¿MERCECE LA PENA SER CONTEMPLATIVO, SIRVE PARA ALGO CONSAGRARSE AL SEÑOR?

Contemplación, es la experiencia de Dios, de Cristo, de sus misterios.

Autor: Pedro Sergio Antonio Donoso Brant ocds


 

TERESA DE JESUS Y LOS CONTEMPLATIVOS

La Santa Madre Teresa de Jesús, refiriéndose a los orantes contemplativos y orantes en servicio activo, se coloca a favor de los contemplativos, ella siente que suelen ser los peor comprendidos, es así como escribe:

“Que son incomparables los trabajos que Dios da a los contemplativos (C 18,1). No obstante “los tiene por amigos”

Creo que los de vida activa, por un poquito que ven regalados por Dios a los de vida contemplativa, piensan que no tienen más que regalos.…..el Señor conoce para lo que sirven todos, da a cada uno su oficio, que es el que más conviene a su alma (C 18,3).

Para mayor comprensión, la Santa Madre Teresa de Jesús expresa que los contemplativos son como alféreces (Abanderados) a lo divino.

“En las batallas, el alférez no pelea... pero trabaja más que todos... como lleva la bandera, no se puede defender... Aunque le hagan pedazos, no la ha de dejar de las manos” (C 18,5).

“Ha de sufrir cuantos golpes le dieren, sin dar ninguno; su oficio es padecer por Cristo, llevar en alto la cruz, no la dejar de las manos por peligros en que se vea (C 18,5). Todos los ojos están clavados en él” (C 18,6).

VIDA CONSAGRADA AL SEÑOR

¿Para qué sirve la vida consagrada?, ¿Por qué abrazar este forma de vida cuando hay tantas necesidades en el campo de la caridad y de la misma evangelización a las que se pueden responder también sin asumir los compromisos peculiares de la vida consagrada?. ¿No representa quizás la vida consagrada una especie de despilfarro de energías humanas que serían, según un criterio de eficiencia, mejor utilizadas en bienes más provechosos para la humanidad y la Iglesia?

Estas preguntas son más frecuentes en nuestro tiempo, avivadas por una cultura utilitarista y tecnocrática, que tiende a valorar la importancia de las cosas y de las mismas personas en relación con su funcionalidad inmediata. Pero interrogantes semejantes han existido siempre, como demuestra elocuentemente el episodio evangélico de Evangelio de San Juan 12, 1-8.

LA UNCIÓN DE BETANIA, EVANGELIO DE SAN JUAN 12, 1-8:

“Seis días antes de la Pascua, Jesús se fue a Betania, donde estaba Lázaro, a quien Jesús había resucitado de entre los muertos. Le dieron allí una cena. Marta servía y Lázaro era uno de los que estaban con él a la mesa. Entonces María, tomando una libra de perfume de nardo puro, muy caro, ungió los pies de Jesús y los secó con sus cabellos. Y la casa se llenó del olor del perfume. Dice Judas Iscariote, uno de los discípulos, el que lo había de entregar: « ¿Por qué no se ha vendido este perfume por trescientos denarios y se ha dado a los pobres? »  Pero no decía esto porque le preocuparan los pobres, sino porque era ladrón, y como tenía la bolsa, se llevaba lo que echaban en ella. Jesús dijo: « Déjala, que lo guarde para el día de mi sepultura. Porque pobres siempre tendréis con vosotros; pero a mí no siempre tendréis.” (Juan (SBJ) 12)

Algunos puntos muy destacables:

María, tomando una libra de perfume de nardo puro, muy caro, ungió los pies de Jesús y los secó con sus cabellos. Y la casa se llenó del olor del perfume.

María, demostró la delicadeza de su amor al Maestro. Los hizo a su modo, porque entonces solo se solía en señal de respeto ungir la cabeza de los huéspedes, así se destacaba su distinción como invitados. María elige la esencia más cara, la más pura y costosa para ungir los pies de Jesús. La ofrenda de María es total, no se reserva ninguna gota del perfume para ella.

A Judas, que con el pretexto de la necesidad de los pobres se lamentaba de tanto derroche diciendo: Dice Judas Iscariote, uno de los discípulos, el que lo había de entregar: ¿Por qué no se ha vendido este perfume por trescientos denarios y se ha dado a los pobres?

Seguramente María sentía la mirada de Judas, pero al mismo tiempo la sedante, amorosa y pacificadora de Jesús. Este hecho demuestra que todo hombre o mujer puede acercarse con confianza a Jesús: Todos y especialmente los pecadores son bien recibidos por Jesús.

Al ver que Jesús se deja tocar por la mujer, los comensales no se atreven a criticarlo de viva voz, excepto Judas. 

JESÚS LE RESPONDE: DÉJALA

La respuesta de Jesús, es la que debemos comprender como la respuesta válida a la pregunta que tantos, aún de buena fe, se plantean sobre la actualidad de la vida consagrada: ¿No sería mejor dedicar la propia existencia de manera más eficiente y racional para mejorar la sociedad? He aquí la respuesta de Jesús: Déjala.

A quien se le concede el don inestimable de seguir más de cerca al Señor Jesús, resulta obvio que El puede y debe ser amado con corazón indiviso, que se puede entregar a El toda la vida, y no sólo algunos gestos, momentos o ciertas actividades.

El  perfume de nardo puro, ungüento precioso derramado puramente como acto de amor, más allá de cualquier consideración utilitarista, es signo de una sobreabundancia de gratuidad, tal como se manifiesta en una vida gastada en amar y servir al Señor, para dedicarse a su persona y a su Cuerpo místico.

De esta vida derramada sin escatimar nada se difunde el aroma que llena toda la casa. La casa de Dios, la Iglesia hoy como ayer, está adornada y embellecida por la presencia de la vida consagrada.

Lo que a los ojos de muchos hombres puede parecer un despilfarro, sin embargo, para la persona seducida en el secreto de su corazón por la belleza y la bondad del Señor es una respuesta obvia de amor, exultante de gratitud por haber sido admitida de manera totalmente particular al conocimiento del Hijo y a la participación en su misión divina en el mundo.

ORACION:

ACTO DE OFRENDA AL AMOR MISERICORDIOSO DE TERESITA DE LISIEUX

¡Oh Dios mío, Trinidad santa!, yo quiero amarte y hacerte amar, y trabajar por la glorificación de la santa Iglesia salvando a las almas que están en la tierra y liberando a las que sufren en el purgatorio. Deseo cumplir perfectamente tu voluntad y alcanzar el grado de gloria que Tú me has preparado en tu reino. En una palabra, quiero ser santa. Pero siento mi impotencia, y te pido, Dios mío, que Tú mismo seas mi santidad 3.

Ya que me has amado hasta darme a tu Hijo único para que fuese mi Salvador y mi Esposo, los tesoros infinitos de sus méritos son míos; te los ofrezco gustosa, y te suplico que no me mires sino a través de la Faz de Jesús y en su Corazón abrasado de amor.

Te doy gracias, Dios mío, por todos los beneficios que me has concedido, y en especial por haberme hecho pasar por el crisol del sufrimiento.  En el último día te contemplaré llena de gozo…..Quiero, Amado mío, renovarte esta ofrenda con cada latido de mi corazón y un número infinito de veces, hasta que las sombras se desvanezcan y pueda yo decirte mi amor en un cara a cara eterno..

 

El Señor les Bendiga

Pedro Sergio

www.caminando-con-jesus.org

caminandoconjesus@vtr.net

Publicada en este link: REFLEXIONES INTIMAS EN AMISTAD CON DIOS

 

Marzo 2011

Fuentes:

Texto del Evangelio de la Biblia de Jerusalén

CIPECAR

Libro Camino de Perfección de Santa Teresa de Jesús

SANTA TERESA DE LISIEUX, Oraciones, ver este link: ORACIONES