Misa Diaria

MISA DIARIA DE CAMINANDO CON JESUS

"La Eucaristía es fuente y culmen de toda la vida cristiana" (LG 11)

cid:image001.jpg@01D09552.19F974A0

Página de Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

21 años en Internet

La edición de la Misa Diaria, Reflexión Bíblica, Lectio Divina y Santoral, enviada por correo por sistema de grupos, es las más antigua de Internet, comenzó en el año 1998 y hoy llega a más de 23.700 suscriptores de 56 países distintos. Se envía desde Santiago de Chile. Si desea suscribirse o comunicar algo, escriba al correo electrónico:  caminandoconjesus@vtr.net

Este subsidio está publicado todos los días en la página WEB en este link: MISA DIARIA

         

www.caminando-con-jesus.org   

www.caminando-con-maria.org

www.santateresadelosamdes.cl

Suscriptores: 23.702

27-11-2019

Edición MD 7.741

Visita N° Contador Gratis

 

ANTÍFONA DE ENTRADA SaI 84, 9

El Señor promete la paz para su pueblo y sus amigos, y para los que se convierten de corazón.

ORACIÓN COLECTA

Despierta, Padre, la voluntad de tus fieles, para que buscando con fervor el fruto de la gracia divina, recibamos con mayor abundancia la ayuda de tu bondad. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

LECTURA Dn 5, 1-6. 13-14. 16-17. 23-28

Lectura de la profecía de Daniel.

El rey Baltasar ofreció un gran banquete a mil de sus dignatarios, y bebió vino en la presencia de esos mil. Estimulado por el vino, Baltasar mandó traer los vasos de oro y plata que Nabucodonosor, su padre, había sacado del Templo de Jerusalén, para que bebieran en ellos el rey y sus dignatarios, sus mujeres y sus concubinas. Entonces trajeron los vasos de oro que habían sido sacados del Templo, de la Casa de Dios en Jerusalén, y bebieron en ellos el rey y sus dignatarios, sus mujeres y sus concubinas. Mientras bebían vino, glorificaban a los dioses de oro y plata, de bronce, hierro, madera y piedra. De pronto, aparecieron unos dedos de mano humana, que escribían sobre el estuco del muro del palacio real, frente al candelabro, y el rey veía el extremo de esa mano que escribía. Entonces el rey cambió de color y sus pensamientos lo llenaron de espanto; se le aflojaron todos los miembros y se entrechocaban sus rodillas. Daniel fue introducido en la presencia del rey, y éste, tomando la palabra, le dijo: « ¿Así que tú eres Daniel, uno de los deportados judíos que el rey, mi padre, hizo venir de Judá? Yo he oído decir que en ti reside el espíritu de los dioses, y que se han hallado en ti clarividencia, perspicacia y una sabiduría superior. Yo he oído de ti que puedes dar interpretaciones y resolver problemas. Si tú ahora puedes leer la inscripción y me haces conocer su interpretación, te vestirás de púrpura, llevarás un collar de oro en tu cuello y ocuparás el tercer puesto en el reino». Daniel tomó la palabra y dijo en presencia del rey: «Puedes guardar para ti tus dones y dar a otros tus regalos; de todas maneras, yo leeré al rey la inscripción y le haré conocer su interpretación. Te has exaltado contra el Señor del cielo: han traído a tu presencia los vasos de su Casa, y han bebido vino en ellos, tú y tus dignatarios, tus mujeres y tus concubinas; has glorificado a los dioses de plata y oro, de bronce, hierro, madera y piedra, que no ven, ni oyen, ni entienden, pero no has celebrado al Dios que tiene en su mano tu aliento y a quién pertenecen todos tus caminos. Por eso ha sido enviada esta mano de parte de él, y ha sido trazada esta inscripción. Ésta es la inscripción que ha sido trazada: Mené, Tequel, Parsín. Y ésta es la interpretación de las palabras: Mené: Dios ha contado los días de tu reinado y les ha puesto fin; Tequel: tú has sido pesado en la balanza y hallado falto de peso; Parsín: tu reino ha sido dividido y entregado a los medos y a los persas».

Palabra de Dios.

COMENTARIO: La profanación de los elementos sagrados y de culto fue el gesto detonante para que el Señor envíe su palabra. Daniel interpretó el mensaje de Dios y anunció que el reino llegaba a su fin. Nuevamente el mensaje tiene como objeto comunicar que los reinos humanos son frágiles y perecederos.

SALMO Dn 3, 62-67

R. ¡Alábenlo y glorifíquenlo eternamente!

Sol y luna, bendigan al Señor. R.

Astros del cielo, bendigan al Señor. R.

Lluvias y rocíos, bendigan al Señor. R.

Todos los vientos, bendigan al Señor. R.

Fuego y calor, bendigan al Señor. R.

Fríos y heladas, bendigan al Señor. R.

ALELUYA Apoc 2, 10c

Aleluya. Sé fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida. Aleluya.

EVANGELIO Lc 21, 10-19

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús hablaba a sus discípulos acerca de su venida: Se levantará nación contra nación y reino contra reino. Habrá grandes terremotos; peste y hambre en muchas partes; se verán también fenómenos aterradores y grandes señales en el cielo. Pero antes de todo eso, los detendrán, los perseguirán, los entregarán a las sinagogas y serán encarcelados; los llevarán ante reyes y gobernadores a causa de mi Nombre, y esto les sucederá para que puedan dar testimonio de mí. Tengan bien presente que no deberán preparar su defensa, porque yo mismo les daré una elocuencia y una sabiduría que ninguno de sus adversarios podrá resistir ni contradecir. Serán entregados hasta por sus propios padres y hermanos, por sus parientes y amigos; y a muchos de ustedes los matarán. Serán odiados por todos a causa de mi Nombre. Pero ni siquiera un cabello se les caerá de la cabeza. Gracias a la constancia salvarán sus vidas.

Palabra del Señor.

COMENTARIO: El futuro de los discípulos no es atractivo a los ojos humanos. Si ellos esperaban triunfar sobre los poderes de este mundo, el camino no era precisamente ese. Sin embargo, si deciden ir detrás de Cristo deben seguir sus mismos pasos: la muerte violenta y la resurrección.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Recibe, Señor, los dones sagrados que mandaste ofrecer en honor de tu nombre, y ayúdanos a obedecer siempre tus mandamientos, para que ellos nos hagan digno de tu amor. Por Jesucristo nuestro Señor.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Sal 116, 1-2

Alaben al Señor todas las naciones, porque es inquebrantable su amor por nosotros.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Te pedimos, dios todopoderoso, que nunca se alejen de ti quienes gozan con la participación en tus divinos misterios. Por Jesucristo nuestro Señor.

  REFLEXIÓN BÍBLICA

 

“Gracias a la constancia salvarán sus vidas”.

Lc 21, 10-19

Autor: Pedro Sergio Antonio Donoso Brant


1. SE LEVANTARÁ UNA NACIÓN CONTRA OTRA Y UN REINO CONTRA OTRO.

Jesús les dijo: “Se levantará una nación contra otra y un reino contra otro. En diferentes lugares habrá grandes terremotos, epidemias y hambre, y aparecerán en el cielo señales prodigiosas y terribles”

Lucas y del mismo modo los otros evangelistas presentan un cuadro trágico de preludios de catástrofes, al leer los evangelios encontramos que se dice que habrá falsos Mesías, guerras, hambres, pestes, terremotos, prodigios grandes y espantosos en el cielo, y dirigido personalmente en el contexto a los apóstoles se les anuncian que pasaran calamidades tales como “Se os prenderá y se os llevará a los tribunales” o “Se os entregará a los azotes y tormentos”, “Seréis odiados por todos a causa de mi nombre” Habrá odios, hasta el punto de traicionarse y entregar el hermano al hermano, el padre al hijo, los hijos a los padres (Mc-Lc; cf. Mt v. 10).

2. PERO ANTES DE TODO ESO, LOS DETENDRÁN, LOS PERSEGUIRÁN,

Entonces Jesús no dice; “Pero antes de todo eso, los detendrán, los perseguirán, los entregarán a las sinagogas y serán encarcelados; los llevarán ante reyes y gobernadores a causa de mi Nombre”

Así mismo el Cristo Jesús, nos advierte que durante este tiempo de prueba, los que deseamos seguirlo, sufriremos las consecuencias de las persecuciones de toda índole. Tal como sucede hoy, donde muchos hombres se burlan de nosotros por amar al Señor, se mofan de nuestras conductas, se ríen porque participamos en una procesión, no aceptan nuestros ritos litúrgicos, son irreverentes con nuestro Santo Padre, se burlan de los santos, nos les parece bien que no estemos de acuerdo con los atentados a la vida, como los abortos, estamos pasados de moda, en fin, una sarta de palabrería que es común en quienes disfrutan de atacarnos.

Igual como muchos que ya están en la gloria de los cielos, después de haber sido perseguidos y martirizados. Pero todas esas persecuciones que muchos sufrieron, cárceles, fusilamientos, calumnias, es decir variados sufrimientos en los distintos siglos de estos tiempos, son un testimonio glorioso a favor de Jesucristo, quien también fue perseguido.

3. ESTO LES SUCEDERÁ PARA QUE PUEDAN DAR TESTIMONIO DE MÍ.

Pero nosotros, sabemos que estaremos sujetos a una serie de sinsabores en la vida terrenal, pero no por ello dejamos que se turbe nuestro corazón. En el mundo de hoy, en cual vemos una paz perturbada, desavenencias de toda índole y un difícil camino para seguir a Cristo en forma santa, donde estamos sometido a las más diversas pruebas, optemos, por tener siempre presente todas y cada una de las enseñanzas de Jesús. Ir por el mundo haciendo el bien, es una actitud de vida que no podemos dejar de lado, digan lo que nos digan, oremos por ello y por el crecimiento de nuestra fe.

4. TENGAN BIEN PRESENTE QUE NO DEBERÁN PREPARAR SU DEFENSA.

Jesús nos dice: “Tengan bien presente que no deberán preparar su defensa, porque yo mismo les daré una elocuencia y una sabiduría que ninguno de sus adversarios podrá resistir ni contradecir.”

Si bien es cierto, muchas veces no somos los suficientemente elocuentes o no encontramos las palabras apropiadas o tenemos vergüenza para expresarnos y nos enredamos o nos turbamos cuando queremos predicar algo. Pero acojamos la invitación que nos hace el Señor, pidamos a Él su ayuda, abramos nuestro corazón al Espíritu Santo, para que llegue hasta él toda la sabiduría amorosa, que necesitamos para expresarnos. Como decía San Gregorio, nosotros vamos al debate, pero es quien se expresa, porque nosotros pronunciamos las palabras, pero El habla.

5. SERÁN ENTREGADOS HASTA POR SUS PROPIOS PADRES Y HERMANOS

Jesús dice; “Serán entregados hasta por sus propios padres y hermanos, por sus parientes y amigos; y a muchos de ustedes los matarán. Serán odiados por todos a causa de mi Nombre.”

Los peores sufrimientos son los que nos causan las personas más queridas, porque sentimos el cariño perdido. Pero más sentimos cuando en nuestros propios hogares no logramos hacernos entender. Pero es allí, donde está el prójimo más próximo, es donde se debe dar nuestro trabajo con mayor constancia. Allí donde la permisividad se pone a prueba, donde confundimos la tolerancia con la incapacidad de poner atajo a los malos hábitos y hacemos la “vista gorda”, en los valores morales que nos corresponde como cristianos.

6. YO RUEGO POR ELLOS, NO RUEGO POR EL MUNDO

Reza Cristo Jesús: Yo ruego por ellos, no ruego por el mundo, sino por los que tú me diste... y el mundo los aborreció porque no eran del mundo, como yo no soy del mundo. No pido que los tomes del mundo sino que los guardes del mal. Ellos no son del mundo como no soy del mundo yo” (Jn 17, 9-16).

Dos conceptos están claros en estas palabras de Cristo: que el mundo y los cristianos son enemigos y que Cristo y los cristianos vivan en el mundo, lo cual no es ser del mundo. Conceptos tan claros no siempre los ven todos en su claridad.

Si Cristo es enemigo del mundo y el cristiano es discípulo de Cristo, la mayor proximidad del cristiano a Cristo nos dará la mayor enemistad del cristiano con el mundo.

7. QUISIERAN ESTAR BIEN CON DIOS Y CON EL MUNDO

Están, hoy como nunca, muchos cristianos preocupados de sus relaciones con el mundo. No se deciden a vivir en plena hostilidad con él. Quisieran estar bien con Dios y con el mundo. Oigamos a Cristo: “el mundo los aborreció porque no eran del mundo, como yo no soy del mundo” (Jn 17, 14).

No nos debe extrañar que el mundo aborrezca a los cristianos como aborreció a Cristo, si caemos en la cuenta de que ellos están para denunciarle. Las tinieblas son descubiertas ante la luz.

En una comunidad donde hay tantos que roban o adulteran, o mienten o estafan, unos a otros se encubren, hoy por ti mañana por mí. Si hay uno que no es como ellos se sienten molestos con su presencia, como acusados implícitamente y esto les llevará a involucrarle en su escándalo farisaico, como una victoria de los que, no pudiendo negar la luz que daña sus ojos amenazadores, querrán verla traspasada por su pequeña tiniebla.

8. NO SE COMPRENDE QUE JESÚS TUVIERA ENEMIGOS PERO ÉSA FUE LA REALIDAD.

No se comprende que Jesús tuviera enemigos pero ésa fue la realidad. Los fariseos se pronunciaron contra Cristo. “¿Por qué, Señor? Hazme justicia y mi causa defiende contra gente sin amor; del hombre falso y fraudulento, oh Dios, líbrame”... (Sal 42). ¿Quiénes son esos hombres para situarse en contra de Cristo? Pobres insignificantes. ¡Contra su Creador y Señor! Pero les ciega su soberbia. Están satisfechos de sí mismos. Se creen santos, perfectos. “Nosotros pagamos contribución, ayunamos, no somos como los demás hombres...” (Lc 18, 11-12). Examinemos nuestra vida para ver si descubrimos algún brote de fariseísmo -guárdense del fermento de los fariseos, les decía Cristo a los mismos apóstoles - (Mt 16, 6). Porque el fariseísmo es un espíritu contrario al del Evangelio. Los fariseos se contentan con obras exteriores sin vivir interiormente la religión. ¡Tanta práctica de religión sin obras internas -que también se traslucirán -!

¡Cuántas discusiones que degeneran en disputas entre personas que practican la religión! ¡Cuánta vana ostentación y vanidad de las cosas que se hacen o de las cualidades que se tienen o se piensan tener, o se dice que se tienen! ¡Cuánta facilidad para juzgar mal a las personas e interpretar malas acciones del prójimo!

9. HAY UNA DIFERENCIA DIAMETRAL ENTRE EL CRISTIANO Y EL FARISEO.

El cristiano es un hombre interior. El fariseo lo es exterior. El fariseo desprecia a los demás, el cristiano ama al prójimo. El fariseo se considera mejor que los demás, no cree que puedan decir algo interesante. Desprecia a la pecadora a quien Cristo perdona (Lc 7, 39). Líbranos, Señor, de la levadura del fariseísmo.

Y nuestros cristianos saben que, como Cristo, tendrán enemigos. ¡Vaya si lo saben!- y de ahí el miedo que tienen de serlo de veras. Y de parecerlo, a veces más que de serlo. Quisieran pasar desapercibidos: que no choque su actitud, vestir como los del mundo, hablar como ellos, ver los espectáculos que ellos ven, llevar los negocios como ellos.

Con esos cristianos ¿qué va a hacer Cristo en el mundo? ¿Cómo iluminar con una luz entenebrecida? Con una sal desvirtuada ¿cómo salar?

10.     PERO NI SIQUIERA UN CABELLO SE LES CAERÁ DE LA CABEZA

Pero Jesús nos dice: “Pero ni siquiera un cabello se les caerá de la cabeza. Gracias a la constancia salvarán sus vidas.”

Es decir, no temamos a la verdad del caminar hacia la santidad, digan lo que nos digan, en el hogar, en el vecindario o en el trabajo, porque el menor de los buenos pensamientos, la más humilde y sencilla de las obras que hagamos, será premiado dignamente. Porque el que pacientemente, sin temor a las adversidades que podemos enfrentar, hace una vida sin que se ensucie su alma, encontrara la salvación prometida. La paciencia consiste en tolerar los males ajenos con ánimo tranquilo, y en no tener ningún resentimiento con el que nos lo causa.

En todas partes, tenemos la oportunidad de manifestarnos como auténticos cristianos, en el hogar, el trabajo, en la calle, frente a cualquier hermano, si somos constantes, alcanzaremos la salvación, es palabra prometida.

El Señor les Bendiga

Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

PARA LA LECTIO DIVINA  (3)

 

NI UN CABELLO DE VUESTRA CABEZA SE PERDERÁ

En el fragmento evangélico que acabamos de leer hemos oído dos veces la expresión «por causa de mi nombre». Más adelante, hemos oído afirmar a Jesús: «Yo os daré un lenguaje y una sabiduría». Las exhortaciones de Jesús, que tienen un pronunciado carácter profético, tienden a liberar a los testigos de preocupaciones excesivamente humanas, personales, para concentrar su atención en su nombre, esto es, en su persona y en lo que él está dispuesto a hacer en su favor.

Es así como podemos captar el valor específico del testimonio cristiano: éste vale no tanto por lo que las personas sepan o puedan expresar como por el don divino que, a través de su Palabra, se manifiesta. El testigo se convierte entonces en signo concreto y manifestador de una presencia superior; sus palabras transmiten un mensaje divino; su martirio es prolongación del martirio de Jesús.

Para esta prueba extrema que es el martirio, se les asegura a los testigos la presencia consoladora de Jesús, que no sólo los hace extraordinariamente elocuentes, sino, en cierto modo, también invulnerables: «Ni un cabello de vuestra cabeza se perderá». Esta divina seguridad encontrará amplia confirmación en el martirologio cristiano: no sólo en el que aparece en los Hechos de los Apóstoles, sino también en el que caracterizará de modo particular la historia de la Iglesia de los primeros siglos.

Podemos constatar, por tanto, que el martirio, en el marco de la historia bíblica y cristiana, caracteriza a la comunidad de los creyentes tanto del Antiguo (basta con pensar en el martirio de los siete hermanos Macabeos y en el de su madre) como del Nuevo Testamento.

ORACION (3)

 

Oh Señor, tú que eres «el Sufridor» por excelencia, ayúdanos a comprender que de la fidelidad a nuestra misión brota la disponibilidad al sufrimiento: sufrir para ser fieles a nuestra propia vocación o, mejor aún, a ti, que nos has llamado por nuestro nombre. Sufrir no como masoquistas, sino para llevar a cabo un designio de liberación en favor de los hermanos y para tu gloria. Sufrir para ser coherentes con un plan de valores, pagando con la rebelión de nuestras pasiones y con el rechazo de quienes no piensan como nosotros. Sufrir convencidos de que podemos y debemos eliminar el sufrimiento inútil sustituyéndolo por un sufrimiento consciente y paciente.

Sólo así tendremos esa paz que simboliza el mar de cristal y se ofrece a quien, tras haber pasado por el fuego de la prueba, sale de él purificado y renovado. Oh Señor, da vigor a tus promesas, haznos perseverantes en tu amor, tú que eres el Dios fiel.

SANTORAL

 

LA MEDALLA MILAGROSA

Por Jesús Martí Ballester

MARIA, LA ENVIADA.

En la última cena, expresó Jesús con vehemencia su deseo de que todos los hombres seamos uno, ya que para esto El se ha hecho hombre y ha vivido con nosotros. “Que todos sean uno como tú, Padre y yo somos uno” (Jn 17,20). Ante esta unidad Sofonías convoca a la alegría a la hija de Sión, a la hija de Jerusalén, a la que le asegura que: “Tu Dios está en medio de ti” (3,14). Y Lucas pone en boca del ángel las mismas palabras de alegría dirigidas a María, porque Dios se va encarnar en sus entrañas (Lc 1,22). Para conseguir la unidad de todos los hombres con Dios, Jesús envía a su Madre para que nos entregue su propio signo de unidad y de salvación, protección, recuerdo y amparo: LA MEDALLA MILAGROSA. Y de un manera semejante a como eligió a María como Madre de su Hijo, para que nos diera por obra del Espíritu Santo al Redentor, escogió a Catalina Labouré, Religiosa Hija de la Caridad en París, para corregir el abandono del recurso a Dios para alabarlo, adorarle, darle gracias, reparar y pedir su ayuda comunicándole la necesidad de la oración, del diálogo con Dios y del abandono en sus manos, ordenándole hacer acuñar una medalla con su imagen. El 1830 es un año clave: En París la primera aparición moderna de la Virgen Santísima. Comienza lo que Pío XII llamó la "era de María", una etapa de repetidas visitas de la Madre de Dios, La Salette, Lourdes, Fátima. Y como en su visita a Santa Isabel, siempre viene para traernos gracia, para acercarnos a Jesús, el fruto bendito de su vientre. También para recordarnos el camino de salvación y advertirnos las consecuencias de optar por otros caminos.

CATALINA LABOURÉ

Catalina nació el 2 de mayo de 1806, en Fain-les-Moutiers, Borgoña (Francia). A los nueve años perdió a su madre, una señora de la pequeña nobleza de Fain-les-Moutiers. Catalina ahogada en lágrimas, se abrazó a una imagen de la Virgen y le dijo, como lo hizo Teresa de Jesús en igual situación: "Ahora, Tú, serás mi madre". María correspondió a tanto afecto, y se convirtió, de modo especial, en madre de Catalina

LA INTRIGA DE UN SUEÑO

Soñó Catalina que un sacerdote desconocido la  miraba profundamente, cuando terminaba de celebrar la misa en la iglesia de Fain-les-Moutiers. Catalina quedó muy impresionada. El sacerdote le dijo que se acercara. Ella, aunque se sentía fascinada por aquella mirada, retrocedió. Fue a visitar a una enferma, y volvió para encontrar a aquel sacerdote, que le dijo: "Hija mía, tú ahora huyes de mí, pero un día serás feliz en venir a mí. Dios tiene designios sobre ti. No lo olvides". Catalina no entendió. A los dieciocho años, vio  en la sala de visita de las Hijas de la Caridad en Chatillon-sur-Seine, el retrato de aquel sacerdote, de cuya mirada nunca se había podido olvidar y supo que era San Vicente de Paúl, fundador de las Hijas de la Caridad. A los 23 años, después de una larga lucha con su padre que no aceptaba su vocación, entró como postulante, en la casa de las Hijas de la Caridad de Chatillon-sur-Seine, donde había descubierto quién era aquel sacerdote que había visto en el sueño. Poco después entró en el noviciado de las Hijas de la Caridad, en la Rue du Bac, en París, a donde había sido trasladado el cuerpo incorrupto de San Vicente de Paúl, desde la catedral de Nôtre-Dame.

EL CORAZÓN DE SAN VICENTE

Los restos de San Vicente de Paul, fueron trasladados a la iglesia de los Padres Paules a poca distancia del noviciado. El brazo derecho fue llevado a la capilla del noviciado. Durante la novena, Catalina vio el corazón de San Vicente en varios colores.  De color blanco, signo de la unión que debía existir entres las congregaciones fundadas por él. De color rojo, signo de la propagación de las mismas. De color rojo oscuro, signo de la tristeza por el sufrimiento que ella padecería, mientras oía interiormente una voz: "el corazón de San Vicente está profundamente afligido por los males que van a venir sobre Francia".  " El corazón de San Vicente está mas consolado porque ha obtenido de Dios, por la intercesión de la Virgen María, que ninguna de las dos congregaciones perezca en medio de estas desgracias, y que Dios hará uso de ellas para reanimar la fe ".

VISIONES DEL SEÑOR EN LA EUCARISTÍA

Durante los 9 meses de su noviciado en la Rue du Bac, sor Catalina veía al Señor en el Santísimo Sacramento. El domingo de la Santísima Trinidad, 6 de junio de 1830, vio al Señor como un Rey, con una cruz en el pecho. De pronto, los ornamentos reales de Jesús la cruz cayeron por tierra, como unos despojos inútiles. "Inmediatamente - escribe sor Catalina - tuve las ideas más negras y terribles: que el Rey de Francia estaba perdido y sería despojado de sus vestiduras reales. Sí, se acercaban malos tiempos ". Dios quiere confiarte una misión; te costará trabajo, pero lo vencerás pensando que lo haces para la gloria de Dios. Tu conocerás cuán bueno es Dios. Tendrás que sufrir hasta que lo digas a tu director. No te faltarán contradicciones; pero te asistirá la gracia; no temas. Háblale a tu director con confianza y sencillez; ten fe, no temas. Recibirás inspiraciones en la oración

CATALINA SUEÑA CON VER A LA VIRGEN

El domingo 18 de Julio 1930, víspera de la fiesta de San Vicente de Paúl, la maestra de novicias les había hablado sobre la devoción a los santos, y en particular a María Santísima. Sus palabras, impregnadas de fe y de una ardiente piedad, avivaron en el corazón de Sor Catalina Labouré el deseo de ver y de contemplar el rostro de la Virgen. Como era víspera de San Vicente, les habían distribuido a cada una un pedacito de lienzo de un roquete del santo. Catalina se lo tragó y se durmió pensando que San Vicente, y su ángel de la guarda, le obtendrían esa misma noche la gracia de ver a la Virgen como deseaba. Precisamente, los anteriores favores recibidos en las diversas apariciones de San Vicente a Sor Catalina alimentaban en su corazón una confianza sin limites hacia su bienaventurado padre, y su candor y viva esperanza no la engañaron. "La esperanza tanto alcanza consigue cuanto espera", sentencia San Juan de la Cruz.

LA DESPIERTA UN ANGEL

Todo era silencio en la sala donde dormía Sor Catalina y cerca de las 11:30 oyó que por tres veces la llamaban por su nombre. Se despertó y apartando un poco las cortinas de su cama miró y vio a un niño vestido de blanco, que parecía tener como cuatro o cinco años, y el cual le dijo: "Levántate pronto y ven a la capilla; la Santísima Virgen te espera". Sor Catalina vacila; teme ser vista por las otras novicias; pero el niño responde a su preocupación interior y le dice: "No temas; son las 11;30; todas duermen profundamente. Ven yo te espero". Se viste con presteza y se pone a disposición de su misterioso guía, "que permanecía en pie sin separarse de la columna de su lecho."

CONDUCIDA POR EL NIÑO

Vestida Sor Catalina, el niño comienza a andar, y ella lo sigue caminando a "su lado izquierdo". Por donde pasaban se encendían las luces. El cuerpo del niño irradiaba vivos resplandores y a su paso todo quedaba iluminado. La puerta de la capilla está cerrada; pero el niño toca la puerta con sus dedos y se abrió la puerta. Dice Catalina: "Mi sorpresa fue mayor cuando, al entrar a la capilla, vi encendidas todas las velas, lo que me recordaba la Misa de media noche". El niño la llevó al presbiterio, junto al sillón del Padre Director, desde donde predicaba y allí se arrodilló.  El niño permaneció de pie. La espera le pareció muy larga, ya que estaba ansiosa por ver a la Virgen.

MIRA A LA VIRGEN

Miraba con inquietud hacia la tribuna derecha, por si las hermanas la veían. Por fin el niño le dijo: "Mira a la Virgen, mírala aquí" Sor Catalina oyó como un rumor, como el roce de un traje de seda, que partía del lado de la tribuna, junto al cuadro de San José. Vio que una señora de extremada belleza, atravesaba majestuosamente el presbiterio, "fue a sentarse en un sillón sobre las gradas del altar mayor, al lado del Evangelio". Sor Catalina en el fondo de su corazón dudaba si verdaderamente estaba en presencia de la Reina de los Cielos, pero el niño le dijo: "Mira a la Virgen". Le era imposible describir lo que experimentaba en aquel instante, lo que pasó en su interior, y le parecía que no veía a la Virgen. El niño le habló, no como niño, sino como el hombre más enérgico y palabras muy fuertes: -"¿Es que no puede la Reina de los Cielos aparecerse a una criatura mortal en la forma que mas le agrade?"  "Entonces, mirando a la Virgen, me puse en un instante a su lado, me arrodillé con las manos apoyadas en las rodillas de la Virgen. "Allí pasé los momentos más dulces de mi vida; me sería imposible decir lo que sentí". Ella me dijo cómo debía portarme con mi director, la manera de comportarme en las penas y acudir al pie del altar y desahogar allí mi corazón, pues allí recibiría todos los consuelos de que tuviera necesidad. Entonces le pregunté que significaban las cosa que yo había visto, y ella me lo explicó todo Su confesor, el padre Juan María Aladel, no creyó sus visiones y le dijo que las olvidara. La Virgen le dijo cómo había de comportarse en las penas, paciencia, mansedumbre, gozo - Acudir siempre a arrojarse al pie del altar y desahogar su corazón, pues allí recibiría todos los consuelos de que tuviese necesidad.

LA VIRGEN CON UN TRAJE BLANCO AURORA

"El día 27 de Noviembre de 1830, vi a la Santísima Virgen. Era de estatura mediana, estaba de pie, vestida con un traje de seda blanco aurora, con mangas lisas y un velo blanco que le cubría la cabeza y descendía de cada lado hasta abajo. Bajo el velo, vi sus cabellos lisos, separados en el medio. El rostro bastante cubierto, los pies apoyados sobre media esfera, y en las manos tenía una esfera de oro, que representaba el Globo. Tenía las manos a la altura de la cintura, de una manera muy natural, y los ojos elevados al Cielo. Su rostro era magníficamente bello. Yo no sabría describirlo. Y poco después, vi en sus dedos, anillos con piedras, unas más bellas que las otras, unas mayores y otras menores, que despedían rayos, a cual más bello. Partían de las piedras mayores los más bellos rayos, siempre ensanchándose hacia los extremos, llenando toda la parte de abajo.

LA ESFERA

La Santísima Virgen bajó los ojos, y me miró fijamente. Oí una voz que me dijo: -"La esfera que ves representa el mundo entero, y cada persona en particular. - "Aquí yo no sé expresar lo que sentí y lo que vi, la belleza y el fulgor, los rayos tan bellos... "- "Esos rayos son el símbolo de las gracias que derramo sobre las personas que me las piden". Me hacía así comprender cuán agradable es rezar a la Santísima Virgen y cuán generosa es con las personas que le rezan; cuántas gracias concede a las personas que le ruegan; qué alegría siente concediéndolas. "En ese momento, se formó un cuadro en torno de la Santísima Virgen, un poco ovalado, y en la parte superior leí estas palabras escritas en letras de oro: "Oh María sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos". Una voz me dijo: "Haz acuñar una medalla según este modelo". Todas las personas que la lleven con confianza recibirán grandes gracias. En ese instante, el cuadro me pareció volverse, y vi el reverso de la medalla. Preocupada por saber lo que había que poner del lado reverso de la medalla, tras muchas oraciones, un día, en la meditación, me pareció oír una voz, que me decía: "La M y los dos Corazones dicen lo suficiente".

PROFECIAS.

Los tiempos son muy calamitosos. Lloverán desgracias sobre Francia. El trono será derribado. El mundo entero se verá afligido por calamidades de todas clases (al decir esto la Virgen estaba muy triste). Ven a los pies de este altar, donde se prodigarán gracias a todos los que las pidan con fervor; a todos, grandes y pequeños, ricos y pobres. Deseo derramar gracias sobre tu comunidad; lo deseo ardientemente. Me causa dolor que haya grandes abusos en la observancia, que no se cumplan las reglas, que haya tanta relajación en ambas comunidades a pesar de que hay almas grandes en ellas. Díselo al que está encargado de ti, aunque no sea el superior. Pronto será puesto al frente de la comunidad. El deberá hacer cuanto pueda para restablecer el vigor de la regla. Cuando esto suceda otra comunidad se unirá a las de vosotras. Vendrá un momento en que el peligro será grande; se creerá todo perdido; entonces yo estaré contigo, ten confianza. Reconocerás mi visita y la protección de Dios y de San Vicente sobre las dos comunidades..Mas no será lo mismo en otras comunidades, en ellas habrá víctimas..Lágrimas en los ojos. El clero de París tendrá muchas víctimas..Morirá el Arzobispo. Hija mía, será despreciada la cruz, y el Corazón de mi Hijo será otra vez traspasado; correrá la sangra por las calles (la Virgen no podía hablar por el dolor, las palabras se anudaban en su garganta; su semblante era pálido). El mundo entero se entristecerá . Ella piensa: ¿cuando ocurrirá esto? y una voz interior asegura: cuarenta años y diez y después la paz. La Virgen, después de estar con ella unas dos horas, desaparece de la vista de Sor Catalina como una sombra que se desvanece. En esta aparición la Virgen le habla de una misión que Dios le quiere confiar. La prepara con sabios consejos para que hable con sumisión y confianza a su director. Le anuncia futuros sucesos para afianzar la fe de los que pudieran dudar de la aparición. Le Regala una relación familiar de madre-hija: la ve, se acerca a ella, hablan con familiaridad y sencillez, la toca y la Virgen no solo consiente, sino que se sienta para que Catalina pueda aproximarse hasta el extremo de apoyar sus brazos y manos en sus rodillas.Todas las profecías se cumplieron: La misión de Dios le fue indicada con la revelación de la medalla milagrosa. Una semana después de esta aparición estalla la revolución. Los revoltosos ocupaban las calles de París, saqueos, asesinatos, y finalmente era destronado Carlos X, sustituido por el "rey ciudadano" Luis Felipe I, gran maestre de la masonería. El P. Aladel, su director es nombrado en 1846 Director de las Hijas de la Caridad, establece la observancia de la regla y hacia la década del 60 otra comunidad femenina se une a las Hijas de la Caridad. En 1870, a los 40 años, llegó el momento del gran peligro, con los horrores de la Comuna y el fusilamiento del Arzobispo Mons. Darboy y otros muchos sacerdotes. solo queda por cumplir la ultima parte.

SIMBOLOGÍA DEL ANVERSO DE LA MEDALLA.

En él se lee la invocación: “¡Oh Maria, sin pecado concebida!», como la exposición de su Inmaculada Concepción. “Rogad por nosotros que recurrimos a Vos”. Nos indica: que recurramos a Ella en todas nuestras necesidades, porque Ella es el refugio de los pecadores y el consuelo de los afligidos. Los rayos, simbolizan a Maria Mediadora de todas las gracias, como lo confirma la misma Virgen a Catalina: «Estos rayos son símbolos de las gracias que derramo sobre los que me las piden». Dice San Bernardo, que «Dios ha puesto en María la plenitud de todo bien para que todas las gracias de esperanza y salvación vengan por Ella». Dios y Cristo se sirven de Maria y quieren que pasen por Ella, como el cuello del Cuerpo Místico, todas las gracias que nos confieren. Su acción por su medio, se impregna de ternura sin perder su fuerza divina. Nos comunica a través de nuestra Madre la vida divina.

SIGNIFICADO DE LA ESFERA

Es el globo terrestre y simboliza la universalidad del reinado de María, que se extiende en todo el ámbito del reino de Cristo, reino de amor, de bondad y de bendición, y tierno y delicado como el de una madre, que no tiene límites ni en el tiempo ni en el espacio. María es Reina del cielo porque tiene poder y autoridad sobre los ángeles y los santos. Es Reina del purgatorio porque consuela, socorre y libera a las almas que esperan su purificación. Es Reina de la tierra porque impide, deshace y destruye las maquinaciones de los demonios. La esfera inferior representa el mundo y cada persona. La serpiente es el símbolo más exacto del triunfo de la Madre de Dios sobre el demonio. La antigüedad pagana representaba al vencido bajo los pies del vencedor y el Antiguo Testamento hace pasar a los vencedores sobre las cabezas de los vencidos. Todo ello nos recuerda las palabras del protoevangelio: «Pongo perpetua enemistad entre ti y la mujer. Y entre tu linaje y el suyo; éste te aplastará la cabeza» (Gén 3,15). Desde muy antiguo se ha interpretado en este sentido este texto de María y el Beato Pío IX lo aplica a María en el misterio de su Inmaculada Concepción.

SIMBOLISMO DEL REVERSO DE LA MEDALLA.

El monograma de María y la cruz, indican la corredención de María. La cruz es símbolo de la redención. La cruz sostenida por una barrita que atraviesa la letra M indica que María estaba junto a la Cruz (Jn. 19,25). Por esta comunidad de sentimientos y sufrimientos María conmereció con justicia proporcional la reparación de todo el género humano caído. Y de esta manera ha sido constituida la dispensadora de todos los tesoros adquiridos por su Hijo Jesús. A Ella hemos de recurrir en las tentaciones, en las caídas, y en cualquier contratiempo y adversidad. Los corazones son el símbolo del amor que Jesús y María tienen a los hombres. El de Jesús, coronado de espinas, indica que está herido por los pecados. El de María, traspasado por una espada, nos recuerda la profecía del anciano Simeón: «Una espada atravesará tu alma» (Lc 2,34). Hemos de sintetizar el amor que debemos a Dios, en el amor a los Sagrados Corazones de Jesús y María. El Corazón de Jesús posee todos los dones y tesoros de la gracia. A María hay que conocerla en su corazón; cuanto mas estudiemos su amor más conoceremos a María y la reclamaremos. Las estrellas de la Medalla nos recuerdan a la mujer del Apocalipsis, a quien san Juan vio envuelta en el sol y coronada de doce estrellas (Ap 12,1), que son el símbolo de todas las gracias y privilegios que Dios concede a Maria y la protección que le ha dispensado continuamente. La devoción a la Virgen bajo la advocación de Milagrosa, es eminentemente eficaz y la medalla es escudo fortísimo contra todas las asechanzas de los enemigos y seguridad en los peligros de los que la llevan con fe, confianza y coherencia. La Medalla Milagrosa nos hace presente la mirada de la Madre de Dios, mirada "cuán santa, cuán serena, cuán benigna, cuán amena". La mirada celestial y virginal, purísima, sacratísima, regia, maternal, que nos observa en todos los momentos de nuestra vida.

La Virgen María aparece sosteniendo un globo de oro, rematado por una pequeña cruz. De los mismos anillos, adornados con piedras preciosas irradiaba, con intensidades diversas, la misma luz: "Es imposible expresar lo que sentí - dice Catalina - y todo cuanto comprendí en el momento en que la Virgen ofrecía el Globo a Nuestro Señor". Y la voz en el fondo de mi corazón: "Estos rayos son el símbolo de las gracias que la Santísima Virgen obtiene para las personas que se las piden". El Padre Aladel, confesor de Santa Catalina, a quien ella le confiaba todo, se mostraba frío e incrédulo, considerándola soñadora, visionaria y alucinada. Transcurrieron dos años de tormento: "Nuestra Señora quiere... Nuestra Señora está descontenta... es necesario acuñar la medalla", le insiste la Santa.

APROBACIÓN DEL ARZOBISPO DE PARÍS

Ante la insistencia de Catalina, su director espiritual obtuvo del Arzobispo de París, Mons. de Quélen, el permiso de hacer grabar la Medalla. Era el año 1832. El arzobispo pidió que le enviaran las primeras medallas para utilizarlas en la conversión del arzobispo de Malinas, uno de los obispos constitucionales. La popularidad de la Medalla se incrementó con la ruidosa conversión del judío Alfonso de Ratisbona, ocurrida en Roma en 1842. A partir de entonces, la «Medalla Milagrosa» adquirió la propagación de las grandes devociones marianas. La Iglesia aprobó esta devoción con el decreto de institución de la fiesta de la Medalla Milagrosa, el 27 de noviembre, sancionado por el Papa León XIII.

CONVERSION DE RATISBONNE

Un joven banquero, judío de raza y religión, se convirtió súbitamente en la Iglesia de San Andrea delle Fratte. La Santísima Virgen se le apareció con las mismas características de la Medalla Milagrosa: "Ella no dijo nada, pero yo lo comprendí todo", declaró Alfonso Tobías Ratisbonne, que poco después rompió su noviazgo y se hizo jesuita, con el nombre de Padre Alfonso María Ratisbonne. Cuatro días antes, a instancias de su amigo el Barón de Bussíres, había prometido rezar todos los días el "Acordaos" de San Bernardo, y había aceptado llevar al cuello la Medalla Milagrosa. Cuando la Santísima Virgen se le apareció, tenía la medalla puesta. Alfonso Ratisbone era abogado y banquero, y tenía 27 años. Odiaba a los católicos porque su hermano Teodoro se había convertido, y ordenado sacerdote, tenía como insignia la medalla milagrosa y luchaba por la conversión de los judíos. Alfonso pensaba casarse con una hija de su hermano mayor, Flora, diez años menor que él, cuando en enero de 1842, haciendo un viaje de turismo a Nápoles y Malta, por una equivocación de trenes llegó a Roma, donde visitó a un amigo de la familia, el barón Teodoro de Bussiere, protestante convertido al catolicismo. El barón le recibió con toda cordialidad y se ofreció a enseñarle Roma. En una reunión donde Ratisbone hablaba horrores de los católicos, este barón lo escuchó con mucha paciencia y al final le dijo: "Ya que usted está tan seguro de si, prométame llevar consigo esta medalla. Alfonso la rechazó indignado y el barón replicó: "Según sus ideas, el aceptarla le debía dejar a usted indiferente. En cambio a mi me causaría satisfacción." Se echó a reír y se la puso comentando que él no era terco y que era un episodio divertido. El barón se la puso al cuello y le hizo rezar el Acordaos.

ORACION POR RATISBONE

El barón pidió oraciones a varias personas entre ellas al conde La Ferronays quien le dijo: "si le ha puesto la medalla milagrosa y le ha hecho rezar el Acordaos, seguro que se convierte." El conde murió de repente dos días después. Fue a la basílica de Sta. María la Mayor a rezar cien Acordaos por la conversión de Ratisbone. Por la Plaza España se encuentra el barón con Ratisbone en su último día en Roma y le invita a pasear. Pero antes tenía que pasar por la Iglesia de San Andrés a arreglar lo del funeral del conde. Ratisbone le acompaña a la Iglesia. He aquí su testimonio de lo que entonces sucedió: "a los pocos momentos de encontrarme en la Iglesia, me sentí dominado por una turbación inexplicable. Levanté los ojos y me pareció que todo el edificio desaparecía de mi vista. En una de las capillas se había concentrado toda la luz, y en medio de aquel esplendor apareció sobre el altar, radiante y llena de majestad y de dulzura, la Virgen Santísima tal y como está grabada en la medalla. Una fuerza irresistible me impulsó hacia la capilla. Entonces la Virgen me hizo una señal con la mano como indicándome que me arrodillara... La Virgen no me habló pero lo he comprendido todo."  El barón lo encuentra de rodillas, llorando y rezando con las manos juntas, besando la medalla. Poco tiempo mas tarde es bautizado en la Iglesia del Gesu en Roma. Por orden del Papa, se inicia un proceso canónico ssosbre el hecho, y fue declarado "verdadero milagro". Alfonso Ratisbone entró en la Compañía de Jesús. Ordenado sacerdote, fue destinado a París donde ayudó a su hermano Teodoro en las catequesis para los judíos. Después de haber sido 10 años Jesuita, salió de la Congregación con permiso y fundó en 1848, las religiosas y las misiones de Ntra. Sra. de Sión. En los diez primeros años Ratisbone consiguió la conversión de 200 judíos y 32 protestantes. Trabajó lo indecible en Tierra Santa, logrando comprar el antiguo pretorio de Pilato, que convirtió en convento e Iglesia de las religiosas. También consiguió que estas religiosas fundasen un hospicio en Ain-Karim, donde murió santamente en 1884 a los 70 años. Esta conversión conmovió a toda la aristocracia europea y tuvo repercusión mundial, haciendo aún más conocida, buscada y venerada la Medalla Milagrosa.

CATALINA LABOURÉ, IGNORADA

Nadie, ni la Superiora de la Rue du Bac, ni el Papa, sabían quién era la religiosa escogida por Nuestra Señora. Sólo el Padre Aladel la conocía. Santa Catalina, por humildad, mantuvo durante toda su vida una absoluta discreción y jamás dejó traslucir el celeste privilegio. Sólo le importaba la difusión de la medalla: esa era su misión. Cuando recibió las primeras Medallas, dijo: "Ahora, es necesario propagarla."

SIMBOLOGÍA DEL ANVERSO DE LA MEDALLA.

En él se lee la invocación: “¡Oh Maria, sin pecado concebida!», como la exposición de su Inmaculada Concepción. “Rogad por nosotros que recurrimos a Vos”. Nos indica: Que recurramos a Ella en todas nuestras necesidades, porque Ella es el refugio de los pecadores y el consuelo de los afligidos. Los rayos, simbolizan a Maria Mediadora de todas las gracias, como lo confirma la misma Virgen a Catalina: «Estos rayos son símbolos de las gracias que derramo sobre los que me las piden». Dice San Bernardo, que «Dios ha puesto en María la plenitud de todo bien para que todas las gracias de esperanza y salvación vengan por Ella». Dios y Cristo se sirven de Maria y quieren que pasen por Ella, como el cuello del Cuerpo Místico, todas las gracias que nos confieren. Su acción por su medio, se impregna de ternura sin perder su fuerza divina. Nos comunica a través de nuestra Madre la vida divina.

SIGNIFICADO DE LA ESFERA

Es el globo terrestre y simboliza la universalidad del reinado de María, que se extiende en todo el ámbito del reino de Cristo, reino de verdad y de vida, de santidad y de gracia, de justicia, de amor y de paz, y tierno y delicado como el de una madre, que no tiene límites ni en el tiempo ni en el espacio. María es Reina del cielo porque tiene poder y autoridad sobre los ángeles y los santos. Es Reina del purgatorio porque consuela, socorre y libera a las almas que esperan su purificación. Es Reina de la tierra porque impide, deshace y destruye las maquinaciones de los demonios. La esfera inferior representa el mundo y cada persona. La serpiente es el símbolo más exacto del triunfo de la Madre de Dios sobre el demonio. La antigüedad pagana representaba al vencido bajo los pies del vencedor y el Antiguo Testamento hace pasar a los vencedores sobre las cabezas de los vencidos. Todo ello nos recuerda las palabras del protoevangelio: «Pongo perpetua enemistad entre ti y la mujer. Y entre tu linaje y el suyo; éste te aplastará la cabeza» (Gén 3,15). Desde muy antiguo se ha interpretado en este sentido este texto de María y el Beato Pío IX lo aplica a María en el misterio de su Inmaculada Concepción.

SIMBOLISMO DEL REVERSO DE LA MEDALLA.

El monograma de María y la cruz, indican la corredención de María. La cruz es símbolo de la redención. La cruz sostenida por una barrita que atraviesa la letra M indica que María estaba junto a la Cruz (Jn. 19,25). Por esta comunidad de sentimientos y sufrimientos María conmereció con justicia proporcional la reparación de todo el género humano caído. Y de esta manera ha sido constituida la dispensadora de todos los tesoros adquiridos por su Hijo Jesús. A Ella hemos de recurrir en las tentaciones, en las caídas, y en cualquier contratiempo y adversidad. Los corazones son el símbolo del amor que Jesús y María tienen a los hombres. El de Jesús, coronado de espinas, indica que está herido por los pecados. El de María, traspasado por una espada, nos recuerda la profecía del anciano Simeón: «Una espada atravesará tu alma» (Lc 2,34). Hemos de sintetizar el amor que debemos a Dios, en el amor a los Sagrados Corazones de Jesús y María. El Corazón de Jesús posee todos los dones y tesoros de la gracia. A María hay que conocerla en su corazón; cuanto mas estudiemos su amor más conoceremos a María y la reclamaremos. Las estrellas de la Medalla nos recuerdan a la mujer del Apocalipsis, a quien san Juan vio envuelta en el sol y coronada de doce estrellas (Ap 12,1), que son el símbolo de todas las gracias y privilegios que Dios concede a Maria y la protección que le ha dispensado continuamente. La devoción a la Virgen bajo la advocación de Milagrosa, es eminentemente eficaz y la medalla es escudo fortísimo contra todas las asechanzas de los enemigos y seguridad en los peligros de los que la llevan con fe, confianza y coherencia. La Medalla Milagrosa nos hace presente la mirada de la Madre de Dios, mirada "cuán santa, cuán serena, cuán benigna, cuán amena". La mirada celestial y virginal, purísima, sacratísima, regia, maternal, que nos observa en todos los momentos de nuestra vida.

EL ROSARIO

El Papa Juan Pablo II, en una de sus intuiciones geniales, tan clarividentes desde la fe profunda de su espiritualidad, en su Carta Apostólica "Rosarium Virginis Mariae", declaró un Año del Rosario. Era una invitación a orar, que ya había anticipado en la Tertio Adveniente Millenio, proclamando que la Iglesia insista en la oración y que las comunidades cristianas se conviertan en escuelas de oración. No es otra la intención de la Virgen al entregarnos LA MEDALLA MILAGROSA, que una invitación, un mandato sugestivo de orar y de una manera sencillísima y sin complicaciones, con una jaculatoria popular y al alcance de todos: ¡Oh María sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos! Añadiendo el resplandor de las gracias y dones que, como Madre, se goza en conceder con abundancia, a quienes se las piden. "Esos rayos son el símbolo de las gracias que derramo sobre las personas que me las piden". Me hacía así comprender -refiere Santa Catalina Labouré - cuán agradable es rezar a la Santísima Virgen y cuán generosa es, cuántas gracias concede a las personas que le ruegan; y cuánta alegría siente cuando las concede. La Virgen nos invita a orar. Siempre lo ha hecho: En Lourdes, en Fátima, siempre. Algo debe de tener la oración cuando tanto y con tanta insistencia nos la pide, en un mundo cada vez más secularizado y lejos de Dios, que en medio de tantas catástrofes, y por lo tanto, más necesitado de Dios, se olvida y se prescinde de lo que puede ser su remedio, como decía Tertuliano: "Solutio totius difficultatis, Cristus".

JESUS MARTI BALLESTER

FUENTES DE LA PAGINA

 

La Página de la Misa Diaria, está preparada y es enviada por Pedro S. A. Donoso Brant, desde Santiago de Chile, como un servicio de apostolado, amor por Nuestro Señor Jesucristo y por la Iglesia. Les ruego su oración, para que pueda mantenerse este servicio y subsidio, dando gracias a nuestro Dios que tanto nos ama.

Nota: Para la Liturgia de la Palabra, utilizo “Liturgia Cotidiana” de Ediciones San Pablo, para el estudio y comentario de la Palabra, utilizo los textos de la Biblia Nácar-Colunga, (SBNC) y/o Biblia de Jerusalén (SBJ),

(3) Para la Lectio Divina, Lectio Divina para cada día del año, de Giorgio Zevini y Pier Giordano Cabra (Eds.) y/o, Intimidad Divina, Fr. Gabriel de Santa M. Magdalena ocd,

(4) Santoral preparado por la Parroquia de la Sagrada Familia de Vigo.

ESTA PERMITIDO EL RE-ENVIO, LA COPIA Y LA PUBLICACIÓN DE ESTA PAGINA, SOLO DEBE INDICARSE EL AUTOR Y LAS FUENTES DE ORIGEN

No responda este correo, si desea comunicarse, escriba a caminandoconjesus@vtr.net

 

Suscríbete a Misa Diaria

en  http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria/alta   o

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus/alta o

Escribe a caminandoconjesus@vtr.net

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus

http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria

http://www.egrupos.net/grupo/montecarmelo

Por favor, no enviar cadenas, presentaciones que excedan en más de 1Mb, correos sin asunto (no se abre).  El correo cuenta con servicio automático para rechazar spam, y no recibe, correos reenviados o correos sin datos de quien los envía.

Si no desea seguir recibiendo este correo por favor avíseme para retirarlo del listado al correo caminandoconjesus@vtr.net

www.caminando-con-jesus.org

www.caminando-con-maria.org

caminandoconjesus@vtr.net

Contador Gratis

 

Nota sobre la publicidad: La publicidad que pueda aparecer debajo de esta pagina, no es de responsabilidad de Caminando con Jesús. Este es un servicio gratuito, no recibe ningún tipo de ayuda económica y no la busca, gratuito hemos recibido mucho, gratuito queremos dar todo lo mejor que podamos, pero sin en esa publicidad no podría llegar hasta sus correos este servicio, que hoy ya llega a más de 23.000 correos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

““-