Misa Diaria, Ciclo C

MISA DIARIA DE CAMINANDO CON JESUS

"La Eucaristía es fuente y culmen de toda la vida cristiana" (LG 11)

Imagen que contiene interior, pared

Descripción generada con confianza muy alta

Página de Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

20 años en Internet

La edición de la Misa Diaria, Reflexión Bíblica, Lectio Divina y Santoral, enviada por correo por sistema de grupos, es las más antigua de Internet, comenzó en el año 1998 y hoy llega a más de 23.800 suscriptores de 56 países distintos. Se envía desde Santiago de Chile. Si desea suscribirse o comunicar algo, escriba al correo electrónico:

Este subsidio está publicado todos los días en la página WEB en este link: MISA DIARIA

Cantidad de correos abiertos acumulados a la fecha: Contador Gratis facebook

www.caminando-con-jesus.org           

www.caminando-con-maria.org

caminandoconjesus@vtr.net

Suscriptores: 23.807

02-08-2018

EDICION N.º MD 7.302

LITURGIA DE LA HORAS

 

DOMINGO XXII DEL TIEMPO ORDINARIO

ESTAMOS LLAMADOS A CAMBIAR EL INTERIOR DEL HOMBRE

bto22En el domingo vigésimo segundo encontramos una nueva polémica de tipo legalista ritual con los escribas y fariseos. Esto da pie a Jesús para afirmar una de sus enseñanzas morales más importantes: frente al legalismo puramente externo, lo que importa es la interioridad del hombre. Una vez más la enseñanza de Jesús se presenta como noticia gozosa (evangelio) y profundamente liberadora. Más allá de la mera observancia particular, es en el corazón del hombre – de donde brota lo bueno y lo malo – donde se da la verdadera batalla; es ahí, en el corazón, donde se realiza la auténtica adhesión a la voluntad santa y sabia de Dios (Primera Lectura: Dt 4,1-2.6-8).

El reproche de Jesús a los fariseos también nos afecta a nosotros. Los mandamientos de Dios son portadores de sabiduría y vida. Pero muchas veces hacemos más caso a otros criterios distintos de la Palabra de Dios. Incluso muchos refranes y dichos de la llamada “sabiduría popular” chocan con el evangelio. De esa manera despreciamos el evangelio y nos quedamos con unas palabras que sólo llevan muerte y mentira. Es necesario estar atentos para no aferrarnos a preceptos y tradiciones humanas contrarias a veces a la Palabra.

Uno de los aspectos más importantes de la Buena Nueva que Jesús ha traído es la interioridad. No basta la limpieza exterior, que puede ir unida a la suciedad interior. Cristo ha venido a cambiar el interior del hombre, a darnos un corazón nuevo. Cuando el corazón ha sido transformado por Cristo, también lo exterior es limpio y bueno. De lo contrario, todo esfuerzo por alcanzar obras buenas será inútil. ¿Hasta qué punto me creo esta capacidad de Cristo para renovar mi vida y deseo intensamente esta renovación?

Ser cristiano no consiste en hacer cosas distintas o mejores, sino en ser distinto y mejor, es decir, de otra calidad: la divina. El amor y el poder de Cristo se manifiestan en que no se conforma con un barniz superficial. Somos una “nueva creación” (2Cor 5,17), hemos sido hechos “hombres nuevos” (Ef 4,24) y por eso estamos llamados a vivir una “vida nueva” (Rom 6,4).

Para ver la Reflexión completa de las 3 lecturas y el salmo de la Liturgia de este domingo XIX, pinchar este link: (Enlace): PALABRA DE DIOS

 

 

I.  RITOS INICIALES

ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 85,3.5

Ten piedad de mí, Señor, porque te invoco todo el día. Tú, Señor, eres bueno e indulgente, rico en misericordia con aquellos que te invocan.

ACTO PENITENCIAL

·    Jesús, Hijo de Dios: Cuando no cumplimos tus mandamientos. Señor, ten piedad.

·    Jesús, único maestro: Cuando no ponemos en práctica tu palabra. Cristo, ten piedad.

·    Jesús, hermano nuestro: Cuando nos conformamos con una religiosidad puramente exterior. Señor, ten piedad.

SE DICE GLORIA A DIOS

Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso. Señor, Hijo único, Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre; tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra suplica; tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque sólo tú eres Santo, sólo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.

ORACIÓN COLECTA

Dios todopoderoso, de quien procede todo bien perfecto, infunde en nuestros corazones el amor de tu nombre, para que, haciendo más religiosa nuestra vida, acrecientes en nosotros lo que es bueno y lo conserves constantemente. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. Por nuestro Señor Jesucristo.

II. LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA Deut 4, 1-2. 6-8

Dios, por medio de Moisés, da su ley para que seamos sabios, prudentes y felices.

Lectura del libro del Deuteronomio.

Moisés habló al pueblo, diciendo: Y ahora, Israel, escucha los preceptos y las leyes que yo les enseño para que las pongan en práctica. Así ustedes vivirán y entrarán a tomar posesión de la tierra que les da el Señor, el Dios de sus padres. No añadan ni quiten nada de lo que yo les ordeno. Observen los mandamientos del Señor, su Dios, tal como yo se los prescribo. Obsérvenlos y pónganlos en práctica, porque así serán sabios y prudentes a los ojos de los pueblos, que al oír todas estas leyes, dirán: “¡Realmente es un pueblo sabio y prudente esta gran nación!” ¿Existe acaso una nación tan grande que tenga sus dioses cerca de ella, como el Señor, nuestro Dios, está cerca de nosotros siempre que lo invocamos? ¿Y qué gran nación tiene preceptos y costumbres tan justas como esta Ley que hoy promulgo en presencia de ustedes?

Palabra de Dios.

COMENTARIO: El predicador de la ley la entiende como palabra de Dios que da la vida. Es guía que señala el camino para ir al encuentro. Redactado en una época crítica de la historia de Israel este discurso subraya el carácter siempre actual de la Alianza. Se trata de ser fiel al hoy de Dios. Lo que importa, en todo momento, es reanudar los lazos que unen a Yahvé con su pueblo. No hay más cercanía que la del que está ya presente al pronunciar su nombre. Ésa es la sabiduría que corona todo saber.

SALMO 14

El Salmo 14 nos ayuda a meditar la lectura anterior: «Señor, ¿quién puede habitar en tu casa? El que procede honradamente y practica la justicia, el que tiene intenciones leales y no calumnia, el que no hace mal a su prójimo... Este es el que cumple con la ley del Señor».

SALMO Sal 14, 2-5

R. Señor, ¿quién habitará en tu Casa?

El que procede rectamente y practica la justicia; el que dice la verdad de corazón y no calumnia con su lengua. R.

R. El que no hace mal a su prójimo ni agravia a su vecino, el que no estima a quien Dios reprueba y honra a los que temen al Señor. R.

El que no se retracta de lo que juró, aunque salga perjudicado. El que no presta su dinero a usura ni acepta soborno contra el inocente. El que procede así, nunca vacilará. R.

SEGUNDA  LECTURA Sant 1, 17-18. 21-22. 27

El apóstol Santiago enseña que la verdadera religiosidad consiste en recibir la palabra de Dios y practicarla.

Lectura de la carta de Santiago.

Queridos hermanos: Todo lo que es bueno y perfecto es un don de lo alto y desciende del Padre de los astros luminosos, en quien no hay cambio ni sombra de declinación. Él ha querido engendrarnos por su Palabra de verdad, para que seamos como las primicias de su creación. Reciban con docilidad la Palabra sembrada en ustedes, que es capaz de salvarlos. Pongan en práctica la Palabra y no se contenten sólo con oírla, de manera que se engañen a ustedes mismos.

La religiosidad pura y sin mancha delante de Dios, nuestro Padre, consiste en ocuparse de los huérfanos y de las viudas cuando están necesitados, y en no contaminarse con el mundo.

Palabra de Dios.

COMENTARIO: La actitud religiosa auténtica es una actitud de escucha: el Padre tiene la iniciativa y nos interpela con su Palabra. Pero es una Palabra operativa: creer es ya comprometerse a favor de los desvalidos y oprimidos y no ensuciarse las manos con el mundo de la explotación y de la opresión. Por la Palabra el Padre nos da su propia vida. La Palabra nos «engendra»; ella está «plantada » en el hombre. Escucharla es obligatoriamente ponerla en práctica, desplegarla en todas las exigencias de un auténtico amor fraternal. En ello, consiste, por otra parte, el culto agradable a Dios.

ALELUYA

Sant 1,18

Aleluya. El Padre ha querido engendrarnos por su Palabra de verdad, para que seamos como las primicias de su creación. Aleluya.

EVANGELIO Mc 7, 1-8. 14-15. 21-23

La verdadera religiosidad procede del corazón del hombre que escucha la voz de Dios y cumple sus mandamientos.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Los fariseos con algunos escribas llegados de Jerusalén se acercaron a Jesús, y vieron que algunos de sus discípulos comían con las manos impuras, es decir, sin lavar. Los fariseos, en efecto, y los judíos en general, no comen sin lavarse antes cuidadosamente las manos, siguiendo la tradición de sus antepasados; y al volver del mercado, no comen sin hacer primero las abluciones. Además, hay muchas otras prácticas, a las que están aferrados por tradición, como el lavado de los vasos, de las jarras, de la vajilla de bronce y de las camas. Entonces los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús: “¿Por qué tus discípulos no proceden de acuerdo con la tradición de nuestros antepasados, sino que comen con las manos impuras?” Él les respondió: “¡Hipócritas! Bien profetizó de ustedes Isaías, en el pasaje de la Escritura que dice: «Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. En vano me rinde culto: las doctrinas que enseñan no son sino preceptos humanos». Ustedes dejan de lado el mandamiento de Dios, por seguir la tradición de los hombres”.

Y Jesús, llamando otra vez a la gente, les dijo: “Escúchenme todos y entiéndanlo bien. Ninguna cosa externa que entra en el hombre puede mancharlo; lo que lo hace impuro es aquello que sale del hombre. Porque es del interior, del corazón de los hombres, de donde provienen las malas intenciones, las fornicaciones, los robos, los homicidios, los adulterios, la avaricia, la maldad, los engaños, las deshonestidades, la envidia, la difamación, el orgullo, el desatino. Todas estas cosas malas proceden del interior y son las que manchan al hombre”.

Palabra del Señor.

COMENTARIO: El Maestro no niega la utilidad e incluso la necesidad de atenerse a la tradición, pero advierte, en primer lugar, que hay que distinguir lo que hay de puramente humano en la tradición, y, en segundo lugar, siempre la tradición más venerable estará subordinada a lo que ciertamente es precepto divino, como el amor al prójimo con sus imprevisibles sorpresas.

SE DICE EL CREDO

Creo en Dios Padre todopoderoso. Creador del cielo y de la tierra. Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor; que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos; al tercer día resucitó de entre los muertos; subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre todopoderoso; desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos.

Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los Santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne, y la vida eterna. Amén.

ORACIÓN DE LOS FIELES

A cada intención, pedimos: Enséñanos a practicar tus mandamientos.

  • Por la Iglesia en América Latina; para que anuncie sin desmayo la palabra de Dios. Oremos.
  • Por los que ejercen la autoridad civil: para que no caigan en la hipocresía de prometer una cosa y hacer otra. Oremos.
  • Por nuestra comunidad parroquial: para que evite todo fariseísmo y sea testimonio de verdadera religiosidad. Oremos.
  • Por los que se conforman con una religiosidad puramente formal: para que descubran la alegría de honrar a Dios

III. LITURGIA EUCARISTICA

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Presentación de las ofrendas: Cristo muerto y resucitado para nuestra salvación es nuestra gran ofrenda al Paire. Junto a él, presentemos al Señor nuestro propósito de poner en práctica su palabra honrándolo con todo el corazón.

Te pedimos, Dios nuestro, que esta ofrenda sagrada nos alcance siempre tu bendición salvadora y se cumpla en nosotros lo que celebramos en esta liturgia. Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO DOMINICAL DURANTE EL AÑO

Prefacio: El Padre ha querido engendrarnos por su palabra de verdad. Por eso, junto al celebrante, demos gracias al Señor, nuestro Dios, porque nos invita a escuchar su palabra y mantenernos firmes en el seguimiento de su Hijo.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN SaI 30, 20

Qué grande es tu bondad, Señor. Tú la reservas para tus fieles.

O bien: Mt 5, 9-10

Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los que son perseguidos por practicar la justicia, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos.

Comunión: Hermanos: Con alegría, vayamos a recibir la fuerza de Jesús sacramentado para abrazar siempre los mandamientos de Dios.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Saciados, con el pan de la mesa celestial, te suplicamos, Padre, que este alimento de nuestra caridad nos fortalezca y nos impulse a servirte en los hermanos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

IV. RITO DE CONCLUSIÓN

Con el gozo de aspirar a la sabiduría y sensatez que sólo puede dar la palabra de Dios, nos retiramos cantando.

  REFLEXIÓN BÍBLICA

 

“Escúchenme todos y entiéndanlo bien, ninguna cosa externa que entra en el hombre puede mancharlo”.

Mc 7, 1-8. 14-15. 21-23

Autor: Pedro Sergio Antonio Donoso Brant


1. EVANGELIO DE SAN MARCOS, “¿POR QUÉ TUS DISCÍPULOS NO PROCEDEN DE ACUERDO CON LA TRADICIÓN DE NUESTROS ANTEPASADOS

El Evangelio de San Marcos que leemos este domingo, capítulo 7, nos trae una enseñanza de gran importancia,  es una instrucción que por sí misma constituye una de las cumbres de la historia religiosa de todos los tiempos. El relato que leemos hoy toma como punto de partida la pregunta que le hacen a Jesús: “los fariseos con algunos escribas llegados de Jerusalén”.

A la ley mosaica sobre la pureza ritual, habían ido aumentándose cada vez más con nuevos preceptos, que, transmitidas oralmente, eran consideradas vinculantes, con la misma fuerza que la ley escrita y, como ésta, reveladas por el Señor: “Entonces los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús: “¿Por qué tus discípulos no proceden de acuerdo con la tradición de nuestros antepasados, sino que comen con las manos impuras?”. Jesús no responde directamente, sino que, citando a Isaías 29,13: ”Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí”., y así, saca a la luz lo falso y vacío que es el modo de obrar de los fariseos, donde su culto es sólo formal, dado que a la exterioridad de los ritos y de la observancia de la Ley no le corresponden el sentimiento interior y la práctica de vida coherente. La tradición de los hombres acaba así por sobreponerse y cubrir el mandamiento de Dios: “Ustedes dejan de lado el mandamiento de Dios, por seguir la tradición de los hombres”.

La verdadera religiosidad procede del corazón del hombre que escucha la voz de Dios y cumple sus mandamientos.

2. EXPOSICIÓN DE LOS HACEN CIERTOS GENTILES Y SUS COSTUMBRES

En este fragmento del Evangelio, san Marco hace una extensa exposición de lo que hacen ciertos gentiles y sus costumbres y las practicas a los cuales están aferrados. Nos narra que “Los fariseos con algunos escribas llegados de Jerusalén se acercaron a Jesús”. Parece ser que vienen como especialmente técnicos en la Ley, y tal como dice el relato, son solo algunos, quizá para garantizar la obra de espionaje, o para completar esta representación de espionaje enviada, más o menos oficiosamente, por el Sanedrín, o al menos con su implícita complacencia, como en San Juan; “cuando los judíos enviaron donde él desde Jerusalén sacerdotes y levitas  (Juan 1:19). San Marcos se da tiempo de explicar que significaban estos usos en la mentalidad judía y en los preceptos rabínicos.

San Marcos, no sólo recoge un caso concreto como motivo de censura, por anular la ley de Dios por las tradiciones de los hombres, sino que alude a otra perspectiva mayor porque hacen muchas cosas por el estilo. Es muy fuerte la contraposición de lo que legisló Moisés y la tradición humana. Aquello tiene valor; esto es presentado como elaboración simplemente humana: farisaico-rabínica. “Ustedes dejan de lado el mandamiento de Dios, (Moisés) por seguir la tradición de los hombres”.  

Estamos en presencia de una diferencia importante, los hombres de la tierra de Genezaret, que parecían menos instruidos, no vienen solos, sino que llevan sus enfermos al Señor, para poder por lo menos tocar una parte de su vestido. Pero los fariseos y escribas, que debieran ser los doctores del pueblo, acuden al Señor, no para buscar la salud, sino para criticarlo y promover controversias.

Los discípulos de Jesús, que habían aprendido a hacer sólo la virtud, comían sin haberse lavado las manos; y queriendo los fariseos encontrar un pretexto, aprovecharon esta ocasión; y no los reprocharon por trasgresores de la ley, sino por trasgresores de las tradiciones de sus mayores. “Los fariseos, en efecto, y los judíos en general, no comen sin lavarse antes cuidadosamente las manos, siguiendo la tradición de sus antepasados”.

3. ES INÚTIL ESTA PURIFICACIÓN EXTERNA Y NO DE LOS BUENOS PENSAMIENTOS

Ellos habían recibido en un sentido material las palabras espirituales de los profetas, que se referían a la corrección del espíritu y del cuerpo, diciendo: "Lavaos y sed puros" (Is 1,16); y: "Purificaos los que lleváis los vasos del Señor" (Is 52,11), y observaban solamente estos preceptos lavándose el cuerpo. Pero es inútil esta purificación externa y no de los buenos pensamientos, en efecto en vano purifican sus vasos, si descuidan el lavar las verdaderas manchas de sus cuerpos, esto es, las del espíritu.

Entonces los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús: “¿Por qué tus discípulos no proceden de acuerdo con la tradición de nuestros antepasados, sino que comen con las manos impuras?”

Ciegos los fariseos y escribas! Objetan al Hijo de Dios, porque no observan las tradiciones y preceptos de los hombres. Pero Jesús, es muy claro frente a los soberbios fariseos, y los increpa y les dice: “¡Hipócritas”. Como no era de trasgresión de la ley, sino de las tradiciones de los antiguos de lo que acusaban injustamente a los discípulos, los humilla llamándolos “hipócritas”, porque recomendaban con cierto respeto lo que no convenía. Añade la palabra de Isaías como dirigida a ellos, y que viene a decir: ! Bien profetizó de ustedes Isaías, en el pasaje de la Escritura que dice: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí”.. Así como aquellos de quienes se dice que honran a Dios con los labios, pero que tienen bien lejos de El su corazón y se jactan en vano de observar las reglas de la piedad, no observando sino las doctrinas de los hombres, “Ustedes dejan de lado el mandamiento de Dios, por seguir la tradición de los hombres”. Y de este modo, ellos abandonan el mal interior que puede curarse, y acusan a los que respetan la justicia.

4. ES NECESARIO UN CORAZÓN PURO PARA VER LAS COSAS DE DIOS

Jesús, nos da una gran enseñanza, es el corazón el que tiene que estar siempre con Dios, con una incondicional adhesión, con todo el afecto, con total entrega, con mucha generosidad y profundamente sincero. Pero es necesario un corazón puro para ver las cosas de Dios, con un corazón limpio de todo aquello que lo mancha, lo oscurece. El que tiene el corazón enrarecido y manchado, no puede ver a Dios. El que ve solo las cosas terrenales, el que está solo preocupado de los bienes materiales, del buen vivir y de los gozos superficiales, no comprende las cosas de Dios. “Solo los que tiene el corazón limpio verán a Dios” (Mt 5,8)

Después de la exposición anterior, Jesús llama a la muchedumbre; “Escúchenme todos y entiéndanlo bien” y les expone una pequeña parábola. “Ninguna cosa externa que entra en el hombre puede mancharlo”.

La apatía del pueblo no pidió más explicaciones de la misma.  Pero, ya en casa, los “discípulos,” acaso a iniciativa de Pedro, le piden una explicación de la misma. “Tomando Pedro la palabra, le dijo: Explícanos la parábola. Mateo (SBJ) 15,15)”. Y la explicación se la hace detalladamente, no sin antes dirigirles una amonestación de afecto y enseñanza: “Él dijo: ¿También vosotros estáis todavía sin inteligencia?   En realidad, el sentido fundamental de lo que había expresado en esa pequeña parábola era claro. Pero esto hace ver la necesidad de educación que tenían los apóstoles como la necesidad de educación que aún tenemos nosotros.

Los rabinos daban un valor excepcional a ciertas purificaciones de cosas y de manos, se decía: “Si alguno come pan sin lavarse las manos, es como si fuese a casa de una mujer de mal vivir.” “Quien desprecia la purificación de las manos será extirpado del mundo.” “Hay demonios encargados de dañar a los que no se lavan las manos antes de las comidas.” En una ocasión un rabino llamado Eleázar, que despreció esta purificación, fue excomulgado por el sanedrín, y, después de muerto, se colocó una gran piedra en su féretro para indicar que había merecido la pena de la lapidación. Así es, como para los israelitas, e inclusos para las primera comunidades judeo-cristianas era un situación ardiente la impureza legal y la de los alimentos.

5. ENTRA EN LA BOCA NO MANCHA AL HOMBRE, LO QUE DEL HOMBRE SALE, ESO ES LO QUE MANCHA AL HOMBRE

¿Para qué tanta purificación?, ¿porque que hay que purificarse las manos al venir del mercado? ¿Por su contacto con los alimentos?, ¿es que los alimentos contaminan?. ¿Hay algo de verdad en esto? Dios creó todas las cosas, como los alimentos para servicio del hombre como responsable de sus actos morales. Dice el Génesis que Dios crea todas las cosas y “están bien,” son buenas y esos alimentos como dice el Señor si entra en la boca no mancha al hombre, lo que del hombre sale, eso es lo que mancha al hombre; “Porque es del interior, del corazón de los hombres, de donde provienen las malas intenciones,…… Todas estas cosas malas proceden del interior y son las que manchan al hombre”.

Esta enseñanza de Jesús iba a tener repercusiones muy grandes, porque afectaba a las mismas órdenes legales mosaicas sobre lo puro e impuro. Pero había de terminar su valor disciplinario y ritual, máxime cuando se hacía carga insoportable, como dice Jesús en Mateo 23, 4 “Preparan pesadas cargas, muy difíciles de llevar, y las echan sobre las espaldas de la gente, pero ellos ni siquiera levantan un dedo para moverlas”. Si Jesús no quiso abolir de momento todo aquello, el principio había quedado asentado por Jesús.

Estas tradiciones rabínicas, eran tan caprichosas, que “anulaban la ley de Dios,” tenían que ser arrancadas por inútiles y perjudiciales para el Reino, pues a veces anulaban la verdadera religiosidad.

Con todo esto, Jesús nos quiere dar una lección que no es menos importante, a Dios se le debe adorar en espíritu y en verdad y no solo con observancia externa de los ritos. No quiere decir Jesús que él está contra los ritos, ni contra las manifestaciones externas de la ley, solo quiere poner las cosas en su lugar. Es el corazón el que debe estar siempre con Dios, con afecto, entrega, generosidad y un amor muy profundo. Es el corazón el que debe estar puro para ver las cosas de Dios. Preocuparse de las cosas de la tierra, es tener tierra en el corazón y, “los que tienen el corazón limpio verán a Dios” (Mt 5, 8)

6. LO MALO A LOS OJOS DE DIOS LO ENSUCIA NUESTRO CORAZÓN

Lo triste, es que hoy vivimos una realidad extremadamente preocupante, hombres manchando a los hombres y hombres que se dejan manchar por otros, juzgamos a nuestros hermanos por sus apariencias, y por hacerlo así nos equivocamos al emitir nuestros juicios, vemos malicia donde no la hay, transformamos situaciones buenas en malas por pensar retorcidamente o porque le tenemos mala voluntad. Lo peor es que permanecen vigentes las palabras del Señor de los últimos versículos de este fragmento del evangelio, “del corazón del hombre, proceden los pensamientos malos, las fornicaciones, los robos, los homicidios, los adulterios, la avaricia, la maldad, los engaños, las deshonestidades, la envidia, la difamación, el orgullo, el desatino”.. Todas estas maldades proceden del hombre y manchan al hombre. Es decir, estamos pasando por un embrutecimiento moral culpable, que desprecia el ideal de vida que Dios quiere para nosotros.

Ante esto, es que Jesús nos aclara que nada hay sucio o impuro en el exterior de los hombres, lo malo a los ojos de Dios lo ensucia nuestro corazón, como dice el mismo Jesús. “Porque es del interior, del corazón de los hombres”. En efecto la santidad reside en lo interior, sin embargo la maldad y el pecado procede del atrevimiento.

Y todos estamos llamados a la santidad. “La voluntad de Dios es que todos sean santos” (1 Tes 4,3). Así también nos lo ha pedido Jesús: “Sean perfectos, como es perfecto el Padre de los cielos” (Mt 5, 48).

No tenemos excusas para no pensar y decidirnos a caminar por senderos de santidad, por elegir una vida cristiana y evangélica. No permitamos que nuestro trabajo o que otros agentes externos se conviertan en dificultades para vivir haciendo el bien, sin dejar de pensar que lo que santifica no es tanto lo que hacemos, sino que con el espíritu con que lo hacemos, con la buena intención y voluntad y el amor que ponemos en hacer las cosas, sin preocuparnos sin son sencillas y humildes, porque justamente las cosas simples tiene un valor admirable si se hacen con amor.

El Señor les Bendiga, Cristo Jesús, viva en nuestros corazones

 Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

PARA LA LECTIO DIVINA  (3)

 

LA PALABRA DE DIOS

La Palabra que hemos escuchado hoy nos invita a mirar en nuestro corazón con sinceridad. ¿Qué es lo que lo ocupa? ¿Por qué se afana? Son preguntas que liquidamos con excesiva facilidad porque «tenemos muchas cosas que hacer».

La Palabra de Dios pide ser escuchada con el corazón, pide un espacio, pide un poco de tiempo. Nuestro obrar, en verdad, no es especialmente cuestión de brazos o de mente, sino de corazón. Es el corazón el que anima lo que decimos, hacemos, decidimos. El corazón es la sede de la conversión, de la decisión fundamental de acoger la Palabra de Dios y ponerla en práctica. Y la Palabra de Dios, cuando habita en el corazón, lo cura, lo libera de los sentimientos egoístas, de la rivalidad, del desinterés por el otro: sentimientos que nos impiden experimentar la realidad más grande y determinante: el Señor está cerca.

La Palabra de Dios, si le dejamos sitio en nuestro corazón, nos enseña a invocar al Señor y a ver al prójimo. Nos hace conscientes de que estamos bautizados y nos da la fuerza necesaria para vivir de manera coherente.

Nos hace comprender cómo hemos de obedecer a la ley de Dios, la ley definitiva del amor, ese amor con el que Jesús fue el primero en amarnos.

ORACION (3)

 

Venimos a ti, Señor, con el corazón que tenemos, repleto de sentimientos que nos esforzamos en reconocer y purificar a la luz de tu Palabra. No somos gente que te sea extraña: somos tus hijos, somos miembros del cuerpo de Cristo en virtud del bautismo que hemos recibido, formamos parte de tu Iglesia; sin embargo, cuántas veces estamos lejos de ti con el corazón y no nos damos cuenta de que tú estás siempre cerca de nosotros, tú, el único de quien tenemos una atormentadora necesidad.

Repítenos una vez más que no te encontraremos multiplicando prácticas religiosas, sino abriendo el corazón a tu Palabra, orientando la vida según lo que te agrada, preocupándonos del hermano y de la hermana. Repítenos que el amor -y sólo el amor- nos hace puros. Y nosotros, acogiendo tu don, renovados en la mente y en el corazón, te diremos: «Tú eres nuestro Señor”

SANTORAL

 

BEATO ANDRÉS GRASSET DE SAN SALVADOR 1758-1792

La mayoría de las veces, cuando pensamos en los misioneros o en los mártires, pensamos en alguien que va de un país establecido más antiguamente hacia otro más joven y menos desarrollado. El Beato Andrés Grasset de San Salvador nació en Montreal, Canadá, pero murió mártir en París durante la Revolución Francesa. Su padre había servido como secretario del gobernador de Nueva Francia, pero la familia había retornado a Francia, donde el Beato Andrés fue ordenado sacerdote. El desasosiego creció en Francia hasta que el 2 de septiembre de 1792 una turba invadió un monasterio carmelita que había sido convertido en prisión, y donde se mantenía encerrado al Beato Andrés junto con otros 187 sacerdotes y tres obispos. Cuando los prisioneros rehusaron jurar lealtad a una iglesia cismática que no reconocía al Papa, fueron matados todos.

El Beato Andrés no podía haber sospechado cuando abandonó Montreal de niño que un día se vería envuelto en un tumulto político que le obligaría a elegir entre el gobierno y su fe. Y, sin embargo, eso es lo que sucedió. Cuando nos embarcamos en una nueva dirección a menudo no sospechamos qué elecciones tendremos que afrontar. Lo único que podemos hacer es confiar en que si hemos tomado nuestras anteriores decisiones en buena fe y buena conciencia, entonces, suceda lo que suceda, todo ha de desenvolverse como debiera.

 

FUENTES DE LA PAGINA

 

La Página de la Misa Diaria, está preparada y es enviada por Pedro S. A. Donoso Brant, desde Santiago de Chile, como un servicio de apostolado, amor por Nuestro Señor Jesucristo y por la Iglesia. Les ruego su oración, para que pueda mantenerse este servicio y subsidio, dando gracias a nuestro Dios que tanto nos ama.

Nota: Para la Liturgia de la Palabra, utilizo “Liturgia Cotidiana” de Ediciones San Pablo, para el estudio y comentario de la Palabra, utilizo los textos de la Biblia Nácar-Colunga, (SBNC) y/o Biblia de Jerusalén (SBJ),

(3) Para la Lectio Divina, Lectio Divina para cada día del año, de Giorgio Zevini y Pier Giordano Cabra (Eds.) y/o, Intimidad Divina, Fr. Gabriel de Santa M. Magdalena ocd,

(4) Santoral preparado por la Parroquia de la Sagrada Familia de Vigo.

ESTA PERMITIDO EL RE-ENVIO, LA COPIA Y LA PUBLICACIÓN DE ESTA PAGINA, SOLO DEBE INDICARSE EL AUTOR Y LAS FUENTES DE ORIGEN

No responda este correo, si desea comunicarse, escriba a caminandoconjesus@vtr.net

 

Suscríbete a Misa Diaria

 

en  http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria/alta

o

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus/alta

O

Escribe a caminandoconjesus@vtr.net

 

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus 

http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria 

http://www.egrupos.net/grupo/montecarmelo

Por favor, no enviar cadenas, presentaciones que excedan en más de 1Mb, correos sin asunto (no se abre).  El correo cuenta con servicio automático para rechazar spam, y no recibe, correos reenviados o correos sin datos de quien los envía.

Si no desea seguir recibiendo este correo por favor avíseme para retirarlo del listado al correo caminandoconjesus@vtr.net

 

www.caminando-con-jesus.org     www.caminando-con-maria.org

caminandoconjesus@vtr.net

Contador Gratis

 

Nota sobre la publicidad: La publicidad que pueda aparecer debajo de esta pagina, no es de responsabilidad de Caminando con Jesús. Este es un servicio gratuito, no recibe ningún tipo de ayuda económica y no la busca, gratuito hemos recibido mucho, gratuito queremos dar todo lo mejor que podamos, pero sin en esa publicidad no podría llegar hasta sus correos este servicio, que hoy ya llega a más de 23.000 correos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

““-