MISA DIARIA DE CAMINANDO CON JESUS

"La Eucaristía es fuente y culmen de toda la vida cristiana" (LG 11)

image001

Página de Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

20 años en Internet

La edición de la Misa Diaria, Reflexión Bíblica, Lectio Divina y Santoral, enviada por correo por sistema de grupos, es las más antigua de Internet, comenzó en el año 1998 y hoy llega a más de 23.700 suscriptores. Si desea suscribirse o comunicar algo, escriba al correo electrónico: caminandoconjesus@vtr.net  

Está permitido el re-envío, la copia y la publicación de esta página, solo ruego indicar el autor y las fuentes de origen.

Este subsidio está publicado todos los días en el WEB www.caminando-con-jesus.org en este ENLACE: MISA DIARA

Cantidad de visitas acumuladas desde el año 2003 al ENLACE Misa Diaria:   Contador Gratis 

Páginas WEB:                            www.caminando-con-jesus.org            www.caminando-con-maria.org

Suscriptores: 23.790

27-06-2018

N.º MD 7.237

LITURGIA DE LA HORAS

facebook

 

ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 27, 8-9

El Señor es la fuerza de su pueblo, es el baluarte de salvación para su Ungido. Señor, salva a tu pueblo y bendice tu herencia; apaciéntalo y sé su guía para siempre.

ORACIÓN COLECTA

Concédenos, Señor y Dios  nuestro, vivir siempre en el amor y respeto a tu santo nombre, ya que en tu providencia nunca abandonas a quienes estableces en el sólido fundamento de tu amor. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

LECTURA  2Rey 22, 8.10-13; 23, 1-3

Lectura del segundo libro de los Reyes.

El sumo sacerdote Jilquías dijo al secretario Safán: “He encontrado el libro de la Ley en la Casa del Señor”. Jilquías entregó el libro a Safán, y éste lo leyó. Luego el secretario Safán anunció al rey: “Jilquías, el sacerdote, me ha dado un libro”, y Safán lo leyó delante del rey. Cuando el rey oyó las palabras del libro de la Ley, rasgó sus vestiduras, y dio esta orden a Jilquías, el sacerdote, a Ajicám, hijo de Safán, a Acbor, hijo de Miqueas, a Safán, el secretario, y a Asaías, el servidor del rey: “Vayan a consultar al Señor por mí, por todo el pueblo y por todo Judá, acerca de las palabras de este libro que ha sido encontrado. Porque es grande el furor del Señor que se ha encendido contra nosotros, ya que nuestros padres no han obedecido a las palabras de este libro y no han obrado conforme a todo lo que está escrito en él”. El rey mandó que se reunieran junto a él todos los ancianos de Judá y de Jerusalén. Luego subió a la Casa del Señor, acompañado de todos los hombres de Judá y de todos los habitantes de Jerusalén –los sacerdotes, los profetas y todo el pueblo, desde el más pequeño al más grande–, y les leyó todas las palabras del libro de la Alianza, que había sido hallado en la Casa del Señor. Después, de pie sobre el estrado, el rey selló delante del Señor la alianza que obliga a seguir al Señor y a observar sus mandamientos, sus testimonios y sus preceptos, de todo corazón y con toda el alma, cumpliendo las palabras de esta alianza escritas en aquel libro, y todo el pueblo se comprometió en la alianza.

Palabra de Dios.

COMENTARIO: Durante el reinado de Josías se encuentra el Libro de la Ley. A partir de ese momento, comenzará una reforma religiosa que incluirá una renovación espiritual de todo el pueblo.

SALMO Sal 118, 33-36. 39-40

R. ¡Muéstrame el camino de tus preceptos, Señor!

Muéstrame, Señor, el camino de tus preceptos, y yo los cumpliré a la perfección. Instrúyeme, para que observe tu ley y la cumpla de todo corazón. R.

Condúceme por la senda de tus mandamientos, porque en ella tengo puesta mi alegría. Inclina mi corazón hacia tus prescripciones y no hacia la codicia. R.

Aparta de mí el oprobio que temo, porque tus juicios son benignos. Yo deseo tus mandamientos: vivifícame por tu justicia. R.

ALELUYA  Jn 15, 4. 5

Aleluya. “Permanezcan en mí, como Yo permanezco en ustedes. El que permanece en mí da mucho fruto”, dice el Señor. Aleluya.

EVANGELIO Mt 7, 15-20

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a sus discípulos: “Tengan cuidado de los falsos profetas, que se presentan cubiertos con pieles de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los reconocerán. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los cardos? Así, todo árbol bueno produce frutos buenos y todo árbol malo produce frutos malos. Un árbol bueno no puede producir frutos malos, ni un árbol malo, producir frutos buenos. Al árbol que no produce frutos buenos se lo corta y se lo arroja al fuego. Por sus frutos, entonces, ustedes los reconocerán”.

Palabra del Señor.

COMENTARIO: Los falsos profetas fueron en el Antiguo Testamento la pesadilla de los auténticos profetas, así como los falsos doctores lo fueron en las primeras comunidades cristianas. De ahí que Jesús aplica entre sus discípulos la expresión “por los frutos los reconocerán”.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Recibe, Señor, este sacrificio de reconciliación y de alabanza, y concédenos que, purificados por su poder, sea de tu agrado el afecto de nuestro corazón. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Sal 144, 15

Los ojos de todos esperan en ti, Señor y tú les das la comida a su tiempo.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Renovados con el sagrado Cuerpo y Sangre de tu Hijo, imploramos, Señor, tu clemencia; haz que en la plenitud de la redención, alcancemos lo que celebramos en cada eucaristía. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

  REFLEXIÓN BÍBLICA

 

“Tengan cuidado de los falsos profetas”

Mt 7, 15-20

Autor: Pedro Sergio Antonio Donoso Brant


1)      TENGAN CUIDADO DE LOS FALSOS PROFETAS

Jesús dijo a sus discípulos: Tengan cuidado de los falsos profetas, Al peligro del camino ancho con senda a la perdición, puede unírsele aquí el peligro que para lo mismo aportan los falsos profetas. El falso profeta o profeta de mentira era conocido en la vieja historia de Israel. Siempre la ambición, el falso celo o la enfermedad hizo surgir este tipo de personas. Jesús hablará y profetizará varias veces la presencia de estos falsos que pretenden de seducir al pueblo.

Esto toca de algún modo a los fariseos en su momento histórico. Aunque estos no eran profetas. La aparente austeridad externa de su vida, aunque fuesen sepulcros blanqueados, había hecho de ellos los rectores espirituales del pueblo. Pero los fariseos eran los grandes enemigos de Jesús y su doctrina, hasta el punto de anular con sus tradiciones el precepto de Dios (Mc 7:9) en su lucha antimesiánica contra el reino de Jesús. Ni entraban (ellos) ni permitían entrar a los que querían entrar (San Mateo 23:23). Eran guías ciegos que llevaban al pueblo al abismo (San Mateo 15:14). Más para su valoración da un control de exactitud: los frutos. De los fariseos dice Jesús: No los imitéis en las obras, porque ellos dicen y no hacen (San Mateo 23:3).

2)      AL ÁRBOL QUE NO PRODUCE FRUTOS BUENOS SE LO CORTA Y SE LO ARROJA AL FUEGO

San Mateo inserta luego una sentencia que fue utilizada por él en la predicación del Bautista: Al árbol que no produce frutos buenos se lo corta y se lo arroja al fuego. Estas formas pasivas — es cortado y es arrojado — tienen por sujeto de actuación a Dios, según el uso frecuente de las mismas en la literatura rabínica.

El sentido histórico de este pasaje son los fariseos. Pero posiblemente incorpora estas sentencias con un sentido histórico también a causa de un fenómeno religioso contemporáneo de la composición de los evangelios: los judaizantes y la infiltración y desconcierto que producían en la Iglesia primitiva los herejes. Esto es típico de la literatura del evangelio de San Mateo y expresa siempre un aviso para ponerse en guardia contra las desviaciones religiosas, y característico también para expresar sus preocupaciones eclesiales, incluso por su terminología comparada, por gentes surgidas de la comunidad.

El discernimiento del verdadero y falso profeta, en sus días, era una de las preocupaciones dominantes. También lo es hoy, porque el cristiano consagrado a Dios puede ser un falso profeta, entonces es necesario que nos examinemos, así es, en conciencia debemos analizarnos si somos falsos o verdaderos profetas.

¿Qué tanto estamos comprometidos en la instauración del Reino?, ¿Hablamos nuestra palabra y con nuestra vida en nombre de Dios?, quizás nuestra consagración a Dios nos hace parecer como profetas del Señor, pero íntimamente ¿respondemos a esa realidad?

3)      POR SUS FRUTOS LOS RECONOCERÁN.

Dice Jesús: Por sus frutos los reconocerán. Estos frutos son nuestras acciones como hombres, es así como depende de nuestra voluntad, entonces no pueden ser buenos si son productos de nuestra mala voluntad, como no pueden ser malos cuando vienen de la buena voluntad que tengamos.

Pero, ¿Cómo es la nuestra?, es preciso examinar nuestra voluntad, pues se puede ser consagrado o auto convencerse de que se es, pero se puede ser falso, o ser verdadero.

¿Cómo es nuestra vida?, es preciso hacerse un análisis, porque no solo son falsos profetas los herejes, sino también aquéllos cuya vida está lejos de las enseñanzas de Jesucristo, una vida de escasa moralidad o corrupta, pero que es ocultada con el antifaz de la virtud, por eso dijo Jesús Por sus frutos los reconocerán.

¿Cómo es nuestra palabra?, es necesario que corresponda a la realidad intima de cada cual, si hablamos con la palabra de Dios, tenemos que hablar también con nuestra vida dedicada lealmente a EL y debe estar exenta de todo tipo de engaño, lo que mostramos, eso debe ser.

¿Cómo nos reconocerán?, por lo que hacemos, por nuestras obras, no por nuestras palabras.

4)      HAY MUCHA FALSEDAD POR TODAS PARTES

Seremos cuidadosos de los falsos profetas, pero también nos preocuparemos de no serlo.

Dice el Señor; Tengan cuidado de los falsos profetas, que se presentan cubiertos con pieles de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.

Ciertamente, hay mucha falsedad por todas partes, debemos cuidarnos de los que son falsos y también de no serlo, especialmente cuidarse de la hipocresía, de aparentar, o de mostrar lo que no somos, porque el verdadero testigo del Señor debe ser absolutamente consecuente, es así como debemos parecer como tal, y presentarnos como tal, pero no solo parecerlo, sino que ser interiormente y esto reflejarlo exteriormente.

Tal como ese conocido dicho, se debe ser y parecer, eso es ser un discípulo autentico.

La honestidad, la vida en rectitud, el buen proceder, las buenas intenciones, la oración, la piedad, la caridad, la comprensión, la preocupación por los demás, la preocupación por las cosas de Señor, son parte integrante del sabor del buen fruto y de la oveja verdadera, el antónimo de lo anterior, es ser mal fruto y lobo.

La Paz de Cristo

Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

PARA LA LECTIO DIVINA  (3)

 

EL CORAZÓN CONSTITUYE EL CENTRO PROFUNDO DE NUESTRO SER

Jerónimo nos hace caer en la cuenta de que Jesús nos invita a no detenernos en el “vestido”, en las apariencias, y a tomar como criterio de valoración de la conducta humana los “frutos” que produce. Puedo detenerme en la meditación sobre los frutos que acompañan a la vida del cristiano. Los encuentro en las cartas paulinas (Gal 5,22; Rom 14,17; Ef 5,9) y los dispongo siguiendo la triple referencia con la que presenta al ser humano la Escritura, referencia que gravita sobre el corazón, los labios y la mano. El corazón constituye el centro profundo de nuestro ser; la boca preside la comunicación, y la mano, verdadera prolongación de la conciencia, preside la acción.

Realizo un enfoque introspectivo, deteniéndome en la meditación sobre los tres centros de gravedad: Corazón: caridad, magnanimidad, fidelidad, justicia. Boca: alegría, benevolencia, mansedumbre, verdad. Mano: paz, bondad, dominio de sí mismo, “dedo de la diestra de Dios”.

ORACION (3)

 

Señor, soy un sarmiento injertado en ti, árbol de la verdadera vida. De ti me llega el líquido de la Palabra y de la eucaristía. Sólo en ti puedo dar frutos para la vida eterna. Concédeme aceptar las podas que el Padre obra en mí, para que pueda fructificar más.

SANTORAL (4)

 

SAN CIRILO DE ALEJANDRÍA   ¿376-444?

Las antiguas sedes patriarcales de Oriente están todas representadas en el calendario romano: Antioquía con el mártir Ignacio, Jerusalén con Cirilo, Constantinopla con Gregorio Nacianceno y Juan Crisóstomo, y Alejandría con Atanasio y Cirilo.

San Cirilo Alejandrino es sin duda uno de los Padres y Doctores más egregios de la Iglesia. Los Papas, tanto Celestino I, en su tiempo, como todos los demás hasta los de nuestros días, Pío XI y Pío XII, han cantado sus egregias cualidades como acérrimo defensor de la auténtica fe cristiana contra Nestorio que intentaba profanarla.

El nombre de San Cirilo de Alejandría va ligado, ante todo, al concilio de Éfeso, en el que logró la condenación del patriarca de Constantinopla Nestorio, que negaba a María el título de Madre de Dios (431). Cirilo era por entonces obispo de su ciudad natal desde hacía casi veinte años.

Se trataba de un africano apasionado, ardiente en la defensa de la verdad, pero poco cuidadoso del respeto hacia las personas con las que tenía algún conflicto. Sus contemporáneos le reprocharon su carácter dominante y sus juicios extremosos.

La posteridad se le muestra agradecida por su lucha por la fe de la Iglesia en el misterio de la Encarnación, sin olvidar, con todo, que la forma en que se llevó el concilio de Éfeso produjo la primera ruptura de la unidad: la Iglesia nestoriano, pobre y dispersa, vivió desde entonces su difícil testimonio a Cristo en el país del Islam, en medio de una soledad que supone un llamamiento a la solidaridad de todos los cristianos. Mas a Cirilo se le sigue considerando corno el «defensor invicto»  y el cantor de la maternidad divina de María: «Te saludamos, María, Madre de Dios, tesoro venerado por el universo entero, luz que nunca se apaga.»

Cuando pensamos en un doctor, solemos pensar en un médico, sin embargo, la palabra doctor proviene del latín docere (enseñar). La Iglesia ha designado a varios hombres y tres mujeres (Teresa de Ávila, Teresa de Lisieux y Catalina de Siena) como Doctores de la Iglesia. Este título honorífico es dado a esas pocas y selectas personas cuyos escritos han servido de instrumento para dar forma a la enseñanza de la Iglesia.

San Cirilo de Alejandría se halla en esa corta lista. Nacido en Alejandría, Egipto, San Cirilo no fue un estudioso de modales templados. Como arzobispo de Alejandría, por ejemplo, cerró iglesias pertenecientes a sectas disidentes. Sin embargo, pese a su dureza, fue un orador elocuente de la enseñanza ortodoxa durante el Concilio de Éfeso. Sus reflexivos escritos sobre el nacimiento de Cristo y su naturaleza divina le consiguieron el título de Doctor de la Encarnación.

No siempre es agradable estar cerca de alguien que tiene la verdad de su parte. Cuando alguien adopta una postura diferente de la nuestra o sostiene un punto de vista con el que no podemos coincidir, tenemos la responsabilidad de tratar a esa persona con respeto y paciencia. San Cirilo podría haberse convertido en un santo incluso si no hubiese aprendido dicha lección, pero, afortunadamente para sus oponentes, se amansó un poco cuando envejeció. Nunca dejó de defender aquello que consideraba la verdad, pero se volvió más comprensivo de quienes no estaban de acuerdo con él. San Cirilo tuvo que volverse viejo antes de volverse sabio. Nosotros no tenemos por qué esperar tanto.

FUENTES DE LA PAGINA

ESTA PERMITIDO EL RE-ENVIO, LA COPIA Y LA PUBLICACIÓN DE ESTA PAGINA, SOLO NO OLVIDE DE INDICAR EL AUTOR Y LAS FUENTES DE ORIGEN

 

La Página de la Misa Diaria, está preparada y es enviada por Pedro S. A. Donoso Brant ocds, desde Santiago de Chile, como un servicio de apostolado, amor por Nuestro Señor Jesucristo y por la Iglesia. Les ruego su oración, para que pueda mantenerse este servicio y subsidio, dando gracias a nuestro Dios que tanto nos ama.

Nota: Para la Liturgia de la Palabra, utilizo “Liturgia Cotidiana” de Ediciones San Pablo, para el estudio y comentario de la Palabra, utilizo los textos de la Biblia Nácar-Colunga, (SBNC) y/o Biblia de Jerusalén (SBJ),

(3) Para la Lectio Divina, Lectio Divina para cada día del año, de Giorgio Zevini y Pier Giordano Cabra (Eds.) y/o, Intimidad Divina, Fr. Gabriel de Santa M. Magdalena ocd,

(4) Santoral preparado por la Parroquia de la Sagrada Familia de Vigo.

Nota sobre la publicidad: La publicidad que pueda aparecer debajo de esta página, no es de responsabilidad de Caminando con Jesús. Este es un servicio gratuito, no recibe ningún tipo de ayuda económica y no la busca, gratuito hemos recibido mucho, gratuito queremos dar todo lo mejor que podamos, pero sin en esa publicidad no podría llegar hasta sus correos este servicio, que hoy ya llega a más de 19.000 correos.

 

Suscríbete a Misa Diaria

 

en  http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria/alta

o

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus/alta

O

Escribe a caminandoconjesus@vtr.net

 

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus 

http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria 

http://www.egrupos.net/grupo/montecarmelo

 

Por favor, no enviar cadenas, presentaciones que excedan en más de 1Mb, correos sin asunto (no se abre).  El correo cuenta con servicio automático para rechazar spam, y no recibe, correos reenviados o correos sin datos de quien los envía.

Si no desea seguir recibiendo este correo por favor avíseme para retirarlo del listado.

 

 

www.caminando-con-jesus.org     www.caminando-con-maria.org

caminandoconjesus@vtr.net

Contador Gratis

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

““-