MISA DIARIA DE CAMINANDO CON JESUS

"La Eucaristía es fuente y culmen de toda la vida cristiana" (LG 11)

image001

Página de Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

21 años en Internet

La edición de la Misa Diaria, Reflexión Bíblica, Lectio Divina y Santoral, enviada por correo por sistema de grupos, es las más antigua de Internet, comenzó en el año 1998 y hoy llega a más de 23.800 suscriptores. Si desea suscribirse o comunicar algo, escriba al correo electrónico: caminandoconjesus@vtr.net  

Está permitido el re-envío, la copia y la publicación de esta página, solo ruego indicar el autor y las fuentes de origen.

Este subsidio está publicado todos los días en el WEB www.caminando-con-jesus.org en este ENLACE: MISA DIARA

Cantidad de visitas acumuladas desde el año 2003 al ENLACE Misa Diaria:   Contador Gratis 

Páginas WEB:                            www.caminando-con-jesus.org            www.caminando-con-maria.org

Suscriptores: 23.821

Fecha: 21-11-2018

Edición N.º MD 7.381

Semana XXXIII

LITURGIA DE LA HORAS

facebook

 

La presentación de la Santísima Virgen

De esta fiesta sólo hay referencias en libros apócrifos, de modo especial en el Protoevangelio de Santiago. Según estos relatos, María nace en Jerusalén, cerca del Templo, primogénita de sus ancianos y santos padres Joaquín y Ana, que no habían podido tener hijos. Agradecidos a Dios, se la consagran llevándola al Templo para que, como otros niños judíos anteriores: Daniel, Joás, Ana..., sea educada en la fe, en la meditación de las Escrituras y en la oración. En el Templo María, sin saberlo, prepara toda su persona para acoger al Hijo de Dios. En el 453 se dedica a la Presentación de María la Iglesia de Santa María la Nueva, edificada junto al Templo de Jerusalén. La fiesta es acogida con gozo también por la Iglesia ortodoxa. El emperador bizantino Manuel 1 (1143-1180) la hace obligatoria en todo su imperio. Es una celebración ecuménica perenne. El Vaticano 11(1962-1965) la considera como fiesta de la virginidad de María consagrada a Dios.


ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Jdt 13,23.25

El Señor, el Dios altísimo, te ha bendecido a ti, Virgen María, más que a todas las mujeres de la tierra. Él ha engrandecido tanto tu nombre, que los hombres no dejarán de alabarte.

ORACIÓN COLECTA

Te pedimos, Padre, por la intercesión de la Santísima Virgen María, que cuantos la veneramos en esta gloriosa conmemoración, merezcamos también participar de la plenitud de tu gracia. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

LECTURA Apoc 4, 1-11

Lectura del libro del Apocalipsis.

Yo, Juan, tuve la siguiente visión: Había una puerta abierta en el cielo, y la voz que había escuchado antes, hablándome como una trompeta, me dijo: «Sube aquí, y te mostraré las cosas que deben suceder en seguida». En ese mismo momento, fui arrebatado por el Espíritu y vi en el cielo un trono, en el cual alguien estaba sentado. El que estaba sentado tenía el aspecto de una piedra de jaspe y de ágata. Rodeando el trono, vi un arco iris que tenía el aspecto de la esmeralda. Y alrededor de él, había otros veinticuatro tronos, donde estaban sentados veinticuatro Ancianos, con túnicas blancas y coronas de oro en la cabeza. Del trono salían relámpagos, voces y truenos, y delante de él ardían siete lámparas de fuego, que son los siete Espíritus de Dios. Frente al trono, se extendía como un mar transparente semejante al cristal. En medio del trono y alrededor de él, había cuatro Seres Vivientes, llenos de ojos por delante y por detrás. El primer Ser Viviente era semejante a un león; el segundo, a un toro; el tercero tenía rostro humano; y el cuarto era semejante a un águila en pleno vuelo. Cada uno de los cuatro Seres Vivientes tenía seis alas y estaba lleno de ojos por dentro y por fuera. Y repetían sin cesar, día y noche: «Santo, santo, santo es el Señor Dios, el Todopoderoso, el que era, el que es y el que viene». Y cada vez que los Seres Vivientes daban gloria, honor y acción de gracias al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos, los veinticuatro Ancianos se postraban ante Él para adorarlo, y ponían sus coronas delante del trono, diciendo: «Tú eres digno, Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria, el honor y el poder. Porque has creado todas las cosas: ellas existen y fueron creadas por tu voluntad».

Palabra de Dios.

Comentario: La visión de Juan contiene mucho simbolismo. El autor no pretende ofrecer una fotografía, sino más bien un mensaje. Cuando un emperador entraba triunfalmente a Roma recibía todo el honor y la gloria. El autor del Apocalipsis aplica este lenguaje del culto imperial al Señor y Dios, creador de todo el universo.

SALMO Sal 150, 1-6

R. ¡Santo, santo, santo es el Señor Todopoderoso!

Alaben a Dios en su Santuario, alábenlo en su poderoso firmamento; alábenlo por sus grandes proezas, alábenlo por su inmensa grandeza. R.

Alábenlo con toques de trompeta, alábenlo con el arpa y la cítara; alábenlo con tambores y danzas, alábenlo con laúdes y flautas. R.

Alábenlo con platillos sonoros, alábenlo con platillos vibrantes. ¡Que todos los seres vivientes alaben al Señor! R.

ALELUYA Cfr. Jn 15, 16

Aleluya. «Yo los elegí del mundo, para que vayan y den fruto, y ese fruto sea duradero», dice el Señor. Aleluya.

EVANGELIO Lc 19, 11-28

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús dijo una parábola, porque estaba cerca de Jerusalén y la gente pensaba que el Reino de Dios iba a aparecer de un momento a otro. Les dijo: «Un hombre de familia noble fue a un país lejano para recibir la investidura real y regresar en seguida. Llamó a diez de sus servidores y les entregó cien monedas de plata a cada uno, diciéndoles: “Háganlas producir hasta que yo vuelva”. Pero sus conciudadanos lo odiaban y enviaron detrás de él una embajada encargada de decir: “No queremos que éste sea nuestro rey”. Al regresar, investido de la dignidad real, hizo llamar a los servidores a quienes había dado el dinero, para saber lo que había ganado cada uno. El primero se presentó y le dijo: “Señor, tus cien monedas de plata han producido diez veces más”. “Está bien, buen servidor, le respondió, ya que has sido fiel en tan poca cosa, recibe el gobierno de diez ciudades”. Llegó el segundo y le dijo: “Señor, tus cien monedas de plata han producido cinco veces más”. A él también le dijo: “Tú estarás al frente de cinco ciudades”.

Llegó el otro y le dijo: “Señor, aquí tienes tus cien monedas de plata, que guardé envueltas en un pañuelo. Porque tuve miedo de ti, que eres un hombre exigente, que quieres percibir lo que no has depositado y cosechar lo que no has sembrado”. Él le respondió: “Yo te juzgo por tus propias palabras, mal servidor.

Si sabías que soy un hombre exigente, que quiero percibir lo que no deposité y cosechar lo que no sembré, ¿por qué no entregaste mi dinero en préstamo? A mi regreso yo lo hubiera recuperado con intereses”. Y dijo a los que estaban allí: “Quítenle las cien monedas y dénselas al que tiene diez veces más”. “¡Pero, señor, le respondieron, ya tiene mil!” Les aseguro que al que tiene, se le dará; pero al que no tiene, se le quitará aun lo que tiene. En cuanto a mis enemigos, que no me han querido por rey, tráiganlos aquí y mátenlos en mi presencia». Después de haber dicho esto, Jesús siguió adelante, subiendo a Jerusalén.

Palabra del Señor.

Comentario: Llegando a Jerusalén, Jesús relata la parábola del rey, que a punto de partir de viaje, confía sus bienes a varios de sus administradores. El relato ayuda a tomar conciencia de hacer fructificar los dones que Dios confía cuando nos envía a este mundo. El secreto del progreso en todos los órdenes está en desarrollar y hacer producir los bienes que cada uno posee, sean materiales o espirituales. Guardarlos celosamente para sí es condenarlos a su pérdida y a la pobreza general.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Te ofrecemos con alegría este sacrificio de alabanza, Señor, en la celebración de la Madre de tu Hijo, y te pedimos que, por este sagrado intercambio de dones, aumenten en nosotros los frutos de tu salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Cfr. Lc 1, 48

Me llamarán feliz todas las generaciones, porque Dios miró con bondad la pequeñez de su servidora.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Alimentados con estos dones, te pedimos, Padre, que podamos confesar con las palabras y las obras, a quien recibimos en la eucaristía, tu Hijo, nacido de la Virgen María. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

 

  REFLEXIÓN BÍBLICA

 

“Háganlas producir hasta que yo vuelva”

Lc 19, 11-28

Autor: Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

1.      LA PARÁBOLA DE LAS “MINAS”

Esta parábola que nos trae el Evangelio de san Lucas, es conocida también como la parábola de las “minas”. La “mina” era la moneda tipo en Grecia. Era equivalente a 100 dracmas (igual a 100 denarios). Es la misma parábola de los “talentos” de san Mateo. Es generalmente admitido, y basta para ello la comparación y estructura de ambas. No obstante, la finalidad que se expone es distinta. En Mateo es la necesidad de rendir los dones que Dios concedió a cada uno; pues se ha de rendir cuenta de ellos a él en su juicio, en la parusía. (Comentarios de la Biblia Nácar-Colunga)

Entendemos la Parusía, como la segunda venida de Jesucristo, a la tierra, todas las referencia evangélicas dicen que la Parusía, será un evento glorioso, un regreso triunfal de Jesucristo y el establecimiento Definitivo del Reino.

En Lucas, en cambio, la finalidad es distinta, buscada, seguramente, por el mismo evangelista. La trae con elementos que no tiene Mateo, y en éstos está su finalidad. Se ve ya en la introducción. Cristo cuenta la parábola “porque estaba próximo a Jerusalén y les parecía que el reino de Dios iba a manifestarse luego.” La sobrexcitación mesiánica se agudizaba, después de tantos milagros de Cristo, al ir a celebrar la Pascua.

Por eso, la finalidad directa de la parábola no es, como en Mateo, rendir cuentas de los ahorros aunque alude incidentalmente a la parusía, sino hacer ver la necesidad de la ida de Cristo y la tardanza de su retorno en la parusía. Mientras, se han de rendir los dones de Dios, para darle cuenta a Él en su venida.

2.      ALGUNOS PENSABAN QUE VENDRÍA EL REINO EN SU PRIMERA VENIDA

No está muy claro a quien se dirige el Señor, pero aunque no se dice, son los apóstoles. Parece que son los que pueden relacionar la ida a Jerusalén con esta declaración allí, pública y oficial, de su mesianismo

En efecto, algunos pensaban que vendría el Reino en su primera venida y creían que esto sucedería cuando subiese a Jerusalén. Esto era por la admiración de los milagros que había hecho Jesús.

Entonces Jesús les da a conocer que no se recibirá el Reino dado por el Padre antes de ir al Padre por los hombres.

Entonces Jesús nos enseña con esta parábola, que el espíritu de ella es describir todos los misterios de Jesucristo.

3.      “UN HOMBRE DE FAMILIA NOBLE FUE A UN PAÍS LEJANO PARA RECIBIR LA INVESTIDURA REAL Y REGRESAR EN SEGUIDA.

Dice Jesús: “Un hombre de familia noble fue a un país lejano para recibir la investidura real y regresar en seguida. Dios se ha hecho hombre existiendo como Verbo, y aun cuando se ha convertido en siervo, es, sin embargo, noble, según su nacimiento del Padre. Sin embargo el Señor no sólo es noble según la Divinidad, también lo es según su naturaleza humana, porque desciende de David.

Este hombre que va a recibir la dignidad real es Cristo, que va a lograr el mérito de establecer el reino mesiánico en la cruz.

Volverá visiblemente en la parusía, como lo exige el contexto de rendir cuentas. Este viaje a un país lejano, representa su ascensión desde la tierra al cielo. Y dice Jesús, “para recibir la investidura real y regresar en seguida”, dándonos a conocer de esta forma su segunda venida gloriosa.

4.      HÁGANLAS PRODUCIR HASTA QUE EL VUELVA.

El Evangelio nos relata que llamó a diez de sus servidores y les entregó estas monedas de mucho valor a cada uno, diciéndoles que las háganlas producir hasta que El vuelva. En efecto antes de subir a los cielos, Jesús, nos ha dejado diferentes gracias divinas. Así como también nos dejos sus enseñanzas a través de los Evangelios.

“El háganlas producir hasta que yo vuelva”, es la tarea de que debemos efectuar como apóstoles o discípulos, predicar la doctrina del Reino de los Cielos.

5.      “NO QUEREMOS QUE ÉSTE SEA NUESTRO REY”

Dice en el relato que: Pero sus compatriotas lo aborrecían y enviaron detrás de él a unos delegados que dijeran: “No queremos que éste sea nuestro rey”. Sus conciudadanos a que se refiere el Evangelio, son los judíos. Y ya sabemos que en el sentido alegórico, este rey es Cristo y acusa a los que no quieren que reine sobre ellos. Pero también se ve cumplido esto en el proceso de Cristo ante Pilato al pedir su muerte y proclamar que no tienen más rey que al Cesar. En san Juan, leemos; “Pero las han visto y me han odiado a mí y a mi Padre (Jn 15,24). Renunciaron a su reino, diciendo a Pilato: “No tenemos más rey que el César”. (Jn 19,15). Este es el reproche que Jesús les hace en este fragmento del Evangelio. Recordemos además, que después de su resurrección persiguieron a los apóstoles y despreciaron la predicación del Evangelio.

6.      “PERO FUE NOMBRADO REY

Sigue el relato: “Pero fue nombrado rey, y cuando regresó a su país, mandó llamar a los empleados a quienes había entregado el dinero, para saber cuánto había ganado cada uno”. Vuelve después de recibir el reino. Es Cristo en su parusía. Mateo lo dice claramente. Vuelve “después de mucho tiempo.” Ya desde aquí coincide con Mateo. Los dones de Dios se los ha de hacer fructificar. Con esta parábola, Jesús nos señala, que el tiempo de ausencia hasta que el vuelva, no es de descanso, al contrario es tiempo de seguir trabajando en la construcción del Reino de Dios.

Jesús nos dice como debemos ser para llegar a vivir en el Reino, nosotros somos los servidores, los bienes que nos son confiados, las monedas de gran valor, son todas esas condiciones con la que Dios nos ha dotado a cada uno, no solo la inteligencia, también la capacidad de generar amor, de hacer felices a los demás, los bienes naturales, el tener sentimientos de compasión, la bondad, el ser solidarios con los que nada tienen, la misericordia, la piedad, la humanidad, todo ello para ir por el mundo haciendo el bien.

7.      TENEMOS LA NECESIDAD DE HACER FRUCTIFICAR LOS DONES RECIBIDOS

Así es como se presentó el primero y le dijo: “Señor, tu moneda ha producido otras diez monedas, es decir hizo fructificar en el doble los bienes recibidos, sin embargo otro y le dijo: Señor, aquí tienes tus monedas que guardé envueltas en un pañuelo.

En efecto, lo que debemos aprender de este pasaje, es que todos tenemos la necesidad de hacer fructificar los dones recibidos, de una manera esforzada, exigente y constante durante toda nuestra vida. Tenemos la necesidad de producir buenas obras, y estas buenas obras deben ser realizadas proporcionalmente a los dones recibidos, ya que las monedas de la parábola designan la capacidad que recibimos para hacer buenas obras.

Al igual que la parábola de los talentos, el tiempo que dura el viaje del noble señor, es nuestra vida, el regreso, el fin de la vida terrenal, la muerte, el arreglo de las cuentas, la rendición de cuentas, es el juicio, y a cada uno le corresponderá decir cuánto ha hecho de su vida, si ha producido diez veces más o se ha dormido y en su vida no ha realizado nada bueno.

8.      SU FIDELIDAD LE HA GANADO LA PLENA CONFIANZA DEL REY

A este servidor productivo, el Señor le dice que ya que has sido fiel en tan poca cosa, recibe el gobierno de diez ciudades, Esto es recibe el gozo del Señor, esto es entra a participar del Reino de los cielos, es premio a la fidelidad que tuvo al rey en su ausencia.

Reinará con él. Su fidelidad le ha ganado la plena confianza del rey. Así participará de su confianza en el gobierno del reino.

El Señor, nos está enseñando con este pasaje, que todos tenemos que corresponder a las gracias que hemos recibido. Observamos como otro servidor guardo las monedas envueltas en un pañuelo, no las usó y fue reprendido duramente por ello. Con ello se indica que el que más rinde es más digno de premio. Lo mismo que el despojo de los bienes dados al que no los hace rendir. No es suficiente evitar el no utilizar nuestros bienes para el mal, tal vez el servidor no malgastó sus monedas en cosas inservibles ni en maldades, pero no fue capaz de realizar cosas positivas con ellas.

9.      AL SEÑOR NO LE PARECERÁ BIEN QUE NO HAYAMOS HECHO NADA POR EL.

Dice el relato: Si sabías que soy un hombre exigente, que reclamo lo que no he invertido y que cosecho lo que no he sembrado, ¿por qué, pues, no pusiste mi dinero en el banco para que yo, al volver, lo hubiera recobrado con intereses?” Está claro, que el día en el que haya que rendir cuenta, al Señor no le parecerá bien que hayamos vivido toda una vida, hayamos recibido de El los dones que nos correspondan y al final no hayamos hecho nada por El.

Un pormenor que vale tener en cuenta y otorgarle mucha notoriedad es el deber de hacer fructificar los bienes que nos han dado, como los talentos. En efecto, si bien el Señor tarda en venir, no es menos cierto que vendrá y que lo hará como juez; ante él es preciso presentarse con frutos en las manos para que no nos diga que no nos conoce, o nos suceda como aquel siervo que: conociendo la voluntad de su señor, no ha preparado nada ni ha obrado conforme a su voluntad, recibirá un castigo muy severo. En cambio el que no la conoce y hace cosas reprobables, recibirá un castigo menor. A quien se le dio mucho, se le reclamará mucho; y a quien se confió mucho, se le pedirá más. (Lucas 12,47).

El Señor les Bendiga

Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

PARA LA LECTIO DIVINA  (3)

 

EL IDEAL EVANGÉLICO QUE JESÚS QUIERE PRESENTAR

La parábola de Lucas, con su casi inagotable riqueza, nos invita a reflexionar sobre algunas actitudes típicas del discípulo al que se le dice que ha sido un criado bueno y fiel. Pero es preciso excavar en lo hondo de estos dos adjetivos calificativos para entrar en el mensaje evangélico. En efecto, Jesús no recomienda una fidelidad genérica o una bondad común, sino una fidelidad que se concreta en la obediencia a la voluntad del Señor y una bondad que se manifiesta en la disponibilidad total.

Estas dos actitudes revelan, por consiguiente, el ideal evangélico que Jesús quiere presentar y, en consecuencia, la espiritualidad propia de todo discípulo suyo. La fidelidad y la bondad son como las dos caras de una medalla; son dos aspectos de una sola personalidad que no se califica, ciertamente, por las cualidades morales, sino por el don de la gracia recibida y por el deseo constante de vivir según la voluntad del Maestro.

A diferencia de Mateo, que califica al siervo malo de «perezoso», Lucas le califica de «desobediente»: he aquí otra pequeña diferencia que sólo puede poner de relieve una comparación sinóptica entre los dos evangelistas. De este modo, el lector podrá sentirse adiestrado para seguir a cada evangelista por las pistas que le son propias y podrá componer las diferentes teselas del único retrato de Jesús. Ahora bien, si pasamos del ámbito de la redacción de ambos evangelistas al ámbito del Jesús histórico, es casi seguro que Jesús -frente al miedo de los fariseos, que habían subvertido todo el sistema de los valores- invita a sus discípulos, con esta parábola, a vencer todo miedo respecto a Dios y a alimentar una confianza profunda y total, que no teme a veces el riesgo y mantiene siempre abierto el corazón del discípulo al abandono total en su Dios.

ORACION (3)

 

Santo, santo, santo es el Señor.

Has hecho el mundo para nosotros:

las flores de mil colores para alegrarnos;

la lluvia para refrescar la tierra;

los pájaros para llenar el aire de cantos;

la luna y las estrellas para hacernos soñar.

 

Santo, santo, santo es el Señor.

Nos has creado y nos has colmado de dones:

la inteligencia para captar tus maravillas;

la voluntad para amar el universo;

la fantasía para alcanzar lo imposible;

la sonrisa para difundir tu alegría.

 

Santo, santo, santo es el Señor.

Haznos comprender:

la dimensión original e inefable de tus dones,

que escapan a cualquier juicio trivial;

la gravedad que encierra enterrar cualquier don

por miedo o por envidia,

por pereza o por favorecer nuestros planes;

la responsabilidad de hacerlos fructificar,

porque la esencia del don es ser entregado.

Santo, santo, santo es el Señor.

 

SANTORAL (4)

 

PRESENTACIÓN DE LA VIRGEN EN EL TEMPLO

Padre Jesús Martí Ballester

1. Los imagineros religiosos representaron en los retablos de los templos el momento en que María, dejando el regazo de la casa paterna, sube las gradas del Templo y es recibida por el Sumo Sacerdote; arriba el pontífice de barba venerable, con la mitra en la cabeza, extiende las manos y sonríe acogedor; y en el fondo, la anciana madre, de frente arrugada, con gesto de pena. Estudiando la Escritura, aprendiendo las lecciones que escuchan a los rabinos, y los cantos para las ceremonias; sirviendo al templo, hilando el efod del sumo sacerdote, cosiendo los velos del altar, y limpiando los vasos de las ofrendas, pasaban los mejores años de su vida muchas hijas de Israel. Allí creció Ana la profetisa; y allí, la hija de Rangel, cuando declinaba su vida y empezaba a pensar que había esperado en vano, vio a aquella niña graciosa, parienta del sacerdote Zacarías.

2. Jamás ojos tan puros habían mirado aquellos pórticos majestuosos. La vieja sacerdotisa, al ver aquel lirio primaveral de los jardines de Nazareth, recordó las palabras del salmista: "Escucha, hija, y mira, e inclina el oído; olvido tu pueblo y la casa de tu padre, porque el Rey ha deseado tu hermosura". En verdad que ennoblecía ya al mundo aquella criatura, a quien "El Señor estableció al principio de sus tareas, al comienzo de sus obras antiquísimas. Aquella criatura que podía decir: "En un tiempo remotísimo fui formada, antes de comenzar la tierra. Antes de los océanos fui engendrada, antes de los manantiales de las aguas. Todavía no estaban encajados los montes, antes de las montañas fui engendrada. No había hecho aún la tierra y la hierba ni los primeros terrones del orbe. Cuando colocaba el cielo, allí estaba yo; cuando trazaba la bóveda sobre la faz del Océano; cuando sujetaba las nubes en la altura y fijaba las fuentes abismales. Cuando ponía un límite al mar, y las aguas no traspasan su mandato; asentaba los cimientos de la tierra, junto él, aprendiz, yo era su encanto cotidiano, todo el tiempo jugaba en su presencia: jugaba con la bola de la tierra, disfrutaba con los hombres. Por tanto, hijos míos, escuchadme: dichosos los que siguen mis caminos; escuchad mis avisos y seréis sensatos, no los rechacéis; dichoso el hombre que me escucha, velando en mi portal cada día, guardando las jambas de mi puerta" (Prov 8,22); si esa criatura había nacido ya, era seguramente aquella niña tan dulce, tan pura, tan graciosa, que estaba aquí pisando los umbrales del lugar sagrado con el mismo amoroso respeto de Moisés ante la zarza ardiendo. Como el lirio entre las espinas, así era ella entre sus compañeras. Tal vez les hacía aquella pregunta que pone en sus labios el Cantar de los Cantares: "Por las cabras y los cervatillos de los montes os conjuro hijas de Jerusalén, que me digáis si habéis visto al Amado, porque muero de amor.”

3. María buscaba al Amado sin cesar, le descubría jubilosa y le adoraba con humildad en aquellos muros santificados, en aquellas prescripciones alegóricas del mosaico, en aquellos textos misteriosos de los salmistas y que comentaban los doctores de la ley; y en las palabras inspiradas del anciano Simeón. Todo le hablaba del Mesías, del más hermoso de los hijos de los hombres, de aquel cuyo nombre es admirable. Y su pequeño corazón en llamas, se unía a Él, le llamaba con ansias y sin saber que iba a ser su madre, se hacía ya su esposa. “Como el manzano entre los árboles de la selva, así es mi Amado entre los jóvenes... Brotan las flores en la vega; ya ha llegado el tiempo de la poda; el arrullo de la tórtola se deja oír en los campos; apuntan los frutos en la higuera y las viñas en flor difunden perfume". (Cant 2,12). La joven nazarena encendía la hoguera de su amor y consumía la llama de su vida en anhelos que alborozaban su carne virginal.

4. Noches de meditación abrasada, días de trabajo abnegado, súbitas iluminaciones, palabras como luces en la penumbra de un silencio recatado, gracia, obediencia, amor y trabajo, esto fue la vida de María durante aquellos años en que en la presencia de Yahvé, se preparaba para recibir el gran mensaje. El evangelio nada dice de aquella doncellez consagrada en el servicio del templo. Pero nos lo dice la tradición y la recogen los evangelios apócrifos. Ya en el siglo VI cantaba el poeta bizantino: “El templo purísimo, el tesoro sagrado de la divina gloria, la mansa oveja, la virgen inestimable llega hoy a la casa del Señor; la gracia del Espíritu va con ella, los ángeles cantan su gloria: es el tabernáculo de los Cielos. Recíbela, dice Ana al gran sacerdote, guárdala con cuidado, ponla en lo más profundo del santuario inaccesible, porque es el fruto de mis oraciones, es el don de Dios, es el tabernáculo del Altísimo

 

FUENTES DE LA PAGINA

ESTA PERMITIDO EL RE-ENVIO, LA COPIA Y LA PUBLICACIÓN DE ESTA PAGINA, SOLO NO OLVIDE DE INDICAR EL AUTOR Y LAS FUENTES DE ORIGEN

 

La Página de la Misa Diaria, está preparada y es enviada por Pedro S. A. Donoso Brant, desde Santiago de Chile, como un servicio de apostolado, amor por Nuestro Señor Jesucristo y por la Iglesia. Les ruego su oración, para que pueda mantenerse este servicio y subsidio, dando gracias a nuestro Dios que tanto nos ama.

Nota: Para la Liturgia de la Palabra, utilizo “Liturgia Cotidiana” de Ediciones San Pablo, para el estudio y comentario de la Palabra, utilizo los textos de la Biblia Nácar-Colunga, (SBNC) y/o Biblia de Jerusalén (SBJ),

(3) Para la Lectio Divina, Lectio Divina para cada día del año, de Giorgio Zevini y Pier Giordano Cabra (Eds.) y/o, Intimidad Divina, Fr. Gabriel de Santa M. Magdalena ocd,

(4) Santoral preparado por la Parroquia de la Sagrada Familia de Vigo.

Nota sobre la publicidad: La publicidad que pueda aparecer debajo de esta página, no es de responsabilidad de Caminando con Jesús. Este es un servicio gratuito, no recibe ningún tipo de ayuda económica y no la busca, gratuito hemos recibido mucho, gratuito queremos dar todo lo mejor que podamos, pero sin en esa publicidad no podría llegar hasta sus correos este servicio, que hoy ya llega a más de 22.000 correos.

 

Suscríbete a Misa Diaria

 

en  http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria/alta

o

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus/alta

O

Escribe a caminandoconjesus@vtr.net

 

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus 

http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria 

http://www.egrupos.net/grupo/montecarmelo

 

Por favor, no enviar cadenas, presentaciones que excedan en más de 1Mb, correos sin asunto (no se abre).  El correo cuenta con servicio automático para rechazar spam, y no recibe, correos reenviados o correos sin datos de quien los envía.

Si no desea seguir recibiendo este correo por favor avíseme para retirarlo del listado.

 

 

www.caminando-con-jesus.org     www.caminando-con-maria.org

caminandoconjesus@vtr.net

Contador Gratis

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

““-