C

MISA DIARIA DE CAMINANDO CON JESUS

799PX-~1

Pagina de Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

 

20 años en Internet

La edición de la Misa Diaria, Reflexión Bíblica, Lectio Divina y Santoral, enviada por correo por sistema de grupos, es las más antigua de Internet, comenzó en el año 1998 y hoy llega a más de 23.300 suscriptores. Si desea suscribirse o comunicar algo, escriba al correo electrónico: caminandoconjesus@vtr.net  

Este subsidio está publicado todos los días en el WEB www.caminando-con-jesus.org en este ENLACE: MISA DIARA

Cantidad de visitas acumuladas desde el año 2003 al ENLACE Misa Diaria:   Contador Gratis

Páginas WEB:                            www.caminando-con-jesus.org            www.caminando-con-maria.org

Suscriptores: 23.719

04-03-2018

Edición Nº MD 5.127

LITURGIA DE LA HORAS

facebook

DOMINGO III SEMANA DE CUARESMA

 

bcu3   EL SIGNO DEL TEMPLO

El evangelio nos presenta a Jesús como el nuevo templo, destruido en la cruz y reconstruido a los tres días. De este templo manará para nosotros el agua vivificante del Espíritu (cfr. Jn 19,34). En este templo estamos llamados a morar, a permanecer (Jn 15,4), lo mismo que Él mora en el seno del Padre (Jn 1,18). De este templo formamos parte como piedras vivas (1Pe 2,5) por el bautismo. Este templo destruido y reconstruido es el signo que Dios nos da en esta cuaresma para que creamos en Él.

Jesús aparece también empleando la violencia. Este texto nos presenta un Jesús intransigente contra el mal. El mismo Jesús que vemos lleno de ternura y amor hacia los pecadores (cfr. Jn 8,1-11) hasta dar la vida por ellos (Jn15, 13) es el que aquí contemplamos actuando enérgicamente contra el mal. El mismo y único Cristo. Nos corrobora así la postura que ya manifestaba en el primer domingo luchando contra Satanás. Jesús no pacta con el mal. Lo vemos devorado por el celo de la casa de Dios, del templo. El mismo celo que debe encendernos a nosotros en la lucha contra el mal. El mismo celo que debe devorarnos por la santidad de la casa de Dios que es la Iglesia. El mismo celo que debe hacernos arder en esta Cuaresma por la purificación del templo que somos nosotros mismos.

Pero la lucha contra el mal es sobre todo una opción positiva, una adhesión al bien, al Bien que es Dios mismo. La cuaresma es una oportunidad de gracia para renovar nuestra vivencia de los mandamientos. Para renovar, mediante el cumplimiento fiel de los mandamientos, nuestra pertenencia al Señor que nos ha sacado de la esclavitud y nos ha hecho libres. Cumpliendo los mandamientos decimos “sí” a Dios. Cumpliendo los mandamientos reafirmamos la alianza, el pacto de amor que Dios hizo con nosotros en el bautismo. Cumpliendo los mandamientos nos lanzamos por el camino que nos hace verdaderamente libres. Leer mas en este link: Domingo III de Cuaresma

Para ver la Reflexión completa de las 3 lecturas y el salmo de la Liturgia de este domingo pinchar este link: (Enlace): PALABRA DE DIOS

 

I.- RITOS INICIALES

ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 24, 15-16

Mis ojos están siempre fijos en el Señor, porque él sacará mis pies de la trampa. Mírame, Señor, y ten piedad de mí, porque estoy solo y afligido.

O bien: Ez 36, 23-26

Dice el Señor: Cuando manifieste mi santidad en medio de ustedes, los congregaré de todos los países de la tierra: derramaré sobre ustedes el agua que purifica, serán lavados de todas sus manchas y pondré en ustedes un espíritu nuevo, dice el Señor.

ACTO PENITENCIAL

·    Tú eres nuestra ley. Señor, ten piedad.

·    Tú eres la fuerza y sabiduría de Dios. Cristo, ten piedad.

·    Tú eres el Templo del Dios vivo. Señor, ten piedad.

ORACIÓN COLECTA

Dios de misericordia y origen de todo bien, que en el ayuno, la oración y la limosna nos muestras el remedio del pecado, mira con agrado el reconocimiento de nuestra pequeñez, para que seamos aliviados por tu misericordia quienes nos humillamos interiormente. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

   II.- LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

El Dios liberador que nos quiere libres, detalla la conducta que nos ayudará a serle fiel.

Lectura del libro del Éxodo. Éx 20, 1-17

Dios pronunció estas palabras: “Yo soy el Señor, tu Dios, que te hice salir de Egipto, de un lugar de esclavitud. No tendrás otros dioses delante de mí. No te harás ninguna escultura y ninguna imagen de lo que hay arriba, en el cielo, o abajo, en la tierra, o debajo de la tierra, en las aguas. No te postrarás ante ellas, ni les rendirás culto, porque yo soy el Señor, tu Dios, un Dios celoso, que castigo la maldad de los padres en los hijos, hasta la tercera y cuarta generación, si ellos me aborrecen; y tengo misericordia a lo largo de mil generaciones, si me aman y cumplen mis mandamientos. No pronunciarás en vano el Nombre del Señor, tu Dios, porque él no dejará sin castigo al que lo pronuncie en vano. Acuérdate del día sábado para santificarlo. Durante seis días trabajarás y harás todas tus tareas; pero el séptimo es día de descanso en honor del Señor, tu Dios. En él no harán ningún trabajo, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu esclavo, ni tu esclava, ni tus animales, ni el extranjero que reside en tus ciudades. Porque en seis días, el Señor hizo el cielo, la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos, pero el séptimo día descansó. Por eso el Señor bendijo el día sábado y lo declaró santo.

Honra a tu padre y a tu madre, para que tengas una larga vida en la tierra que el Señor, tu Dios, te da. No matarás. No cometerás adulterio. No robarás. No darás falso testimonio contra tu prójimo. No codiciarás la casa de tu prójimo: no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su asno, ni ninguna otra cosa que le pertenezca”.

Palabra de Dios.

COMENTARIO

Después de la alianza del Señor con Noé y con Abraham, hoy se nos propone un tercer modelo de alianza: la estipulada a través de Moisés, en el Sinaí con el decálogo como compromiso. La ley explicitada en los diez mandamientos, es camino de libertad para el pueblo rescatado de la esclavitud de Egipto. La ley se da a los que antes han sido salvados. La da quien puede autorizar con su obra salvadora para imprimir continuidad a la salvación. El decálogo regula la relación con el Señor y con el hombre. La doble referencia es, en él, inseparable.

SALMO Sal 18, 8-11

En respuesta a la ley del Señor, el salmo describe sus bondades y beneficios. Participamos de esta oración, aclamando: “Señor, tú tienes palabras de vida eterna”.

R. Señor, tú tienes palabras de vida eterna.

La ley del Señor es perfecta, reconforta el alma; el testimonio del Señor es verdadero, da sabiduría al simple. R.

Los preceptos del Señor son rectos, alegran el corazón; los mandamientos del Señor son claros, iluminan los ojos. R.

La palabra del Señor es pura, permanece para siempre; los juicios del Señor son la verdad, enteramente justos. R.

Son más atrayentes que el oro, que el oro más fino; más dulces que la miel, más que el jugo del panal. R.

SEGUNDA LECTURA

San Pablo enseña que la salvación pasa por aceptar a un “Cristo crucificado”.

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto. 1Cor 1, 22-25

Hermanos: Mientras los judíos piden milagros y los griegos van en busca de sabiduría, nosotros, en cambio, predicamos a un Cristo crucificado, escándalo para los judíos y locura para los paganos, pero fuerza y sabiduría de Dios para los que han sido llamados, tanto judíos como griegos. Porque la locura de Dios es más sabia que la sabiduría de los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que la fortaleza de los hombres.

Palabra de Dios.

COMENTARIO

“Predicamos a Cristo crucificado, escándalo para los judíos, necedad para los paganos”. Si resulta difícil entender que la ley es signo de libertad, ¿qué tendremos que decir de la cruz? Escándalo para unos, necedad para otros. En cambio, para el creyente: fuerza, sabiduría y signo del amor incondicional del Señor. Por eso, la fe cristiana no es una ciencia demostrable o verificable, una consagración y justificación de la sociedad bienpensante, sino una fuerza divina que irrumpe en los planes humanos y los desconcierta y desbarata.

ACLAMACIÓN Jn 3, 16

Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único, para que todo el que crea en él tenga Vida eterna.

EVANGELIO

Al arrojar a los mercaderes del templo, Jesús quiere purificar nuestras prácticas religiosas.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan. Jn 2, 13-25

Se acercaba la Pascua de los judíos. Jesús subió a Jerusalén y encontró en el Templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas y a los cambistas sentados delante de sus mesas. Hizo un látigo de cuerdas y los echó a todos del Templo, junto con sus ovejas y sus bueyes; desparramó las monedas de los cambistas, derribó sus mesas y dijo a los vendedores de palomas: “Saquen esto de aquí y no hagan de la casa de mi Padre una casa de comercio”. Y sus discípulos recordaron las palabras de la Escritura: “El celo por tu Casa me consume”.

Entonces los judíos le preguntaron: “¿Qué signo nos das para obrar así?”. Jesús les respondió: “Destruyan este templo y en tres días lo volveré a levantar”.

Los judíos le dijeron: “Han sido necesarios cuarenta y seis años para construir este Templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?”. Pero él se refería al templo de su cuerpo. Por eso, cuando Jesús resucitó, sus discípulos recordaron que él había dicho esto, y creyeron en la Escritura y en la palabra que había pronunciado.

Mientras estaba en Jerusalén, durante la fiesta de Pascua, muchos creyeron en su Nombre al ver los signos que realizaba. Pero Jesús no se fiaba de ellos, porque los conocía a todos y no necesitaba que lo informaran acerca de nadie: Él sabía lo que hay en el interior del hombre.

Palabra del Señor.

COMENTARIO

“Destruyan este templo y en tres días lo levantaré”. Los mandamientos regulan nuestra relación con Dios y con el prójimo.

Pero muchas veces nos quedamos anclados en los tres primeros y olvidamos los que se refieren a nuestra relación con las personas. Entonces el templo es un abuso y el culto una farsa. Contra ello arremete violentamente el Maestro. Es la única vez que los evangelios presentan un acto violento de Jesús, refiriéndose al templo y convirtiéndose así en el instaurador de un nuevo culto, que ya no está reservado a un pueblo o a un lugar privilegiado. Es el culto en “espíritu y en verdad”, prometido a la mujer samaritana (Jn 4, 23). Dentro de él, su cuerpo resucitado es el nuevo Templo, la Morada de Dios entre los hombres.

CREDO

Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un sólo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajo del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo Bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro.

Amén.

ORACION DE LOS FIELES

A cada intención, pedimos: Jesús, fuerza y sabiduría de Dios, haznos auténticos.

·         Por la Iglesia: para que sus instituciones y sus leyes sean expresión del amor bondadoso del Padre. Oremos.

·         Por los que hacen las leyes en la sociedad civil: para que respeten la Ley de Dios y los fundamentales derechos de las personas. Oremos.

·         Por todos los que sufren: para que encuentren fuerza y sabiduría en Jesús y solidaridad en nosotros. Oremos.

·         Por los Equipos de Animación Litúrgica: para que su labor contribuya a la participación “plena, consciente y activa” de los fieles. Oremos.

III.- LITURGIA EUCARISTICA

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Cristo, muerto y resucitado, es nuestra gran ofrenda al Padre. Junto a él, llevemos al altar el propósito de purificar nuestra conducta para ser, como Jesús, templos vivos de Dios.

Presentación de las ofrendas: Señor, por este sacrificio concédenos que así como te pedimos perdón por nuestros pecados, perdonemos las faltas de nuestros hermanos. Por Jesucristo nuestro Señor.

PREFACIO

Prefacio (Cuaresma II): El Señor nos llama a revisar nuestra conducta y nuestro culto. Por eso, demos gracias al Señor, nuestro Dios porque estableció tiempos especiales para que sus hijos recuperen la pureza del alma.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Sal 83, 4-5

El gorrión encontró su casa, y la golondrina tiene un nido para poner pichones: junto a tus altares, Señor del universo. Rey y Dios mío. ¡Felices los que habitan en tu casa y te alaban sin cesar!

Comunión: Jesús conoce nuestras debilidades y nuestra buena voluntad. El se ofrece en la eucaristía para purificarnos y transformarnos en templos vivos de Dios. Con alegría, vayamos a comulgar.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, te suplicamos que alimentados ya en la tierra con el pan del cielo, anticipo de la eterna salvación, se lleve a plenitud la obra redentora que sacramentalmente se realiza en nosotros.

Por Jesucristo nuestro Señor.

IV.- RITO DE CONCLUSIÓN

BENDICION

Canto final

Queridos amigos: Volvamos a la vida diaria con la alegría de llevar con nosotros al Dios que nos hace libres. Nos retirarnos cantando.

 

  REFLEXIÓN BÍBLICA

 

“Destruyan este templo y en tres días lo volveré a levantar”

Estudio del fragmento del Evangelio de Jn 2:13-25

Autor: Pedro Sergio Antonio Donoso Brant


1.    JESÚS ENCONTRÓ EN EL TEMPLO A LOS VENDEDORES 

“Se acercaba la Pascua de los judíos. Jesús subió a Jerusalén” Pero sucedió, que Jesús  “Encontró en el Templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas y a los cambistas  sentados delante de sus mesas.”  Este templo del que se habla es el atrio de los gentiles, próximo al santuario, entonces los  rabinos prohibían utilizar su paso como un atajo o en forma menos decorosa, pero esto era  mas teoría que practica, sin embargo se decía que no se ha de subir al templo con bastón o  llevando sandalias o la bolsa, ni aun el polvo de los pies, como también no se debía pasar  por el templo como por un atajo para ahorrar el camino. Pero, a pesar de estas ideales  medidas preventivas de la santidad del templo, éstas no se respetaban, y se llegaba a  verdaderas profanaciones en el recinto sagrado, como lo confirma la escena de Jesús  expulsando a los mercaderes.  

2.    SE HABÍA PERMITIDO POR LOS SACERDOTES INSTALAR PUESTOS  DE VENTA 

Según la costumbre de aquel tiempo, en la fiesta de la Pascua se había de ofrecer por todo  israelita un sacrificio, los más ricos los hacía con un buey o una oveja, y los más pobres con  una paloma, aparte de los sacrificios que se ofrecían en todo tiempo como votos. Además,  todo israelita debía pagar anualmente al templo, llegado a los veinte años medio siclo, pero  conforme a la moneda del templo y no se permitía la moneda romana. De ahí la necesidad  de cambistas.   Todo esto se hacía para facilitar a los peregrinos adquirir en Jerusalén las materias de los  sacrificios, es decir los bueyes, corderos, palomas, lo mismo que las materias que  ritualmente acompañaban a éstos, electos tales como incienso, harina, aceite, etc. Para  procurar a todos, y especialmente a los judíos de la diáspora, el cambio de sus monedas  locales por la moneda que regía en el templo, se había permitido por los sacerdotes instalar  puestos de venta y cambio en el mismo recinto del templo, en el “atrio de los gentiles.”  

3.    EL “ATRIO DE LOS GENTILES,” HABÍA SIDO TRANSFORMADO EN  UN MERCADO 

Así es, como el cuadro de abusos a que esto dio lugar era deplorable con mucho ruido de  balidos de ovejas, mugidos de bueyes, además estiércol de animales y las infaltables  disputas, regateos y altercados de vendedores.  Los cambistas allí establecidos realizaban frecuentemente sus cambios cobrando una  sobrecarga o interés que subía del 5 al 10 por cien. Con esto, el recinto del templo, el “atrio  de los gentiles,” había sido transformado en un mercado, en un gran bazar oriental. Y todo  ello con autorización y complicidad de los sacerdotes. Lo que aprovechaban eran los  sacerdotes saduceos, que veían en ello una buena fuente de ingresos.  

4.    “LOS VENDEDORES DE BUEYES, DE OVEJAS Y DE PALOMAS” 

Entrando Jesús en el templo, encontró a “los vendedores de bueyes, de ovejas y de  palomas,” con sus ganados, que serían en cada uno de ellos pequeños rebaños, y, en conjunto, todo aquello un pequeño parque de ganado. También encontró allí a los  “cambistas sentados.” Tenían delante de ellos sus pequeños puestos, seguramente al estilo  de los pequeños puestos de cambio establecidos en las calles, tales como los que aparecen hoy en El Cairo y Jerusalén.   Jesús, al ver aquel espectáculo, hizo de cuerdas un látigo, un flagelo. Pero aquí no es el  terrible instrumento del suplicio de la “flagelación.” Aquí el “flagelo” fue una especie de  varios látigos unidos en haz, hecho con cuerdas que se hallasen tiradas por el suelo, de las  usadas para sujetar el ganado, y que le sirviese para ahuyentar a los profanadores. Era,  como algo que “serviría más como símbolo de autoridad que como estimulante físico”. 

5.    LOS ECHÓ A TODOS DEL TEMPLO, JUNTO CON SUS OVEJAS Y SUS  BUEYES 

Todos los evangelios relatan este episodio, con algunos matices algo distinto, Juan relata  que echó a todos los mercaderes del templo, Lucas y Marcos lo ven como una orden de  desalojo y Mateo como la expulsión de todos los comerciantes. Con ellos fueron arrojados  “las ovejas y los bueyes” (Jn). Pero también se dirá que fueron expulsados “todos los que vendían y compraban” (Mt-Mc). Debe de querer indicarse con ello que Jesús expulsó todo  aquello que, de hecho, venía a ser causa de profanación. A los “cambistas” no sólo los  expulsó del templo, sino que también “les derribó las mesas” (Mt-Mc-Jn) y les “desparramó  el dinero” (Jn). Este resaltar que “desparramó el dinero y volcó las mesas” indica bien como  con su mano tiró las monedas que estaban sobre los pequeños mostradores, y cómo también, al pasar, les volcaba las mesitas de sus puestos. Los evangelistas destacan también la conducta que tuvo con los vendedores de palomas. ¿Tiene esto un significado específico y distinto, de consideración con ellos? ¿Es que acaso  vendían a precio justo su mercancía y no profanaban así el templo? En Jn se dice que les  mandó que ellos mismos desalojasen el templo; Mt y Mc, en cambio, lo ponen en la misma  línea de los cambistas: que derribó los “asientos de los vendedores de palomas” (Mt).  

6.    OBRA DE PURIFICACIÓN MEDIANTE LA EXPULSIÓN DE MERCADERES 

El sentido de esta escena no está tanto en los abusos comerciales a que se prestaba aquel  comercio cuanto en el hecho mismo de haberse establecido aquí estas ventas. Por eso, se  concibe muy bien el hecho histórico así: Jesús, en su obra de purificación del templo, no se  limita a “desparramar el dinero” de las mesas de los cambistas y a “derribar” éstas, sino que  parece lo más natural que fuese derribando mesas y monedas de cambistas, y “asientos   puestos  de vendedores de palomas.”   Y en esta obra de purificación mediante la expulsión de mercaderes, decía repetidas veces, que Mc incluso literariamente destaca: “y les enseñaba y decía” que estaba dicho en la  Escritura: “Mi casa es casa de oración,” y aún añade: “para todas las gentes.” La cita está  tomada de Isaías (56:7). En ella Isaías anuncia el mesianismo universal. Debiendo ser esto  el templo, “casa de oración,” ellos la han convertido en una “cueva de ladrones.” La  expresión está tomada del profeta Jeremías (7:11). En el profeta no tiene un sentido exclusivo y específico de gentes que roban, aunque en ella se incluye también esto (Jer  7:6.9), cuanto que es expresión genérica sinónima de maldad. Por eso, al ingresar en el  templo cargado de maldad, lo transformaban en una cueva de maldad.  

7.    ES LA PURIFICACIÓN DE TODA PROFANACIÓN EN LA CASA DE DIOS.

Pero en boca de Jesús, en este momento, la expresión del profeta cobraba un realismo  extraordinario, puesto que aquellos mercaderes debían de ser verdaderos usureros y  explotadores del pueblo y de los peregrinos. El sentido, pues, de esta obra de Jesús es  claro: hacer que se dé al templo, lugar santísimo de la morada de Dios, la veneración que le  corresponde. Es la purificación de toda profanación en la Casa de Dios. Con este acto, “Jesús va a echar fuera estos animales y anunciar, con la destrucción del templo, un sacrificio mejor: el de su propia muerte. Jesús, al derribar mesas y expulsar mercaderes, usa las siguientes palabras: “no hagan de la  casa de mi Padre una casa de comercio” En el A.T. se llamaba al templo la “casa de Dios.”  Dios era considerado como Padre de Israel colectivamente. Y la literatura rabínica insiste en  que se le invoque como Padre común. Más nunca, aun en la invocación personal, Dios era  llamado Padre especialmente de uno. Sin embargo, el Mesías era considerado como Hijo de  Dios por excelencia. Por eso, cuando Jesús proclama en el evangelio de Juan que el templo es  la casa de “su Padre,” en un sentido personal y único, no sólo se proclama Mesías, sino  también Hijo de Dios ¿A qué judío se le hubiese ocurrido llamar al templo “mi casa” y “la  casa de mi Padre” en un sentido personal, excepcional y único? Sólo podría decirlo el Mesías. Pero esta frase, interpretada a la luz del evangelio de Juan, es la proclamación de la divinidad de  Jesús. 

8.    “EL CELO POR TU CASA ME CONSUMIRÁ” 

Juan es el único que añade que, ante todas estas cosas, los “discípulos” “recordaron” que  en los Libros Sagrados estaba escrito: “El celo por tu Casa me consumirá”   Estas palabras están tomadas del salmo 69:10. Las solas palabras sugieren en él un celo  interior que le consume por la gloria de Dios. Esto orienta preferentemente, no sólo al celo  ardiente interior que Jesús ahora tiene, sino también a las consecuencias que de este celo  se seguirán un día en Jesús, cayendo sobre él. Es muy probable que, en el pensamiento  del evangelista, este versículo contenga un anuncio de la pasión. Este celo por la casa de  Dios, como parte de toda una actuación mesiánico-divina, le acarreará un día la muerte.   Los “discípulos” se “acordaron” de este pasaje de la Escritura; pero ¿cuándo? ¿Entonces mismo o después de la resurrección? Probablemente después de la resurrección, al pensar  en los hechos de su vida ya que antes su mentalidad no se acusa preparada para esto. En  cambio, es lo que les pasó a propósito semejante, en otras ocasiones, después de la resurrección. Fue después de la resurrección de Jesús, al meditar las enseñanzas cuando  recordaron estas palabras de un salmo mesiánico y cuando vieron la relación mesiánica  que había en aquella escena de Jesús, lleno de “celo” por la obra mesiánica, y lo que se  decía del “celo” del Mesías en este salmo. Ya había sido la gran iluminación de  Pentecostés.  

9.    ¿CÓMO SE EXPLICA ESTA EXPULSIÓN DE LOS MERCADERES DEL  TEMPLO? 

Se quiere explicar este gesto de Jesús, imponiéndose a aquellos mercaderes y  expulsándolos del templo, por motivos humanos. La turba, explotada y vejada por aquellos  comerciantes, se une a un líder que aparece de pronto. Máxime si la escena tuvo lugar en  la última Pascua, cuando la persona de Jesús era suficientemente conocida. Aunque en la hipótesis de la primera Pascua el prestigio de Jesús hubo de ser muy grande, pues hacía  muchos “milagros” y “muchos creyeron en El” (Jn 2:23). 

Si hacemos una interpretación en forma naturalista, la muchedumbre aplaudiría, y  presionaría moral y hasta físicamente a aquellos comerciantes. Sería para ella como una  hora de revancha. Jesús, se impone y derriba mesas y monedas de cambistas, asientos de vendedores, y,  látigo en mano, amenaza a todos aquellos profanadores del templo. ¿Cómo se explicaría  este primer gesto de Jesús imponiéndose a los mercaderes? ¿Qué señal das para obrar  así?” Si ordinariamente Jesús quería pasar inadvertido, en algunos momentos dejaba  irradiar más su majestad, apareciendo entonces su persona avasalladora. Es un caso  análogo a la escena que el mismo Juan relata cuando, partiendo los ministros del sanedrín a  prenderle, al llegar a El se encuentran subyugados, y a los sacerdotes y fariseos, que les  preguntan: “¿Por qué no le habéis traído?” responden admirados: “Porque jamás hombre  alguno hablo como éste” (Jn 7:45.46). Es la misma causa, según la interpretación ordinaria,  que hace en Getsemaní retroceder y caer en tierra a los que van a prenderle (Jn 18:2-8). Se  ha expresado muy bien el motivo de aquel efecto: “Aquella majestuosa y repentina aparición  de la Santidad indignada llenó de espanto a todos los presentes.”   

10.    “¿QUÉ SIGNO NOS DAS PARA OBRAR ASÍ?” 

Así es como estos se le acercaron para preguntarle: “¿Qué signo nos das para obrar  así?”  Pasada la primera impresión, “llegó esto a oídos de los príncipes de los sacerdotes y de  los escribas,” e intervienen las autoridades para exigir responsabilidades de un acto de tal  naturaleza realizado en el mismo templo, y que les parecía ser una usurpación de sus poderes  y una censura a ellos mismos por la permisión de aquellos comercios en el lugar sagrado.  En absoluto, el hecho de una purificación del templo no era un acto exclusivamente  mesiánico. Pero, como antes se dijo, en el caso concreto de Jesús llevaba un sentido  mesiánico-divino. El mismo hecho de intervenir los judíos exigiéndole un “signo” que  garantizase esta conducta suya, en lugar de aplicarle la ley por usurpar sus poderes, hace  ver que la cuestión está planteada a Jesús por considerar que El se ponía en el plano, hipotético para ellos, de Mesías. Era la réplica hábil que ellos hacían a la invocación que  había hecho, para obrar así, del celo por la “casa de mi Padre.” Los judíos eran muy propensos a pedir como garantía milagros (1 Cor 1:22; Mt 16:1; Mc  8:11). Y así le piden aquí, como garantía de su actuación en la casa de “su Padre,” un  “signo,” un milagro, que en Juan se les llama ordinariamente “signos,” en cuanto lo son de un  poder o de una intervención sobrenatural.  

11.    “DESTRUYAN ESTE TEMPLO Y EN TRES DÍAS LO VOLVERÉ A LEVANTAR”

Jesús acepta la invitación, acepta dar un “signo.” Fue un acto de condescendencia, de  garantía y de misericordia, que en su día podría valorarse. Pero el “signo” no requiere ser  claro a la hora que se da, sino a la hora que se cumple (Is 7:14). Pues “toda profecía es  enigma antes de su cumplimiento,” escribe San Ireneo. Por eso les dice: “Destruyan este templo y en tres días lo volveré a levantar”.  Naturalmente, estas palabras de Jesús no son una  orden de su destrucción. El que tanto celo había demostrado por la veneración del templo no  podía mandar destruirlo. Ni los judíos le acusarán aquí de blasfemia.  Como Jesús habla de su cuerpo, habla de un futuro. El término “templo” es el lugar en que  moraba la divinidad. Y la divinidad “moraba” en su cuerpo. Entonces este era el “templo” de  la divinidad. A la destrucción de este templo se seguirá lo que Jesús anuncia: “y yo lo  levantaré en tres días.” “En tres días” no significa “al tercer día,” sino durante tres días. La  comparación simula un edificio desplomado y que El, como un operario, lo reconstruye en tres días. Pero en la comparación está el intento de su resurrección al tercer día. Deliberadamente Jesús habla de una manera velada, como lo es toda profecía. Ellos y los  mismos discípulos (v.22) lo entendieron del templo de Herodes. Si en los discípulos la  incomprensión era por efecto del velo profético y de su falta de preparación (Jn 16:12), en  los judíos había además una positiva y mala disposición contra Jesús. El “signo” de su muerte y de su resurrección lo usará Jesús más veces, y también veladamente ante  exigencias farisaicas, al aludir a Jonás (Mt 12:38; 16:1; Lc 11:29.30).

12.    LOS JUDÍOS NO PODÍAN INTERPRETAR LO DE LA DESTRUCCIÓN DEL TEMPLO.

Estas eran las  credenciales con las que Jesús responde a la exigencia de quién le dio el poder de haber  actuado así en el templo. Desfiguradamente, los judíos alegarán esta afirmación de Jesús como blasfemia en el  proceso de su muerte (Mc 14:58; Mt 26:61) y como sarcasmo de impostura en el Gólgota  (Mc 15:29; Mt 27:40),   Sin embargo, en la misma expresión de Jesús había ya un índice que les permitía orientar  su inteligencia hacia su intento. Los judíos no podían interpretar lo de la destrucción del templo. El que tanto celo mostraba por la veneración y  santidad del mismo no podía pensar en destruirlo. Y prueba de ello es que los dirigentes del  templo no le acusan de blasfemia, sino de lo inverosímil que es que una obra que necesitó  para realizarse cuarenta y seis años, El pretendía realizarla en tres días. “El exceso mismo  de lo inverosímil debió de haberles puesto en guardia contra una interpretación demasiado  literal. Acostumbrados al lenguaje figurado, los judíos, más que ningún otro, debían pensar  que se trataba de un “enigma.” Los judíos prefieren creer el absurdo.”  

13.    JESÚS RESUCITADO ES EL VERDADERO TEMPLO 

El evangelista resalta que Jesús había dicho aquella doble profecía de su muerte y  resurrección, “del templo de su cuerpo.” El anuncio de su resurrección, que es de la  restauración definitiva del templo de su cuerpo, podía evocar lo que iba a significar este  templo de Jesús en el nuevo culto. “El cuerpo de Jesús resucitado será el centro del culto  en espíritu y verdad (Jn 4:21ss), el lugar de la presencia divina (Jn 1:14), el templo espiritual  de donde brota el agua viva (Jn 7:37-39). Es uno de los grandes símbolos joanneos (cf. Ap  21:22). Ello se funda sobre una de las palabras más literalmente auténticas de Jesús (Mt  26:61 par. y 12:6).”   Jesús resucitado es el verdadero templo, pues en él vive la “plenitud de la divinidad corporalmente” (Col 2:9; cf. Col 1:19; cf. Jn 1:14) y como Mediador absoluto (1 Tim 2:5), es,  a través de él  sacerdote y víctima  como, necesariamente, se rinde culto a Dios.  

14.    LOS DISCÍPULOS DEL SEÑOR AÚN NO COMPRENDÍAN ESTO DE LA  RESURRECCIÓN 

El evangelista consigna, como antes indicó análogamente, que los discípulos después de la  resurrección se “acordaron” de esto. Al repasar la vida de Jesús a la luz de Pentecostés,  penetraron el hondo sentido de aquellas palabras, conforme a la promesa del Señor y  “creyeron en la Escritura y en la palabra que Jesús había dicho.” El Espíritu Santo les trajo a  su consideración los pasajes en que se hablaba de la resurrección, y comprendieron a un  tiempo el sentido profético que tenían, lo mismo que la profecía de la resurrección de Jesús,  “templo” de la divinidad, anunciada por El mismo. Los discípulos del Señor aún no comprendían esto de la resurrección, tampoco entendía lo  más grande, que era Dios el que habitaba en aquel cuerpo, por eso cuando resucitó de  entre los muertos, se acordaron sus discípulos que por esto lo había dicho, y creyeron a la Escritura, y a la palabra que dijo Jesús" 

En efecto, antes de la resurrección no entendían las Escrituras, porque aún no habían  recibido al Espíritu Santo que aún no les había sido enviado porque Jesús no había sido  glorificado todavía. Sin embargo, en el mismo día de la resurrección, cuando el Señor Jesús  se apareció a sus discípulos, les aclaró sus mentes para que comprendiesen lo que acerca  de El estaba escrito en la Ley y en los profetas. Y entonces creyeron en las Escrituras, esto  es, en los profetas que habían predicho la resurrección de Jesucristo en el tercer día, y en  las palabras de Jesús.  

El Señor les Bendiga

Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

PARA LA LECTIO DIVINA  (3)

 

ABANDONAR UNA LÓGICA PURAMENTE HUMANA PARA SEGUIR CON FE EL CAMINO DE LA CRUZ.

La vida fraterna es la piedra de toque de la autenticidad de nuestra escucha de la Palabra de Dios y de nuestra respuesta a su amor eternamente fiel. Esta Palabra no es anónima; tiene un rostro inconfundible, el rostro de Jesús de Nazaret, el Crucificado resucitado, aparecido primero a los suyos y luego a Pablo en el camino de Damasco.

Para acogerla como nuestra sabiduría, se nos pide también a nosotros, como en otro tiempo a los judíos y a los griegos, abandonar una lógica puramente humana para seguir con fe el camino de la cruz. Y esto no sólo una vez, únicamente en eventuales circunstancias extraordinarias, sino en cada momento, en la vida cotidiana personal y familiar, comunitaria y social. Aquí los tradicionales diez mandamientos, resumidos en el "mandamiento nuevo" consignado por Jesús a los suyos en la última cena, se traducen en gestos y palabras, pensamientos y sentimientos. No pretendamos que Jesús nos dé otros "signos", porque no se nos darán, pues no hay otro signo más elocuente que su amor por nosotros hasta aceptar la muerte en cruz, hasta hacerse eucaristía en el altar.

ORACION (3)

 

Jesús, penetra una vez más en nuestro corazón como en el santuario de tu Padre y Padre nuestro. Posa tu mirada en sus escondrijos más secretos, donde ocultamos nuestras mayores preocupaciones y los afanes más dolorosos, ésos que tantas veces nos roban serenidad y paz; ésos que tantas veces nos hacen vacilar en la fe y nos llevan a mirar a otro lado, lejos de ti. Ilumina, discierne, purifica y libéranos de los que no quisiéramos dejar, aunque nos esclavizan. Que este pobre corazón sea casa de alabanza, de canto y de súplica. Que se inunde de luz, que esté abierto a la escucha, que se enriquezca únicamente de ti para alabanza del Padre.

Visita, Jesús, nuestra comunidad y extirpa, en cuanto aparezca, cualquier asomo de envidia, de rivalidad, de enfrentamiento. Que tu presencia traiga mansedumbre, humildad, compasión; danos, sobre todo, la silenciosa capacidad de sacrificarnos unos por otros. Graba en el corazón de cada uno y en el rostro de todos las "diez palabras" que manifiestan el único amor.

SANTORAL (4)

 

SAN CASIMIRO 1458-1484

San Casimiro, hijo de Casimiro IV, rey de Polonia y duque de Rutenia y de Lituania, nació en el castillo de Wawel, en Cracovia en 1458,. Era de la dinastía de los Jaguellones, ambiciosos y violentos. Casimiro en cambio era un eslavo dulce y sensitivo. Vivía en un ambiente de lujo, propio de la corte, pero él no se dejaba encadenar. Sabía montar a caballo y manejar la espada, pero encontraba más gusto en escuchar a su madre, la reina Isabel, las piadosas historias de San Ladislao y Santa Eduwigis.

Pasó su infancia en los castillos de Cracovia y Vilna. Allí se aplicó sobre todo a las lenguas clásicas, a la historia y a la filosofía. Su gran maestro fue el canónigo Juan Dlugloss y otros humanistas italianos.

A los 15 años le ofrecen el reino de Hungría. No le atraían las glorias humanas. Pero se resigna y se dirige hacia Hungría con un poderoso ejército. Había otro competidor, Matías Corvino, con más ambiciones que él. Casimiro, enemigo de intrigas y luchas, abandona la contienda.

Al marchar su padre a Lituania, se hace cargo, a sus 21 años, del gobierno de Polonia, de 1479 a 1483; y es llamado "el padre y defensor de los necesitados".

Era devotísimo de la Pasión de Cristo, del Santísimo Sacramento y de la Virgen María. Era también muy desprendido y socorría a manos llenas a todos los necesitados.

Las gentes querían con pasión a su príncipe. Sabía comprender sus necesidades y secar sus lágrimas. Cuando Casimiro recorría las iglesias, todos le bendecían y los pobres le rodeaban, pidiendo limosna y justicia contra los atropellos de los nobles. No caían sus palabras en vano. Casimiro las escuchaba con interés y pronto veían los resultados.

Pero un día ya no volvieron a verle por la calle. ¿Se habría olvidado de ellos? El príncipe estaba enfermo de tuberculosis. Los pobres rezaban y lloraban. Los galenos no encontraban remedio.

Conforme a sus deseos, es enterrado dentro de la capilla de la Virgen, en la catedral de Vilna Lituania; apretando entre los dedos el texto de sus plegarias a la Virgen, titulado: Cada día, invoca a María. Será el Patrono de Lituania y de Polonia.

FUENTES DE LA PAGINA

 

La Pagina de la Misa Diaria, esta preparada y es enviada por Pedro S. A. Donoso Brant ocds, desde Santiago de Chile, como un servicio de apostolado, amor por Nuestro Señor Jesucristo y por la Iglesia. Les ruego su oración, para que pueda mantenerse este servicio y subsidio, dando gracias a nuestro Dios que tanto nos ama.

Nota: Para la Liturgia de la Palabra, utilizo “Liturgia Cotidiana” de Ediciones San Pablo, para el estudio y comentario de la Palabra, utilizo los textos de la Biblia Nácar-Colunga, (SBNC) y/o Biblia de Jerusalén (SBJ),

(3) Para la Lectio Divina, Lectio Divina para cada día del año, de Giorgio Zevini y Pier Giordano Cabra (Eds.) y/o, Intimidad Divina, Fr. Gabriel de Santa M. Magdalena ocd,

(4) Santoral preparado por la Parroquia de la Sagrada Familia de Vigo.

ESTA PERMITIDO EL RE-ENVIO, LA COPIA Y LA PUBLICACIÓN DE ESTA PAGINA, SOLO DEBE INDICARSE EL AUTOR Y LAS FUENTES DE ORIGEN

 

Suscríbete a Misa Diaria

 

en  http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria/alta

o

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus/alta

O

Escribe a caminandoconjesus@vtr.net

 

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus 

http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria 

http://www.egrupos.net/grupo/montecarmelo

 

Por favor, no enviar cadenas, presentaciones que excedan en más de 1Mb, correos sin asunto (no se abre).  El correo cuenta con servicio automático para rechazar spam, y no recibe, correos reenviados o correos sin datos de quien los envía.

Si no desea seguir recibiendo este correo por favor avíseme para retirarlo del listado.

 

www.caminando-con-jesus.org     www.caminando-con-maria.org

caminandoconjesus@vtr.net

Contador Gratis

 

Nota sobre la publicidad: La publicidad que pueda aparecer debajo de esta pagina, no es de responsabilidad de Caminando con Jesús. Este es un servicio gratuito, no recibe ningún tipo de ayuda económica y no la busca, gratuito hemos recibido mucho, gratuito queremos dar todo lo mejor que podamos, pero sin en esa publicidad no podría llegar hasta sus correos este servicio, que hoy ya llega a mas de 19.000 correos.

          

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

““-