo electrónico:  caminandoconjesus@vtr.net

Este subsidio está publicado todos los días en la página WEB en este link: MISA DIARA

Cantidad de correos abiertos acumulados a la fecha:  Contador Gratis facebook

www.caminando-con-jesus.org       www.caminando-con-maria.org      www.santateresadelosandes.cl 

Suscriptores: 23.681

Fecha: 25-10-2019

Edición N.º MD 7.708

 

ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 16, 6. 8

Yo te invoco, Dios mío, porque tú me respondes; inclina tu oído hacia mí y escucha mis palabras. Protégeme como a la pupila de tus ojos, escóndeme a la sombra de tus alas.

ORACIÓN COLECTA

Dios todopoderoso y eterno, concédenos permanecer fieles a tu santa voluntad y servirte con un corazón sincero. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

LECTURA Rom 7, 18-25

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Hermanos: Sé que nada bueno hay en mí, es decir, en mi carne. En efecto, el deseo de hacer el bien está a mi alcance, pero no el realizarlo. Y así, no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero. Pero cuando hago lo que no quiero, no soy yo quien lo hace, sino el pecado que reside en mí. De esa manera, vengo a descubrir esta ley: queriendo hacer el bien, se me presenta el mal. Porque de acuerdo con el hombre interior, me complazco en la Ley de Dios, pero observo que hay en mis miembros otra ley que lucha contra la ley de mi razón y me ata a la ley del pecado que está en mis miembros. ¡Ay de mí! ¿Quién podrá librarme de este cuerpo que me lleva a la muerte? ¡Gracias a Dios, por Jesucristo, nuestro Señor!

Palabra de Dios.

COMENTARIO: Si bien la vida de la gracia y la justificación habitan en el creyente, esto no excluye una situación de tensión entre los deseos del pecado y la posesión de la gracia. Esta rivalidad genera, de acuerdo con las palabras de esta carta, una lucha interior. Pero esta lucha no deja al hombre en la soledad, Jesucristo lo libera de la tensión.

SALMO Sal 18, 66. 68. 76-77. 93-94

R. ¡Enséñame tus mandamientos, Señor!

Enséñame la discreción y la sabiduría, porque confío en tus mandamientos. Tú eres bueno y haces el bien: enséñame tus mandamientos.

Que tu misericordia me consuele, de acuerdo con la promesa que me hiciste. Que llegue hasta mí tu compasión, y viviré, porque tu ley es toda mi alegría.

Nunca me olvidaré de tus preceptos: por medio de ellos, me has dado la vida. Sálvame, porque yo te pertenezco y busco tus preceptos.

ALELUYA Cfr. Mt 11, 25

Aleluya. Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque revelaste los misterios del Reino a los pequeños. Aleluya.

EVANGELIO Lc 12, 54-59

COMENTARIO: El tiempo del que habla Jesús en este pasaje es el tiempo final. Ante la definitiva llegada del Salvador, los hombres y mujeres deberán hacer una opción. Si se puede percibir la llegada de una tormenta, ¿cómo se puede dudar de la presencia de Jesús que viene a juzgar el mundo? El tiempo apremia, y es necesario tomar partido.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús dijo a la multitud: “Cuando ven que una nube se levanta en occidente, ustedes dicen en seguida que va a llover, y así sucede. Y cuando sopla viento del sur, dicen que hará calor, y así sucede. ¡Hipócritas! Ustedes saben discernir el aspecto de la tierra y del cielo; ¿cómo entonces no saben discernir el tiempo presente? ¿Por qué no juzgan ustedes mismos lo que es justo? Cuando vas con tu adversario a presentarte ante el magistrado, trata de llegar a un acuerdo con él en el camino, no sea que el adversario te lleve ante el juez, y el juez te entregue al guardia, y éste te ponga en la cárcel. Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo”.

Palabra del Señor.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Te ofrecemos, Señor, estos dones, con un corazón libre y generoso, para que tu gracia nos purifique por estos misterios que ahora celebramos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Sal 32, 18-19

Los ojos del Señor están fijos sobre sus fieles, sobre los que esperan en su misericordia, para librar sus vidas de la muerte y sustentarlos en el tiempo de indigencia.

O bien: Mc 10, 45

El Hijo del hombre vino para dar su vida en rescate por una multitud.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Concédenos, Padre, que la participación en la eucaristía nos ayude para aprovechar los bienes temporales y alcanzar los bienes eternos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

  REFLEXIÓN BÍBLICA

 

“¿cómo entonces no saben discernir el tiempo presente?”

Lc 12, 54-59

Autor: Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

1.        CON NUESTRO CORAZÓN PODEMOS IR DESCUBRIENDO OTROS SIGNOS, EL REINO DE DIOS

Este fragmento del evangelio como muchos otros, sigue siendo una invitación a contemplar más que usar el entendimiento y la imaginación para comprender que es lo que Jesucristo nos quiere decir, ya que nuestro corazón es quien entiende mejor al Señor. Contemplando el relato de hoy, podemos descubrir algo más de lo bueno que es gustad del Señor. Con nuestros ojos podemos observar la naturaleza terrenal, los campos, el cielo, las estrellas, sentir el viento, regalo de amor de Dios a sus hijos y hacer algunos pronósticos, pero con nuestro corazón podemos ir descubriendo otros signos, el reino de Dios y la historia de la salvación. Así es como Jesús les dice a la multitud: -- Cuando ustedes ven que una nube se va levantando por el poniente, enseguida dicen que va a llover y, en efecto, llueve. Cuando el viento sopla del sur, dicen que hará calor, y así sucede” Podríamos comentar que esas gentes que saben distinguir el aspecto del cielo no pasan de ser meteorólogos.

2.        ¿POR QUÉ NO INTERPRETAN ENTONCES LOS SIGNOS DEL TIEMPO PRESENTE?.

Cristo se dirige a la muchedumbre. Ellos, gentes de campo o de mar, saben muy bien predecir el buen o el mal tiempo por su experiencia del cielo. ¿Por qué no juzgar por ellos mismos lo que es justo? Las enseñanzas de Cristo y sus milagros han hecho ver que es el Mesías. ¿Por qué por estos signos, que son también del cielo verdadero, no lo reconocen como tal? Con ello alude al medio ambiente, ya que en las discusiones rabínicas era muy tratado el tema de las señales para la venida y manifestación del Mesías.

Jesús dice luego: ¡Hipócritas! Si saben interpretar el aspecto que tienen el cielo y la tierra, ¿por qué no interpretan entonces los signos del tiempo presente?. ¿A quién se refiere y qué significa aquí la palabra hipócritas? El auditorio es la muchedumbre. Pero al decírseles que lo juzguen por sí mismos indica con ello el que no se dejen desorientar ni presionar por el influjo de los fariseos, tan frecuentemente llamados hipócritas. La palabra Hipócrita tiene su origen en el griego, “Actor”, es decir el que finge cualidades, ideas o sentimientos contrarios a los que verdaderamente tiene, entonces el Señor le dice, que no sean comediantes, falsos y simuladores.

3.        JESÚS NOS ESTIMULA A LA RECTIFICACIÓN DE NUESTRA VIDAS

Muchas veces a través de la meditación y la reflexión, llegamos a saber cuáles son los signos de los tiempos, pero conocerlos es una cosa y e interpretarlos es otra. Si fuéramos capaces de interpretar o desentrañar bien estas señales, nuestra conducta sería distinta y caminaríamos por mejores caminos hacia nuestra conversión.

Si contemplamos la parábola siguiente que hace el Señor, nos daremos cuenta que Jesús nos estimula a la rectificación de nuestra vidas y a la penitencia. Su sentido es claro. Aquí hay que arreglarse con Dios, reconociendo a Cristo por Mesías. Jesucristo nos relata que: Cuando vayas con tu adversario a presentarte ante la autoridad, haz todo lo posible por llegar a un acuerdo con él en el camino, para que no te lleve ante el juez, el juez te entregue a la policía, y la policía te meta en la cárcel.

Podemos comprender que la figura del Juez, es como si fuera una semejante situación nuestra frente a Dios. En Efecto, llegará el día en el cual deberemos presentarnos delante de Dios, en este instante tendremos que rendir cuenta de lo que hemos hecho. Frente a esto, no es difícil deducir que de todas maneras es conveniente hace las paces con Dios. ¿Cómo?, con la conversión, ¿Qué hay hacer?, arrepentirse de corazón y algo muy importante, tener confianza en la misericordia de Dios y de esta forma obtener su perdón antes de llegar a la justicia.

4.        “YO TE ASEGURO QUE NO SALDRÁS DE ALLÍ HASTA QUE PAGUES EL ÚLTIMO CENTAVO”

Pero aún tenemos algo más que contemplar, Jesús nos dice al final de este fragmento del Evangelio: “Yo te aseguro que no saldrás de allí hasta que pagues el último centavo”

Nos arrepentimos de nuestras faltas, pero además necesitamos la reparación de las culpas, hay que cumplir con las dos. La falta lleva consigo una culpa, esta es la responsabilidad que ocasiona esta incorrección, el pecado es ofensa a Dios, en consecuencia, tenemos una pena, o llamado de otra forma un castigo, que es lo que se le impone al que ha cometido un perjuicio, es decir merecido por esa culpa.

Pero de ambas nos podemos purificar, la primera, la culpa a través del profundo y sincero arrepentimiento, la segunda, la pena, con la penitencia, en otras palabras el sacrificio, admitido y ofrecido a Dios en reparación por haber disgustado al Padre y por lo malo que habremos hecho.

El Señor no deja de ser justo, no solo porque dice “hasta que pagues el último centavo”, además el desea que todos sus hijos sepan de la salvación, al enfrentarnos a Jesucristo, es decir al enfrentarnos a la más pura verdad, esta verdad queda al descubierto, desnuda, y en ese minuto quedará revelado todo lo que hayamos hecho y no hecho en nuestra vida terrenal.

El Ideal de Dios para con sus hijos, es que vayamos por el mundo haciendo el bien, igual como lo hizo su Hijo Jesucristo, ¿es esto muy difícil entender esto?. El tiempo insta a que comprendamos este ideal, y es necesario tomar partido.

El Señor les Bendiga

Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

PARA LA LECTIO DIVINA  (3)

 

LA VERDADERA ORIGINALIDAD DEL CREYENTE

Pocas páginas como la que nos propone hoy san Pablo son capaces de expresar con un carácter más incisivo el drama que se consuma en el interior de cada creyente. Así es, porque la lucha entre el bien y el mal no se desarrolla sólo fuera de nosotros, sino que llega hasta el interior de cada uno. El hombre se presenta despedazado en lo profundo de su ser entre la atracción del bien, por el que se siente irresistiblemente fascinado como la verdadera patria de su corazón, y del mal que le asedia, le rodea y le seduce con mil apariencias atractivas. Pablo, intérprete capacitado de este trasiego, llega a exclamar: “Desdichado de mí”, y a sentir todavía con más fuerza el deseo de una paz que aplaque toda disidencia.

Ahora bien, el apóstol no se detiene aquí. Va más allá y nos señala la verdadera originalidad del creyente: a él se le concede mirarse y examinarse no bajo un cielo vacío e implacable, sino bajo la mirada de Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo. Sería desesperante tomar conciencia sólo de nuestros propios desgarros. El hombre de fe advierte con mayor agudeza el drama de su estar dividido, desganado, pero sabe también que hay remedio para todo esto, porque ya no está solo. Jesús, nuestra paz, ha venido a ponerse en el corazón de nuestra aventura humana, para que hasta en el fondo del abismo podamos sentirnos como hijos amados. El cristiano, si bien experimenta de una manera muy dolorosa su ser pecador, sabe también que ésta no es la última palabra sobre su condición. En consecuencia, puede y debe dejar brotar de su corazón una plena acción de gracias, porque toda nuestra vida es ahora eucaristía al Padre por medio de Jesucristo.

ORACION (3)

 

Piedad, Señor, por mi pereza a la hora de satisfacer las necesidades ajenas; por mi superficialidad, que no es capaz de percibir el llanto de los pobres; por mi tranquilo vivir frente a injusticias incómodas; por tantas palabras inútiles, que se han quedado como vocablos sin corazón.

Piedad, Señor, por mi orgullo, incapaz de juicios imparciales; por mi intromisión, que ha arrebatado a otros su espacio vital; por haberme servido de las ideas de los otros para manifestar sus debilidades; por haber sido un censor rígido de los fallos ajenos y olvidar los míos de una manera culpable.

Piedad, Señor, por mis infidelidades cotidianas, por mi ingratitud —que ha tomado por descontado todo bien—, por mi presunción intolerante frente a la desaprobación, por haber pasado junto a quien estaba solo sin hacerme su prójimo.

Piedad pido a la humanidad, y a ti, Señor, la libertad.

SANTORAL

 

CUARENTA MÁRTIRES DE INGLATERRA Y GALES (S.  XVI Y XVII)

En 1970 la Iglesia canonizó conjuntamente a todos estos católicos ingleses y galeses que perseveraron en su fe hasta el martirio durante las persecuciones decretadas por diversos monarcas (sobre todo la reina Isabel I) desde que Enrique VIII se separó de la obediencia de Roma. La tolerancia y el fair play aún no se reconocían como virtudes británicas.

Ser católico era considerado como una traición a la Corona, y estos súbditos desleales que por el solo hecho de sus creencias conspiraban ya contra la paz del reino, tenían que morir en la horca. Y así murieron estos cuarenta mártires que representan a otros muchos ingleses de la fidelidad.

Entre ellos hay madres de familia como Margaret Clitherow, viudas como Anne Line, nobles como Philip Howard, conde de Surrey, oscuros seglares como el maestro galés Richard Gwyn, y sacerdotes como Cuthbert Mayne, John Payne, John Almond o John Kemble.

Está luego una larga lista de religiosos entre los que figuran cartujos, agustinos, benedictinos y franciscanos, sin olvidar a los jesuitas, la orden más activa y arriesgada en la defensa y mantenimiento de lo que se llamaba oficialmente la antigua fe: Robert Southwell, Henry Walpole, Nicholas Owen, Thomas Garnet, Henry Morse y el más célebre de todos, Edmund Campion (1540-1581), cuya vida escribió Evelyn Waugh.

Como se ve, apellidos muy ingleses y galeses, una prodigiosa constelación de obstinados que no renuncian a su fe cuando el poder civil decide que ahora hay que dejar de creer en aquello y creer en esto otro porque así lo manda.

 

FUENTES DE LA PAGINA

 

La Página de la Misa Diaria, está preparada y es enviada por Pedro S. A. Donoso Brant, desde Santiago de Chile, como un servicio de apostolado, amor por Nuestro Señor Jesucristo y por la Iglesia. Les ruego su oración, para que pueda mantenerse este servicio y subsidio, dando gracias a nuestro Dios que tanto nos ama.

Nota: Para la Liturgia de la Palabra, utilizo “Liturgia Cotidiana” de Ediciones San Pablo, para el estudio y comentario de la Palabra, utilizo los textos de la Biblia Nácar-Colunga, (SBNC) y/o Biblia de Jerusalén (SBJ),

(3) Para la Lectio Divina, Lectio Divina para cada día del año, de Giorgio Zevini y Pier Giordano Cabra (Eds.) y/o, Intimidad Divina, Fr. Gabriel de Santa M. Magdalena ocd,

(4) Santoral preparado por la Parroquia de la Sagrada Familia de Vigo.

ESTA PERMITIDO EL RE-ENVIO, LA COPIA Y LA PUBLICACIÓN DE ESTA PAGINA, SOLO DEBE INDICARSE EL AUTOR Y LAS FUENTES DE ORIGEN

No responda este correo, si desea comunicarse, escriba a caminandoconjesus@vtr.net

 

Suscríbete a Misa Diaria

en  http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria/alta   o

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus/alta o

Escribe a caminandoconjesus@vtr.net

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus

http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria

http://www.egrupos.net/grupo/montecarmelo

Por favor, no enviar cadenas, presentaciones que excedan en más de 1Mb, correos sin asunto (no se abre).  El correo cuenta con servicio automático para rechazar spam, y no recibe, correos reenviados o correos sin datos de quien los envía.

Si no desea seguir recibiendo este correo por favor avíseme para retirarlo del listado al correo caminandoconjesus@vtr.net

www.caminando-con-jesus.org

www.caminando-con-maria.org

caminandoconjesus@vtr.net

Contador Gratis

 

Nota sobre la publicidad: La publicidad que pueda aparecer debajo de esta pagina, no es de responsabilidad de Caminando con Jesús. Este es un servicio gratuito, no recibe ningún tipo de ayuda económica y no la busca, gratuito hemos recibido mucho, gratuito queremos dar todo lo mejor que podamos, pero sin en esa publicidad no podría llegar hasta sus correos este servicio, que hoy ya llega a más de 23.000 correos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

““-