MISA DIARIA DE CAMINANDO CON JESUS

"La Eucaristía es fuente y culmen de toda la vida cristiana" (LG 11)

image001

Página de Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

18 años en Internet

La edición de la Misa Diaria, Reflexión Bíblica, Lectio Divina y Santoral, enviada por correo por sistema de grupos, es las más antigua de Internet, comenzó en el año 1998 y hoy llega a más de 23.500 suscriptores. Si desea suscribirse o comunicar algo, escriba al correo electrónico: caminandoconjesus@vtr.net  

Está permitido el re-envío, la copia y la publicación de esta página, solo ruego indicar el autor y las fuentes de origen.

Este subsidio está publicado todos los días en el WEB www.caminando-con-jesus.org en este ENLACE: MISA DIARA

Cantidad de visitas acumuladas desde el año 2003 al ENLACE Misa Diaria:   Contador Gratis 

Páginas WEB:                            www.caminando-con-jesus.org            www.caminando-con-maria.org

Suscriptores: 23.543

Fecha 09-07-2016

Edición Nº 4.663

Ciclo C

Semana XIV

LITURGIA DE LA HORAS

facebook

Para ver la Misa celebrada en la Parroquia María Virgen Madre de Madrid España, por los Franciscanos de María, Pinchar este link; MISA DIARIA POR VIDEO o en este linkhttp://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1

JULIO MES DEL CARMEN, NOVENA Y OTROS TEMAS EN ESTE LINK: DEDICADO A LA VIRGEN DEL CARMEN

 

ANTÍFONA DE ENTRADA     

Tú eres feliz, Virgen María, porque llevaste en tu seno al Creador del universo. Engendraste a tu Creador, y permaneces virgen para siempre.

ORACIÓN COLECTA 

Dios misericordioso, ven en ayuda de nuestra debilidad, para que al celebrar a la Virgen María, Madre de Dios, por su poderosa intercesión nos libres de todo mal. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

LECTURA    Is 6, 1-8

Lectura del libro de Isaías.

El año de la muerte del rey Ozías, yo vi al Señor sentado en un trono elevado y excelso, y las orlas de su manto llenaban el Templo. Unos serafines estaban de pie por encima de él. Cada uno tenía seis alas: con dos se cubrían el rostro, y con dos se cubrían los pies, y con dos volaban. Y uno gritaba hacia el otro: “¡Santo, santo, santo es el Señor de los ejércitos! Toda la tierra está llena de su gloria”. Los fundamentos de los umbrales temblaron al clamor de su voz, y la Casa se llenó de humo. Yo dije: “¡Ay de mí, estoy perdido! Porque soy un hombre de labios impuros, y habito en medio de un pueblo de labios impuros; ¡y mis ojos han visto al Rey, el Señor de los ejércitos!”. Uno de los serafines voló hacia mí, llevando en su mano una brasa que había tomado con unas tenazas de encima del altar. Él le hizo tocar mi boca, y dijo: “Mira: esto ha tocado tus labios; tu culpa ha sido borrada y tu pecado ha sido expiado”. Yo oí la voz del Señor que decía: “¿A quién enviaré y quién irá por nosotros?”. Yo respondí: “¡Aquí estoy: envíame!”.

Palabra de Dios.

COMENTARIO: Dios llama a Isaías para confiarle una misión. Llamado y misión están muy unidos, por lo que podemos fácilmente hablar de la vocación de Isaías, que a su vez implica una tarea y un compromiso por cumplir en nombre de Dios.

SALMO          Sal 92, 1-2. 5

R. ¡Reina el Señor, revestido de majestad!

¡Reina el Señor, revestido de majestad! El Señor se ha revestido, se ha ceñido de poder. El mundo está firmemente establecido: ¡no se moverá jamás! R.

Tu trono está firme desde siempre, tú existes desde la eternidad. Tus testimonios, Señor, son dignos de fe, la santidad embellece tu Casa a lo largo de los tiempos. R.

ALELUYA   1Ped 4, 14

Aleluya. Felices si son ultrajados por el nombre de Cristo, porque el Espíritu de gloria, el Espíritu de Dios, reposa sobre ustedes. Aleluya.

EVANGELIO   Mt 10, 24-33

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a sus apóstoles: “El discípulo no es más que el maestro ni el servidor más que su dueño. Al discípulo le basta ser como su maestro y al servidor como su dueño. Si al dueño de casa lo llamaron Belzebul, ¡cuánto más a los de su casa! No los teman. No hay nada oculto que no deba ser revelado, y nada secreto que no deba ser conocido. Lo que yo les digo en la oscuridad, repítanlo en pleno día; y lo que escuchen al oído, proclámenlo desde lo alto de las casas. No teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. Teman más bien a aquél que puede arrojar el alma y el cuerpo al infierno. ¿Acaso no se vende un par de pájaros por unas monedas? Sin embargo, ni uno solo de ellos cae en tierra, sin el consentimiento del Padre de ustedes. También ustedes tienen contados todos sus cabellos. No teman entonces, porque valen más que muchos pájaros. Al que me reconozca abiertamente ante los hombres, yo lo reconoceré ante mi Padre que está en el cielo. Pero yo renegaré ante mi Padre que está en el cielo de aquél que reniegue de mí ante los hombres”.

Palabra del Señor.

COMENTARIO; Tres veces repite Jesús que no tengan miedo, pues la causa de la Buena Noticia no es una causa perdida ni un proyecto humano, sino el proyecto de Dios. Él da fortaleza y confianza a lo que se comprometen con su causa.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS 

Señor, al conmemorar a la Madre de tu Hijo, te pedimos que, gracias a este sacrificio, nos conviertas bondadosamente en una ofrenda eterna. Por Jesucristo nuestro Señor.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN         Lc 1, 49

El todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas. Su nombre es santo.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, después de haber participado de la redención eterna, en esta conmemoración de la Madre de tu Hijo, te pedimos que podamos participar de la plenitud de tu gracia y experimentar cada día más los efectos de tu salvación. Por Jesucristo nuestro Señor.

 

  REFLEXIÓN BÍBLICA

 

“No teman”

Mt 10, 24-33 

Autor: Pedro Sergio Antonio Donoso Brant


1.  EL DISCÍPULO NO ES MÁS QUE EL MAESTRO NI EL SERVIDOR  MÁS QUE SU DUEÑO. 

Jesús dijo a sus apóstoles: El discípulo no es más que el maestro ni el  servidor más que su dueño. Al discípulo le basta ser como su maestro y al  servidor como su dueño. Jesús, quiere fortalecer a sus apóstoles, los que no  deben temer, para esto les entrega una gran motivación, les establece que  tendrán su misma suerte, y la misma seguridad absoluta de su triunfo.  A los apóstoles, les sucederá lo mismo que a Jesús, habrá reacciones hostiles  contra ellos, recibirán calumnias al igual que a su Maestro. Jesús les dice: Si  al dueño de casa lo llamaron Belzebul, ¡cuánto más a los de su casa!  Importante expresión de Jesús, ya que el dueño de casa es Dios, (Mt 13:27;  20:11; 21:33). Al proclamarse Jesús el dueño de la casa y ser ésta Israel, se  seguiría que Jesús se estaba proclamando Dios (Heb 3:1-6). Así, pues, no  deben temer ni a los que los van a perseguir ni a los que puedan matarlos. A  los primeros, porque el Evangelio ha de ser predicado por ellos. Y el  Evangelio ha de oírse y triunfar. 

2.  NO TEMAN. 

“No hay nada oculto que no deba ser revelado, y nada secreto que no deba  ser conocido. Lo que yo les digo en la oscuridad, repítanlo en pleno día; y lo  que escuchen al oído, proclámenlo desde lo alto de las casas”.  En aquel tiempo, en las sinagogas judías, el lector del texto hebreo no  hablaba en voz alta ni se dirigía a los asistentes, sino que lo hacía un  intermediario, que repetía al pueblo, en voz alta y en arameo, todo lo que el  lector decía junto a él en voz baja. También era costumbre que los viernes  por la tarde, el ministro de la sinagoga subía a lo más alto de la localidad y  desde allí hacía sonar la trompeta para advertir a los trabajadores que se  recogiesen de sus trabajos a tiempo, antes de comenzar el reposo sabático.  Sin embargo, los apóstoles oyeron a Jesús directamente, fueron privilegiados,  entonces deben hacer lo mismo, decirlo de tal modo que llegue el Evangelio a  todos, incluso a los que pueden matarles, y les dice que; No teman a los que  matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. El alma es inmortal,  creencia definitiva del judaísmo ortodoxo contra los saduceos. La idea de  aniquilamiento del alma era totalmente ajena a la teología judía. De este  modo Jesús afirma: Teman más bien a aquel que puede arrojar el alma y el  cuerpo al infierno. 

3.  NO TEMAN ENTONCES, PORQUE VALEN MÁS QUE MUCHOS  PÁJAROS

El maestro, con gran pedagogía, les dice: ¿Acaso no se vende un par de  pájaros por unas monedas? Y, con todo eso, sin embargo, ni uno solo de ellos  cae en tierra, sin el consentimiento del Padre de ustedes. Y luego les dice;  También ustedes tienen contados todos sus cabellos. Lucas (Lc 21:18) agrega  además: “pero no se perderá un solo cabello de vuestra cabeza”. Esta  indicando así la providencia de Dios, y San Pablo habla en términos  semejantes (Hech 27:34)  Dice Jesús: No teman entonces, porque valen más que muchos pájaros. De  este modo extiende su privilegio sobre los hombres, y más aún sobre ellos,  que son sus apóstoles.  Y, en verdad, lo que ha sido vendido como esclavo del pecado lo ha rescatado  Cristo de la Ley. Así pues, lo que ha sido vendido es el cuerpo y el alma.  Aquel al que ha sido vendido es el pecado, puesto que Cristo nos ha  rescatado del pecado y es redentor del alma y del cuerpo.  Por consiguiente, los que venden un par de pájaros por muy poco dinero se  venden a mismos al pecado al precio más bajo. Estos han nacido para volar  y deben elevarse al cielo con alas espirituales. Sin embargo, por ser esclavos  del precio de los placeres presentes y estar vendidos al lujo del mundo, con  esos comportamientos regatean sólo consigo mismos. (Hilario de Poitiers,  Cornmentario a Matteo, Roma 1988, pp. 126-128). 

4.  AL QUE ME RECONOZCA ABIERTAMENTE ANTE LOS HOMBRES,  YO LO RECONOCERÉ ANTE MI PADRE QUE ESTÁ EN EL CIELO

Por tanto, que no teman. Si el perseguidor triunfa sobre el cuerpo, es que el  Padre lo ha permitido, y tal trato es sólo una forma misteriosa del cuidado del  Padre .Sin embargo nos advierte que a lo único que debemos temer, es a no  confesarle delante de los hombres, entonces les dice: Al que me reconozca  abiertamente ante los hombres, yo lo reconoceré ante mi Padre que está en  el cielo. Pero yo renegaré ante mi Padre que está en el cielo de aquel que  reniegue de ante los hombres. El contexto hace ver que la confesión de  Jesús es veredicto inapelable que el Padre ratifica definitivamente. Así es  como el martirio es presentado con efecto de ir a dar testimonio por él.  Pidamos al Señor, no avergonzarnos nunca de él, sepamos reconocer el  honor que tenemos de ser sus apóstoles, sus enviados y cumplamos  fielmente la misión de dar a conocer por todo el mundo a Nuestro Señor  Jesucristo. 

5.  TRANSMITAMOS LO QUE JESÚS NOS ENSEÑÓ, COMO LES  ENSEÑO A SUS APÓSTOLES

Somos apóstoles del Señor, y nuestra misión es darlo a conocer, y cuando  decimos fielmente, decimos que debemos vivir como apóstol, esto es actuar  como tal, ante todos, ante el mundo, sin temor de nuestra misión, porque lo  que estamos predicando es el Evangelio, y esta predica se hace en toda y  cualquier circunstancia, y ante toda consecuencia.  Es así, como si estamos interesados en salvar al mundo, transmitamos lo que  Jesús nos enseñó, como les enseño a sus apóstoles y como ellos a modo de  gran ejemplo, lo hicieron, proclamando sin temor, rechazando la injusticia. Hagámoslo entonces abiertamente, con decisión, comprendamos la valentía de los apóstoles amigos de Jesús.

A través de estos 2000 años, vidas  ejemplares y santos que tuvieron la convicción de no tener temor de perder  la vida terrenal, y todo lo hicieron por la vida eterna.  Valentía en transmitir y promover nuestra fe, es los que nos pide Jesús, con  mucha confianza en Dios, sin abandono de él, somos apóstoles del Señor, nos  envió para dar a conocer a su Hijo y por nuestro fiel testimonio de Jesús,  ahora aquí en la tierra, Cristo declarará en nuestro favor ante el Padre que  está en el Cielo. 

La paz del Señor viva em sus corazones

Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

 

PARA LA LECTIO DIVINA  (3)

 

“AQUÍ ESTOY YO, ENVÍAME”.

La sociedad del «tener más» margina cada vez más a Dios mediante una serie de mecanismos que tienen que ver con el placer a cualquier precio, por cualquier medio. Ropa, dinero, servicios, experiencias: todo se ofrece en el gran supermercado del mundo. Sin embargo, el hombre, antes que perseguir la paz del corazón, experimenta un gran vacío, amplificado precisamente por estar abrumado por bienes de fortuna. Si no quiere morir de asfixia espiritual, ha llegado el tiempo de invertir por completo su marcha.

«Buscad a Dios y viviréis», advierte el profeta Amós. Y los ángeles de la natividad cantan: «Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor». Lo que el corazón (mucho más que la mente) debe comprender es el hecho de que, si busco la gloria del Señor en mi obrar, si mi ojo interior se abre a contemplarle, a querer obrar por amor a él, llego también a la paz. Si, en cambio, busco mi paz adhiriéndome a este mercado de propuestas consumistas apoyadas por el psicologismo, me pierdo en callejones sin salida, donde se encuentran dispuestos a sofocarme miedos cada vez más insurrectos.

Ahora bien, para que busque yo la gloria del Señor y sepa descubrirla por doquier -en la flor apenas entreabierta, en el cielo poblado de estrellas, en el rostro amigo, en el día alegre y en el cansado- necesito dejarme purificar. El Señor sabe de quién y de qué servirse para que yo no esté bajo el dominio del egoísmo, sino de la gloria de Dios. El otro elemento fundamental es que reciba el repetido: «No tengáis miedo». En un mundo profundamente turbado, absorber el «no tengáis miedo» en los ámbitos más profundos del ser me hace adquirir confianza, solidez, soltura, incluso en orden al apostolado. Diré con Isaías: «Aquí estoy yo, envíame».

ORACION (3)

 

Señor, sabes que me atrae el placer y que tiendo a cambiarlo por la alegría y por la paz que necesito. Te suplico, en medio de la corrupción del gran mercado en que vivo, que me hagas dejarme purificar por ti no sólo los labios, como Isaías, sino en lo profundo del corazón.

Ayúdame a aceptar aquello de que tú quieres servirte para realizar esta necesaria purificación. Espabílame en el combate espiritual contra las pasiones, para que desee y anhele, en todo, tu gloria y no las mezquinas satisfacciones de mi egoísmo. Y que tu «no tengáis miedo» sostenga esta voluntad mía un día tras otro.

Si tú me persuades de que buscar tu gloria significa obtener asimismo la paz del corazón, viviré mejor estos mis breves días y los viviré en plenitud: no replegado en mí mismo, sino entregado al anuncio de esta paz, de esta alegría, también a mis hermanos. Purifícame, Señor, fortifícame y, después... “aquí estoy yo, envíame”.

 

SANTORAL (4)

 

Agustín Zhao Rong y ciento diecinueve compañeros, mártires en China

Grupo formado por obispos, presbíteros, religiosos y religiosas de varias congregaciones, y laicos

El Evangelio se anunció en China en el siglo V. Al inicio del VII, se erigió allí la primera iglesia. Bajo la dinastía Tang (618-907) la comunidad de cristianos fue floreciente. En el siglo XIII la comprensión del pueblo chino y de sus culturas, que tuvieron notables misioneros como Juan de Montecorvino, hizo que se pudiera dar impulso a la primera misión católica en el «Reino del medio» con sede episcopal en Vejen.

No es de extrañar que, especialmente en la época moderna (es decir, desde el siglo XVI, cuando las comunicaciones entre Oriente y Occidente comenzaron a ser, en cierto modo, más frecuentes), haya existido por parte de la Iglesia católica el deseo de llevar a este pueblo la luz del Evangelio, a fin de que ésta enriqueciese aún más el tesoro de tradiciones culturales y religiosas tan ricas y profundas.

Así, a partir de las últimas décadas del siglo XVI, varios misioneros católicos fueron enviados a China: se habían elegido con gran esmero personas como Matteo Ricci y otros, teniendo en cuenta, además de su espíritu de fe y amor, sus capacidades culturales y sus cualidades en diversos campos de la ciencia, en especial de la astronomía y las matemáticas. De hecho, gracias a estos y al aprecio que demostraron los misioneros por el notable espíritu de investigación de los estudiosos chinos, pudieron establecerse relaciones de colaboración científica muy provechosas. Estas sirvieron a su vez para abrir muchas puertas, incluso las de la corte imperial, y para entablar así relaciones muy útiles con varias personas de grandes capacidades. La calidad de la vida religiosa de estos misioneros indujo a no pocas personas de alto nivel a sentir la necesidad de conocer mejor el espíritu evangélico que los animaba. A finales del siglo XVI y primeros del XVII, fueron numerosos los que, una vez adquirida la debida preparación, pidieron el bautismo y llegaron a ser cristianos fervientes, manteniendo siempre con justo orgullo su identidad de chinos y su cultura. En aquel período el cristianismo se vio como una realidad que no se oponía a los más altos valores de las tradiciones del pueblo chino, ni se ponía por encima de ellos, sino que los enriquecía con una nueva luz y una nueva dimensión.

Gracias a las óptimas relaciones existentes entre algunos misioneros y el mismo emperador K'ang Hsi, y a los servicios que estos prestaron para restablecer la paz entre el «zar» de Rusia y el «hijo del cielo», o sea el emperador, este promulgó en 1692 el primer decreto de libertad religiosa, en virtud del cual todos sus súbditos podían seguir la religión cristiana y todos los misioneros podían predicarla en sus vastos dominios. Como consecuencia, la acción misionera y la difusión del mensaje evangélico se desarrollaron notablemente y fueron muchos los chinos que, atraídos por la luz de Cristo, pidieron recibir el bautismo.

Pero, desgraciadamente, la complicada cuestión de los «ritos chinos» irritó sobremanera al emperador K'ang Hsi, y preparó la persecución (fuertemente influenciada por la del vecino Japón), que, de manera abierta o solapada, violenta o velada, se extendió prácticamente con sucesivas oleadas desde la primera década del siglo XVII hasta el siglo XX, matando a misioneros y a fieles laicos y destruyendo no pocas iglesias.

Fue exactamente el 15 de enero de 1648 cuando los tártaros manchú, habiendo invadido la región del Fujian y mostrándose hostiles a la religión cristiana, dieron muerte al beato Francisco Fernández de Capillas, sacerdote de la Orden de los Frailes Predicadores. Después de haberlo encarcelado y torturado, lo decapitaron mientras rezaba con otros los misterios dolorosos del rosario. El beato Francisco Fernández de Capillas ha sido reconocido por la Santa Sede como protomártir de China. Fue beatificado junto con otros catorce mártires por san Pío X el 2 de mayo del año 1909.

Hacia la mitad del siglo siguiente, el XVIII, otros cinco misioneros españoles, también dominicos, que habían ejercido su actividad entre los años 1715-1747, fueron asesinados como resultado de una nueva ola de persecución iniciada en 1729 y con secuaces más encarnizados. Era la época de los emperadores Yung-Cheng y de su hijo K'ien-Lung. Son: el obispo Pedro Sanz y Jordá, martirizado el 26 de mayo de 1747 en Fuzhou; y los sacerdotes: Francisco Serrano Frías (elegido obispo titular de Tipasa de Mauritania), Joaquín Royo Pérez, Juan Alcober Figuera y Francisco Díaz del Rincón, martirizados el 28 de octubre de 1748 en Fuzhou. Fueron beatificados por León XIII el 14 de mayo de 1893.

Una nueva fase de régimen de persecución en relación con la religión cristiana se desencadenó posteriormente en el siglo XIX. Mientras algunos emperadores de los siglos precedentes habían autorizado el catolicismo, el emperador Kia-Kin (1796-1821) publicó numerosos y severos decretos en contra. El primero se remonta al año 1805; dos edictos de 1811 iban dirigidos contra aquellos chinos que hacían los estudios para recibir las órdenes sagradas y contra los sacerdotes que propagaban la religión cristiana. Un decreto de 1813 eximía de cualquier castigo a los que apostataran voluntariamente del catolicismo, pero amenazaba a todos los demás.

En este período sufrió el martirio el beato Pedro Wu Guosheng, laico catequista, chino, nacido de familia pagana. Recibió el bautismo en 1796 y pasó el resto de su vida anunciando la verdad de la religión cristiana. Todos los intentos para hacerlo apostatar fueron vanos. Emitida contra él la sentencia de muerte, fue estrangulado el 7 de noviembre de 1814.

Siguió sus pasos en la fidelidad a Cristo el beato José Zhang Dapeng, laico catequista, comerciante, bautizado en el año 1800; llegó a ser después el alma de la misión en la ciudad de Kony-Yang. Encarcelado, murió estrangulado el 12 de marzo de 1815.

Ese año se promulgaron otros dos decretos, en los que se aprobaba la conducta del Virrey del Sichuan, que había arrestado al obispo mons. Gabriel Taurin Dufresse, de las Misiones Extranjeras de París -y a otros muchos cristianos chinos-. El 18 de mayo de 1815, fue llevado a Chengdu, condenado y ajusticiado el 14 de septiembre de 1815.

Siguió una persecución más encarnizada, en la que fueron martirizados los beatos:

Agustín Zhao Rong, sacerdote diocesano chino que, impresionado por la paciencia de mons. Dufresse, había pedido ser contado entre los neófitos: una vez bautizado, fue enviado al seminario y después ordenado sacerdote. Arrestado, sufrió crueles suplicios y murió en 1815.

Juan de Triora, o.f.m., sacerdote, fue hecho prisionero junto con otros en el verano de 1815, después condenado a muerte. Murió estrangulado el 7 de febrero de 1816.

José Yuan Gengyin, sacerdote diocesano chino, habiendo escuchado a mons. Dufresse hablar de la fe cristiana, quedó prendado de la belleza de ésta y después llegó a ser un neófito ejemplar. Más tarde, ordenado sacerdote y, como tal, dedicado a la evangelización en varios distritos; fue apresado en agosto de 1816, y estrangulado el 24 de junio de 1817.

Francisco Regis Clet, de la Congregación de la Misión, después de haber obtenido el permiso para ir a las misiones de China, se embarcó para el Oriente en 1791. Llegado allí, llevó durante treinta años una vida sacrificada de misionero: sostenido por un celo incansable, evangelizó tres inmensas provincias del Imperio chino: Jiangxi, Hube¡ y Hunan. Traicionado por un cristiano, fue arrestado y llevado a prisión donde sufrió atroces suplicios. Mediante sentencia del emperador fue estrangulado el 17 de febrero de 1820.

Tadeo Liu Ruiting, sacerdote diocesano, chino, se negó a apostatar, diciendo que era sacerdote y quería ser fiel a la religión que había predicado. Condenado a muerte, fue estrangulado el 30 de noviembre de 1823.

Pedro Liu Ziyu, catequista laico, chino, arrestado en 1814 y condenado al exilio en Tartaria, donde permaneció casi veinte años. Al regresar a su patria, fue de nuevo apresado y estrangulado el 17 de mayo de 1834.

Joaquín Hao Kaizhi, catequista laico, chino; fue bautizado a la edad de casi 20 años. En la gran persecución de 1814 había sido arrestado con otros muchos fieles y sometido a crueles torturas. Desterrado a Tartaria, allí permaneció unos 20 años; al regresar a la patria fue nuevamente apresado y rehusó apostatar. Condenado y confirmada la sentencia de muerte por parte del emperador, fue estrangulado el 9 de julio de 1839.

Augusto Chapdelaine, m.e.p., sacerdote de la diócesis de Coutances, habiendo ingresado en el seminario de las Misiones Extranjeras de París, se embarcó directamente a China en 1852; llegó a Guangxi a finales de 1854. Arrestado en 1856, torturado, condenado a muerte, enjaulado, expiró en febrero de 1856.

Lorenzo Bai Xiaoman, laico, chino, obrero modesto, acompañó al beato Chapdelaine en el asilo que habían ofrecido al misionero y fue con él apresado y conducido al tribunal. Nada pudo hacerlo apostatar. Fue decapitado el 25 de febrero de 1856.

Inés Cao Guiying, viuda, había nacido de antigua familia cristiana; habiéndose dedicado a la instrucción de las muchachas convertidas por el beato Chapdelaine, fue arrestada y, condenada a morir enjaulada. Fue ajusticiada el 1 de marzo de 1856.

El 28 de enero de 1858, por orden del mandarín de Maokou (en la provincia de Guizhou), fueron asesinados tres catequistas, conocidos como mártires de Maokou: los beatos Jerónimo Lu Tingmei, Lorenzo Wang Bing y Águeda Lin Zao. Se les pidió que renunciaran a la religión cristiana. Como se negaron, fueron decapitados.

El 29 de julio de 1861 sufrieron el martirio simultáneamente dos seminaristas y dos laicos, de los cuales uno era agricultor y la otra una viuda que prestaba sus servicios como cocinera en el seminario. Se los conoce como mártires de Qingyanzhen (Guizhou): El 18 y 19 de febrero de 1862, dieron su vida por Cristo otras cinco personas, conocidas como mártires de Guizhou, un sacerdote de las Misiones Extranjeras de París, Juan Pedro Néel, y cuatro catequistas laicos, entre ellos una mujer.

Después de algunos episodios -que tuvieron una notable repercusión en la vida de las misiones cristianas- y de la guerra del opio, que se concluyó con victoria de los ingleses, China debió firmar en 1842 el primer tratado internacional de los tiempos modernos, al que siguieron muy pronto otros con Estados Unidos y Francia, que sustituyó a Portugal como potencia protectora de las misiones. Fueron promulgados dos decretos: uno en 1844, por el cual se permitía a los chinos seguir la religión católica; otro, en 1846, mediante el cual se suprimían las antiguas penas contra los católicos. La Iglesia pudo entonces vivir abiertamente y ejercer su acción misionera, desarrollándola también en el ámbito de la educación superior, universitaria y de la investigación científica.

Al multiplicarse los diversos Institutos culturales de alto nivel y gracias a su actividad muy apreciada, se establecieron gradualmente lazos cada vez más profundos entre la Iglesia y China con sus ricas tradiciones culturales. Esta colaboración con las autoridades chinas favoreció de un modo creciente la mutua estima y participación en aquellos valores que deben regir siempre toda sociedad civil.

Transcurrió así un siglo de expansión de las misiones cristianas, con la excepción hecha del período en que se abatió sobre ellas la desgracia de la insurrección de la «Asociación de la justicia y de la armonía» (conocida comúnmente como de los «Boxers»), que ocurrió al principio del siglo XX y causó el derramamiento de sangre de muchos cristianos.

Se emitió un edicto el 1 de julio de 1900, en el cual se decía, en síntesis, que ya había pasado el tiempo de las buenas relaciones con los misioneros europeos y sus cristianos: que los primeros debían ser repatriados inmediatamente y los fieles obligados a la apostasía, bajo pena de muerte.

Como resultado de esto tuvo lugar el martirio de algunos misioneros y de muchos chinos, que se reunieron en los siguientes grupos:

a) Mártires de Shanxi, muertos el 9 de julio de 1900, que son Frailes Menores Franciscanos: dos obispos, dos sacerdotes y un hermano.

b) Mártires del Hunan Meridional, asesinados el 7 de julio de 1900, también Frailes Menores Franciscanos: un obispo y dos sacerdotes, a los que se añaden siete Franciscanas Misioneras de María, de las cuales tres francesas, dos italianas, una belga y una holandesa.

De los mártires chinos de la familia franciscana forman parte también once franciscanos seglares, todos ellos chinos, cinco seminaristas. A ellos se añadieron también algunos laicos chinos.

Cuando la rebelión de los «Boxers», iniciada en Shandong, difundida luego en Shanxi y en Hunan, llegó también al sudeste de Tcheli, en aquel entonces vicariato apostólico de Xianxian, confiado a los jesuitas, los cristianos asesinados se cuentan por millares. Muchos de ellos fueron martirizados en la iglesia del pueblo de Tchou-Kia-ho, donde se habían refugiado y estaban orando; entre estos, cuatro misioneros jesuitas franceses y cincuenta y dos cristianos laicos chinos, hombres, mujeres y niños, con edades comprendidas entre los 9 y 79 años. Todos sufrieron el martirio en el mes de julio de 1909. Fueron beatificados el 17 de abril de 1955.

El hecho de que este considerable número de fieles laicos chinos (cincuenta y dos) haya dado la vida por Cristo juntamente con los misioneros que les habían anunciado el Evangelio y se habían prodigado por ellos, pone de manifiesto la profundidad de los vínculos que la fe en Cristo establece, reuniendo en una sola familia personas de razas y culturas diversas, estrechamente hermanados entre sí, no ya por motivos políticos, sino en virtud de una religión que predica el amor, la fraternidad, la paz y la justicia.

Además de todos los asesinados por los «Boxers» hasta ahora mencionados, debe recordarse también al beato Alberico Crescitelli, sacerdote del Instituto Pontificio de las Misiones Extranjeras de Milán, que desarrolló su ministerio en el Shanxi Meridional y fue martirizado el 21 de julio de 1900.

Años después, al nutrido ejército de los mártires arriba recordados iban a unirse algunos miembros de la Sociedad Salesiana de San Juan Bosco: el obispo Luis Versiglia y el sacerdote Calixto Caravario, asesinados juntos el 25 de febrero de 1930 en Li-ThauTseul.

.

FUENTES DE LA PAGINA

ESTA PERMITIDO EL RE-ENVIO, LA COPIA Y LA PUBLICACIÓN DE ESTA PAGINA, SOLO NO OLVIDE DE INDICAR EL AUTOR Y LAS FUENTES DE ORIGEN

 

La Página de la Misa Diaria, está preparada y es enviada por Pedro S. A. Donoso Brant ocds, desde Santiago de Chile, como un servicio de apostolado, amor por Nuestro Señor Jesucristo y por la Iglesia. Les ruego su oración, para que pueda mantenerse este servicio y subsidio, dando gracias a nuestro Dios que tanto nos ama.

Nota: Para la Liturgia de la Palabra, utilizo “Liturgia Cotidiana” de Ediciones San Pablo, para el estudio y comentario de la Palabra, utilizo los textos de la Biblia Nácar-Colunga, (SBNC) y/o Biblia de Jerusalén (SBJ),

(3) Para la Lectio Divina, Lectio Divina para cada día del año, de Giorgio Zevini y Pier Giordano Cabra (Eds.) y/o, Intimidad Divina, Fr. Gabriel de Santa M. Magdalena ocd,

(4) Santoral preparado por la Parroquia de la Sagrada Familia de Vigo.

Nota sobre la publicidad: La publicidad que pueda aparecer debajo de esta página, no es de responsabilidad de Caminando con Jesús. Este es un servicio gratuito, no recibe ningún tipo de ayuda económica y no la busca, gratuito hemos recibido mucho, gratuito queremos dar todo lo mejor que podamos, pero sin en esa publicidad no podría llegar hasta sus correos este servicio, que hoy ya llega a más de 19.000 correos.

 

Suscríbete a Misa Diaria

 

en  http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria/alta

o

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus/alta

O

Escribe a caminandoconjesus@vtr.net

 

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus 

http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria 

http://www.egrupos.net/grupo/montecarmelo

 

Por favor, no enviar cadenas, presentaciones que excedan en más de 1Mb, correos sin asunto (no se abre).  El correo cuenta con servicio automático para rechazar spam, y no recibe, correos reenviados o correos sin datos de quien los envía.

Si no desea seguir recibiendo este correo por favor avíseme para retirarlo del listado.

 

 

www.caminando-con-jesus.org     www.caminando-con-maria.org

caminandoconjesus@vtr.net

Contador Gratis

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

““-