MISA DIARIA DE CAMINANDO CON JESUS

Página de Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

"La Eucaristía es fuente y culmen de toda la vida cristiana" (LG 11)

image001

21 años en Internet

Visitas acumuladas desde el año 2003: 

La edición de la Misa Diaria, Reflexión Bíblica, Lectio Divina y Santoral, enviada por correo por sistema de grupos, es las más antigua de Internet, comenzó en el año 1998 y hoy llega a más de 23.500 suscriptores. Si desea suscribirse o comunicar algo, escriba al correo electrónico: caminandoconjesus@vtr.net 

Este subsidio está publicado todos los días en el WEB www.caminando-con-jesus.org en este

ENLACE: MISA DIARIA

http://www.santateresadelosandes.cl/index_archivos/image027.gifPinchar Incono para ver y seguir comentarios breves en Instagram sobre Santa Teresa de Los Andes

 Pinchar Incono para ver y seguir Lectio Divina del Evangelio diario.

Páginas WEB:     www.caminando-con-jesus.org  www.caminando-con-maria.org     www.santateresadelosandes.cl

Suscriptores: 23.651

Fecha: 09-07-2019

Edición Nº MD 7.607

facebook

JULIO MES DEL CARMEN, NOVENA Y OTROS TEMAS EN ESTE LINK: DEDICADO A LA VIRGEN DEL CARMEN

 

Martes Semana XIV

ANTÍFONA DE ENTRADA Cf r. Sal 47,10-11

En tu santo templo, Señor, evocamos tu misericordia; la gloria de tu nombre llega hasta los confines de la tierra. Tu derecha está llena de justicia.

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que por la humillación de tu Hijo levantaste a la humanidad caída; concédenos una santa alegría, para que, liberados de la servidumbre del pecado, alcancemos la felicidad que no tiene fin. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

LECTURA Gn 32, 23-33

Lectura del libro del Génesis.

Jacob regresó de Jarán a la tierra de Canaán. Una noche, Jacob se levantó, tomó a sus dos mujeres, a sus dos sirvientas y a sus once hijos, y cruzó el vado de laboc. Después que los hizo cruzar el torrente, pasó también todas sus posesiones. Entonces se quedó solo, y un hombre luchó con él hasta rayar el alba. Al ver que no podía dominar a Jacob, lo golpeó en la articulación del fémur, y el fémur de Jacob se dislocó mientras luchaban. Luego dijo: “Déjame partir, porque ya está amaneciendo”. Pero Jacob replicó: “Note soltaré si antes no me bendices”. El otro le preguntó: ”Cómo te llamas?”. “Jacob”, respondió. El añadió: “En adelante no te llamarás Jacob, sino Israel, porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido”. Jacob le rogó: “Por favor, dime tu nombre”. Pero él respondió: “Cómo te atreves a preguntar mi nombre?”. Y allí mismo lo bendijo. Jacob llamó a aquel lugar con el nombre de Peniel, porque dijo: “He visto a Dios cara a cara, y he salido con vida”. Mientras atravesaba Peniel, el sol comenzó a brillar, y Jacob iba rengueando del muslo. Por eso los israelitas no comen hasta el presente el nervio ciático que está en la articulación del fémur, porque Jacob fue tocado en la articulación del fémur, en el nervio ciático.

Palabra de Dios.

COMENTARIO: Jacob lucha con un hombre que le sale al paso. Después de haber vencido a aquel hombre, le pide la bendición. Al ser bendecido, Jacob cambia de nombre. Se llamará Israel, es decir, el hombre que lucha con Dios. Es el que da su nombre al pueblo y a su raza. La lucha con Dios puede ser por él o contra él ¿Lucha de verdad o combate espiritual de un hombre de fe que se debate entre la confianza en el Señor y el miedo a su hermano Esaú, que lo persigue para darle muerte? Sin Dios no es posible llegar felizmente hasta el fin. Esta es la peculiaridad del cambio de nombre.

SALMO Sal 16,1-3. 6-7. 8. 15

R. ¡Contemplaré tu rostro, Señor!

Escucha, Señor, mi justa demanda, atiende a mi clamor; presta oído a mi plegaria, porque en mis labios no hay falsedad. R.

Tú me harás justicia, porque tus ojos ven lo que es recto: si examinas mi corazón y me visitas por las noches, si me pruebas al fuego, no encontrarás malicia en mí. R.

Yo te invoco, Dios mío, porque Tú me respondes: inclina tú oído hacia mí y escucha mis palabras. Muestra las maravillas de tu gracia, Tú que salvas de los agresores a los que buscan refugio a tu derecha. R.

Escóndeme a la sombra de tus alas; por tu justicia, contemplaré tu rostro, y al despertar, me saciaré de tu presencia. R.

ALELUYA Jn 10, 14

Aleluya. “Yo soy el buen Pastor; conozco a mis ovejas, y mis ovejas me conocen a mí”, dice el Señor. Aleluya.

EVANGELIO Mt 9, 32-38

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Le presentaron a Jesús un mudo que estaba endemoniado. El demonio fue expulsado y el mudo comenzó a hablar. La multitud, admirada, comentaba: “Jamás se vio nada igual en Israel”. Pero los fariseos decían: “Él expulsa a los demonios por obra del Príncipe de los demonios”. Jesús recorría todas las ciudades y los pueblos, enseñando en las sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y sanando todas las enfermedades y dolencias. Al ver a la multitud, tuvo compasión, porque estaban fatigados y abatidos, como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha”.

Palabra del Señor.

COMENTARIO: La mies es mucha. Son muchos los seres humanos fatigados y decaídos, carentes de todo o teniendo todo, menos la dicha. Necesitan santos que les trasmitan la esperanza de que venga de Dios. Es misión de todos los que han conocido la verdad y han tenido experiencia de la alegría de vivir y pueden hablar de adentro hacia fuera.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Padre del cielo, que este sacrificio consagrado a tu nombre nos purifique y nos encamine, cada día más, hacia la vida eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Cf r. Mt 11,28

Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré, dice el Señor.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Alimentados con tan grandes dones, te pedimos, Padre, recibir sus frutos de salvación y no dejar nunca de alabarte. Por Jesucristo, nuestro Señor.

REFLEXIÓN BÍBLICA

 

“Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha”

Mt 9, 32-38

Autor: Pedro Sergio Antonio Donoso Brant


1.        “JESÚS RECORRÍA TODAS LAS CIUDADES Y LOS PUEBLOS, ENSEÑANDO

San Mateo nos presenta dos cuadros, donde nos ilustra el poder milagroso de Jesús y luego la vida misional del Señor diciendo que: “Jesús recorría todas las ciudades y los pueblos, enseñando en las sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y sanando todas las enfermedades y dolencias”. Este es un cuadro resumido en el que se relaciona la enfermedad del cuerpo y la del alma y se ilustra a Jesús como capaz de hacer grandes prodigios, se le presenta como el gran Médico y Misionero de las almas.

2.        EL DEMONIO FUE EXPULSADO Y EL MUDO COMENZÓ A HABLAR

En el primer cuadro, nos dice que le presentaron a Jesús un mudo que estaba endemoniado. El demonio fue expulsado y el mudo comenzó a hablar Este milagro es, seguramente, un adelantamiento duplicado y condensado del milagro que narra San Mateo más adelante (San Mateo 12:24-30). Es un elemento más en el cuadro de milagros de Jesús, que San Mateo sistematiza. El poder sobre los endemoniados hacía ver el poder de Jesús sobre Satán, y la venida ya de su reino. Si antes citó (San Mateo 8:28-34) la curación de dos endemoniados, era bajo otro aspecto. Así acusa su dominio total sobre ellos.

3.        ENSEÑANDO EN LAS SINAGOGAS, PROCLAMANDO LA BUENA NOTICIA

Después que san Mateo ha descrito con una amplia pincelada la vida misional de Jesús por toda Galilea, ciudades y los pueblos, enseñando en las sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y sanando todas las enfermedades y dolencias, nos relata que, al ver a las muchedumbres por todas las partes que El recorría, sé enterneció de compasión. Es ésta una de las bellas estampas de Jesús Misionero. Pues Al ver a la multitud, tuvo compasión. Esto es algo muy natural en Jesús.

Pero Mateo quiere destacar un pensamiento de Jesús, dicho acaso a otro propósito, pero presentado aquí literariamente para destacar y preparar el tema de la continuación misional de la obra de Jesús.

4.        LAS GENTES ESTABAN FATIGADAS Y ABATIDAS, COMO OVEJAS QUE NO TIENEN PASTOR.

San Mateo dice además que las gentes estaban fatigadas y abatidas, como ovejas que no tienen pastor. En el pensamiento del evangelista, esta expresión de Jesús no se refiere a que las gentes, por seguirle incluso a lugares desiertos, se encontraran fatigadas, sin tener en aquellos lugares descampados medios de proveerse, sino a que las gentes desfallecían sin saberlo, porque no había quien les diese el pan, la doctrina del reino. Por esto estaban como ovejas sin pastor. Siendo la hora mesiánica, la vieja Ley terminaba. Les hacía falta ser conducidas por el Pastor-Mesías a los pastos de la verdad. Por eso los encontraba fatigados y decaídos con la revelación de la vieja Ley: ya que no podía dar la plenitud de una exigencia dogmática y moral, adulterada además por la deformación farisaica; por eso se expresa con terminología mesiánica del A.T. (Ez 34:5ss; Núm. 27:17).

5.        “LA MIES ES MUCHA, PERO LOS OBREROS POCOS”

Siguiendo este mismo esquema temático-literario, San Mateo pone aquí una sentencia de Jesús que se dirige, literariamente en este contexto, a los discípulos, la cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. “La mies es mucha, pero los obreros pocos”. Las mies son esas muchedumbres que citó antes. Están como ovejas sin pastor, fatigadas y decaídas porque los operarios — pastores cristianos — son pocos. Hace falta multiplicar su número y continuar la obra misional de Jesús. ¿Qué hacer para ello? Jesús nos da la respuesta. Es una oración misional. Dirigiéndose a los discípulos, les dice: “Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha”. El pensamiento es claro y de una importancia teológica muy grande.

Jesús quiere colaboradores para llevar esas ovejas desfallecidas a su reino, y para que esos pastores los suscite el Padre, y entren por su puerta (Jn 10:1.2), pone el gran medio de la oración. Es este pasaje la introducción a la elección y misión de los apóstoles del reino. A Jesús-Misionero le hace falta ayuda y colaboradores.

6.        NO HAY TIEMPO QUE PERDER

Jesús está muy interesado en que comprendamos esto, y nos advierte como la cosecha es abundante, algo que nosotros sabemos, son muchos los que necesitan evangelización, son muchos los que no conocen a Dios, por todas partes hay hermanos que ignoran el propósito y el plan de Dios, que son planes de salvación, son muchos los hijos que viven alejados de la casa del Padre.

Del mismo modo, son muchas las Iglesias donde no hay quien celebre la Eucaristía, faltan muchas vocaciones sacerdotales, muchas vocaciones de laicos que se comprometan como discípulos. Así está el mundo, pero los trabajadores no son tantos como los que se necesitan, entonces hay que organizar el trabajo apostólico del modo más eficaz y hay que rezar para que haya muchos trabajadores, porque es cierto que la tarea excede a la capacidad de los que dedican a esto, como así mismo no todos los que se dedican tienen el mismo talento para el trabajo que se requiere, pero debemos estar dispuesto a llevarlo a cabo con la fuerza que Dios nos da: con su Gracia. Nuestro Padre Dios oye a los que oran y da ayuda a sus hijos que, que con sencillez y confiados, le suplican.

Cristo es "nuestra paz" (Ef 2, 14)

Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

PARA LA LECTIO DIVINA  (3)

 

“DIOS HA VISITADO Y REDIMIDO A SU PUEBLO”

“Te damos gracias, oh Dios, te damos gracias; invocamos tu nombre, proclamarnos tus maravillas” (Sal 75,2). El prodigio de la Palabra nos impulsa a penetrar en el misterio de la ternura de Dios, que se revela como fuerza en la debilidad, capaz de revestir con su nueva luz al “pueblo que caminaba en tinieblas” (Is 9,1), de cambiar, junto con el nombre, el rumbo de la existencia del siervo, de cambiar el rostro de la vieja en el joven de la santidad (cf El Pastor de Hermas).

Dios se hace presente en el momento del combate interior. Deja el trono de su gloria en los cielos, para sentarse en el trono de su benevolencia: el hombre vivo, gloria de Dios. En su Hijo Jesús, a cuya luz vemos la luz, nos revela el Padre su amor materno; en Cristo, Palabra que penetra como espada de doble filo, “que adiestra mis manos para la batalla, mis dedos para el combate” (Sal 144,1); en él ha sido engullida la muerte, vencido el miedo, cancelados los cálculos y las estrategias oportunistas del hombre; el pecado se ha convertido en ocasión para encontrar, en nosotros mismos, la impronta de la mano de Dios creador, porque “lo que en Dios parece locura es más sabio que los hombres, y lo que en Dios parece debilidad es más fuerte que los hombres” (1 Cor 1,25). En efecto, Dios envió a su Hijo al mundo (Gal 4,4) para hacernos hijos y renovar su promesa, que encuentra su plenitud no ya en una tierra, sino en el tiempo de la salvación para todos los confines de la tierra. Por eso los ciegos ven, los mudos hablan, los cojos andan, los dubitativos y los medrosos son consolados: “Dios ha visitado y redimido a su pueblo” (Lc 1,68).

ORACION (3)

 

Señor, derrama tu Espíritu en mí, para que mi vida, a menudo triturada y con facilidad idólatra, llegue a ser libre, unificada en ti. Crea en mí un corazón sincero, para que me relacione contigo no de una manera ritualista y rutinaria, sino con toda la conciencia de que «tú eres mi dueño, mi único bien; nada hay comparable a ti» (Sal 16,2) y de que «me enseñarás la senda de la vida, me llenarás de gozo en tu presencia, de felicidad eterna a tu derecha» (Sal 16,11).

Concédeme vivir la certeza de que eres la revelación del infinito amor del Padre, que se inclina hacia mí amándome, hasta compadecer conmigo en tu misterio de pasión-muerte, para abrirme al poder de la resurrección. Señor Jesús, que yo sufra contigo mis dificultades y dolores, y venza contigo todos mis males gracias a tu resurrección. Es dentro de este ritmo de vida pascual donde te ruego que me hagas partícipe de tu ansia de salvación.

Señor, envíame, envía a tantos otros hermanos mejores que yo al campo del Padre, donde ya se dora la mies del Reino.

SANTORAL (4)

 

Agustín Zhao Rong y ciento diecinueve compañeros, mártires en China

Grupo formado por obispos, presbíteros, religiosos y religiosas de varias congregaciones, y laicos

El Evangelio se anunció en China en el siglo V. Al inicio del VII, se erigió allí la primera iglesia. Bajo la dinastía Tang (618-907) la comunidad de cristianos fue floreciente. En el siglo XIII la comprensión del pueblo chino y de sus culturas, que tuvieron notables misioneros como Juan de Montecorvino, hizo que se pudiera dar impulso a la primera misión católica en el «Reino del medio» con sede episcopal en Vejen.

No es de extrañar que, especialmente en la época moderna (es decir, desde el siglo XVI, cuando las comunicaciones entre Oriente y Occidente comenzaron a ser, en cierto modo, más frecuentes), haya existido por parte de la Iglesia católica el deseo de llevar a este pueblo la luz del Evangelio, a fin de que ésta enriqueciese aún más el tesoro de tradiciones culturales y religiosas tan ricas y profundas.

Así, a partir de las últimas décadas del siglo XVI, varios misioneros católicos fueron enviados a China: se habían elegido con gran esmero personas como Matteo Ricci y otros, teniendo en cuenta, además de su espíritu de fe y amor, sus capacidades culturales y sus cualidades en diversos campos de la ciencia, en especial de la astronomía y las matemáticas. De hecho, gracias a estos y al aprecio que demostraron los misioneros por el notable espíritu de investigación de los estudiosos chinos, pudieron establecerse relaciones de colaboración científica muy provechosas. Estas sirvieron a su vez para abrir muchas puertas, incluso las de la corte imperial, y para entablar así relaciones muy útiles con varias personas de grandes capacidades. La calidad de la vida religiosa de estos misioneros indujo a no pocas personas de alto nivel a sentir la necesidad de conocer mejor el espíritu evangélico que los animaba. A finales del siglo XVI y primeros del XVII, fueron numerosos los que, una vez adquirida la debida preparación, pidieron el bautismo y llegaron a ser cristianos fervientes, manteniendo siempre con justo orgullo su identidad de chinos y su cultura. En aquel período el cristianismo se vio como una realidad que no se oponía a los más altos valores de las tradiciones del pueblo chino, ni se ponía por encima de ellos, sino que los enriquecía con una nueva luz y una nueva dimensión.

Gracias a las óptimas relaciones existentes entre algunos misioneros y el mismo emperador K'ang Hsi, y a los servicios que estos prestaron para restablecer la paz entre el «zar» de Rusia y el «hijo del cielo», o sea el emperador, este promulgó en 1692 el primer decreto de libertad religiosa, en virtud del cual todos sus súbditos podían seguir la religión cristiana y todos los misioneros podían predicarla en sus vastos dominios. Como consecuencia, la acción misionera y la difusión del mensaje evangélico se desarrollaron notablemente y fueron muchos los chinos que, atraídos por la luz de Cristo, pidieron recibir el bautismo.

Pero, desgraciadamente, la complicada cuestión de los «ritos chinos» irritó sobremanera al emperador K'ang Hsi, y preparó la persecución (fuertemente influenciada por la del vecino Japón), que, de manera abierta o solapada, violenta o velada, se extendió prácticamente con sucesivas oleadas desde la primera década del siglo XVII hasta el siglo XX, matando a misioneros y a fieles laicos y destruyendo no pocas iglesias.

Fue exactamente el 15 de enero de 1648 cuando los tártaros manchú, habiendo invadido la región del Fujian y mostrándose hostiles a la religión cristiana, dieron muerte al beato Francisco Fernández de Capillas, sacerdote de la Orden de los Frailes Predicadores. Después de haberlo encarcelado y torturado, lo decapitaron mientras rezaba con otros los misterios dolorosos del rosario. El beato Francisco Fernández de Capillas ha sido reconocido por la Santa Sede como protomártir de China. Fue beatificado junto con otros catorce mártires por san Pío X el 2 de mayo del año 1909.

Hacia la mitad del siglo siguiente, el XVIII, otros cinco misioneros españoles, también dominicos, que habían ejercido su actividad entre los años 1715-1747, fueron asesinados como resultado de una nueva ola de persecución iniciada en 1729 y con secuaces más encarnizados. Era la época de los emperadores Yung-Cheng y de su hijo K'ien-Lung. Son: el obispo Pedro Sanz y Jordá, martirizado el 26 de mayo de 1747 en Fuzhou; y los sacerdotes: Francisco Serrano Frías (elegido obispo titular de Tipasa de Mauritania), Joaquín Royo Pérez, Juan Alcober Figuera y Francisco Díaz del Rincón, martirizados el 28 de octubre de 1748 en Fuzhou. Fueron beatificados por León XIII el 14 de mayo de 1893.

Una nueva fase de régimen de persecución en relación con la religión cristiana se desencadenó posteriormente en el siglo XIX. Mientras algunos emperadores de los siglos precedentes habían autorizado el catolicismo, el emperador Kia-Kin (1796-1821) publicó numerosos y severos decretos en contra. El primero se remonta al año 1805; dos edictos de 1811 iban dirigidos contra aquellos chinos que hacían los estudios para recibir las órdenes sagradas y contra los sacerdotes que propagaban la religión cristiana. Un decreto de 1813 eximía de cualquier castigo a los que apostataran voluntariamente del catolicismo, pero amenazaba a todos los demás.

En este período sufrió el martirio el beato Pedro Wu Guosheng, laico catequista, chino, nacido de familia pagana. Recibió el bautismo en 1796 y pasó el resto de su vida anunciando la verdad de la religión cristiana. Todos los intentos para hacerlo apostatar fueron vanos. Emitida contra él la sentencia de muerte, fue estrangulado el 7 de noviembre de 1814.

Siguió sus pasos en la fidelidad a Cristo el beato José Zhang Dapeng, laico catequista, comerciante, bautizado en el año 1800; llegó a ser después el alma de la misión en la ciudad de Kony-Yang. Encarcelado, murió estrangulado el 12 de marzo de 1815.

Ese año se promulgaron otros dos decretos, en los que se aprobaba la conducta del Virrey del Sichuan, que había arrestado al obispo mons. Gabriel Taurin Dufresse, de las Misiones Extranjeras de París -y a otros muchos cristianos chinos-. El 18 de mayo de 1815, fue llevado a Chengdu, condenado y ajusticiado el 14 de septiembre de 1815.

Siguió una persecución más encarnizada, en la que fueron martirizados los beatos:

Agustín Zhao Rong, sacerdote diocesano chino que, impresionado por la paciencia de mons. Dufresse, había pedido ser contado entre los neófitos: una vez bautizado, fue enviado al seminario y después ordenado sacerdote. Arrestado, sufrió crueles suplicios y murió en 1815.

Juan de Triora, o.f.m., sacerdote, fue hecho prisionero junto con otros en el verano de 1815, después condenado a muerte. Murió estrangulado el 7 de febrero de 1816.

José Yuan Gengyin, sacerdote diocesano chino, habiendo escuchado a mons. Dufresse hablar de la fe cristiana, quedó prendado de la belleza de ésta y después llegó a ser un neófito ejemplar. Más tarde, ordenado sacerdote y, como tal, dedicado a la evangelización en varios distritos; fue apresado en agosto de 1816, y estrangulado el 24 de junio de 1817.

Francisco Regis Clet, de la Congregación de la Misión, después de haber obtenido el permiso para ir a las misiones de China, se embarcó para el Oriente en 1791. Llegado allí, llevó durante treinta años una vida sacrificada de misionero: sostenido por un celo incansable, evangelizó tres inmensas provincias del Imperio chino: Jiangxi, Hube¡ y Hunan. Traicionado por un cristiano, fue arrestado y llevado a prisión donde sufrió atroces suplicios. Mediante sentencia del emperador fue estrangulado el 17 de febrero de 1820.

Tadeo Liu Ruiting, sacerdote diocesano, chino, se negó a apostatar, diciendo que era sacerdote y quería ser fiel a la religión que había predicado. Condenado a muerte, fue estrangulado el 30 de noviembre de 1823.

Pedro Liu Ziyu, catequista laico, chino, arrestado en 1814 y condenado al exilio en Tartaria, donde permaneció casi veinte años. Al regresar a su patria, fue de nuevo apresado y estrangulado el 17 de mayo de 1834.

Joaquín Hao Kaizhi, catequista laico, chino; fue bautizado a la edad de casi 20 años. En la gran persecución de 1814 había sido arrestado con otros muchos fieles y sometido a crueles torturas. Desterrado a Tartaria, allí permaneció unos 20 años; al regresar a la patria fue nuevamente apresado y rehusó apostatar. Condenado y confirmada la sentencia de muerte por parte del emperador, fue estrangulado el 9 de julio de 1839.

Augusto Chapdelaine, m.e.p., sacerdote de la diócesis de Coutances, habiendo ingresado en el seminario de las Misiones Extranjeras de París, se embarcó directamente a China en 1852; llegó a Guangxi a finales de 1854. Arrestado en 1856, torturado, condenado a muerte, enjaulado, expiró en febrero de 1856.

Lorenzo Bai Xiaoman, laico, chino, obrero modesto, acompañó al beato Chapdelaine en el asilo que habían ofrecido al misionero y fue con él apresado y conducido al tribunal. Nada pudo hacerlo apostatar. Fue decapitado el 25 de febrero de 1856.

Inés Cao Guiying, viuda, había nacido de antigua familia cristiana; habiéndose dedicado a la instrucción de las muchachas convertidas por el beato Chapdelaine, fue arrestada y, condenada a morir enjaulada. Fue ajusticiada el 1 de marzo de 1856.

El 28 de enero de 1858, por orden del mandarín de Maokou (en la provincia de Guizhou), fueron asesinados tres catequistas, conocidos como mártires de Maokou: los beatos Jerónimo Lu Tingmei, Lorenzo Wang Bing y Águeda Lin Zao. Se les pidió que renunciaran a la religión cristiana. Como se negaron, fueron decapitados.

El 29 de julio de 1861 sufrieron el martirio simultáneamente dos seminaristas y dos laicos, de los cuales uno era agricultor y la otra una viuda que prestaba sus servicios como cocinera en el seminario. Se los conoce como mártires de Qingyanzhen (Guizhou): El 18 y 19 de febrero de 1862, dieron su vida por Cristo otras cinco personas, conocidas como mártires de Guizhou, un sacerdote de las Misiones Extranjeras de París, Juan Pedro Néel, y cuatro catequistas laicos, entre ellos una mujer.

Después de algunos episodios -que tuvieron una notable repercusión en la vida de las misiones cristianas- y de la guerra del opio, que se concluyó con victoria de los ingleses, China debió firmar en 1842 el primer tratado internacional de los tiempos modernos, al que siguieron muy pronto otros con Estados Unidos y Francia, que sustituyó a Portugal como potencia protectora de las misiones. Fueron promulgados dos decretos: uno en 1844, por el cual se permitía a los chinos seguir la religión católica; otro, en 1846, mediante el cual se suprimían las antiguas penas contra los católicos. La Iglesia pudo entonces vivir abiertamente y ejercer su acción misionera, desarrollándola también en el ámbito de la educación superior, universitaria y de la investigación científica.

Al multiplicarse los diversos Institutos culturales de alto nivel y gracias a su actividad muy apreciada, se establecieron gradualmente lazos cada vez más profundos entre la Iglesia y China con sus ricas tradiciones culturales. Esta colaboración con las autoridades chinas favoreció de un modo creciente la mutua estima y participación en aquellos valores que deben regir siempre toda sociedad civil.

Transcurrió así un siglo de expansión de las misiones cristianas, con la excepción hecha del período en que se abatió sobre ellas la desgracia de la insurrección de la «Asociación de la justicia y de la armonía» (conocida comúnmente como de los «Boxers»), que ocurrió al principio del siglo XX y causó el derramamiento de sangre de muchos cristianos.

Se emitió un edicto el 1 de julio de 1900, en el cual se decía, en síntesis, que ya había pasado el tiempo de las buenas relaciones con los misioneros europeos y sus cristianos: que los primeros debían ser repatriados inmediatamente y los fieles obligados a la apostasía, bajo pena de muerte.

Como resultado de esto tuvo lugar el martirio de algunos misioneros y de muchos chinos, que se reunieron en los siguientes grupos:

a) Mártires de Shanxi, muertos el 9 de julio de 1900, que son Frailes Menores Franciscanos: dos obispos, dos sacerdotes y un hermano.

b) Mártires del Hunan Meridional, asesinados el 7 de julio de 1900, también Frailes Menores Franciscanos: un obispo y dos sacerdotes, a los que se añaden siete Franciscanas Misioneras de María, de las cuales tres francesas, dos italianas, una belga y una holandesa.

De los mártires chinos de la familia franciscana forman parte también once franciscanos seglares, todos ellos chinos, cinco seminaristas. A ellos se añadieron también algunos laicos chinos.

Cuando la rebelión de los «Boxers», iniciada en Shandong, difundida luego en Shanxi y en Hunan, llegó también al sudeste de Tcheli, en aquel entonces vicariato apostólico de Xianxian, confiado a los jesuitas, los cristianos asesinados se cuentan por millares. Muchos de ellos fueron martirizados en la iglesia del pueblo de Tchou-Kia-ho, donde se habían refugiado y estaban orando; entre estos, cuatro misioneros jesuitas franceses y cincuenta y dos cristianos laicos chinos, hombres, mujeres y niños, con edades comprendidas entre los 9 y 79 años. Todos sufrieron el martirio en el mes de julio de 1909. Fueron beatificados el 17 de abril de 1955.

El hecho de que este considerable número de fieles laicos chinos (cincuenta y dos) haya dado la vida por Cristo juntamente con los misioneros que les habían anunciado el Evangelio y se habían prodigado por ellos, pone de manifiesto la profundidad de los vínculos que la fe en Cristo establece, reuniendo en una sola familia personas de razas y culturas diversas, estrechamente hermanados entre sí, no ya por motivos políticos, sino en virtud de una religión que predica el amor, la fraternidad, la paz y la justicia.

Además de todos los asesinados por los «Boxers» hasta ahora mencionados, debe recordarse también al beato Alberico Crescitelli, sacerdote del Instituto Pontificio de las Misiones Extranjeras de Milán, que desarrolló su ministerio en el Shanxi Meridional y fue martirizado el 21 de julio de 1900.

Años después, al nutrido ejército de los mártires arriba recordados iban a unirse algunos miembros de la Sociedad Salesiana de San Juan Bosco: el obispo Luis Versiglia y el sacerdote Calixto Caravario, asesinados juntos el 25 de febrero de 1930 en Li-ThauTseul.

FUENTES DE LA PAGINA

ESTA PERMITIDO EL RE-ENVIO, LA COPIA Y LA PUBLICACIÓN DE ESTA PAGINA, SOLO NO OLVIDE DE INDICAR EL AUTOR Y LAS FUENTES DE ORIGEN

 

La Página de la Misa Diaria, está preparada y es enviada por Pedro S. A. Donoso Brant ocds, desde Santiago de Chile, como un servicio de apostolado, amor por Nuestro Señor Jesucristo y por la Iglesia. Les ruego su oración, para que pueda mantenerse este servicio y subsidio, dando gracias a nuestro Dios que tanto nos ama.

Nota: Para la Liturgia de la Palabra, utilizo “Liturgia Cotidiana” de Ediciones San Pablo, para el estudio y comentario de la Palabra, utilizo los textos de la Biblia Nácar-Colunga, (SBNC) y/o Biblia de Jerusalén (SBJ),

(3) Para la Lectio Divina, Lectio Divina para cada día del año, de Giorgio Zevini y Pier Giordano Cabra (Eds.) y/o, Intimidad Divina, Fr. Gabriel de Santa M. Magdalena ocd,

(4) Santoral preparado por la Parroquia de la Sagrada Familia de Vigo.

 

Suscríbete a Misa Diaria

 

en  http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria/alta

o

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus/alta

O

http://www.egrupos.net/grupo/caminando-con-jesus 

http://www.egrupos.net/grupo/misadiaria 

http://www.egrupos.net/grupo/montecarmelo

 

 

www.caminando-con-jesus.org     www.caminando-con-maria.org

caminandoconjesus@vtr.net

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

““-