MISA DIARIA DE CAMINANDO CON JESUS

"La Eucaristía es fuente y culmen de toda la vida cristiana" (LG 11)

image001

Página de Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

18 años en Internet

La edición de la Misa Diaria, Reflexión Bíblica, Lectio Divina y Santoral, enviada por correo por sistema de grupos, es las más antigua de Internet, comenzó en el año 1998 y hoy llega a más de 23.500 suscriptores. Si desea suscribirse o comunicar algo, escriba al correo electrónico: caminandoconjesus@vtr.net  

Está permitido el re-envío, la copia y la publicación de esta página, solo ruego indicar el autor y las fuentes de origen.

Este subsidio está publicado todos los días en el WEB www.caminando-con-jesus.org en este ENLACE: MISA DIARA

Cantidad de visitas acumuladas desde el año 2003 al ENLACE Misa Diaria:   Contador Gratis 

Páginas WEB:                            www.caminando-con-jesus.org            www.caminando-con-maria.org

Suscriptores: 23.543

Fecha 20-06-2016

Edición Nº 4.644

LITURGIA DE LA HORAS

facebook

Para ver la Misa celebrada en la Parroquia María Virgen Madre de Madrid España, por los Franciscanos de María, Pinchar este link; MISA DIARIA POR VIDEO o en este linkhttp://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1

Misa en EWTN: http://www.ewtn.com/espanol/index.asp

 

ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 27, 8-9

El Señor es la fuerza de su pueblo, es el baluarte de salvación para su Ungido. Señor, salva a tu pueblo y bendice tu herencia; apaciéntalo y sé su guía para siempre.

ORACIÓN COLECTA

Concédenos, Señor y Dios  nuestro, vivir siempre en el amor y respeto a tu santo nombre, ya que en tu providencia nunca abandonas a quienes estableces en el sólido fundamento de tu amor. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA: II Reyes 17, 5-8. 13-15a.18

"El Señor arrojó de su presencia a Israel, y sólo quedó la tribu de Judá"

En aquellos días, Salmanasar, rey de Asiria, invadió el país y asedió a Samaria durante tres años. El año noveno de Oseas, el rey de Asiria conquistó Samaria, deportó a los israelitas a Asiria y los instaló en Jalaj, junto al Jabor, río de Gozán, y en las poblaciones de Media. Eso sucedió porque, sirviendo a otros dioses, los israelitas habían pecado contra el Señor, su Dios, que los había sacado de Egipto, del poder del Faraón, rey de Egipto; procedieron según las costumbres de las naciones que el Señor había expulsado ante ellos y que introdujeron los reyes nombrados por ellos mismos.  El Señor había advertido a Israel y Judá por medio de los profetas y videntes: "Volveos de vuestro mal camino, guardad mis mandatos y preceptos, siguiendo la ley que di a vuestros padres, que les comuniqué por medio de mis siervos, los profetas." Pero no hicieron caso, sino que se pusieron tercos, como sus padres, que no confiaron en el Señor, su Dios. Rechazaron sus mandatos y el pacto que había hecho el Señor con sus padres, y las advertencias que les hizo. El Señor se irritó tanto contra Israel que los arrojó de su presencia. Sólo quedó la tribu de Judá.

COMENTARIO: Tras la muerte de Eliseo (2 Re 13,14ss), los reinos del Norte y del Sur conocieron una sucesión de acontecimientos alternos, con un ritmo creciente de dificultades que culminaron con la deportación en Babilonia (2 Re 12-16). La toma de Samaria, capital de Israel (722), por parte del rey de Asiria, después de tres años de asedio, suscita inmediatamente en el autor sagrado una reflexión sapiencial. El texto litúrgico ha sido resumido por razones de brevedad (además de los versículos intermedios, se han suprimido los vv 15b-17), pero muestra bien la gravedad del cisma religioso y del sincretismo que revolvieron Israel como una turbina. La alianza es un hecho bilateral: a la infidelidad del pueblo no puede dejar de corresponder el rechazo de Dios.

En el año noveno de Oseas (732-724), Salmanasar V (726-722) puso asedio a Samaria, que se había mostrado como vasalla indigna de confianza, preparando la conquista de la capital, que fue llevada a cabo por su sucesor Sargón II.

SALMO RESPONSORIAL: 59

"Que tu mano salvadora, Señor, nos responda"

Oh Dios, nos rechazaste y rompiste nuestras filas; estabas airado, pero restáuranos. R.

Has sacudido y agrietado el país: repara sus grietas, que se desmorona. Hiciste sufrir un desastre a tu pueblo, dándole a beber un vino de vértigo. R.

Tú, oh Dios, nos has rechazado y no sales ya con nuestras tropas. R.

Auxílianos contra el enemigo, que la ayuda del hombre es inútil. Con Dios haremos proezas, él pisoteará a nuestros enemigos. R.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Heb 4,12

Aleluya, aleluya. La palabra de Dios es viva y eficaz, y descubre los pensamientos e intenciones del corazón. Aleluya.

EVANGELIO: Mateo 7, 1-5

"Sácate primero la viga del ojo"

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: "No juzguéis y no os juzgarán. Porque os van a juzgar como juzguéis vosotros, y la medida que uséis, la usarán con vosotros. ¿Por qué te fijas en la paja que tiene tu hermano en el ojo y no reparas en la viga que llevas en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: "Déjame que te saque la paja del ojo", teniendo una viga en el tuyo? Hipócrita: sácate primero la viga del ojo; entonces verás claro y podrás sacar la paja del ojo de tu hermano".

COMENTARIO: El Maestro nos habla de la pelusa y de la viga en el ojo. Con esta imagen previene contra la crítica ácida e injusta y contra la excesiva indulgencia consigo mismo. Al invitar a sus discípulos a no juzgar ni medir al otro, se opone, una vez más, al legalismo. Cuando alguien juzga a otro tiene la convicción de que posee la escala de valores adecuada. A veces se imagina, incluso, que realiza un acto de caridad. Pero, ¿qué sucedería si Dios le aplicara las mismas medidas? El verdadero encuentro con el otro escapa de tales medidas. El juicio sólo pertenece a Dios que ve en lo secreto del corazón. La medida exacta es el único hombre perfecto en todo: nuestro Señor y Maestro Jesucristo.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Recibe, Señor, este sacrificio de reconciliación y de alabanza, y concédenos que, purificados por su poder, sea de tu agrado el afecto de nuestro corazón. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Sal 144, 15

Los ojos de todos esperan en ti, Señor y tú les das la comida a su tiempo.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Renovados con el sagrado Cuerpo y Sangre de tu Hijo, imploramos, Señor, tu clemencia; haz que en la plenitud de la redención, alcancemos lo que celebramos en cada eucaristía. Por Jesucristo, nuestro Señor.

  REFLEXIÓN BÍBLICA

 

“porque así como juzguen los juzgarán y con la medida que midan los medirán”

Mt 7, 1-5

Autor: Pedro Sergio Antonio Donoso Brant


1.    JESÚS DIJO A SUS DISCÍPULOS: NO JUZGUEN, PARA NO SER JUZGADOS.

En esta enseñanza, Jesús no se refiere a lo judicial, necesario a la sociedad y a la Iglesia, tampoco está hablando de la corrección fraterna, que supone un juicio, al menos desfavorable, de la conducta externa, y que Jesús nos manda ejercer, del mismo modo, no nos pide reconocer las faltas de nuestras deudas, en las que manda perdonar; ni a las faltas evidentes, que no admiten excusa, pues Jesús no manda imposibles. Jesús se refiere en este fragmento al juicio fácil y pronto con que se condena al prójimo.

El verbo juzgar y condenar, es muchas veces lo mismo, moralmente afecta igual si hacemos un juicio condenatorio. Está muy claro, que si no disponemos de todos los elementos de juicios, no es prudente juzgar alguna persona, si no cumplimos con este principio, haremos algo injusto.

Pero lo que quiere enseñar Jesús, no es regla de prudencia social, no juzgar para no ser juzgados, esto no es conforme al principio de “Para juzgar a tu prójimo, espera a que estés en su lugar” Jesús no está dando normas para hacer más llevadera la vida social; Jesús está exponiendo un aspecto moral de conducta superior. No olvidemos que por quien seremos juzgados, es Dios, es El quien juzgará y/o condenará a los seres humanos con la medida con que éstos se juzguen y se condenen entre sí.

2.    PORQUE CON EL CRITERIO CON QUE USTEDES JUZGUEN SE LOS JUZGARÁ

Dice el Señor; Porque con el criterio con que ustedes juzguen se los juzgará, y la medida con que midan se usará para ustedes. Esta formulación, no tiene nada que ver con la ley del talión, en el caso de Jesús no tiene el mismo valor de adecuación. No es que en Dios no haya justicia estricta, sino que la medida a la que Jesús alude es la medida de la semejanza y de la proporción. Si no se condena al prójimo, tampoco Dios nos condenará a nosotros. Y si se perdona, el perdón, como se lee en san Lucas, la medida que se usará con nosotros, será una medida colmada, rebosante, será derramada en vuestro seno (Lc 6:38). Es análogo a la petición del Padre Nuestro, si los hombres perdonan, Dios también perdona (Eclo 18:20); pero, por parte de Dios, esta medida de perdón es rebosante.

No podemos dejar de reconocer, lo fácil que somos para calificarnos, y que distinto calificamos a los demás. En efecto, nosotros nos ponemos muy buena nota en todo, en nuestra conducta somos especialistas en indulgencia, ahí nos nace toda nuestra comprensión, y tenemos las mejores justificaciones, no hay nadie más benigno para tratarnos a nosotros mismos que nosotros mismo. En cambio, para los demás utilizamos un patrón muy distinto y opuesto, observamos los defectos en nuestro prójimo de una manera formidable, somos superhéroes especialistas en ver los defectos, ver las deficiencias, ver los errores y fallas de nuestros hermanos.

3.    LA PAJA QUE ESTÁ EN EL OJO

Dice Jesús; ¿Por qué te fijas en la paja que está en el ojo de tu hermano y no adviertes la viga que está en el tuyo? Ante el tribunal privado, celoso e inapelable que el hombre lleva dentro de sí para los demás, el Señor le exige, para practicar rectamente su justicia antes sí mismo, a su propio tribunal para juzgarse y condenarse en él, por eso dice que, antes de ver la paja en el ojo ajeno, vea que en el suyo hay una viga.

También dice el Señor; ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: Deja que te saque la paja de tu ojo, si hay una viga en el tuyo? El pensamiento de Jesús está matizado de ironía; no sólo es ver la paja en el ojo ajeno, sin ver la viga en el suyo, sino que es ofrecerse a quitársela al otro, quedándose tranquilo con la suya.

La imagen está tomada del medio ambiente, en que se decía a uno: Quita la astilla de tu ojo. Y él respondía: tú quita la viga del tuyo. Estos contrastes acusan en el que así obra, no sólo falta de decoro moral, sino falta de celo por obrar el bien. Pues éste exige comenzar por uno propio.

4.    HIPÓCRITA, SACA PRIMERO LA VIGA DE TU OJO

Jesús llama al que así obra: Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano. En cierto modo este término, se ajusta a los fariseos, que despreciaban a los demás, teniéndose ellos por los solos hombres justos (Mt 5:28). Jesús expone, ante este cuadro, cuál ha de ser la doctrina de la perfección cristiana. Es un pasaje adelantado por san Mateo, pues aún no había comenzado el contacto y denunciación de Jesús contra los fariseos, y ahora aparece aplicado y a su grupo.

En nuestro actual ambiente, también debemos cuidarnos al juzgar, porque no podemos conocer en la totalidad la intimidad personal, no podemos conocer que hay dentro del alma de nuestro prójimo, es así como la advertencia de Jesús es perfecta, No Juzguen

5.    EL MODO DE VIDA DEL CRISTIANO NOS OBLIGA A DENUNCIAR

Pero eso no significa que frente a hechos destacadamente faltos de moral no podamos decir algo, el modo de vida del cristiano nos obliga a denunciar lo que no está en la ética de las cosas, a modo de ejemplo, cuando se habla de favorecer el aborto, es lógico que emitamos un juicio, porque eso va en contra de todo nuestros principios.

En cambio dar una opinión sobre las motivaciones o intenciones de las personas es distinto, por esa razón es prudente no juzgar sin conocimiento y sin elementos de juicios razonables.

6.    ¿PORQUE NO PENSAR BIEN DE NUESTROS HERMANOS?,

Sin embargo, cuando oímos cierta opiniones que otros emiten de nosotros y no son como desearíamos, nos amarga y nos sentimos. En ese minuto revisemos como hemos sido nosotros con aquellos, y no nos olvidemos de esa antigua expresión de él que siembra vientos recoge tempestades.

Aprendamos y hagamos el propósito de no juzgar a nadie, ¿porque no pensar bien de nuestros hermanos?, ¿no es acaso mejor pensar bien de todos y por todo?, ¿no quedará más tranquilidad en nuestras conciencias si hemos pensado bien de nuestro prójimo? Amemos a los demás, como quisiéramos que ellos nos amen a nosotros, nos traerá mucha Paz.

Cristo Jesús viva en sus corazones

Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

 

PARA LA LECTIO DIVINA  (3)

 

A MENUDO REPROCHAMOS A OTROS ALGO QUE DEBERÍAMOS REPROCHARNOS ANTES A NOSOTROS MISMOS.

Debería bastar con la severa advertencia de Jesús sobre la medida del juicio para hacernos desistir de cualquier pretensión de erigirnos en censores del obrar de los otros. San Agustín nos enseña que «si queremos reprochar a alguien, debemos preguntarnos antes si no somos nosotros semejantes a él». En efecto, a menudo reprochamos a otros algo que deberíamos reprocharnos antes a nosotros mismos.

Examinaré qué comportamientos de mi hermano provocan en mí con frecuencia un juicio negativo de inmediato. Buscaré la razón de esto en mí mismo: intolerancia frente al que es distinto, perfeccionismo, arrogancia, mezquindad mental, rigidez, incomprensión, envidia, etc. Me las ingeniaré, por último, para contraponer siempre (al menos interiormente, mientras estoy orando) un juicio positivo a otro negativo, llevando a cabo todo un esfuerzo para identificarme con el otro e intentar comprenderle.

ORACION (3)

 

Señor Jesucristo, concédeme llevar a cabo lo que me has enseñado: a ser misericordioso con todos y a no juzgar a nadie. Y para que te podamos escuchar con la ayuda de tu gracia, nos exhortas a orar. En efecto, tú siempre nos invitas a pedir, para poder acoger nuestras peticiones. Por consiguiente, y dado que me lo mandas, pido; busco, puesto que me lo mandas; llamo, ya que me lo ordenas.

Tú que me has inducido a pedir, haz que yo sepa acoger; tú que me has dicho que buscara, haz que pueda encontrar; tú que me has enseñado a llamar, ábreme para que pueda entrar. Tú que suscitaste en mí el deseo, concédeme poder impetrar lo que espero. Dame todo lo que debo ofrecerte, sal garante de lo que exiges, para poder premiar aquello que tú mismo me das (Landulfo de Sajonia).

SANTORAL (4)

 

SANTA FLORENTINA S. VI

Nos encontramos ante un caso verdaderamente prodigioso. Cuatro hermanos santos y reconocidos como tales por la Iglesia: San Leandro, San Isidoro, San Fulgencio y nuestra biografiada Santa Florentina.

Los padres de nuestra santa se llamaron Severiano y Túrtura y supieron educar cristianamente a sus hijos cuyos frutos ahora reconocemos.

Su padre desempeñaba un alto cargo en Cartagena pero por razones políticas parece que hubo de emigrar a Sevilla por el 554.

Aquí continuaron dando maravilloso ejemplo de unión y de vivencia de las virtudes cristianas. Leandro llegará a ser Arzobispo de Sevilla y una vez muertos sus padres, se encargará de formar a sus hermanos menores: Isidoro, que será también Arzobispo de Sevilla y una gran lumbrera de España y San Fulgencio que fue obispo de Écija, así como a S. Florentina.

Su juventud fue tan santa cómo podía esperarse de aquel hogar donde reinaba el amor y temor santo de Dios. El trabajo y la formación espiritual era a lo que estaban entonces llamadas, especialmente las mujeres de la época visigoda, a la que pertenecen de lleno estos cuatro santos hermanos.

Consagra su virginidad en el monasterio benedictino sevillano de Santa María del Valle, junto a Écija. Donde llegaría a ser abadesa y ejemplo y consejo para otros monasterios.

Vale la pena traer aquí los consejos que en un precioso tratado daba San Leandro a su hermana Florentina valiéndose del nombre de su piadosa madre, Turtur, en latín, que significa tórtola en castellano: "No quieras irte del tejado en donde la tórtola tiene sus pequeñuelos. Eres hija de la inocencia, del candor, tú precisamente que tuviste a la tórtola por madre. Pero ama mucho más a la Iglesia, tórtola mística que todos los días te engendra para Cristo. Descanse tu ancianidad en su seno, como antaño descansabas y tu ardor mecías en el regazo de la que cuidó tu infancia.

El mismo San Leandro escribirá para su hermana y las demás monjas de su tiempo un precioso tratado que vendrá a ser como una especie de Regla que influirá grandemente sobre todos los monasterios femeninos de su tiempo.

Le dice entre otras cosas que sea servicial con las hermanas que viven con ella y que procure no hacer sufrir a ninguna. Debe procurar leer y orar continuamente. Cuando tenga que hacer algún trabajo debe procurar que otra le lea algo. Si vive la vida comunitaria, su vida se parecerá a la de los Apóstoles. Debe procurar permanecer siempre en el mismo monasterio. Y un consejo para ella que era superiora: Que sea discreta para saber lo que debe conceder y negar según las necesidades de cada una. Que no tenga peculio, ya que todo en el Monasterio es común... Buenas reglas que siempre procuró vivir Florentina y que viviéndolas llegó a la perfección. Murió por el 636.

Sus reliquias principales se conservan en la catedral de Murcia y en El Escorial. Es Patrona de la diócesis de Plasencia.

FUENTES DE LA PAGINA

ESTA PERMITIDO EL RE-ENVIO, LA COPIA Y LA PUBLICACIÓN DE ESTA PAGINA, SOLO NO OLVIDE DE INDICAR EL AUTOR Y LAS FUENTES DE ORIGEN

 

La Página de la Misa Diaria, está preparada y es enviada por Pedro S. A. Donoso Brant ocds, desde Santiago de Chile, como un servicio de apostolado, amor por Nuestro Señor Jesucristo y por la Iglesia. Les ruego su oración, para que pueda mantenerse este servicio y subsidio, dando gracias a nuestro Dios que tanto nos ama.

Nota: Para la Liturgia de la Palabra, utilizo “Liturgia Cotidiana” de Ediciones San Pablo, para el estudio y comentario de la Palabra, utilizo los textos de la Biblia Nácar-Colunga, (SBNC) y/o Biblia de Jerusalén (SBJ),

(3) Para la Lectio Divina, Lectio Divina para cada día del año, de Giorgio Zevini y Pier Giordano Cabra (Eds.) y/o, Intimidad Divina, Fr. Gabriel de Santa M. Magdalena ocd,

(4) Santoral preparado por la Parroquia de la Sagrada Familia de Vigo.

Nota sobre la publicidad: La publicidad que pueda aparecer debajo de esta página, no es de responsabilidad de Caminando con Jesús. Este es un servicio gratuito, no recibe ningún tipo de ayuda económica y no la busca, gratuito hemos recibido mucho, gratuito queremos dar todo lo mejor que podamos, pero sin en esa publicidad no podría llegar hasta sus correos este servicio, que hoy ya llega a más de 19.000 correos.

 

Suscríbete a Misa Diaria

 

en  http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria/alta

o

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus/alta

O

Escribe a caminandoconjesus@vtr.net

 

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus 

http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria 

http://www.egrupos.net/grupo/montecarmelo

 

Por favor, no enviar cadenas, presentaciones que excedan en más de 1Mb, correos sin asunto (no se abre).  El correo cuenta con servicio automático para rechazar spam, y no recibe, correos reenviados o correos sin datos de quien los envía.

Si no desea seguir recibiendo este correo por favor avíseme para retirarlo del listado.

 

 

www.caminando-con-jesus.org     www.caminando-con-maria.org

caminandoconjesus@vtr.net

Contador Gratis

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

““-