DIARIA DE CAMINANDO CON JESUS

"La Eucaristía es fuente y culmen de toda la vida cristiana" (LG 11)

image001

Página de Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

18 años en Internet

La edición de la Misa Diaria, Reflexión Bíblica, Lectio Divina y Santoral, enviada por correo por sistema de grupos, es las más antigua de Internet, comenzó en el año 1998 y hoy llega a más de 23.500 suscriptores. Si desea suscribirse o comunicar algo, escriba al correo electrónico: caminandoconjesus@vtr.net  

Está permitido el re-envío, la copia y la publicación de esta página, solo ruego indicar el autor y las fuentes de origen.

Este subsidio está publicado todos los días en el WEB www.caminando-con-jesus.org en este ENLACE: MISA DIARA

Cantidad de visitas acumuladas desde el año 2003 al ENLACE Misa Diaria:   Contador Gratis 

Páginas WEB:                            www.caminando-con-jesus.org            www.caminando-con-maria.org

Suscriptores: 23.531

Fecha 06-05-2016

Edición Nº 4.669

LITURGIA DE LA HORAS

facebook

Para ver la Misa celebrada en la Parroquia María Virgen Madre de Madrid España, por los Franciscanos de María, Pinchar este link; MISA DIARIA POR VIDEO o en este linkhttp://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1

Mayo es muchos países el mes de María, aprovecho de invitar a visitar mi página WEB: www.caminando-con-maria.org

o este link: CAMINANDO CON MARIA y esta sección: REFLEXIONES Y LECTURA ESPIRITUAL PARA EL MES DE MARIA

 

Prefacio de Pascua.

ANTÍFONA DE ENTRADA Apoc 5, 9-10

Nos has redimido, Señor, por medio de tu sangre, de todas las familias, lenguas, pueblos y naciones, y has hecho de nosotros un reino sacerdotal para nuestro Dios. Aleluya.

ORACIÓN COLECTA

Señor Dios, escucha nuestras súplicas, para que la predicación del Evangelio extienda por todo el mundo la salvación prometida por tu Hijo, y todos los hombres alcancen la plenitud de la adopción filial, que él anunció dando testimonio de la verdad. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos

LECTURA Hech 18, 9-18

Lectura de los Hechos de los apóstoles.

Una noche, el Señor dijo a Pablo en una visión: “No temas. Sigue predicando y no te calles. Yo estoy contigo. Nadie pondrá la mano sobre ti para dañarte, porque en esta ciudad hay un pueblo numeroso que me está reservado”. Pablo se radicó allí un año y medio, enseñando la Palabra de Dios. Durante el gobierno del procónsul Galión en Acaya, los judíos se confabularon contra Pablo y lo condujeron ante el tribunal, diciendo: “Este hombre induce a la gente a que adore a Dios de una manera contraria a la Ley”. Pablo estaba por hablar, cuando Galión dijo a los judíos: “Si se tratara de algún crimen o de algún delito grave, sería razonable que los atendiera. Pero tratándose de discusiones sobre palabras y nombres, y sobre la Ley judía, el asunto les concierne a ustedes; yo no quiero ser juez en estas cosas”. Y los hizo salir del tribunal. Entonces todos se apoderaron de Sóstenes, el jefe de la sinagoga, y lo golpearon ante el tribunal. Pero a Galión todo esto lo tuvo sin cuidado. Pablo permaneció todavía un cierto tiempo en Corinto. Después se despidió de sus hermanos y se embarcó hacia Siria en compañía de Priscila y de Aquila. En Cencreas, a raíz de un voto que había hecho, se hizo cortar el cabello.

Palabra de Dios.

COMENTARIO: Pablo ha recibido una misión: predicar el Evangelio. Dios por su parte le promete que nadie le hará daño. Dar testimonio del Evangelio implica en ocasiones dificultades, sin embargo, Dios es siempre fiel a sus promesas.

SALMO Sal 46, 2-7

R. ¡El Señor es el Rey de toda la tierra!

O bien: Aleluya.

Aplaudan, todos los pueblos, aclamen al Señor con gritos de alegría;  porque el Señor, el Altísimo, es temible, es el soberano de toda la tierra. R.

Él puso a los pueblos bajo nuestro yugo, y a las naciones bajo nuestros pies; él eligió para nosotros una herencia, que es el orgullo de Jacob, su predilecto. R.

El Señor asciende entre aclamaciones, asciende al sonido de trompetas. Canten, canten a nuestro Dios, canten, canten a nuestro Rey. R.

ALELUYA Cfr. Lc 24, 46. 26

Aleluya. El Mesías debía sufrir, y resucitar de entre los muertos, para entrar en su gloria. Aleluya.

EVANGELIO Jn 16, 20-23

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

A la hora de pasar de este mundo al Padre, Jesús dijo a sus discípulos: “Les aseguro que ustedes van a llorar y se van a lamentar; el mundo, en cambio, se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero esa tristeza se convertirá en gozo. La mujer, cuando va a dar a luz, siente angustia porque le llegó la hora; pero cuando nace el niño, se olvida de su dolor, por la alegría que siente al ver que ha venido un hombre al mundo. También ustedes ahora están tristes, pero yo los volveré a ver, y tendrán una alegría que nadie les podrá quitar. Aquel día no me harán más preguntas”.

Palabra del Señor.

COMENTARIO: Mientras el mundo estará contento, los discípulos estarán con un agudo dolor, semejante a los del trabajo de parto. Es un dolor que parece superior a las fuerzas humanas. Sin embargo, la promesa de Jesús es superior a cualquier dolor, cuando lo volvamos a ver tendremos una alegría que nadie nos podrá quitar nunca.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Señor Dios, recibe con misericordia la ofrenda de tu familia, para que bajo tu protección no pierda los dones recibidos y alcance los bienes eternos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Rom 4, 25

El Señor Jesús fue entregado por nuestros pecados y resucitado para nuestra justificación. Aleluya.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, protege siempre con amor de Padre al pueblo que has salvado por la pasión de tu Hijo, y se alegra con su resurrección. Él que vive y reina por los siglos de los siglos.

 

REFLEXIÓN BÍBLICA

 

“y tendrán una alegría que nadie les podrá quitar”

Jn 16, 20-23a

Autor: Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

 

1.    USTEDES ESTARÁN TRISTES, PERO ESA TRISTEZA SE CONVERTIRÁ EN GOZO

Dice Jesús: “Les aseguro que ustedes van a llorar y se van a lamentar; el mundo, en cambio, se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero esa tristeza se convertirá en gozo”

Jesús, hace una referencia ilustrativa de la tristeza y gozo que van a tener por su muerte y resurrección, diciendo: La mujer, cuando va a dar a luz, siente angustia porque le llegó la hora…. esta ilustración la hace con la comparación, tan usual en el Antiguo Testamento expresada en el Libro de Isaías, 66, 7.14, que dice: “¡Antes que estuviese de parto, dio a luz un hijo! ¡Antes que le viniesen los dolores, dio a luz un Varón!.... seréis traídos sobre la cadera, y sobre las rodillas seréis acariciados. Como aquel a quien su madre consuela, Así os consolaré yo a vosotros…… Vosotros lo veréis, y se Alegrará vuestro Corazón; vuestros huesos Florecerán como la hierba. Se Dará a conocer que la mano del Señor está con sus siervos, pero su Indignación está con sus enemigos”.

En la frase de Jesús, puede haber sugerencias mesiánicas, ya que él les dice que ahora tienen tristeza por el anuncio de su muerte; pero a la hora de la resurrección, pues se verán mutuamente en las apariciones siguientes a la resurrección, tendrán gozo. Precisamente san Lucas, describiendo la aparición de Jesús resucitado a los Once, dirá que casi no creían en fuerza del gozo -san Lucas 24:41; Mateo 28:8 -, y será tan profundo y definitivo, que tendrán una alegría que nadie les podrá quitar.  Y con gozo poseerán la plenitud de la fe total, fuerte e indestructible.

En la vida de Jesús, encontramos la amargura que nos produce el recordar su muerte en Semana Santa, sin embargo nos llenamos de alegría, al amanecer del domingo de resurrección. Tal como nos dijo Jesús: También ustedes ahora están tristes, pero yo los volveré a ver, y tendrán una alegría y, nadie les podrá arrebatar ese gozo.

2.    DICE JESÚS: AQUEL DÍA NO ME HARÁN MÁS PREGUNTAS.

Estas son promesa que hizo Jesús y, son de optimismo. La revelación más clara de la promesa que les hace a los apóstoles es que será en aquel día. La frase es de tipo profético, y se refiere a un período, como se relata en Hechos 2,17 que dice: “Sucederá en los últimos Días, dice Dios, que derramaré de mi Espíritu sobre toda carne. Vuestros hijos y vuestras hijas Profetizarán, vuestros Jóvenes Verán visiones, y vuestros ancianos Soñarán sueños”. Este se inaugura en Pentecostés. No se refiere a los cuarenta días en que, después de resucitado, les habló del reino (Hech c.3; Jn 21:12). Es todo el período que comienza en Pentecostés, para continuarse indefinidamente.

Muchas veces, Jesús tuvo que hablar en forma figurada, en parábolas y todo tipo de lenguaje figurado o sapiencial. La grandeza del tema y la rudeza de ellos en algunos casos, hizo a Jesús utilizar este sistema pedagógico. Pero en aquel día ya les hablará claramente del Padre. El Espíritu Santo, que les enviará, les iluminará de tal manera que no necesitarán preguntarle nada, porque estarán suficientemente ilustrados, por las luces del Espíritu, para conocer óptimamente al Padre. Se cumple así lo del profeta: “Vienen días en que no tendrán que enseñarse unos a otros, diciendo: Conoced al Señor, sino que todos me conocerán, desde los pequeños hasta los grandes”. (Jeremías 31:31-34).

3.    TENDRÁN UNA ALEGRÍA QUE NADIE LES PODRÁ QUITAR

Así es nuestra vida de cristianos, orientada a las alegría pascuales, pero antes, previamente, debemos pasar por tristezas y penas, los sufrimientos de Calvario. Jesús se los hizo saber a sus discípulos, se los repitió en diversas oportunidades y de distintas formas, es decir con distintas palabras, pero siempre con claridad, como en este fragmento del Evangelio: ““Les aseguro que ustedes van a llorar y se van a lamentar; el mundo, en cambio, se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero esa tristeza se convertirá en gozo.”. Es decir, tristes, pero del mismo modo, con mucha esperanza, pues Jesús les promete la alegría y que esa tristeza se convertirá en gozo y los volverá a ver, y por eso  “tendrán una alegría que nadie les podrá quitar”

El Evangelio, es la Buena Noticia, es el mensaje de alegría, que nos invita a vivir en el amor del que nos amó primero. Y este amor, el mismo amor de Cristo, ha sido infundido en nuestros corazones por el Espíritu Santo.

4.    NUESTRA TAREA APOSTÓLICA DEBE ESTAR ANUNCIADA POR LA ALEGRÍA

Seamos apóstoles alegres, no olvidemos que todos estamos llamados al anuncio del Evangelio en primera persona, según nuestras capacidades y posibilidades. Tenemos la convicción de que el Evangelio es un mensaje de alegría. El mismo Cristo es el Evangelio, la Noticia eficaz, la buena, la alegre que llena nuestras existencias.

Es así como nuestra tarea apostólica debe estar anunciada por la alegría. Un anuncio apagado, triste, sin vida ni entusiasmo, no es capaz de mostrar la esencia del mensaje cristiano. Es de este modo, como en nuestro apostolado debe brotar de la alegría profunda que nace del corazón convertido y entregado al servicio del Padre.

Recordemos a nuestra Santísima Virgen María cuando va a visitar a su prima Isabel, ella lo hace entusiasmada por el amor y el auxilio a su pariente que esta encinta y así de este modo se convierte en un gran testimonio de alegría, Isabel experimenta en su corazón la alegría que ve en María y le dice: Dichosa la que ha creído que se cumplirá lo que se le dijo de parte del Señor.

El Señor les Bendiga

     Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

PARA LA LECTIO DIVINA  (3)

 

SEGUIMOS CON LA ALEGRÍA.

En las palabras que aquí pronuncia Jesús subyace la idea del sufrimiento misionero como condición necesaria y lugar privilegiado de la alegría eclesial. De esta alegría fue maestro y protagonista el apóstol Pablo. En medio de las persecuciones que le vienen a causa de la predicación del Evangelio, afirma: «Estoy lleno de consuelo y sobreabundo de gozo en todas nuestras tribulaciones» (2 Cor 7,4). Siguiendo su ejemplo, los convertidos acogen «la Palabra con gozo del Espíritu Santo en medio de muchas tribulaciones» (1 Tes 1,6). Los ministros de la Palabra están «como tristes, pero siempre alegres; como pobres, aunque enriquecemos a muchos; como quienes nada tienen, aunque todo lo poseemos» (2 Cor 6,10).

Hoy como ayer, quien se compromete en el inmenso y minado campo de la difusión de la Palabra, en la tarea misionera, seguramente encontrará grandes tribulaciones, pero tiene garantizada la alegría. Se trata de la alegría que procede de poner en el mundo un «hombre nuevo», de ver reconstruidas a personas destruidas, de volver a dar sentido y vitalidad a vidas marchitas y apagadas, de ver aparecer la sonrisa en rostros sin esperanza. Es la alegría de ver aparecer la vida allí donde sólo había ruinas. Ese es el milagro de la misión. ¿Por qué no superar el miedo al fracaso, para gozar de esta segurísima alegría, garantizada a los apóstoles generosos?

ORACION (3)

 

Hoy me doy cuenta, Señor, de que mi escaso compromiso con la misión puede proceder asimismo del temor al fracaso. Es preciso poner la cara, con el peligro de alcanzar resultados escasos e incluso irrisorios. Me doy cuenta también, Señor, de que no siento compasión por mi prójimo, que camina en su cómodo, aunque insano, cenagal. Y me pregunto si he experimentado de verdad tu amor, si conozco de verdad tu amor por mí, tu compasión por mí, lo que has hecho por mí. ¿Es ésa, Señor, la razón por la que me encuentro a menudo árido y triste? ¿Es ésa la razón de que no conozca las alegrías que proporciona ver reflorecer la vida? ¿Se debe a eso que me sienta cansado y resignado?

Concédeme, Señor, un corazón grande, lleno de compasión, que me mueva a llevar tu vida a mi prójimo. Muéstrame, más allá de tanto bienestar y despreocupación, la profunda necesidad que hay en tantas personas de algo más y mejor: la necesidad de ti. Ayúdame a superar mi aridez, para llevar un poco de alegría, para que también en mí vuelva a florecer tu alegría.

SANTORAL (4)

 

SAN PEDRO NOLASCO

En el siglo XIII aparece viviendo en Barcelona un rico joven de estirpe del Languedoc, que admira a todos por su ejemplar conducta moral, su religiosidad y su espíritu de caridad, y que organiza una especie de pequeña cofradía consagrada a la redención de cautivos de la morisma. Se llamaba Pedro Nolasco; se dice que ha nacido unos veinte años antes, de padres nobles, en el Mediodía de Francia, en una finca cerca de Carcasona, y que vino a Cataluña al quedar huérfano, pues algunos de sus familiares eran albigenses y la infausta herejía que tan lamentablemente estaba extendida en su país y le causaba gran  repugnancia.

Otros dicen con argumentos muy sólidos que era natural de Barcelona, nacido en el seno de una de las ricas familias procedentes de tierra francesa establecidas en el llano del Norte de la ciudad, cobijado desde entonces por el patronazgo de San Martín de Tours y llamado Sant Martí dels Provençals.

FORMACION RELIGIOSA

Formado religiosamente en un monasterio cisterciense francés o en Cataluña, según las diversas hipótesis de los biógrafos, la vida del joven Nolasco se mostraba saturada de pureza angelical, de fervor devoto, de afecto filial a la Virgen Santísima, de compasión con los pobres y enfermos, a los que auxiliaba con abundantes limosnas y asistía personalmente, sobre todo en el hospital de Santa Eulalia.

Paulatinamente fue penetrando Nolasco en el conocimiento de la tragedia de los cautivos cristianos y de su magnitud. Tragedia enorme para ellos y para nuestro país, aquel cautiverio de mucha de su gente en manos de los musulmanes, lejos del hogar propio, y una gran parte lejos de la patria...

LA TRAJEDIA DE LOS CAUTIVOS

Nolasco se iba haciendo testigo del duelo de las madres que lloraban a sus hijos prisioneros, oía contar historias terribles de sufrimientos, do torturas... y también de apostasías. Se trataba de la tribulación de los cuerpos y del peligro de las almas. Por esto surgió en él una idea, que poco a poco se convirtió en su aspiración obsesionante: la de consagrarse a la liberación de cautivos; y buscó colaboradores que le acompañasen en sus entusiasmos. Un buen puñado de piadosos varones, algunos ricos y nobles, se pusieron a sus órdenes. Y desde entonces se preocupó cada día más de la realización de su empresa redentora.

Muy pronto, pasando de los proyectos a las obras, organizó diversas escaramuzas en tierras de moros, para librar de sus garras a cuantos desgraciados prisioneros fuese posible. Armando barcos adrede, con la cooperación pecuniaria o personal de sus adheridos, fue a Mallorca, Valencia, Murcia; y a fuerza de mucho dinero, y a través de tormentas en el mar, insultos de los infieles y azares peligrosísimos, logró que centenares de cristianos recobrasen la libertad deseada. En cierta ocasión, Barcelona le vio llegar al puerto con trescientos hombres semidesnudos, hambrientos, cubiertos de llagas y cicatrices...

SU FORTUNA NO LE ALCANZA

El derrame de limosnas y los dispendios de tamañas hazañas, agotaron la fortuna de Pedro Nolasco. Y su corazón tuvo que preguntarse cómo iba a ser posible la prosecución de la modesta cruzada liberadora. ¿Acaso podría continuarse con multiplicadas aportaciones de otros, si no le vieren a él contribuir con sus propios recursos? Pero no temió el fracaso. Se había puesto bajo la protección de la Reina del Cielo, y confió serenamente en su bondad maternal. Y fue, realmente, la Madre celeste la que le trajo el gran socorro. El día 1º de agosto de 1218, festividad de San Pedro prisionero, se le apareció y le manifestó que sería muy del agrado de su Hijo y suyo que fundase una Orden religiosa con el título de Nuestra Señora de la Merced para la redención de cautivos, prometiéndole su asistencia.

Persuadido Pedro Nolasco de la voluntad de Dios en fuerza de esta visión, de cuya objetividad no le cupo la menor duda, sólo se preocupó de deliberar los medios para la ejecución de lo que María acababa de indicarle.

RAIMUNDO DE PEÑAFORT

Ante todo acudió a consultar a persona de tan alta prudencia como Raimundo de Peñafort, canónigo penitenciario, el cual recibió con emoción y sumo interés la noticia que Nolasco le daba y desde aquel día se hizo como cosa suya la Orden, por lo que se le llama justificadamente su segundo fundador. Obtenido tan importante beneplácito, se fue Nolasco a visitar al Rey Jaime 1 el Conquistador, que le recibió con no menor afecto, hasta el punto que inmediatamente dio las órdenes oportunas para el caso. Y el día de San Lorenzo, el Monarca, acompañado de toda su corte y de las autoridades de Barcelona, se encaminó a la Catedral, donde Raimundo subió al púlpito y explicó al pueblo allí congregado el alcance de la ceremonia que se iba a celebrar: la de la fundación de la Orden de la Merced.

IMPOSICION DEL HABITO

El Obispo de la Diócesis, Berenguer de Palou, vistió el hábito y el escapulario de la nueva Orden a Nolasco y otros, aceptando de ellos los tres votos ordinarios y un cuarto voto especial, por el cual se obligaban, no solamente a buscar limosnas para la redención de cautivos, sino también a quedarse prisioneros por el rescate de los otros, cuando fuere necesario. Jaime I en persona acompañó a los investidos a su Palacio, del cual les cedió una parte para que instalasen su primer convento.

No pasó mucho tiempo sin que fuese preciso hacer un convento nuevo: tantos fueron los que solicitaron el ingreso, algunos pertenecientes a la nobleza más ilustre. Entonces se determinó establecerlo junto a la iglesia de Santa Eulalia, cerca del mar, en el sitio en que se sitúan hoy la Basílica de la Merced y la Capitanía General de Cataluña. Ni tampoco tardó Nolasco en tener el consuelo de ver dilatada su familia religiosa con otras Casas, en muchas poblaciones catalanas y aragonesas.

LA PRIMERA EXPEDICION

La primera expedición organizada por el Santo como dirigente de la Orden fue hacia el reino de Valencia, ocupado todavía por los sarracenos. Poniéndose personalmente al frente de la misma y empleando los métodos previstos, liberó a muchos cristianos. A otros tantos, asimismo, en una segunda incursión, en el reino de Granada. Después de las conquistas de Valencia, Mallorca y Murcia por el Rey Don Jaime, ya no hubo problema de redenciones en tales reinos. Hubo sí en ellos fundaciones de conventos mercedarios, por voluntad del mismo Rey, para que sirvieran de focos de irradiación espiritual y de impulso de la redención en la que no ha cesado la Orden: la de las almas. Más adelante pasó Nolasco con algunos de sus frailes a Berbería, donde pudo satisfacer su sed de padecer por Cristo, si ella no hubiera sido insaciable; porque, además de las fatigas que sufrió, fue encerrado en una mazmorra, cargado de cadenas, tratado con crueldad y repetidamente puesto en peligro de muerte. A fuerza de todos estos tormentos y otros sacrificios, pudo llevarse cautivos en número muy considerable.

RENUNCIA A SU CARGO

Poco tiempo más tarde, reunió el Santo a sus religiosos para anunciarles su dimisión del cargo de Padre general y su propósito de vivir el resto de su vida como simple fraile; pero ninguno aceptó la renuncia, y lo más que logró fue que eligiesen un Vicario, en el cual resignó todo lo honorífico, reservándose para sí únicamente el cuidado de distribuir las caridades. Cargado de achaques, no por esto dejó de aumentar sus penitencias. Se tenía por el más insignificante.

Es difícil ser más humilde que lo fue él. Firmaba las cartas «Pedro Nolasco, siervo inútil e indigno», o también: «Pedro Nolasco, desecho del mundo». Y como le dijesen que estos títulos parecían ridículos, respondía que la firma debía expresar lo que somos y que él se calificaba tal como juzgaba ser.

En su última enfermedad sufrió largos y vivos padecimientos, durante los cuales no perdió jamás su habitual dulzura. Sintiendo que se acercaba su hora suprema, reunió a los religiosos de la Casa, recibió los Sacramentos con fervor y se entregó después a la más alta contemplación. Falleció en Nochebuena, con una suavidad inefable, iluminado su rostro por una sonrisa verdaderamente navideña.

Jesús Marti Ballester

 

FUENTES DE LA PAGINA

ESTA PERMITIDO EL RE-ENVIO, LA COPIA Y LA PUBLICACIÓN DE ESTA PAGINA, SOLO NO OLVIDE DE INDICAR EL AUTOR Y LAS FUENTES DE ORIGEN

 

La Página de la Misa Diaria, está preparada y es enviada por Pedro S. A. Donoso Brant ocds, desde Santiago de Chile, como un servicio de apostolado, amor por Nuestro Señor Jesucristo y por la Iglesia. Les ruego su oración, para que pueda mantenerse este servicio y subsidio, dando gracias a nuestro Dios que tanto nos ama.

Nota: Para la Liturgia de la Palabra, utilizo “Liturgia Cotidiana” de Ediciones San Pablo, para el estudio y comentario de la Palabra, utilizo los textos de la Biblia Nácar-Colunga, (SBNC) y/o Biblia de Jerusalén (SBJ),

(3) Para la Lectio Divina, Lectio Divina para cada día del año, de Giorgio Zevini y Pier Giordano Cabra (Eds.) y/o, Intimidad Divina, Fr. Gabriel de Santa M. Magdalena ocd,

(4) Santoral preparado por la Parroquia de la Sagrada Familia de Vigo.

 

 

Suscríbete a Misa Diaria

 

en  http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria/alta

o

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus/alta

O

Escribe a caminandoconjesus@vtr.net

 

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus 

http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria 

http://www.egrupos.net/grupo/montecarmelo

 

Por favor, no enviar cadenas, presentaciones que excedan en más de 1Mb, correos sin asunto (no se abre).  El correo cuenta con servicio automático para rechazar spam, y no recibe, correos reenviados o correos sin datos de quien los envía.

Si no desea seguir recibiendo este correo por favor avíseme para retirarlo del listado.

 

 

www.caminando-con-jesus.org     www.caminando-con-maria.org

caminandoconjesus@vtr.net

Contador Gratis

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

““-